Archivo

Archive for the ‘Ernst Nolte’ Category

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte V // “Ein deutscher Streitfall”.Der Historiker Ernst Nolte V

Imágenes televisivas de archivo de unas conferencias en la Universidad de Marburgo recordando los 100 años del nacimiento de Heidegger. Lo que en ellas prima, sin embargo, es la involucración de Heidgger en el nacionalsocialismo. El reputado profesor George Steiner*acaba de referirse a Richard Wagner como a un músico genial y un antisemita siniestro. Aplausos entre el público presente.

*Francis George Steiner (París, 23 de abril de 1929), conocido como George Steiner, es un profesor, crítico y teórico de la literatura y de la cultura, y escritor.

Es profesor emérito del Churchill College de la Universidad de Cambridge (desde 1961) y del St Anne’s College de la Universidad de Oxford.

Moderador del evento: Adelante, Sr. Nolte, ha pedido Ud. la palabra.

Ernst Nolte: Sr. Steiner, no creo que ese paralelismo que Ud. traza entre Wagner y Heidegger sea para nada acertado…

Ernst Nolte se encarga de estropear el ambiente con estas pocas palabras. Acto seguido se pone a cabalgar sobre su caballo de siempre, su fiel Rocinante , el “nexo causal”  entra en el campo de batalla.

Ernst Nolte: Tanto a la conducta de Heidegger en 1933 así como a la del conjunto del nacionalsocialismo se las separa en todas las reflexiones que en Alemania normalmente se hacen del precedente que tuvo lugar antes que ellas y frente al cual ellas supusieron una reacción y respuesta. En la exposición que he realizado antes he intentado dejar esto claro y, sin embargo, se siguen una y otra vez interpretando estas conductas desde el exclusivismo de aquello en que desembocaron, o sea desde Auschwitz. Deberíamos plantearnos aquí si esto es admisible o si es que acaso no se debe, como yo lo he intentado, compartimentar el nacionalsocialismo, sino se debe diferenciar distintos elementos en el nacionalsocialismo y si es que a Heidegger pueden asignársele claramente unos elementos pero no los otros. Me parece ésta una pregunta esencial y no dejo de sorprenderme al ver cómo en Alemania se omiten las preguntas esenciales .

Moderador del evento: Sr. Steiner, ha pedido Ud. responder.

George Steiner: Ahora sí que  voy a ir en serio, Sr. Nolte, pero muy en serio. No le voy a hablar de Auschwitz. Ninguno de los que estamos sentados en esta mesa tenemos, por lo demás, el derecho.

Hablamos de 1932-1933. Ya en estos años a la gente se la apaleaba en la calle y se la torturaba sin parar. No estoy mentando Auschwitz sino el comienzo. Aunque me cuesta, estoy tranquilo a este respecto. Se quemaban libros. No hacía falta ser un genio para darse cuenta de que la noche había comenzado, llena de brutalidad y violencia. Ningún genio, ningún profeta. Ud ha hablado en su brillante, importante exposición de la “pequeña solución”, pero las “pequeñas soluciones” no tardaron en conducir a las “soluciones finales”…

Si yo siguiera en esta o en cualquier otra universidad en la que a un negro, a un amarillo o a un rojo o a un católico o a un protestante irlandés o a dios sabe quién…a un vasco… se les dijera: desde mañana a Ud. se le prohíbe la entrada… si yo siguiera ahí un solo días más no sería más que un cerdo. Esto está claro… De sólo pensarlo vomito, me muero del asco… llegar a un despacho donde sé que a un judío ya no le está permitida la entrada y que los libros de la biblioteca ardan en las llamas…De un sitio así uno sale pitando y no le faltarán oportunidades de hacerlo.

Así que, si se me permite, no se trata de Auschwitz. No hablemos, Sr. Nolte, por favor de Auschwitz ¿No debía un pensador comprender ya en abril de 1933  de qué iba todo aquello?

