Archivo

Archive for the ‘Norbert Elias’ Category

Ambivalence (an extract from Norbert Elias Book “The civilizing Process”) // Ambivalenz (Auszug aus dem Buch von Norbert Elias “Über den Prozess der Zivilisation”)

septiembre 5, 2014 Deja un comentario

It wasn´t only the control over the military resources what allowed the prince to keep at bay in his domain the other social classes and specially the indeed powerful upper elites. In fact , owing to a particular arrangement in the interwovenness of  society, the dependence of precisely these elites on the chief coordinator or regulator of the tension – filled social structure had become at this stage so strong , that, whether they liked it or not, everyone was forced to give up for a long time his striving for control and participation in the highest decision-making.

This particular interwovenness can only be grasped if one bears in mind a distinctive feature that arises whenever the functional divisions in a society increase in a marked way, namely: an open or latent ambivalence. The broader and richer the links of interdependence are, in which an individual social existence or a whole functional social class find themselves , the stronger a specific ambiguity or even a multifaceted ambivalence arises, affecting the interests developed in the relations both between individuals and functional different social classes. Each individual, group, social body or class relies in one way or another on the other; potentially all can strike up a friendship, an alliance or a partnership and at the same time everyone is a potential rival, competitor or enemy. In societies with a basic economy we can occasionally find unambiguous bad relations, sheer and, thus, unmitigated enmities. When a tribe of wandering nomads breaks into an already established settlement you can hardly find a trace of mutual and functional dependence between the two groups.

A sheer, life-and-death enmity is what exists between them. At the same time in these basic articulated societies the odds are that you can find plainer and more uncomplicated reciprocal reliances, uncontaminated friendships, alliances, love or service relations. The disposition of the medieval society towards this kind of relations is well reflected in the black and white colors in which medieval books usually portray their characters, as if there was nothing else in life but villains and best friends. However, in accordance with this greater lack of functional compactness in human relations, a sudden swift from one extreme to the other, a brusque change from a genuine friendship into a genuine enmity, can often  ensue “in a row” in these societies.

The more intertwined and  contradictory the social functions and interests of individuals in a society become, the more often you find a particular cleavage in their behavior and feelings, a “simultaneity” of positive and negative elements, a combination in different proportions and degrees of subdued affection and subdued animosity. The chances for a genuine and unambiguous enmity are here rarer and, increasingly, the actions that an individual undertakes against his rivals come to pose a threat in some way to the social existence of the same individual that undertakes them, interfering with the whole machine of functional chains of actions, of which their actual social existences are now a part.

It would take too long to go deeper here into this fundamental multifaceted ambivalence of social interests, into its consequences for the political game or for the psychic habitus and into its sociogenesis related to an increasing division of functions in society. Yet, the little that with this regard has been said proves already that we are talking about one of the most far-reaching structural features of highly-differentiated societies as well as one of the most important social devices in charge of moulding civilized behavior.

____________________________________________________________________________________________________

Es war in der Tat nicht allein die monopolistische Verfügung des Fürsten über die militärischen Machtmittel, die die andern Schichten seines Herrschaftsgebiets und besonders die keineswegs machtlosen Spitzenschichten in Schach hielt, sondern auf Grund einer eigentümlichen Verflechtungskonstellation war die Angewiesenheit gerade dieser Schichten auf einen obersten Koordinator und Regulator des spannungsreichen Gefüges in dieser Phase so gross, dass sie wohl oder übel den Kampf um Kontrolle und um Mitbestimmung bei den obersten Entscheidungen für längere Zeit aufgeben mussten.

Man kann diese eigentümliche Verflechtungskonstellation nicht verstehen ohne eine Besonderheit ins Auge zu fassen, die ebenfalls mit der zunehmenden Funktionsteilung in der Gesellschaft immer ausgeprägter hervortritt: Das ist ihre offene oder latent Ambivalenz. In den Beziehungen einzelner Menschen sowohl, wie in denen verschiedener Funktionschichten zeigt sich eine spezifische Zwiespältigkeit oder gar eine Vielspältigkeit der Interessen um so stärker, je weiter und reicher gegliedert das Netz der Interdependenzen wird, in das eine einzelne, soziale Existenz oder eine ganze Funktionsklasse verflochten ist. Hier sind alle Menschen, alle Gruppen, Stände oder Klassen, in irgendeiner Form aufeinander angewiesen; sie sind potentielle Freunde, Verbündete oder Aktionspartner; und sie sind zugleich potentielle Interessengegner, Konkurrenten oder Feinde. In naturalwirtschaftlichen Gesellschaften gibt es gelegentlich ganz unzweideutig negative Beziehungen, reine und darum ungemilderte-Feindschaft. Wenn wandernde Nomaden in ein bereits besiedeltes Gebiet einbrechen, dann mischt sich in die Beziehungen zwischen ihnen und den Siedlern dieses Gebietes unter Umständen keine Spur von wechselseitiger, funktioneller Angewiesenheit.

Zwischen diesen Gruppen besteht dann in der Tat eine reine Feindschaft auf Tod und Leben. Und weit grösser ist in solchen einfacher gegliederten Gesellschaften auch die Chance zu einem Verhältnis klarer und unkomplizierter, wechselseitiger Angewiesenheit, zu ungemischten Freundschaften, Bündnissen, Liebes-oder Dienstbeziehungen. In der eigentümlichen Schwarz-weiss-Zeichnung vieler, mittelalterlicher Bücher, die oft nichts anderes zu kennen scheinen , als gute Freunde oder Bösewichte, kommt die grössere Bereitscahft der mittelalterlichen Wirklichkeit zu Beziehungen dieser Art deutlich zum Ausdruck. Allerdings gibt es in dieser Wirklichkeit entsprechend der grösseren, funktionellen Ungebundenheit vieler Menschen häufig auch ein rasches Umspringen von einem Extrem ins andere, ein “Nacheinander”, einen leichten Wechsel von entschiedener Freundscahft zu entschiedener Feindschaft.

Wenn die gesellschaftlichen Funktionen und Interessen der Menschen immer weitverzweigter und widerspruchsvoller werden, begegnet man in ihrem Verhalten und ihrem Empfinden immer häufiger einer eigentümlichen Spaltung, einem “Zugleich” von positiven und negativen Elementen, einer Mischung von retaliv gedämpfter Zuneigung und gedämpfter Abneigung in verschiedenen Proportionen und Schattierungen. Die Möglichkeiten zu einer reinen und in keiner Weise ambivalenten Feindschaft werden seltener; und immer spürbarer bedroht jede Aktion gegen einen Gegner zugleich auch in irgendeiner Form die soziale Existenz dessen, der sie unternimmt; sie stört zugleich das ganze Triebwerk der funktionsteiligen Handlungsketten, dessen Teil die bestehende, soziale Existenz beider ist.

Es würde hier zu weit führen, auf diese fundamentale Vielspältigkeit der Interessen, auf ihre Konsequenzen für das politische Spiel oder den psychischen Habitus und auf ihre Soziogenese im Zusammenhang mit der fortschreitenden Funktionsteilung genauer einzugehen. Aber schon das wenige, was in diesem Zusammenhang darüber gesagt worden kann, lässt erkennen, dass sie eine der folgenreichsten Struktureigentümlichkeiten der höher differenzierten Gesellschaften ist und eine der wichtigsten Prägeapparaturen für das zivilisierte Verhalten.

La emoción de la vergüenza // The emotion of shame // Das Schamgefühl (Norbert Elias “Über den Prozess der Zivilisation”)

La emoción de la vergüenza es una excitación específica, un tipo de angustia que se reproduce en el individuo automáticamente y según hábito en ocasiones determinadas. A primera vista se trata de una angustia ante la degradación social o, más generalmente, se relaciona con las pretensiones de superioridad de los otros, pero se trata de una forma de angustia o de displacer producida y caracterizada por el hecho de que el individuo que teme la inferioridad no puede repeler este peligro por medio de ningún ataque físico ni de otra clase. Esta indefensión contra la superioridad de los otros, este estar completamente a su merced no encuentra su origen en la amenaza inmediata de la superioridad física de alguien presente aquí y ahora, si bien cabe ciertamente  remontarse a la coerción e inferioridad físicas experimentadas por el niño en relación a sus tutores. En los adultos, sin embargo, esta indefensión encuentra su origen en el hecho de que las personas cuyas pretensiones de superioridad el individuo teme se corresponden con el super-yo del individuo inerme y temeroso, con el aparato auto-coercitivo que en él fue cultivado por esos mismos otros de los que dependía y que, por ello mismo, tuvieron un cierto poder y superioridad sobre él.

A esto se debe el que la angustia que designamos con el nombre de “vergüenza” se nos muestre difuminada a la vista: por más fuerte que sea sentida, dicha angustia no se articula de una forma clara. La excitación de la vergüenza debe su particular sesgo a que el individuo que la experimenta hace o está a punto de hacer algo que le lleva a entrar en conflicto tanto con las personas con las que de una u otra forma se relaciona como consigo mismo, con la parte de la conciencia encarga de su autocontrol. El conflicto que se expresa en la excitación de la vergüenza no es tan sólo un conflicto entre el individuo y la opinión social dominante sino un conflicto por el que el individuo es llevado a entrar en contradicción con la parte de sí mismo encargada de representar esa opinión social. Es un conflicto que atañe al contenido anímico del mismo individuo: es él mismo quien se contempla como inferior. Teme perder el amor o la consideración de aquellos cuyo amor y consideración le importan o le importaban. La actitud de éstos se ha solidificado en él en algo con respecto a lo cual se mide a sí mismo. Y  es esto lo que le deja tan indefenso en relación a las pretensiones de superioridad de los otros, pretensiones que en cierto sentido son las encargadas de actualizar este automatismo en él.

The emotion of shame is a specific excitation, a type of anxiety that reproduces itself automatically and out of habit in the individual on specific ocassions. On the surface this  anxiety concerns social descent or, more generally speaking, is related to the claims of superiority of others, but it´s a form of anxiety or unpleasure that  is produced and characterized by the fact that the individual fearing an inferiority can´t fend off this danger either by physical force or any other form of attack. This defencelessness against the superiority of  others, this  being placed completely at the mercy of them originates not from the immediate threaten of the physical superiority of someone that is present here and now , although  it can  be certainly traced back to  the physical coercions and the bodily inferiority that the child experienced with respect to his guardians. In adults, however, this defencelessness originates from the fact that the people whose claims of superiority the  individual fears are in accord with the super-ego of the defenceless and frightened individual, with the self-coercive apparatus that was bred in him by the same persons on whom he depended and that had over him, therefore, a certain amount of power and superiority.

That´s why the anxiety that we name after the term of “shame” ist not easily recognizable, because however strong it is felt, it remains inarticulate. The excitation of shame owes its special tinge to the fact that the individual that experiences it, does or is about to do something that puts him in conflict  both with the people to whom he is in one way or another related and with himself, with the part of his conscience through which he controls himself. The conflict expressed by the anxiety of shame is not just a conflict between the individual and the ruling social opinion but a conflict to which the individual is brought with the part of himself in charge of representing that social opinion. It´s a conflict within the individual´s own soul: he himself regards himself as inferior. He fears losing the love or consideration of those to whose love and consideration he attaches or he attached importance.Their stance has hardened in him into something with respect to which he measures himself. That´s what makes him so defenceless against the claim of superiority of others, claims that in some sense are responsible of updating this automatism in him.

Das Schamgefühl ist eine spezifische Erregung, eine Art von Angst, die sich automatisch und gewohnheitsmäβig bei bestimmten Anlässen in dem Einzelnen reproduziert.. Es ist, oberflächlich betrachtet, eine Angst vor der sozialen Degradierung, oder, allgemeiner gesagt, vor den Überlegenheitsgesten Anderer, aber es ist eine Form der Unlust oder Angst, die sich dann herstellt und sich dadurch auszeichnet, dass der Mensch, der die Unterlegenheit fürchten muss, diese Gefahr weder unmittelbar durch einen körperlichen Angriff , noch durch irgendeine andere Art des Angriffs abwehren kann. Diese Wehrlosigkeit vor der Überlegenheit Anderer, dieses völlige Ausgeliefertsein  an sie stammt nicht unmittelbar aus der Bedrohung  durch die physische Überlegenheit Anderer, die hier und jetzt gegenwärtig sind, obwohl sie ganz gewiβ auf physische Zwänge, auf die körperliche Untelegenheit des Kindes gegenüber seinen Modelleuren zurückgeht. Beim Erwachsenen aber kommt diese Wehrlosigkeit daher, dass die Menschen, deren Überlegenheitsgesten man fürchtet, sich in Einklang mit dem eigenen Über-Ich des Wehrlosen und Geängstigten befinden, mit der Sebtszwangsapparatur, die in dem Individuum durch Andere, von denen er abhängig war, und die ihm gegenüber daher ein gewisses Maβ von Macht und Überlegenheit hatten, herangezüchtet worden ist.

Dem entspricht, dass die Angst, die wir “Scham” nennen, für die Sicht der Anderen in hohem Maβe abgedämpft ist: so stark sie sein mag, sie kommt nicht unmittelbar in lauten Gesten zum Ausdruck. Die Scham-Erregung erhält ihre besondere Färbung dadurch, daβ der, bei dem sie sich einstellt, etwas getan hat oder etwas zu tun im Begriff ist, durch das er zu gleicher Zeit mit Menschen, mit denen er in dieser oder jener Form verbunden ist oder war, und mit sich selbst, mit dem Sektor seines Bewusstseins, durch den er sich selbst kontrolliert, in Widerspruch gerät; der Konflikt, der sich in Scham-Angst äuβert, ist nicht nur ein Konflikt des Individuums mit der herrschenden, gesellschaftlichen Meinung, sondern ein Konflikt, in den sein Verhalten das Individuum mit dem Teil seines Selbst gebracht hat, der diese gesellschaftliche Meinung repräsentiert;es ist ein Konflikt seines eigenen Seelenhaushalts; er selbst erkennt sich als unterlegen an. Er fürchtet den Verlust der Liebe oder Achtung von Anderen, an deren Liebe und Achtung ihm liegt oder gelegen war. Deren Haltung hat sich in ihm zu einer Haltung verfestigt, die er automatisch sich selbst gegenüber einimmt. Das ist es, was ihn gegenüber den Überlegenheitsgesten Anderer, die in irgendeiner Hinsicht diesen Automatismus in ihm selbst aktualisieren, so wehrlos macht.

Norbert Elias. Nacionalismo VII y última entrega

Lo que fue característico de la evolución alemana no fue el empleo ilegal y sistemático de la violencia por parte de organizaciones extra parlamentarias, tampoco el empleo de la violencia física tras la toma del poder con el fin de fortalecer el nuevo régimen eliminando a sus enemigos. De todo esto existen precedentes en otros Estados. Lo que le fue peculiar y para lo cual aún falta una explicación convincente es la magnitud del asesinato premeditado de individuos que no oponían ninguna resistencia, asesinatos, por lo demás, de los que no da cuenta ninguna razón a la que quepa llamar “real” o “racional”- o sea en el sentido de que reporten alguna utilidad o ventaja para la sociedad o régimen en cuestión y que pueda tener alguna correspondencia con el esfuerzo que la organización de los asesinatos conlleva. Lo que la memoria retiene como problema y lo que aún queda pendiente de aclarar es lo tremendo de unos crímenes en masa al servicio de algo que se había calificado bien como una teoría o sistema político de creencias o bien como un ideal, es decir, lo tremendo de unos crímenes masivos al servicio de una utopía, del sueño de un gran imperio en Europa bajo dominación alemana. Esta mezcla de un ideal de apariencia racional y cuasi científico y un empleo de la violencia absolutamente sin límites, cuyas víctimas humanas para sus ejecutores no eran de hecho más que cosas impersonales a las que tratar como  a los materiales que en una fábrica  son procesados en jabón, harina ósea, comida para animales etc…, y a quienes en el fondo no tomaban más que por símbolos de una teoría… Es esta mezcla la que hasta como problema hoy permanece abierta.

Traer este problema a la memoria cuando se aborda el tema que nos ocupa no carece de importancia porque entre algunos de los grupos terroristas de esta época posterior puede encontrarse una mentalidad similar. También entre ellos se va perdiendo con el transcurso del tiempo el sentimiento de que sus víctimas son seres humanos, es decir la última identificación posible de un individuo con su enemigo. También en su caso no representan las víctimas para los criminales más que símbolos en el marco de una teoría- representantes de un colectivo a los que no se reconoce como seres humanos sino como representantes simbólicos de una organización social a la que gracias a un determinado sistema de argumentación se percibe como merecedora de ser destruida.

Con el fin de aclarar estas particularidades del nacionalsocialismo y, luego, del terrorismo en la república federal de Bonn es necesario introducir en el campo de visión las particularidades del patrón de la evolución de Alemania y del patrón de civilización que a él va  unido. Si se contemplan estos no tarda uno en darse  cuenta de qué poco continua y qué llena de altibajos está la evolución alemana. Al contrario que Ingaterra la evolución histórica en Alemania ha impedido que se haya llevado a efecto un proceso largo y continuado  de construcción del Estado en una determinada dirección y ha hecho que el mismo haya estado marcado por una lucha entre grupos de interés centrífugos y centrípetos, entre tendencias integradoras y desintegradoras del Estado que han cobrado preponderancia alternativamente. También aquí están en estrecha relación la estructura de la evolución estatal y las tradiciones nacionales de maneras de sentir y de formas de conducta. Esto aparece a la luz con particular claridad cuando uno considera la conexión que hay entre el proceso de construcción del Estado y la  pacificación de la vida ciudadana, la estabilidad de las instancias de auto-control que se han incorporado y que regulan el empleo de la violencia en casos de conflicto pudiendo llegado el caso bloquearlo. Las dificultades que se desprenden de las discontinuidades parciales de la evolución alemana han llevado ciertamente a que la evolución del patrón nacional de civilización alemán no haya sido en buena medida investigado. Respecto a él sólo pueden plantearse de entrada suposiciones.

Lo que enseguida llama la atención es el contraste entre, por un lado, la relativamente baja consideración en que se tenía a las acciones militares y a las virtudes guerreras por parte de aquellos sectores de la burguesía alemana que en la segunda mitad del siglo XVIII marcaban la pauta, o sea en el periodo de los grandes pensadores y escritores del clasicismo alemán y , por otro, el relativamente alto valor que a las acciones bélicas y a otras formas violencia sancionadas por el Estado se atribuía en tiempos del segundo imperio y más tarde en la época del tercer reich. Parece como si la entrada de una Alemania unificada en las luchas de las grandes naciones por la hegemonía  hubiera debilitado las civilizadoras  barreras auto-coercitivas que preservaban del uso de la violencia entre los hombres. La importancia de la institución del Duelo- que, a diferencia de en Francia, no se limitaba a cuestiones de honor sino que era pan diario en las organizaciones estudiantiles- era sólo un síntoma de la fortaleza con que la tradición militar se había instalado en el específico patrón alemán de civilización de acuerdo a su evolución después de 1871. La conexión con el patrón alemán del proceso de construcción del Estado, con una unificación tardía gracias a la acción de las armas, parece evidente.*

No era casualidad que la corte del principado más importante, la de Berlín, tuviera una impronta militar muy marcada. En países como Inglaterra o Francia la pacificación se llevó a término bastante antes que en Alemania- y, en tanto símbolo de esto mismo, el llevar uniforme militar acabó restringido a las ocasiones bélicas. Ya en tiempos de Luis XIV no era costumbre presentarse en la corte con uniforme militar. La postura inglesa al respecto puede de nuevo quedar patente trayendo a colación el ensayo de Orwell. Conviene tener presente al hacerlo la función modeladora de la oficialidad alemana y la querencia por el uniforme en la corte del emperador hasta 1918:

 

“Lo que casi todas las clases inglesas por igual detestan es el tipo del oficial fantasma y engreído al que se le hincha el pecho, el tintineo de sus espuelas y el entrechocar de sus botas. Décadas antes de que nada se supiera de Hitler, la palabra “prusiano” significaba ya en oídos ingleses lo mismo que “nazi”. Este sentimiento es tan profundo que desde aproximadamente un siglo los oficiales del ejército inglés siempre visten de civil en tiempos de paz cuando no están de servicio.”