Ernst Nolte: Espero que nadie abrigue la suposición de que yo soy amigo de que se quemen libros. Sí que quisiera decir- mal que le pese al público que tan presente se ha hecho (el público ha aplaudido la intervención de George Steiner)- que la quema de libros no necesita siempre de hogueras y fuego y, en este sentido, me gustaría referirme a un solo hecho: hasta el año 1917 se publicaron trece ediciones  del “Así habló Zaratustra” de Nietzsche en Rusia, en la Rusia zarista. Después, ni una sola más. Cuando se prohíben libros, cuando se los elimina de las bibliotecas públicas incluyendo los de Schopenhauer o Kant también estamos ante una especie de quema de libros que deberíamos condenar igual que hacemos con aquellas otras que más saltan a la vista. (Aplausos del público)

Imágenes televisivas de un extracto del periódico “Die Tageszeitung”* del 10/01/1990 titulado “Dr. Jekyll und Mr. Heidegger”:

die tageszeitung (abreviado taz, también usado como denominación común como “el taz“, en español el nombre completo sería “el periódico diario”), fundado en Berlín en 1978, es un periódico alemán de tirada diaria. De ideología ecologista, el taz se ha alineado a menudo con el partido verde, pese a lo cual se mostró crítico en su momento con el pacto de gobierno entre dicha coalición y el SPD durante el periodo 1998–2005.

El taz fue concebido en un principio como una alternativa a la prensa tradicional y se declaraba “irreverente, comercialmente independiente, inteligente y entretenido”. Una muestra de su filosofía periodística alternativa fue el salario único para todos sus empleados hasta 1991. Hoy día, los trabajadores del taz que ocupan puestos de responsabilidad reciben pluses. Así todo, los sueldos que paga el taz son considerablemente inferiores a los que se pagan en otros medios.

“Rubio, envarado, mirada fría a través de unas gafas sin moldura, dos hoyos en torno a la boca contraída, una voz nasal… Se asemeja a un Himmler que hubiera nacido más tarde… No es un pequeño cerdo nazi ni un pérfido demagogo sino, en el mejor de los casos, una oveja nacional populista… un panoli…patética, estúpida esta filosofía”

Imperturbable o incorregible en 1993 Nolte se ocupa de nuevo en su libro “Streitpunkte” (“Puntos de discordia”) del llamado “revisionismo” o “negacionismo de Auschwitz”. Reacción de la crítica: Nolte no es ningún negacionista, hace algo peor: intenta justificar Auschwitz.

En su libro “Historische Existenz” ( “Existencia histórica”) , una historia del mundo desde el Big Bang hasta 1998 algunos críticos no ven sino una defensa del antisemitismo.

Imágenes televisivas de la ceremonia de la entrega de premio “Konrad Adenauer” de la Fundación Deutschland. Munich 03/06/2000

Un tributo acompañado de protestas. La fundación conservadora “Konrad Adenauer”  hace entrega a Ernst Nolte del premio Konad Adenauer. Angela Merkel no acude. El discurso de elogio corre a cargo de Horst Möller, director del Instituto de Historia Contemporánea en Munich, a quien luego se le insta a dimitir.

Ya en 1989 el historiador Heinrich August Winkler en el periódico “ Die Zeit” admite que Nolte pudiera no estar tan errado con su “nexo causal”.

Sin embargo, su por aquel entonces recién publicado libro “La Guerra Civil Europea” levanta escándalo debido al “enfoque disculpador que lo recorre” El lema no escrito del libro: “Justicia para Adolf Hitler”

Ernst Nolte: La demanda que en mi obra con más ahínco, y levantando no poco escándalo,  he perseguido es que se haga justicia también a Adolf Hitler. Justicia. Hasta al propio diablo debe intentársele hacer justicia, remitiendo , por ejemplo, su caída de las alturas celestes a cosas que podamos comprender como la arrogancia…y, en fin, a todo aquello que, no sólo en el infierno, sino entre los propios seres humanos se encuentra tan extendido: egoísmo, arrogancia… etc.

Esta justicia que un historiador imparte a una determinada figura puede acarrearle juicios muy duros. Pero quienes se ofenden ante una expresión como “que se haga justicia también a Hitler” están dando por hecho que lo único correcto sería no hacerle justicia y yo que ellos le daría un par de vueltas a esto.

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte IV // “Ein deutscher Streitfall”.Der Historiker Ernst Nolte IV

“ Hace dos mil años las palabras de las que uno más se enorgullecía eran “ Civis Romanum sum”. Hoy, en el mundo libre, las palabras que a uno más orgullo le producen son “Ich bin ein Berliner” (“Soy un ciudadano de Berlín”).

Por ello, en tanto hombre libre, tengo el orgullo de decir: “Ich bin ein Berliner”

Era 1963. El mismo año en que se publicaba “El Fascismo en su Epoca” de Nolte. Berlín occidental representaba una isla del mundo libre y sus valientes ciudadanos debían sentirse orgullosos de serlo. “Civis Romanum sum”, “Soy ciudadano romano”. Estábamos en la Guerra Fría y a los alemanes se les necesitaba.

En 1986, por el contrario, en el *“Neue Zürcher Zeitung”se podía leer bajo la rúbrica de “La disputa de los historiadores” lo siguiente: “Los crímenes contra los judíos siguen siendo una marca de fuego para los alemanes”, Un ciudadano de Roma, el alemán, marcado a fuego.

 *El Neue Zürcher Zeitung es un periódico suizo y grupo mediático con sede en Zürich. Debido a su larga historia es conocido más allá de Suiza y es considerado uno de los medios líderes en los ámbitos de habla alemana. Según sus estatutos la línea del periódico está basada en principios demócrata-liberales. (Fuente: Wikipedia)

Ya en 1963 Nolte había sido el primero en reflexionar sobre la singularidad de Ausschwitz. En 1986 lo que se le reprocha es precisamente que quiera cuestionar la singularidad y ello se atribuye a la manera que Nolte tiene de comparar.

Imágenes televisivas del historiador Heinrich August Winkler.

“Observo una tendencia en ciertos historiadores a compensar los crímenes de Hitler valiéndose de los de Stalin o de los del dictador camboyano Pol Pot. Esto me resulta algo grotesco”

Saloth Sar (Prek Sbauv, Camboya, 19 de mayo de 1925 – Camboya, 15 de abril de 1998),conocido como Pol Pot, fue un dictador camboyano y el principal líder de los Jemeres Rojosdesde la génesis de éstos en la década de 1960 hasta su muerte en 1998. Fue también primer ministro de “Kampuchea Democrática”, que fue la forma en la que se constituyó políticamente el actual Reino de Camboya bajo el poder de su dictadura entre 1975 y 1979.Forjador de un estado de corte maoísta, Saloth Sar pasó a la historia como el principal responsable del denominado genocidio camboyano, que en la actualidad es la principal razón de la constitución de un tribunal internacional desde 2006 para juzgar a los líderes supervivientes del régimen. Una vez conquistado el poder en 1975, Saloth Sar llevó a cabo una drástica política de reubicación de la población de los principales centros urbanos hacia el campo como una medida determinante hacia el tipo de comunismo que deseaba implantar. Los medios empleados incluyeron el exterminio de los intelectuales y otros “enemigos burgueses“. El resultado de ello fue la desaparición de entre un millón y medio y dos millones de personas. (Fuente: Wikipedia)

¿Cabe compensar crímenes?

Imágenes televisivas de un templo en Camboya

El régimen de Pol Pot fue celebrado por parte de la izquierda europea. A comienzos de los años 80 empieza a tenerse noticia de sus crímenes.

Imágenes televisivas de Jürgen Kocka*, historiador. Westdeutscher Rundfunk 27/11/1986

*Jürgen Kocka ( 19/04/1941 Handorf) es un historiador alemán. Fie director del Centro de Investigación de Ciencias Sociales en Berlín (2001-2007) y es una fugura prominente de la Nueva Historia social de la escuela de Bielefeld (Fuente: Wikipedia)

“El pasado lo ha traído a colación Habermas en este debate y representa el núcleo de la disputa pues de lo que se trata es del intento de hacer de ese  pasado algo más aceptable. Contra estos intentos hay que manifestarse. En tanto historiador uno tiene que insistir en que no se produzca ninguna atenuación, ninguna exculpación, ningún falso relativismo de nuestro pasado reciente en base a intereses políticos”

Ernst Nolte: lo que raramente entran a discutir los señores que me critican es justamente lo que digo: que se trata de dos tipos de exterminio diferentes.

Uno de los exterminios, cuyas huellas he tenido la oportunidad de seguir en Marx, aunque una cosa así nunca fuera contemplada por él, viene a decir que “la burguesía será liquidada” porque la historia se encargará de ello, la historia- a través de la competencia y demás factores- se encargará de que cada vez vaya habiendo menos burgueses porque éstos irán descendiendo hacia las clases medias y fundiéndose con el proletariado. Al final quedarán un par de magnates a quienes podrá ponerse al servicio de la nueva economía y pagárseles un salario por sus buenas dotes organizativas. No se habla aquí de ninguna liquidación sangrienta. Se trata de una liquidación a cargo de la historia.