Por encima de todo lo que justificaba el recurso a la violencia era la lucha por la causa de la nación. Esto llevó un carácter de calculada brutalidad a la tradición alemana en las maneras de comportarse y de sentir. Este carácter de calculada brutalidad se encontraba limitado en los tiempos del dominio de una casta militar de origen noble gracias a los deberes que imponía el código de honor de las clases altas. Para Hitler y los suyos, que no eran de origen noble y que habían tenido que trabajarse denodadamente su subida al poder, ese código de caballeros no jugaba ya ningún papel, él y los suyos se dirigían sin escrúpulos a la caza y captura de grandeza y poder, por todos los medios y a cualquier precio. El empleo de la violencia física sin restricciones formaba parte de todo esto, más allá de cualquier escrúpulo o cualquier resabio de conciencia. En su esfuerzo por la realización de su sueño de un tercer imperio alemán (das dritte Reich)- o sea, de un tercer reinado imperial- todas las coerciones civilizadoras relativas al honor y a la moral pasaron a carecer de importancia.

El nacionalismo italiano se legitimaba a base de evocaciones a la grandeza del imperio romano y a la cultura de la vieja Roma, el nacionalismo alemán lo hacía evocando las tribus germánicas de las “invasiones bárbaras” que habían participado en la caída del imperio romano. Esta diferencia en los modelos respectivos resulta significativa a la hora de considerar el nivel de civilización representado por estos dos movimientos dictatoriales, el fascismo y el nacionalsocialismo. En un caso los líderes tomaban como modelo un Estado imperial y su cultura, en el otro una raza que se diría estaba destinada por la naturaleza a dominar el mundo. La desesperada movilización de todo el pueblo en  lucha por obtener el preciado sueño de un imperio mundial gracias al último de los monarcas de Alemania- un emperador advenedizo- trajo consigo a nivel político la eliminación de todas las auto-coerciones, también las que hacían referencia a los crímenes más inhumanos si con ellos podía hacerse realidad el sueño de un imperio alemán étnicamente puro.

El llamamiento que este objetivo soñado hacía al amor propio nacional explica asimismo el hecho de que la gran masa de la población estuviese tan dispuesta a someterse a las órdenes del gran líder y su plana mayor. La casi total sincronización de voluntades en el pueblo alemán a la que se llegó bajo el régimen nazi se explica no solamente por los medios coercitivos  que los dirigentes empleaban contra los que no se adaptaban sino sobre todo por el hecho de que el nacionalsocialismo prometía a sus seguidores vías compensatorias de placer llamadas a recompensar las renuncias que entrar a su servicio implicaba. Los que obedecían las órdenes del Führer esperaban la alta recompensa de convertirse en los señores de  los demás pueblos europeos en tanto que miembros de una nueva élite y de una nobleza europea nueva. Con vistas a alcanzar esta promesa merecía la pena la renuncia de cada uno a su individualidad, su total sometimiento en cada caso a las órdenes de los superiores y, en última instancia, al poder de mando del Führer. En otras palabras, dentro de esta forma de Estado la orden del Führer vino a reemplazar a la conciencia individual en cualquier asunto político.

Norbert Elias. Nacionalismo VI

Terrorismo, orgullo nacional y patrón nacional de civilización

Nacionalismo vs. sentimiento o conciencia nacional

Hay ocasiones en las que las generaciones más viejas y las más jóvenes comparten manifiestamente las mismas orientaciones políticas y culturales y otras en las que las jóvenes generaciones oponen abiertamente sus orientaciones a las de las generaciones establecidas más viejas. La oposición extraparlamentaria y el terrorismo de la república de Weimar son un ejemplo de lo primero, los de la república federal de Bonn, de lo segundo.

Como he dicho con anterioridad no pueden comprenderse los últimos choques culturales en lo que se refiere a las orientaciones, las creencias y los ideales políticos  si se ignora el hecho de que conflictos análogos se dan en casi todos los países desarrollados no dictatoriales y sobre todo en los Estados nacionales de Europa.*

*Ciertamente también se dan conflictos generacionales en países menos desarrollados que atraviesan un nivel más temprano del proceso de modernización. Estos conflictos se diferencian, no obstante, de los de los países más desarrollados, siendo  esta diferencia  muy concluyente en lo que respecta a la conexión que hay entre la estructura de del desarrollo social y los conflictos generacionales. En ambos casos las generaciones más viejas prefieren mantener la tradición y preservar el orden establecido mientras que las más jóvenes se inclinan más hacia lo nuevo. Pero en los llamados países en vías de desarrollo nos encontramos con sociedades cuyas generaciones más jóvenes-con razón o sin ella- sienten que su sociedad progresa. Estas generaciones quieren salir de una situación de pobreza económica y degradación política y la tradición que sus antecesores generacionales quieren mantener y prolongar la asocian al estigma de la  degradación nacional a la que oponen el orgullo de un nuevo amor propio convirtiendo este nuevo orgullo nacional en estandarte del progreso de la nación. Esta situación es casi la contraria a la que experimentan  los países relativamente desarrollados de la parte de Europa en la que no hay dictaduras.

Estos conflictos generacionales están relacionados con el hecho de que la segunda guerra mundial supuso en cierto sentido para la evolución de este grupo de Estados de las naciones más desarrolladas un corte más profundo que el que implicaron todas las anteriores guerras y revoluciones: en la estela de la segunda guerra mundial tanto los medianos y pequeños como los Estados europeos más poderosos y grandes experimentaron un cambio radical en su posición en la jerarquía de los pueblos de la tierra; perdieron la posición hegemónica que habían ocupado durante siglos y descendieron en el mejor de los casos a potencias de segundo rango. No vamos a discutir aquí qué efecto tuvo sobre la generalidad de sus respectivas poblaciones esta pérdida de estatus. Nos limitaremos a proseguir las reflexiones que habíamos comenzado acerca de su significado en las relaciones entre las generaciones más viejas y las más jóvenes.

El orgullo nacional de las generaciones más viejas no se vio en general muy afectado por el cambio en la cuota de poder y consiguientemente en el estatus de su país. Su educación y el desarrollo de sus disposiciones personales habían tenido lugar antes de la guerra. Su visión del Nosotros en tanto ingleses, franceses, italianos o alemanes se había formado en esta época y, dado el profundo arraigo de esa visión en la conciencia del amor propio y en la estructura de la personalidad del individuo, la misma fue afectada relativamente poco por los cambios operados en la realidad. La frialdad racional con la que asimilaron la pérdida de estatus y la reducción de la cuota de poder de sus respectivos países apenas afectó al calor de su conciencia nacional. Su orgullo nacional quedó en general intacto. A los que nacieron durante o después de la segunda guerra mundial no les pasó lo mismo. No obstante, a este respecto las diferencias entre las distintas naciones europeas son sustanciales.

Las generaciones inglesas de después de la guerra eran muy conscientes del cambio en la posición de dominio de su país tras 1945 y esta conciencia no pudo por menos que influir en su amor propio en tanto que ingleses. Pero en Inglaterra la conciencia del gran valor que suponía pertenecer a la nación propia era especialmente estable- quizá más estable que en ninguna otra nación europea. Este amor propio colectivo no tenía el carácter de un ideal político que pudiera ser “calentado” por la propaganda de ningún partido sino que se relacionaba y se relaciona con el sentimiento muy extendido y sentido como evidente de que es mejor ser inglés que francés, alemán etc… un sentimiento que no requiere ni ser recalcado ni razonado especialmente.*

*Es cuestionable si un amor propio así entendido permite ser caracterizado como “Nacionalismo”. Este término puede referirse a un sistema de argumentos puramente intelectuales, a un programa de acción fundamentalmente intelectual o a una ideología de partido detrás de la cual se ocultan determinados intereses de clase. Quizá sea útil diferenciar  un nacionalismo en este sentido de un sentimiento o conciencia nacionales que no tienen por qué presentarse siempre intelectualmente articulados.