Si, no obstante, sucede que se produce una revolución de corte marxista en un país en el que esta liquidación de una clase por la historia no ha tenido lugar ni por asomo y donde todavía existe una cantidad ingente de campesinos que pueden suponer hasta la mayoría de la población… -debiendo, según Marx, haber éstos desaparecido como por ejemplo vemos que hoy lo han hecho- En ese caso puede acabar dándose algo muy distinto, algo terroríficamente sangriento, peor aún que sangriento, el hambre… pues no hay cosa más horrible que una muerte por hambre prolongada… A ella fueron condenados cientos de miles en parte intencionadamente, en parte como consecuencia de otra serie de circunstancias.

Nolte se refiere a la gran hambruna de 1932-1933 que sólo en Ucrania llevó a que murieran entre 4 y 5 millones de personas. Desde el Kremlin se promovió el comienzo de la catástrofe, la muerte por hambre como castigo contra una población campesina que no se sometía.

Ernst Nolte: con todo, también se produjo un exterminio social.

El exterminio de los judíos por los nazis, por el contrario, tiene un carácter diferente. A los judíos se les veía no como un grupo social sino como un grupo biológico o, si se quiere, racial, sus genes les convertían en lo que eran. Bueno, en aquella época se hablaba de sangre. Era a ésta a la que se le daba importancia y no a los genes. Sea como fuere, una semejante liquidación biológica no da a los individuos la libertad que en la liquidación social aún pueden encontrar.

En el caso del exterminio comunista, si los burgueses decían que no querían seguir siendo burgueses y que lo que querían era en realidad convertirse en trabajadores e incorporarse a los batallones del proletariado, entonces podía no pasarles nada al verse así satisfecha la demanda de liquidación de clases de los comunistas. ¿Podía un judío hacer lo mismo? Decir, por ejemplo, “Incorpórennos a las SS”. No. Era imposible porque los judíos eran contemplados como otra realidad y, en mi opinión, esto constituye un atentado más grave contra la esencia del ser humano , que debe ser libre y no quedar reducida a una emanación de genes…

En este sentido hago una diferencia entre grave y más grave…Una diferencia de gravedad…aunque, claro,  hablando como hablamos de la muerte de cientos de miles de personas, algo en uno se opone a hacer esta clase de diferencias… Pero yo las hago y las mantengo.

Imágenes televisivas de Eberhard Jäckel*, historiador. Bayerischer Rundfunk 03/12/1986

*Eberhard Jäckel (29/06/1929) es un historiador alemán socialdemócrata, conocido por sus estudios acerca del papel de Adolf Hitler en la historia alemana. Para Jäckel Hilter representó el equivalente histórico del desastre nuclear de Chernóbil (Fuente: Wikipedia)

Entrevistador: ¿ Se puede comparar Ausschwitz o es y seguirá siendo un hecho excepcional de la historia alemana?

Eberhard Jäckel: comparar… puede compararse todo… y de la comparación lo que resulta es que los crímenes alemanes contra los judíos durante la II Guerra Mundial fueron excepcionales porque nunca antes había sido asesinados con medios estatales e indiscriminadamente un determinado sector de la población incluyendo ancianos, mujeres, niños y recién nacidos. Y las tesis de Ernst Nolte de que estos asesinatos fueron, en cierta manera, una reacción me parecen no solamente una respuesta errada al problema que supone la comparación sino también una dudosa expresión de relativismo.

Imágenes televisivas de una entrevista a Elie Wiesel:

“Solamente si pensamos en la excepcionalidad de estos hechos podemos vivir, en cierto modo, a su sombra y sobrevivir a su sombra. Si los reducimos a banalidad entonces estamos perdidos, no nos servirán entonces ni como advertencia”

Ernst Nolte: me opongo críticamente a aquellos que esgrimen la especificidad como una bandera. Esta manera de decir “Nosotros estamos en posesión de la especificidad del Holocausto” defendida no sólo por judíos sino por otros muchos que no lo son con vistas a que no pueda seguir reflexionándose sobre el asunto ni ligarlo a otras causas y que sólo quede atender a la bandera que ellos enarbolan” Esto no es más que hacer de todo ello una religión, o mejor, una pseudoreligión.

Imágenes televisivas de archivo entre Christian Meier*, presidente por aquel entonces de la Asociación Alemana de Historiadores y Ernst Nolte. 24/11/1989

*Christian Meier (16/02/1929 Stolp) es un historiador alemán de historia antigua y profesor emérito de historia antigua en la universidad de Múnich

Christian Meier: “ Yo diría, Sr. Nolte, que no sólo  el asunto del nexo causal y referir el holocausto al gulag y a las “matanzas asiáticas”* sino que también la afirmación de la especificidad ha contribuido a que el debate se haya encendido , pues decir que cometimos crímenes de una singularidad específica, si es que tuvieron este carácter, no puede sino volver la discusión más amarga. Si hablamos de crímenes alemanes entonces son nuestros crímenes porque son alemanes. Pero afirmando esto estamos tocando igualmente el punto más sensible y, seguramente, el más neurótico. Y aquí reside, en mi opinión, el problema…

* Matanzas asiáticas: seguramente no haya una definición exacta de lo que designa la expresión. Asia vendría a representar un territorio en el que se habrían llevado a cabo típicamente matanzas colectivas y el sometimiento a la esclavitud de poblaciones enteras a cargo de, por ejemplo, Lenin y Stalin, Gengis Kan, los Hunos etc. “Una matanza asiática” estaría designando por lo tanto crímenes contra la humanidad cometidos a gran escala. (Fuente. Wikipedia)

Moderador: que dice Ud. a esto, Sr. Nolte.

Ernst Nolte: nunca he puesto en duda la singularidad de estos crímenes. Lo que digo es que este exterminio biológico se diferencia cualitativamente del exterminio social que le precede. Es más horrible. Desde luego que atañe a Alemania de una forma fundamental, aunque en modo alguno sólo a ella. El exterminio social en la forma práctica en que se produjo-y no en la forma ideal en que, condicionada por la ideología, se lo representaba- es más originario. El exterminio nazi sería más horrible que el bolchevique y el bolchevique más originario que el nazi.

Christian Maier: tiene Ud., Sr. Nolte, esa peculiar costumbre de poner siempre de relieve esa palabra, “originario”. Si lo que Ud. entonces afirma es que un exterminio fue más horrible que el otro y el otro, más originario ¿Cuál es entonces de los dos el más horrible, el más horrible o el más originario? O ¿Es el más originario el más horrible y el más horrible, al ser menos originario, lo sería menos? ¿Cómo puede casarse esto?

Ernst Nolte: no es, Sr. Meier, ninguna “peculiar costumbre”. El término “originario” nos lo encontramos ya en Nietzsche, por no hablar de Heidegger. Lo más “originario” es aquello sin lo cual lo que viene no sería concebible. La singularidad de lo más horrible se hace precisamente comprensible en tanto tal cuando nos limitamos primero a constatarla y luego nos lamentamos de que haya ocurrido.”

Emisión televisiva de archivo de un noticiario televisivo. Sender Freies Berlin. 10/02/1988

“El coche del profesor Ernst Nolte este mediodía. El vehículo fue rociado con gasolina ayer noche en el aparcamiento donde se encontraba estacionado. El fuego se extendió enseguida por todo el automóvil.

La agencia de noticias DPA recibió esta mañana un comunicado anónimo firmado con una estrella de cinco puntas. En dicho comunicado se dice entre otras cosas:

“Realizamos este ataque sobre la persona de Nolte porque es uno de los que con su persona encarna la continuidad entre fascismo y República Federal”

La policía ha confirmado la autenticidad del documento y ha declarado que hay que atribuirlo a un grupo autónomo sin nombre que justifica la acción por las posiciones que el profesor Nolte ha mantenido en la llamada “disputa de los historiadores”

Imágenes televisivas de archivo. El presidente de la República Federal Richard von Weizsäcker se dirige al público en las celebraciones del “Día del Historiador” en Alemania. Bamberg 1988

 *Richard Freiherr von Weizsäcker (n. Stuttgart, 15 de abril de 1920) es un político demócrata cristiano (CDU) alemán. Presidente de Alemania de 1984 a 1994. (Fuente: Wikipedia)

“El pueblo alemán, como otros pueblos, ha sufrido la historia. Y no sólo desde 1933. Pero por lo que a él y a sus vecinos sucedió bajo el nacionalsocialismo no podemos hacer a otros responsables”

Imágenes televisivas de archivo entre el historiador Hans Mommsen y Ernst Nolte. Norddeutscher Rundfunk 07/12/1987

*Hans Mommsen (05/11/19309 es un historiador alemán de izquierdas. Nacido en Marburg es el hijo del historiador Wilhelm Mommsen y bisnieto del historiador del imperio romano Theodor Mommsen (Fuente: Wikipedia)

Hans Mommsen: “Lo que aquí se desencadenó fue un proceso particular del nacionalismo alemán, aunque no limitado a él, y si optamos por no tener este factor en cuenta- y este es precisamente el problema de su interpretación- surge inmediatamente la impresión de que lo que se busca es una apologética que nos aleja de la responsabilidad de los grupos que en aquel tiempo tomaban las decisiones y actuaban y, en mi opinión, esto supone un gran problema porque, aunque sé que Ud. piensa de un modo diferente, lo que Ud sostiene está siendo interpretado en esa dirección por determinados sectores.