El origen de este sentimiento hay que ligarlo a un proceso de construcción del Estado continuado durante siglos, a una posición de poder que fue en aumento y a una riqueza del país que también lo fue haciendo. En el doble proceso de formación de la nación, por un lado, y  desarrollo de un sentimiento de solidaridad que la iba abarcando en su conjunto, por otro, jugó asimismo un papel decisivo la creciente interdependencia e integración de las diferentes capas sociales y de las diferentes regiones. Además en el caso de los ingleses este sentimiento se apoyaba y confirmaba en un canon de conducta muy marcado aunque comparativamente discreto que les servía, y no en último término, como Schibboleth (Schibboleth se refiere a cualquier uso de la lengua indicativo del origen social o regional de una persona, y de forma más amplia cualquier práctica que identifique a los miembros de un grupo, una especie de santo y seña.): valiéndose de él- valiéndose de un sondeo de las formas de reaccionar de un desconocido- se distingue enseguida quién es aquel que reacciona como un inglés y quién alguien que no lo es.*

*George Orwell ha descrito en uno de sus ensayos algunos aspectos del sentimiento nacional inglés (England your England en “Inside the Whale and other Essays”, Harmondsworth 1957, Penguin; Estoy en deduda con Cas Wouters por haberme informado sobre este libro). Un corto extracto del libro puede aclarar lo dicho más arriba:

“Ciertamente las llamadas razas de Gran Bretaña se sienten muy distintas entre sí. A un escocés no es que le siente muy bien que se le interpele como inglés… Pero estas diferencias como que desaparecen en un santiamén tan pronto dos británicos se encuentran frente a un europeo… Contemplados desde fuera un Cockney de Londres y un hombre de Yorkshire se parecen como dos miembros de una misma familia. Incluso las diferencias entre ricos y pobres disminuyen cuando se contempla  la nación desde fuera. Es incuestionable que hay en Inglaterra diferencias de riqueza y  que estás son tan grandes como en ningún otro país europeo.. Desde un punto de vista económico en Inglaterra existen dos naciones sino tres o cuatro. Pero al mismo tiempo la gran mayoría de esta gente siente que forman una única nación siendo conscientes de que se parecen más entre sí que a un extranjero. El patriotismo es normalmente mayor que el odio de clase o que cualquier otro tipo de internacionalismo. Aparte de un momento puntual en 1920 (el movimiento “Fuera las manos de Rusia”) la clase trabajadora inglesa no ha pensado ni actuado nunca en términos internacionales…

En Inglaterra el patriotismo cobra distintas formas según las clases. Pero las recorre a todas como un hilo que las une. Solo la intelectualidad europeísta es inmune al patritismo. En tanto que sentimiento positivo su fuerza es mayor en las clases medias que en las altas. En la clase trabajadora el patriotismo tiene profundas raíces pero inconscientes… La famosa “insularidad” y hostilidad hacia el extranjero de los ingleses es mucho más fuerte en la clase trabajadora que en la burguesía. Durante la guerra de 1914-1918 la clase trabajadora inglesa entró en contacto con extranjeros en una medida en la que hasta la fecha no lo había hecho. La consecuencia que se derivó de ello fue que de regreso a casa se trajo consigo un odio hacia todos los europeos- menos hacia los alemanes de quienes admiraban el coraje… La insularidad de los ingleses, su negativa a tomar en serio a los extranjeros es una necedad que de vez en cuando les sale cara. Pero cumple un papel en su forma de sentir el carisma inglés (the english mystique)

Saldo o balance entre el patrón nacional de conducta y el orgullo nacional como vía compensatoria de goce y transformación civilizadora del individuo

Nos encontramos aquí con un patrón nacional de conducta profundamente enraizado en la estructura de la personalidad y una visión del Nosotros que le está estrechamente unido y que constituye una parte integral de la identidad del individuo, un símbolo fiable de su pertenencia al grupo junto con los demás miembros. Este patrón de conducta y esta visión del Nosotros cumplen al mismo tiempo una función de conciencia en la medida en que comprenden unas prescripciones que atañen a la forma en que un inglés precisamente por ser inglés debe y no debe comportarse.

El ejemplo inglés de conexión entre sentimiento nacional , por un lado, y patrón nacional de conducta y estructura nacional de la conciencia, por otro, permite introducir un factor que a la hora de abordar la sociogénesis del terrorismo en la época de la República Federal se suele pasar por alto  al contemplarlo aisladamente sin plantearse la pregunta de por qué grupos de protesta de las generaciones de después de la guerra se deciden por el uso de formas violentas de  actividad política precisamente en Alemania y no, por ejemplo, en Inglaterra. Lo que en este sentido voy a decir constituye una proposición o, si se quiere, una hipótesis que a lo mejor merece la pena investigarse.

El crimen, el robo, el fuego como medios para la obtención de fines políticos constituyen una ruptura del monopolio estatal de la violencia, cuyo mantenimiento garantiza la relativa pacífica convivencia dentro de un Estado. Uno de los requisitos para el funcionamiento de la relativamente compleja estructura de un Estado nacional industrializado es un relativamente alto grado de pacificación interna. La estrategia violenta de grupos terroristas supone un ataque premeditado contra la existencia del monopolio estatal de la violencia y se diría que se dirige así contra el corazón mismo del Estado, pues si este monopolio se demuestra incapaz de cumplir su función y se desmorona, se desmorona también tarde o temprano el Estado. La ruptura de ese monopolio de la violencia requiere al mismo tiempo, que haya una ruptura de las barreras individuales frente a las acciones violentas que en el seno de los Estados suele inculcarse en la conciencia a sus miembros desde niños. Y dado que la necesaria renuncia a la acción violenta dentro del Estado forma parte esencial de lo que llamamos “comportamiento civilizado” y habida cuenta de que proceso de civilización y de construcción del Estado se entretejen mutuamente, los movimientos terroristas representan en el sentido del proceso civilizador movimientos regresivos, teniendo un carácter anti-civilizador.

Desde luego que estas afirmaciones no contienen nada que los grupos terroristas puedan aceptar como argumentos contra sus acciones. Su argumento es el de que el Estado de la República Federal y su civilización no merecen sino ser destruidos y además por todos los medios. Como piensan que este objetivo no podrá ser cumplido sino con medios violentos, los que así piensan se meten a  terroristas.

En Inglaterra también aparecieron en escena grupos de jóvenes con ideales más o menos revolucionarios que rechazaban tajantemente y combatían el orden imperante en su sociedad por sus injusticias. Pero no me consta que ninguno de ellos fuera tan lejos como los terroristas alemanes. No hubo ningún grupo que buscara desestabilizar la estructura estatal mediante secuestros,  asesinatos, fuego y robo. Mi hipótesis es que el hecho de que en Inglaterra- como, por otra parte, en Francia y en Holanda- los grupos de oposición extra-parlamentaria se limitaran a medidas de oposición más o menos pacíficas y, en este sentido, legales, está conectado, entre otros factores, con la solidez del sentimiento nacional en estos países. Lo que Orwell decía de la Inglaterra de las primeras décadas del siglo XX respecto de la existencia en ella de un sentimiento nacional sólido más allá de cualquier oposición de clase y, además, de un orgullo nacional de base común, es válido también para la Inglaterra de los 80- aunque la coraza civilizadora parezca menos firme debido a los embates de la realidad que han privado a Inglaterra de su brillo de antaño. Nadie puede decir por cuánto tiempo más y si  la forma tradicional del orgullo nacional inglés será capaz de soportar estos golpes de la realidad. Pero de momento uno tiene la impresión de que el sentimiento del gran valor que para un inglés tiene el hecho se serlo permanece intacto. Y este sentimiento permanece intacto también en los grupos de jóvenes que se oponen muy críticamente al orden social imperante en su país. Hoy como ayer existe una clara conexión entre orgullo nacional y  auto-moderación civilizadora que hace que no se contemple utilizar el asesinato y el robo como medios políticos de lucha.

Orgullo nacional y transformación civilizadora del individuo se relacionan de una forma característica. La transformación civilizadora que conduce del libre curso de las pulsiones en los niños a la adquisición de patrones de control de las mismas en los adultos apareja considerables dificultades,  angustias y pesares de todo tipo y luchas consigo mismos para los individuos incluso de las tribus más simples. En sociedades más desarrolladas este proceso es, de acuerdo al más alto grado de civilización, no solamente  más largo sino especialmente penoso. El riesgo que comporta es siempre considerable. Al final lo que resulta decisivo, para decirlo brevemente, es el saldo entre la renuncia a las pulsiones que en el curso del proceso civilizador a un individuo se le impone y las vías compensatorias de goce que este mismo proceso abre y posibilita. Si a un niño se le satisfacen todos sus deseos y necesidades no evoluciona como persona y se queda  niño por más que su cuerpo crezca. Renuncia y recompensa- palo y zanahoria- cumplen una función en tanto que estímulos para su transformación en una persona adulta capaz de refrenar y remodelar  sus pulsiones e impulsos de acuerdo a las normas del mundo adulto. El mantenimiento de los auto – controles que en un momento dado se han llegado a alcanzar requiere como contrapeso vías copensatorias de goce de una u otra clase. El orgullo nacional, una forma más amplia del amor propio, puede funcionar como tal recompensa. Inglaterra es solo un ejemplo de este carácter complementario entre orgullo nacional y seguimiento de un patrón nacional normativo en las maneras de actuar y sentir.

El sólido y autónomo patrón de civilización que fue cobrando forma en países como Inglaterra y Francia a lo largo de un proceso de siglos y, sobre todo continuado, de formación del Estado y que se tradujo en su ascenso gradual a la categoría de potencias hizo posible- a pesar de la problemática que supuso su pérdida de poder  después de 1945- que las generaciones de posguerra también se vieran como un eslabón en la cadena generacional y  que dieran  un sentido y un valor a una identidad nacional que seguía siendo sentida como la más natural de las cosas. Puede que la recompensa emocional que cada individuo recibía de su participación en el valor colectivo de la nación fuera menor y más dudosa si se la compara con la que se les brindó a aquellos que se criaron antes de la guerra. Con todo, más allá de las sacudidas sufridas, el valor y el sentido de la identidad nacional y del correspondiente patrón de civilización fueron relativamente poco cuestionados. La experiencia nos dirá qué efecto a largo plazo puede tener el desdibujamiento de la atribución de sentido que la pertenencia a la nación propia suponía, si y en qué medida los ideales y patrones de conciencia nacionales pueden seguir siendo compatibles con las renuncias que al individuo exigen cuando las recompensas afectivas ligadas al orgullo nacional se ven disminuidas. Hasta ahora, no obstante, el conflicto sostenido entre las generaciones de antes y de después de la guerra, que en estos países tampoco faltaba, no ha traído una ruptura en la continuidad de la evolución del Estado ni en la del desarrollo de patrón nacional de civilización.

Norbert Elias. Nacionalismo V

William Gladstone

William Gladstone

La sociedad victoriana ¿Una sociedad eminentemente burguesa?

El siglo XIX suele ser descrito como el siglo burgués par excellence. Es esta, sin embargo, una visión limitada*

*La sociedad victoriana misma que a menudo suele pasar por una sociedad dominada por las clases medias industriales poseía una estructura de poder bastante más compleja. Tan solo desde el ángulo de las clases trabajadoras industriales podían aquellas clases medias pasar por clases dirigentes del país. En el contexto de la sociedad y su evolución de conjunto las tensiones y conflictos en Inglaterra entre las clases medias ascendentes y la clases superiores tradicionales no eran menores que las que se daban entre estas últimas y los grupos a los que los contemporáneos se referían como las masas o los pobres.

En lo que concierne a la política interestatal la primacía de las tradiciones dinástico-aristocráticas en la Inglaterra victoriana tenía otra impronta frente a la de los Estados continentales solo en la medida en que en la estrategia de poder británica la marina jugaba un papel más importante que un ejército regular así como en la medida en que el ejército no estaba formado por ciudadanos alistados obligatoriamente sino como en otros siglos anteriores por mercenarios que la mayor de las veces eran reclutados entre los pobres más o menos voluntariamente. Además gracias al mayor peso de su marina la pulsión expansionista de Gran Bretaña se dirigía hacia el poder marítimo, hacia la adquisición o dominio de territorios fuera de Europa. Pequeños contingentes de tropas apoyados por barcos de guerra, armas y conocimientos superiores bastaban para someter territorios muy amplios habitados por sociedades en un nivel evolutivo menos avanzado.

Este y otros aspectos de la especial posición de Gran Bretaña en la competición europea por el poder son responsables de que la nacionalización de la masa del pueblo inglés en el sentido propio del término comenzara algo más tarde que por ejemplo en Alemania o Francia. Mientras expansión y guerra se dirigieran hacia sociedades no europeas menos evolucionadas con ejércitos de mercenarios, el grueso del pueblo británico no se veía afectado. La intelectualidad de las clases medias podía todavía interpretar estas guerras en clave de misión civilizadora, de acuerdo con la definición de Mathew Arnold “ La civilización es la humanización del hombre en sociedad”. O en el caso de que esa intelectualidad conociera más de cerca los rasgos de la expansión colonial británica que no se correspondían con los criterios humanísticos de las clases medias,  podía  permitirse criticar a su país con una libertad con la que no podía contar un miembro de las sociedades continentales alemana o francesa, donde una nacionalización de las formas de sentir y de los ideales impulsada por las instancias del Estado  había ido ya lo suficientemente lejos como para poder convertirlos en marginados o traidores en el caso de que lo hicieran. Una prueba de esto la podemos tener en la amarga queja de Wilfred Scawen Blunt en relación con la fracasada política de Inglaterra en Egipto (“The Wind and The Whirlwind”, 1883 En: “The Poetical Works of Wilfred Scawen Blunt, London 1914)

Te has convertido en el epítome de la hipocresía,

Modelo de fraude para tus vecinos.

Los hombres cuentan y sopesan tus crímenes.

Quien a hierro mata a hierro muere

Te has hecho acreedora del odio de los hombres. Te odiarán.

Te has hecho acreedora del miedo de los hombres. Su temor matará.

Diste de patadas a los débiles. El más débil de entre ellos golpeará tus talones con su

cabeza herida.

Entraste en tierra egipcia a tu antojo. Te quedarás en ella a tu amargo pesar.

Poseíste su belleza y ahora de buen grado la abandonarías.

No. Reposarás junto a ella como lo hiciste.

Lo que a los ojos de individuos que habían crecido en la tradición de la moral de las clases medias aparecía como hipocresía, fraude y crimen era, de hecho, algo que se contemplaba como normal en la tradición guerrera dinástico-aristocrática. En defensa de su propio país y de su propio poder – las dos cosas se reducían a lo mismo para las élites dinástico-aristocráticas- todo esos medios eran contemplados de acuerdo a su canon tradicional como armas inevitables y necesarias en la lucha permanente con otros gobernantes y países. Se empleaban en las relaciones interestatales como una cosa de lo más natural. Solamente cuando las clases industriales ascendentes, con las élites de las clases medias a su cabeza, se ponen a luchar por su igualación y por la obtención de una cuota de poder contra las tradicionales clases superiores en un frente más amplio, comienzan las primeras a dirigirse abierta  y a menudo con considerable aspereza contra la utilización de medios maquiavélicos en el arte de gobernar. Seguramente hay en Inglaterra más ejemplos de un conflicto abierto entre los promotores de un canon moral humanístico y los de un canon maquiavélico que en los países del continente, donde la presión hacia la conformidad con el credo nacional y la estigmatización de la disconformidad se pusieron antes en marcha.

La primera ola de nacionalismo está ligada en Inglaterra con la guerra de los boers y el asedio de Mafeking. Es entonces cuando se llega a la formación y difusión de un sistema de creencias uniforme en el que la nación pasa a ocupar el centro como símbolo de un valor incuestionable y en el que los requisitos indispensables del arte de gobernar quedan más o menos exitosamente unidos a las expectativas que las secciones cultivadas de las clases media y trabajadora tienen de que la nación, de que el Estado y sus representantes satisfagan idealmente unos criterios morales y humanísticos a los que ellas mismas habrán de adaptarse, si bien de una forma no tan completa, dentro de la sociedad.

El descenso de los grupos dinásticos y aristocráticos desde sus posiciones dirigentes en las sociedades europeas y su sustitución por las clases medias y trabajadoras industriales se llevó a cabo en un proceso gradual. En lo que se refiere a las clases medias este proceso aún no se había completado en 1918. Se pasa a menudo por alto el peso que los viejos grupos dirigentes aún tenían antes del final de la primera gran guerra cuando solo se considera como algo estructurado el desarrollo económico interno de los Estados europeos mientras que al desarrollo de las relaciones interestatales se lo contempla como desestructurado y casual. Este último- incluyendo en él los conflictos, las rivalidades y las guerras entre los Estados- y el desarrollo estatal interno son dos elementos inseparables. Cuando se toman en cuentan ambos resulta menos paradójico y casual que  grupos aristocráticos con una larga tradición diplomática y militar siguieran desempeñando un papel dirigente hasta en los más avanzados países del siglo XIX. No entra de ninguna manera en contradicción con la estructura social de aquella época el que un aristócrata de pura raza como Lord Palmerston, cuyos modales y conducta hubiesen podido perfectamente corresponderse con los estándares de las normas de conducta en el ámbito público y privado del siglo XVIII, fuera durante un tiempo el ídolo de las clases industriales inglesas o que, Bismarck, la encarnación de la nobleza prusiana, lograra realizar el sueño burgués de la unificación nacional de Alemania, sueño que las clases medias alemanas por su propia fuerza no pudieron lograr.

La primacía de las élites dirigentes dinástico-aristocráticas en casi todos los Estados miembros del sistema europeo de Estados nacionales en el siglo XIX era una característica estructural de la evolución del sistema en esta fase de transición. Incluso en los países industrialmente más avanzados el poder de las clases medias les permitía como mucho el ascenso a las posiciones de mando de su sociedad solo en calidad de aliados de los viejos grupos dirigentes. La cultura tradicional de éstos proporcionaba a quienes en ella se habían criado o a los que la habían asimilado una clara superioridad en las habilidades que requería el arte tradicional de gobernar que era el que marcaba, a pesar de sus carencias y bloqueos, los puntos de vista y los posicionamientos de la mayor parte de los líderes estatales. Esto afectaba sobre todo a las relaciones interestatales, que apenas habían formado parte de las experiencias de las clases medias y que, por ello, sólo muy indirectamente habían contribuido a la formación de su tradición. En Inglaterra la particular mezcla de absoluta e inquebrantable integridad en los principios, de un lado, y de orientación a resultados, oportunismo y predisposición a las soluciones de compromiso en la práctica, de otro, que muestra la figura de un Gladstone son un claro indicio de  los problemas con que tenían que habérselas individuos de proveniencia de las clases medias cuando alcanzaban posiciones de poder en el Estado. Este dilema no era simplemente expresión de  una disposición personal excepcional sino que mostraba en forma individual las dificultades que se derivaban del encuentro de las culturas de dos capas sociales diferentes y especialmente de dos cánones normativos distintos y en muchos sentidos opuestos cuyo trasfondo social de experiencias era en cada caso completamente opuesto.

Quizá pueda verse mejor el problema si, por concluir, nos acordamos de lo que a propósito de Maquiavelo escribía otro anglicano que se decantó por posiciones no conformistas en una época en que las clases medias urbanas estaban aún en gran medida excluidas de las posiciones dirigentes del Estado y no estaban todavía expuestas a la tentación de enturbiar la pureza de sus creencias con soluciones de compromiso. A continuación algunas de las palabras con las que John Wesley denunciaba al autor del Príncipe- seguramente refiriéndose a la posibilidad de que los asuntos de su propio país pudieran ser dirigidos siguiendo las directrices del florentino:

“Ponderé las opiniones menos corrientes, copié los párrafos en los que se encontraban, comparé unos párrafos con otros y me esforcé por hacerme un juicio frío e imparcial. Y mi juicio frío es: si se reunieran en un volumen todas las doctrinas diabólicas que desde que los tipos de molde existen se han confiado a la escritura,  quedaría éste a la zaga de esta obra; y si  se formara un príncipe conforme a este libro que con tanta naturalidad recomienda la hipocresía, la traición, la mentira, el robo, la opresión, el adulterio, la prostitución y el asesinato sean de la clase que sean, Domiciano o  Nerón serían verdaderos ángeles en comparación con tal príncipe”

La aproximación y la conciliación del canon moral de las clases medias y del canon maquiavélico de las clases dinástico – aristocráticas no era un asunto fácil. No es sorprendente que dicha aproximación y conciliación así como en general el ascenso al poder de las clases medias industriales fuera un proceso gradual* aun cuando las tensiones y conflictos sociales de larga duración que con este proceso están conectados  hayan llegado a estallar en luchas revolucionarias violentas en ciertas fases y lugares.