Y llegado aquí quisiera plantearle una pregunta. Ud. habla de “advertencia” pero esta “advertencia” en sus escritos, siempre merecedores de lectura, acostumbra a dirigirla bastante hacia atrás, hacia Moscú concretamente y la verdad es que no alcanzo a ver  si Ud. es de los que cree, en tanto buen conocedor de la historia y quizá en tanto filósofo, que podría extraerse algún resultado positivo de esta experiencias de los alemanes, del fracaso de la República de Weimar y del advenimiento del III Reich o si, por el contrario, es más bien de los que opinan- opinión que, por otro lado, vemos extenderse en el gremio- de que contra la historia no puede hacerse nada y de que hay que sobrellevarla de un modo fatalista…

Moderador: si puede responder, Sr. Nolte.

Ernst Nolte: contestaré con una frase: lo que me gustaría que se evitara en el futuro y a lo que me opongo muy críticamente es a la mentalidad del “tabula rasa”, a la del “clean sweep”, a la mentalidad del “no dejar ni rastro” y a la que favorece  la eliminación de grupos nocivos. En estas maneras de pensar veo algo muy peligroso y es una tal manera de pensar la que, en última instancia, está en la base del nacionalsocialismo y no sólo del nacionalsocialismo. De esta horrible experiencia, que no fue sólo alemana sino que lo fue europea deberíamos sacar en claro que lo mejor que podemos hacer en el futuro es deshacernos de formas de pensar que nos representamos como una especie de cura, de limpieza, de no dejar ni rastro.

 

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte III // “Ein deutscher Streitfall”.Der Historiker Ernst Nolte III

Imágenes de la televisión alemana. Westdeutscher Rundfunk 11/04/1988

Sras. y Sres: desde hace dos años se viene produciendo una disputa entre historiadores. Una amplia mayoría de los historiadores alemanes está a favor de un juicio autocrítico en lo que se refiere a la historia de Alemania. Desde hace poco sin embargo conocidos historiadores intentan llevar a cabo una revisión de este juicio crítico. Esto encierra un peligro. Cada revisión, cada puesta en perspectiva de la historia del nazismo puede llevarnos a una atenuación, a una exculpación y a un perdón de crímenes inimaginables que se cometieron en nombre de los alemanes y del pueblo alemán por los responsables del régimen nazi o por aquellos que dependían de él.

Esta emisión data de 1988 y la disputa entre historiadores llevaba ya dos años produciéndose. Podía leerse acerca de ella en la prensa. Hasta el final de 1988 se publicaron 1.200 artículos de periódico, era tema de toda clase de mesas redondas, en la televisión, en la radio y, al final, en la calle con cócteles molotov y gas irritante.

A la postre lo único que quedó claro es que Nolte quedaba excluido de la comunidad científica, que dejaba de ser el responsable de la edición de las obras completas de Theodor Herzl* y que le iba a resultar difícil, por primera vez, encontrar una editorial para su nueva obra.

*Theodor Herzl (Budapest, 2 de mayo de 1860 – Edlach, 3 de julio de 1904), fue un periodista y escritor austrohúngaro, fundador del sionismo político moderno.(Fuente: Wikipedia)

Todo comenzó con un artículo en el “Frankfurter Allgemeinen” que, de hecho, tenía que haber sido una conferencia.

Imágenes de la televisión alemana. Bayerischer Rundfunk 08/06/2001. Aparece Joachim Fest,1986 , editor el F.A.Z.

“Respecto a este asunto hay que tener en cuenta que Ernst Nolte fue invitado a las conversaciones de Römerberg para su conferencia “Un pasado que no pasa”. Ernst Nolte envió este discurso después de redactarlo y luego los responsables de las conversaciones de Römerberg* pensaron que sería demasiado arriesgado y que políticamente no era correcto. Al final los mismos responsables optaron por invitar a Nolte a no acudir.”