La percepción de transformaciones a largo plazo de este tipo suele quedar oscurecida debido a la falta de claridad en los criterios que se emplean. Muchas veces no se separa con la suficiente nitidez el ascenso individual desde un estamento o clase a otro, sin que por ello se altere la posición relativa de las capas sociales la una respecto de la otra, del cambio en las posiciones de supremacía y subordinación de las capas sociales en cuanto tales; y de ahí que tampoco se investiguen a fondo ambos procesos en su relación mutua.

Para la investigación de las tradiciones, de las culturas, de las normas, estándares y creencias de las diferentes capas sociales resulta indispensable una separación de este tipo. El ascenso individual suele tener normalmente como consecuencia que el individuo que asciende abandone la cultura de su capa social de origen y que se haga con la de la capa social más alta a la que aspira- o mejor, es la familia ascendente la que en el transcurso de dos o tres generaciones se muda a otra cultura (“it takes three generations to make a gentleman” “se tarda tres generaciones en convertirse en un caballero”). Por el contrario, el ascenso de una capa social al completo, el aumento de su estatus y poder respecto de las otras quizás lleve consigo una transformación ulterior de su cultura pero no necesariamente la ruptura con su propia tradición; el ascenso de una capa social entera es absolutamente compatible con la continuidad en el desarrollo de sus normas, estándares y creencias tradicionales, a pesar de que pueda darse la absorción de elementos de la tradición de capas sociales anteriormente superiores o una mezcla bastante amplia de las dos culturas. En este caso es el particular proceso de cambio en las relativas oportunidades de poder que se abren a las capas sociales descendentes y ascendentes el que decide sobre la manera en que ambas culturas van a influirse y sobre el tipo de mezcla definitiva.

Norbert Elias. Nacionalismo IV

a decent trade

Solución de compromiso y predisposición negociadora inglesa vs. predisposición alemana

En el trato hacia fuera, en la comunicación entre miembros de dos naciones surgen barreras al recíproco entendimiento derivadas del diferente manejo de la fundamental dualidad del canon normativo. Los alemanes, para los que no existe una solución de compromiso entre un canon normativo moral y otro nacionalista dan por hecho implícitamente que los ingleses conocen igual que ellos los rasgos amorales de toda política nacionalista y que conscientemente se dedican a cubrirlos bajo un manto de moralidad. Desde su manera de pensar no pueden concebir la aspiración inglesa a soluciones de compromiso sino como una muestra de engaño deliberado, como hipocresía. Por su parte, los ingleses que habían aprendido a ver como algo natural, como algo razonablemente práctico a la vez que practicable, las soluciones de compromiso al dilema (en que de hecho el asunto consistía) consideran la ausencia de predisposición negociadora que lleva a  los alemanes asegurar que la política común a todos los Estados es una política amoral orientada principalmente por los intereses del Estado propio, como reprobable y peligrosa. En ambos casos la tradición interna de conducta y pensamiento es la que determina automáticamente el criterio a la hora de percibir y juzgar a la otra parte.

La importancia de la seguridad marítima de Inglaterra en la determinación de la derrota de la monarquía y su influencia en una mayor permeabilidad entre las capas sociales

Merecería la pena mostrar en detalle la nacionalización gradual que en la Inglaterra del siglo XIX y XX se opera en los modos de sentir, en la conciencia y en los ideales de todas las clases así como la correspondiente moralización de la representación del Estado y la nación. Se pondría de manifiesto en qué estrecha medida la interrelación de los dos cánones normativos está ligada al hecho de que la permeabilidad de las barreras entre las diferentes capas sociales, en especial desde la unión de Inglaterra, Gales y Escocia en el siglo XVII y a principios del XVIII, era comparativamente mayor, y mayor con cierta distancia, que en las sociedades continentales europeas. Esto a su vez- como sucede a menudo la explicación sociológica última es muy simple-residía en el hecho de que la seguridad de la población de las islas no dependía en primera línea de un ejército regular a las órdenes de oficiales provenientes del viejo estamento militar y de la nobleza poseedora de tierras sino de una formación militar especializada en la guerra marítima, en una marina de guerra.

Dejando aparte el carácter específico de sus técnicas de lucha y su composición social un cuerpo de oficiales de marina no podía, debido a las particularidades del estamento militar al que servía, jugar el mismo papel en las relaciones estatales que el que jugaba la oficialidad de un ejército regular  en las autocracias absolutistas del continente- y, por lo tanto en Alemania hasta el final de su fase dinástica en 1918. Dicho cuerpo no podía ser utilizado como instrumento para el mantenimiento o incluso fortalecimiento de una reducida permeabilidad entre las capas sociales por unos gobernantes cuyo poder estaba ligado a la separación, a las diferencias entre las principales capas de la sociedad y a un fluctuante balanceo de las tensiones entre ellas.  Como consecuencia, después de lentos e iniciales titubeos en el siglo XVII, se llega en  Inglaterra en el siglo XVIII a la existencia de un relativo continuo flujo de modelos de conducta de clase media hacia arriba y de modelos aristocráticos hacia abajo. Un primer impulso en la dirección de una moralización en la representación del Estado y de una nacionalización – aún concebida en términos religiosos- de la moral puede observarse en el periodo de la Commonwealth de Cromwell. En el siglo XIX la moralización de Inglaterra en tanto Estado y nación se muestra  como efecto que acompaña primero al aumento de poder de los grupos pertenecientes a las clases medias industriales y ,más tarde, como efecto de acompañamiento al ascenso de éstos a la posición de clase dominante. En el siglo XX, en especial después de la primera gran guerra, cuando este ascenso a la posición de clase dominante prácticamente está culminado y grupos de las clases trabajadoras avanzan hacia la posición de clase dominante secundaria la moralización de la representación de Estado y  nación y la nacionalización de la autorepresentación de las clases medias y, con cierta demora en el tiempo, también de las trabajadoras acaban definitivamente por prevalecer.

El fluir del doble canon en Inglaterra era tan poco deudor de los misteriosos efectos de un “Volkgeist” de los ingleses que les hacía más proclives al compromiso como la inclinación contraria de los alemanes lo era de unas misteriosas características étnicas o raciales. Ante problemas de este tipo es tentador echar mano de una teoría racial que sirva de explicación. La respuesta sociológica-ya se ha indicado antes- es, no obstante, bastante simple. Su eje y punto central residen en preguntarse por qué en Inglaterra a diferencia de, por ejemplo, Prusia fracasaron los esfuerzos de la dinastía gobernante del siglo XVII por establecer un régimen autocrático en contra de la oposición de las asambleas estamentales. La incapacidad de los reyes ingleses para hacerse con el suficiente dinero para mantener un ejército regular al mismo tiempo que para formar tropas en suficiente número para recaudar ese dinero contribuyó decisivamente en su derrota en su lucha contra  los estamentos. Y esta incapacidad se debía precisamente a que la seguridad de Inglaterra no dependía de un ejército regular  sino de una marina.

Debe tenerse presente  la consistencia con la que los príncipes absolutistas en Francia, Prusia y en muchos otros países del continente reforzaron las barreras entre los estamentos tratando todo debilitamiento de estas barreras como perjudicial a sus intereses a fin de comprender la conexión que en Inglaterra  existió  entre el triunfo de las asambleas estamentales , de las dos cámaras del parlamento, sobre los monarcas ingleses y la mayor permeabilidad de las barreras entre las capas sociales. A partir de aquí se abre el aparente enigma de porque pudo ir tan lejos en Inglaterra la mezcla de “culturas”, la mezcla de las respectivas tradiciones de los diferentes estamentos y más tarde de las diferentes clases. La mayor  recíproca permeabilidad entre las tradiciones de la aristocracia y las de las clases medias a partir del siglo XVIII- mayor en comparación con la correspondiente evolución en Alemania- y en este contexto, el intento por parte de sectores de la clase media inglesa de unir en el dominio de las relaciones interestatales el canon normativo aristocrático con el moral-humanístico que habían traído consigo en su ascenso al poder, representa uno de los muchos ejemplos de una constatación de hechos sociológica fundamental. En este caso por lo tanto la mayor permeabilidad mutua entre capas sociales que lindaban entre sí favoreció en Inglaterra el que entre ellas fluyera el canon normativo y así como que se diera una generalización de la tendencia al compromiso.

La monarquía inglesa: de dueña del Estado a símbolo de la nación

Una perspectiva de este tipo quizá sirva para focalizar adecuadamente algunos hechos que, aunque obvios- generalmente quedan aislados y faltos de explicación. Me refiero al papel de la familia real en la sociedad inglesa.

En el siglo XVIII la corte era un centro de poder en el juego de los partidos, centro en el que quien marcaba el paso era la nobleza. El canon normativo que determinaba la conducta de la familia real era un canon aristocrático. De acuerdo al reparto de poder en la sociedad inglesa no existían apenas posibilidades de que el canon moral de las clases medias se estableciese en la corte. Los reyes y las reinas eran percibidos ante todo como personas de carne y hueso y sólo en segundo lugar como símbolos del reino. Con la creciente democratización se hizo cada vez más fuerte- aunque con algunas oscilaciones-la función simbólica de la casa real en tanto que encarnación de un ideal nacional. A medida que las grandes clases industriales, una tras otra, ascendían a la posición de clases dominantes la imagen de sí mismo del pueblo inglés en tanto que colectivo soberano iba quedando marcada, como la cosa más natural, por los requisitos del canon moral. La masa de la población esperaba que la política exterior inglesa también se orientara por estos requisitos, por los requisitos fundamentales de la justicia, de los derechos humanos, de la ayuda a los oprimidos, incluyendo a las naciones oprimidas. Los individuos podrían no estar a la altura de las pretensiones de este canon normativo pero la nación que a los ojos de la masa de la población representaba un “nosotros” ideal solamente podía justificar las coerciones y sacrificios que imponía a sus miembros en la medida en que parecía satisfacer estos requisitos morales. De ahí que la casa real como símbolo vivo de la forma en que los británicos debían conducirse, es decir como ideal de un “nosotros” nacional hubiese de responder a los criterios de la moral de las clases medias y más tarde de las clases trabajadoras. La dinastía monárquica conservaba un espacio limitado en un equilibrio multipolar de poder y, un espacio más amplio en el ámbito de las maneras de sentir del pueblo en tanto que encarnación de un “nosotros” ideal, en tanto que auto-representación colectiva de la nación- siempre y cuando sus representantes  se adaptaran  al papel de ese ideal “nosotros” y cumplieran-en apariencia o en realidad- con los requisitos de la moral de las clases medias y trabajadora.