*Las conversaciones de Römerberg son una serie de debates que desde 1973 se vienen organizando sin interrupción en Frankfurt. Se abordan en ellos temas de actualidad y cuestiones culturales. (Fuente: Wikipedia)

Joachim Fest (Berlín, 8 de diciembre de 1926 – Kronberg, 11 de septiembre de 2006), periodista e historiador alemán, crítico y editor, fue muy conocido por sus escritos y discursos sobre la Alemania Nazi, incluyendo una importante biografía de Adolf Hitler, algunos libros sobre Albert Speer y sobre la resistencia alemana. Fue una figura determinante en el debate sobre el periodo nazi entre los historiadores alemanes.(Fuente: Wikipedia)

Jürgen Habermas responde en “Die Zeit” que “no”, que no fue así y con ello quedaría abierta la disputa entre los historiadores. Según Habermas a Nolte no se le desconvocó, esto fue sólo una invención suya y del F.A.Z., un pretexto para emprender un ataque premeditado contra una comprensión plural de la historia de la República Federal Alemana.

Pero el artículo de Habermas no fue la primera respuesta a Nolte. Antes de ella hubo una carta al director del historiador Heinrich August Winkler que siempre se pasa por alto. Sin mencionar a Peter Gay cuyo libro con el prólogo en que se criticaba a Nolte acababa de ser publicado en alemán. H. A. Winkler toma el relevo de la crítica de Gay a Nolte.

Heinrich August Winkler (1938 Königsberg) es un historiador alemán.En 1970 enseñó en la Universidad Libre de Berlín. De 1972 a 1991 lo hizo en la Universidad de Friburgo y desde 1991 es catedrático en la Univesidad Humboldt en Berlín. (Fuente: Wikipedia)

Imágenes televisivas del historiador Heinrich August Winkler. Westdeutscher Rundfunk 27/11/1986:

“Las respuestas a las preguntas que nos plantea nuestro pasado no son uniformes aunque hasta hace poco hubiera una unanimidad de gran alcance sobre determinados puntos. Esta unanimidad se empieza ahora a cuestionar a base de intentos por presentar los años que van de 1933 a 1945 bajo una óptica demasiado suave si lo que pretendemos es atenernos a lo que ocurrió en realidad”

Con anterioridad pues al artículo de Habermas nos encontramos la carta al director del historiador Heinrich August Winkler. En una conversación personal- que, por aquel entonces, aún podían mantenerse- Winkler le transmitió a Nolte que Habermas iba a publicar pronto un artículo al respecto. El artículo se titularía “Una especie de liquidación por daños” (“Eine Art Schadensabwicklung”)

Habermas no se ocupa en él solamente de Nolte sino de “tendencias apologéticas”, o sea de los intentos por permitir que en la visión histórica de los alemanes Auschwitz pase a un segundo plano. En su opinión una nueva política estaba haciendo su aparición ya en la época de Helmut Kohl. Recordemos que por aquella época Kohl gozaba de una posición de poder muy segura y se planeaba la construcción de un nuevo museo de historia alemana en Berlín. Dinero había de sobra. En aquel tiempo había mucho para repartir.

Los opositores a Kohl argumentaban que semejante museo no iba a servir más que para exhibir una supuesta grandeza nacional. El fantasma de Bitburg* se agitaba lo agitaban. Helmut Kohl y Ronald Reagan se perdonan recíprocamente la guerra en un cementerio, sobre tumbas de soldados… pero también miembros de las SS. Esto desencadenaría protestas. Qué diferencia con la conducta del “buen” canciller Willy Brandt, de rodillas en Varsovia en Diciembre de 1970. ¿Qué clase de museo entonces cabe esperar que mande construir este nuevo potentado de la República Federal? ¿A quién va a encargar el proyecto? ¿Quiénes van a ser los beneficiarios? ¿A quién o quiénes escucha el canciller?… “Tendencias apologéticas”… Habermas menciona en su artículo el nombre de cuatro historiadores que ejercerían como de una especie de planificadores ideológicos. El apelativo de “ La banda de los cuatro” (“Die Viererbande”) – expresión de lucha tomada prestada de la China roja- hace su agosto.