La función de símbolo de la sociedad estatal era una parte del complejo de funciones de la monarquía. Pero mientras el poder asociado a la posición social de los monarcas comparado con el del simple pueblo fuese muy grande, la necesidad de que representaran en su persona el ideal del pueblo seguiría siendo más bien pequeña. Los constantes desplazamientos en el reparto del poder, que se corresponden con lo que aquí hemos llamado “democratización”, hicieron a quienes ocupaban la posición de monarcas más dependientes de la masa de sus súbditos. Los que antes eran dueños del Estado pasaron a convertirse en símbolos de la nación. Los requisitos morales que en Inglaterra se dirigen a la casa real son por lo tanto un ejemplo – uno de tantos – del proceso de democratización, moralización y nacionalización de las maneras de sentir, de la conciencia y de los ideales en mutua trabazón en tanto que hilos diferentes de un idéntico proceso de transformación de la sociedad.

En la práctica las contradicciones entre, por un lado, la tradición guerrera del canon maquiavélico revestida ahora en una forma nacional y que cobraba su fuerza de la ausencia de control que prevalecía en las relaciones interestatales y, por otro, la tradición moral humanística de unas clases antes subalternas, que cobraba su fuerza del relativo control que prevalecía en las relaciones intra-estatales no se redujeron ni se vieron suprimidas en Gran Bretaña mediante su recíproca penetración y fusión. Pero el hecho de que los responsables de la política exterior británica tuvieran que dar cuenta tanto de sus propias directrices como de las acciones de sus subordinados a un público que poseía un desarrollado sentido concerniente a las cuestiones morales en juego y cuya lealtad a la nación estaba unida en mayor o menor grado con la preservación de la creencia en el valor superior de esas cuestiones, ejerció con el paso del tiempo una clara influencia inhibidora.

Diferencias en las justificaciones del valor superior de la propia nación

Esta creencia misma, la convicción en el valor superior del propio país frente a los demás es un denominador común de todos los sistemas nacionalistas de creencias. Pero las ideologías nacionales particulares, las justificaciones específicas de la aspiración a ese valor superior de la propia nación, se diferencian en diverso grado de un país a otro, según haya sido su suerte en la historia y en el presente. El alcance de estas diferencias es considerable. Se hace en buena medida valer en la estrategia que las élites gobernantes de un país siguen en las relaciones interestatales. En realidad resulta difícil comprender y anticipar el manejo que las élites gobernantes de cada  nación respectiva van a hacer de los asuntos que incumben a su relación con otras sin conocer cuál es el credo nacionalista que en ella prevalece, sin una idea hasta cierto punto nítida de la imagen nacional del “nosotros” y del “ellos” y de su evolución social.

Es necesario que se tenga otro factor en consideración: mientras que la dirección general de la evolución antes descrita fue la misma en todos los Estados en vías de industrialización, se dieron diferencias sustanciales en cuanto al momento en el tiempo en que los Estados interdependientes de la figuración europea de la balanza de poder hacen su entrada en una determinada fase. Dicha figuración estaba formada por sociedades que se encontraban en diferentes fases de la evolución de modo que las menos evolucionadas, civilizadas y humanizadas arrastraban a las que más lo estaban y al revés.

Las consecuencias de esta interdependencia de unos Estados que se encontraban en distintas fases de  evolución puede apreciarse muy claramente en el periodo hasta el final de la primera guerra mundial. En algunos de los Estados más avanzados la burguesía ya había ascendido a una posición dominante, aunque al principio lo hiciera simplemente como socia de la aristocracia cuya primacía social seguía siendo casi igual de grande que antes y solamente un poco más pequeña respecto de países menos evolucionados. Hasta 1914 fue rasgo común a las potencias líderes del sistema estatal europeo el que sus estamentos militares, sus cuadros diplomáticos y el posicionamiento de sus gobiernos en lo que respecta a las relaciones interestatales- por limitarme a lo mínimo- estuviesen determinados por tradiciones aristocráticas, aun cuando quienes ejecutaran esta política procedieran de la burguesía. En toda una serie de potencias europeas gobernaban de una forma bastante autocrática las viejas élites dinásticas y nobles como por ejemplo en Rusia o en Austria; los puestos de mando del Estado estaban ocupados aquí casi en exclusiva por ellas, con, como mucho, algunas concesiones a las clases industriales de las ciudades en la medida en que éstas existieran.

No puede comprenderse la evolución y estructura de una red semejante de relaciones interestatales o sea, el sistema de balanzas de poder en cuanto tal, si se parte de la evolución y estructura por separado de cada Estado que lo compone; sólo puede comprenderse ese sistema como un nivel sui generis en la figuración de la balanza de poder, interdependiente pero no reducible y cuya explicación no se agota a partir de los otros niveles. En el siglo XIX y más tarde lo que dominaba en el nivel interestatal las eran las tradiciones y normas dinástico- aristocráticas a pesar de que los avances técnicos, científicos e industriales dieran empuje y un impulso expansionista más fuerte que en otros siglos a las rivalidades de poder entre los Estados europeos.

Norbert Elias. Nacionalismo III

diciembre 31, 2012 Deja un comentario
Nicolas Maquiavelo

Nicolas Maquiavelo

Puede apreciarse aquí de nuevo la línea de continuidad que conduce de un Ethos absolutista o aristocrático a uno nacionalista. Este último queda en directa línea de descendencia respecto del primero. Una vez más quizá pueda la voz de Maquiavelo aclararnos qué hay en esta línea de diferente y de parecido, de cambio y de continuidad:

 >>Uno tiene que saber ocultar su naturaleza de zorro y saber ser un gran mentiroso e hipócrita: los hombres son tan simples y obedecen tan prestos las necesidades del momento que aquel que miente siempre encuentra alguien que se deja mentir.

 A un príncipe por lo tanto no se le hace necesario poseer verdaderamente buenas cualidades sino más bien crear la impresión de que las posee. Me atrevo incluso a afirmar que dichas cualidades son perjudiciales si uno las posee y les es fiel siempre y que son beneficiosas cuando uno se limita a hacer como que las posee. De manera que tienes que aparentar ser clemente, leal, humano, sincero y serlo también; pero tienes que ser capaz de transformar todo esto en su contrario tan pronto tengas que dejar de serlo. Pues hay que admitir que un príncipe, especialmente si acaba de llegar al poder, no puede cumplir con todo aquello por lo que los hombres son tomados por justos, ya que para conservar su  poder se ve a menudo obligado a actuar contra la lealtad, la piedad, la humanidad y la religión. Por eso tiene tener una mentalidad que le permita moverse en función de por dónde sople el viento de la fortuna y de las circunstancias y… no desviarse del bien mientras sea posible y echar malo del mal tan pronto sea necesario.

Siempre que un príncipe triunfe y conserve el poder los medios que para ello haya empleado serán considerados  honorables y elogiados por todos <<

En épocas posteriores – e incluso en la suya propia- Maquiavelo pasaba  por  un propugnador de la amoralidad, un teórico de un arte diabólico de gobernar. En realidad se limitaba a formular en un lenguaje más claro y general que lo acostumbrado unas reglas en  el manejo de las relaciones interestatales que en la práctica y sin ninguna elaboración teórica eran seguidas antes y después de él-y lo son hasta el presente- por las élites gobernantes responsables de la política que cada país sigue respecto de los otros. Se puede afirmar que la convicción de la idoneidad e inevitabilidad de seguir una conducta maquiavélica en las relaciones interestatales es en sí misma uno de los factores que contribuyen a su perdurabilidad.Se empleen en el trato entre individuos o entre grupos, las estrategias sociales basadas en la desconfianza y temor mutuos y no en el mantenimiento de un canon común consensuado tienden a auto-perpetuarse a través de la generación continua de  desconfianza y temor. De este modo  puede explicarse la continuidad del Ethos maquiavélico en las relaciones interestatales independientemente de las tradiciones y características sociales de la élite gobernante sencillamente a partir del hecho de que estas relaciones residen en una esfera de la vida social en la que ninguna de las entidades sociales tiene la seguridad de que la otra no recurrirá en última instancia a la violencia a la hora de perseguir sus supuestos intereses.

Credo nacional y cambio en el carácter de la convicción del valor supremo del interés del Estado: razón práctica vs. emoción categórica

La continuidad del credo y canon de conducta que liga la estrategia que seguían los príncipes y élites aristocráticas respecto de otros Estados con la que siguen las élites nacionales de las clases medias y trabajadoras tampoco es, sin embargo, absoluta: en ella se operan ciertos cambios. Uno de los más llamativos quizá sea el cambio que se opera en el carácter de la convicción de que en las relaciones interestatales el interés del propio Estado marca siempre la pauta de acción. Esta convicción era ante todo un postulado práctico en la época en que unos príncipes y sus ministros o  una nobleza con posiciones de privilegio se veían así mismos como eje central de un Estado y consideraban a ese Estado y a sus súbditos  como de su propiedad. Con la creciente democratización de las sociedades estatales y la correspondiente nacionalización de los puntos de vista y de las formas de sentir de los individuos que las forman, ese postulado  pasa a convertirse en un imperativo categórico con profundas raíces no solamente en los afectos  sino también en la conciencia individual, en la representación del yo y su nosotros, en el ideal de ese yo y ese nosotros.

 La mayoría de los individuos que viven en una sociedad nacional industrial diferenciada carece de una experiencia directa, de conocimientos especializados en lo relativo a las relaciones interestatales y sólo puede acceder a dichos conocimientos en la práctica a través de vías indirectas, a través de las informaciones a menudo confusas y selectivas que le llegan por los medios públicos de información. Una creencia sentimentalmente arraigada, la formación en el individuo de una conciencia en una de cuyas cámaras el propio Estado queda comprendido como el valor supremo cumple en los grandes y populosos Estados nacionales del siglo XX mutatis mutandis un objetivo análogo al que en las sociedades dinásticas se llegaba por la vía de ponderaciones prácticas y comparativamente más racionales acerca del interés propio por parte de unas poco numerosas élites gobernantes. La creencia nacional genera en la masa de los individuos incumbidos por ella unas tendencias en la personalidad que los predisponen a emplear toda su fuerza y, si es necesario a morir, en aquellas situaciones en las que ven amenazados los intereses o la supervivencia de su sociedad. Las élites gobernantes del presente o del futuro de estos colectivos soberanos ricos en número pueden movilizar estas tendencias o disposiciones  con la ayuda de símbolos detonantes adecuados si les parece que la integridad del colectivo se encuentra en peligro. No pocas veces estas disposiciones se ven activadas a través de tensiones entre distintas secciones de la población. Y como penetran de una manera ubicua, son capaces de teñir de un determinado color el pensamiento, de bloquear la mirada, de encerrarla en prejuicios. El problema está en que estas disposiciones funcionan en gran medida de una manera autónoma. Sólo en un grado limitado pueden moderarse y modificarse a través del conocimiento objetivo y el juicio realista. Pueden ver la luz de una manera casi automática, sin una intención por parte de nadie, cada vez que se presenta la situación detonante.

Tenemos pues que los individuos de las sociedades estatales del XIX y XX adquieren unas disposiciones que les llevan a ajustar su conducta de acuerdo principalmente a dos cánones normativos  en varios aspectos irreconciliables. Cada individuo incorpora en su modo personal de actuar la preservación, la integridad y los intereses del colectivo soberano al que pertenece y lo que éste representa en tanto patrón de conducta que en determinadas situaciones decide, y así tiene que hacerlo, por encima de cualquier otro. Al mismo tiempo al mismo individuo se le educa dentro de un canon humanístico e igualitario o moral en el que es el valor del ser humano individual el que decide la manera de actuar. Ambos cánones son, como suele decirse, “internalizados” o quizá hay que decir simplemente “individualizados”. Ambos cánones pasan a convertirse en distintas caras de  una misma conciencia individual. Aquellos que actúan en contra de uno de los dos cánones se exponen al castigo no sólo de los otros sino de sí mismos en la forma de sentimientos de culpa o de mala conciencia.

Los conflictos que se derivan de este canon normativo escindido e inarmónico y de una formación de la conciencia individual correspondientemente inarmónica pueden en determinadas épocas estar latentes y manifestarse solamente en determinadas situaciones. No obstante el hecho mismo de saber que estas contradicciones existen es importante a la hora de comprender no sólo a las  sociedades en cuestión sino a la sociedad en general. Toda teoría sociológica debe dar cuenta del hecho de que tanto en el pasado como en el presente de la evolución de las sociedades se ha dado a menudo un valor más alto a la supervivencia del grupo como tal que a la de los individuos como tales.

Un enfoque teórico que utilice como instrumento analítico un concepto idealizado de norma no se corresponderá con las tareas de la investigación sociológica. Puede que un problema como el que suscita el canon normativo contradictorio característico de los Estados nacionales industrialmente desarrollados constituya un tabú social y que esto haga difícil su aprehensión conceptual y su discusión. Quizá hay que atribuir la incapacidad de los Estados nacionales de sustraerse a una espiral  de recíprocas amenazas, miedos y desconfianzas a que este tipo de problemas no se investigan y discuten abierta y desapasionadamente.

Las contradicciones fundamentales de las que aquí se trata son en cualquier caso lo suficientemente sencillas como para poder resumirlas en pocas palabras: en las sociedades cuyas élites gobernantes se sitúan en la tradición de las clases medias y trabajadoras, los individuos son educados en un canon moral según el cual matar, mutilar, atacar, engañar, defraudar, robar a otro individuo es algo reprochable en cualquier circunstancia. Simultáneamente estos mismos individuos son educados en la creencia de que no es motivo de reproche hacer todo eso además de sacrificar la propia vida si el interés de la sociedad soberana que entre todos forman lo estima necesario.

Ya se ha mostrado alguna de las razones- aunque en absoluto todas- del carácter dual y contradictorio de este canon normativo. En el ámbito de las relaciones interestatales los representantes de las- antes de su acceso al poder- clases medias y trabajadoras en tanto miembros de la élite gobernante han de hacer frente y se ven expuestas  a condiciones y experiencias que les eran inaccesibles mientras ocupaban una posición subordinada. Optaron por ello por seguir en este ámbito las tradiciones de las élites gobernantes del pasado, cuyo canon normativo, a pesar de todos los refinamientos, seguía teniendo la especificidad de un canon guerrero. En todos los países europeos-también en Inglaterra donde grupos de las clases medias y de hacendados burgueses habían logrado unirse a los grupos aristocráticos dominantes antes que en la mayor parte de los países europeos-las responsabilidades que trataban de asuntos que tenían que ver con las relaciones entre Estados estaban generalmente en manos de individuos que se situaban dentro de la tradición nobiliaria. Tras el ascenso al poder de las clases industriales esos puestos siguieron en las mismas manos. Las tradiciones de las viejas estirpes nobiliarias recibieron ciertamente, como se ha explicado, otra impronta; el canon guerrero se convirtió en una segunda moral y esta moral particular, no igualitaria, nacionalista, no era menos exigente, incondicional e incuestionable en sus demandas que  la moral universal, igualitaria y humanística.

Esta evolución- la formación de un canon normativo dual y contradictorio en sí mismo- es un rasgo básico de todos los países que siguieron un proceso de transformación de una estructura aristocrático- dinástica a una democrática y nacional. Puede que esas contradicciones, conflictos y tensiones que les son inherentes aparezcan solamente en determinadas situaciones, sobre todo en situaciones de crisis como las guerras manifestándose entonces en toda su agudeza. No obstante un canon dual como el descrito en tanto determinante de la conducta también tiene en tiempos de paz una considerable influencia sobre la manera individual de sentir y de pensar así como sobre los comportamientos individuales. El es el responsable de que se produzca una determinada polarización en los ideales políticos, de generar el margen de maniobra para que en el programa de unos grupos se centre la atención en los valores del credo nacional y de la tradición guerrera sin tener que verse obligados a descartar los de la tradición de la moral humanística e  igualitaria o al revés  en el caso de otros grupos siendo múltiples las posibles combinaciones. El es el que posibilita que diferentes individuos según sean su posición social, sus actitudes, la estructura de su personalidad se adhieran a un grupo que está más cerca de uno u otro polo del espectro. El conjunto de la figuración misma, la inserción de los grupos humanos en algún lugar entre los dos polos nos la encontramos en todas las sociedades de este tipo.

Proceso de transformación de una estructura aristocrático-dinástica a una democrática y nacional. Diferentes estrategias en la elaboración del canon normativo inarmónico. Alemania e Inglaterra

En este punto vamos a dejar de lado muchos problemas que están conectados con esta polaridad, especialmente la recurrente defensa de un credo nacionalista por parte de los grupos conservadores y más prósperos de la sociedad y la menor atracción que un credo nacionalista extremo y militante ejerce sobre los sectores menos acomodados de las clases medias. Lo que no podemos obviar es decir unas palabras sobre la manera en que se procura gestionar en diferentes países el común problema de la contradicción en las exigencias de conducta que se deriva de la coexistencia de dos cánones normativos en muchos aspectos incompatibles. Pues la razón de esta digresión en la sociología del nacionalismo es que el nacionalismo alemán suele ser estudiado aisladamente, como si la nacionalización de las maneras de sentir, de la conciencia y de los ideales sólo hubiera sucedido en Alemania.

De hecho cuando se abordan problemas suscitados por el credo nacionalista alemán enseguida queda claro que para poder decidir qué es lo específicamente alemán en este tipo de creencia tan extendido se requiere un modelo definitorio del proceso evolutivo general que se encargó de generar la variedad de nacionalismos que se observa en todas las sociedades estatales entre los siglos XIX y XX. La existencia de un canon dual que pivota en torno a los máximos valores que representan por un lado, el individuo y, por otro, el Estado nacional constituye un aspecto central compartidos por todas estas sociedades.

Quizá puedan aclararse las particularidades de cómo los alemanes manejaron este problema si echamos un breve vistazo a al menos otra manera nacional de manejarlo que se aleje lo suficiente de la de los alemanes como para permitir mostrar el amplio espectro de las posibles variaciones, me estoy refiriendo a la manera inglesa. En este punto emerge una diferencia cardinal entre las tradiciones inglesa y alemana. En Inglaterra prevalece la tendencia a fundir los dos cánones, se intenta buscar soluciones de compromiso para sus exigencias opuestas y a olvidar- con éxito, por lo que parece- que el problema en realidad existe. En Alemania en cambio se tiende a resaltar la incompatibilidad de los dos cánones. Respecto a ellos sólo existe la disyuntiva del uno o del otro. Una solución de compromiso entre ambos es considerada, en línea con el tenor general del pensamiento alemán, como chapucera, se la considera como un producto de un pensamiento confuso cuando no, sin más, deshonesto. Y como la estrategia que se sigue en las relaciones interestatales normalmente se diseña en consonancia con las tradiciones del pensamiento en cada Estado, estas diferencias en la elaboración del doble canon normativo genera no pocas veces problemas de comunicación. En su mutuo trato los miembros de cada Estado contemplan su propio modo de elaboración del doble canon como natural y obvio, les resulta sencillamente como el correcto, como la sola forma posible del pensar y el actuar. Cualquier otra forma les parece falsa cuando no reprobable.