*Bajo „Controversia de Bitburg“ se refirieron los medios de comunicación al hecho de que el 05/05/1985 Ronald Reagan, presidente de EEUU junto con Helmut Hohl, canciller de la RFA, depositaron en sendas ceremonias coronas en memoria de los prisioneros del campo de concentración de Bergen-Belsen en la localidad de Celle y de los soldados alemanes en el cementerio militar de „Kolmeshöhe“ en la localidad de Bitburg. En Bitburg además de soldados del ejército alemán se encontraban enterrados también miembros de las Waffen-SS , lo que levantó polémica entre la opinión pública. (Fuente: Wikipedia)

Elie Wiesel, superviviente de Auschwitz al que acababan de dar el Nobel de la paz, emplea el apelativo públicamente:

“Hay muchos jóvenes que quieren aprender y comprender. Oigo también otras voces que no quieren aprender, que dicen que ya tienen bastante con el tema del pasado y que lo que quieren es pasar página. Lo que he escuchado acerca de la supuesta “banda de los cuatro” resulta un eco bastante intranquilizador”

Ernst Nolte: eso de la “banda de los cuatro” fue una invención ridícula. A uno de los que incluyeron en “La banda de los cuatro”, un reputado hombre de letras, lo incluyeron simplemente porque en una recensión que escribió decía algo positivo sobre mí.

Imagen del historiador Klaus Hildebrand*

*Klaus Hildebrand (18 de Noviembre de 1941, Bielefeld, Alemania) es un historiador liberal conservador alemán especializado en la historia política y militar alemana de los siglos XIX y XX (Fuente: Wikipedia)

Ernst Nolte: el siguiente en “la banda de los cuatro” era el profesor Stürmer, un historiador bien conocido por la opinión pública y muy reputado en su especialidad, un historiador que en lo que concierne a la historia alemana se ha manifestado en múltiples ocasiones en el sentido de que ésta, antes del nacionalsocialismo, en nada se diferenciaba cualitativamente de la de otras naciones o pueblos.

Una tesis que yo estimo sin duda alguna acertada pero que no tiene nada que ver con los puntos perseguidos por la polémica

Imágenes televisivas del historiador Michael Stürmer. Westdeutscher Rundfunk 27/11/1986

“En mi opinión decir que en nuestra república hay gente que quiere eliminar al III Reich de la memoria colectiva es una insinuación indignante de la que constantemente se está haciendo un uso político. Primero, porque se trata de una insinuación. Segundo, porque nos encontramos ante una burda falta a la verdad y tercero, porque me resulta inmoral en el más alto grado.”

Michael Stürmer (29 de Septiembre de 1938 Kassel) es un historiador alemán. Desde 1973 a 2003 enseñó historia de la Edad Media y Moderna en la universidad de Erlangen-Nuremberg. Stürmer estudió historia, filosofía  e idiomas en la London School of Economics y ciencias políticas en la universidad libre de Berlín y en la universidad de Marburgo.En los años 80 fue consejero del canciller Helmut Kohl. Participó activamente en la „Polémica de los historiadores“. (Fuente: Wikipedia)

Ernst Nolte: nos quedamos pues en la “banda de los dos”. La “banda de los dos”  seríamos yo y el Sr. Hillgruber. Bien, el Sr. Hillgruber, un historiador de reconocido prestigio que ha escrito mucho sobre la II guerra mundial y que escribió un libro titulado “ Dos tipos de desastre”. En este libro se abordan dos temas. Por un lado, el fin de la segunda guerra mundial, sobre todo en lo que se refiere al frente del este y, por otro, la solución final a la cuestión judía.

Este último tema constituía, en realidad, una conferencia que el autor dio en un simposio sobre la investigación del holocausto de sobra reconocido y en el que Hillgruber estaba, junto con otros prestigiosos investigadores, entre los ponentes. Y ahí Hillgruber dio su conferencia sin levantar mayor escándalo… Su editor, sin embargo, decidió meter dos temas tan distintos en un mismo volumen y se le ocurrió ese título de “Dos tipos de desastre”

Andreas Fritz Hillgruber (18 de enero de 1925, Angerburg, Prusia oriental- 8 de mayo de 1989 ,Colonia) fue un historiador alemán especialista en la historia militar, política y diplomática de Alemania entre 1871 y 1945. De 1943 a 1945 sirvió como soldado en el ejército alemán. En tanto suboficial fue hecho prisionero después de 1945 por los americanos pasando después a manos de los francesas. (Fuente: Wikipedia)

¿Y por qué no, “Dos tipos de desastre”? ¿Por qué significaba hacer una equivalencia entre los crímenes contra los judíos y el colapso del país responsable del holocausto? ¿Un desastre, por añadidura, que para los unos, los judíos, implicaría un desaparecer silencioso mientras que para el Reich vino aparejado de destrucción?… Alguien con aviesas intenciones tenía que estar detrás de todo esto.

Ernst Nolte: no era a Hillgruber a quien había que censurar sino a su editor Jobst Siedler. Una persona, por lo demás, con muy buena reputación y a quien yo también aprecio.

Wolf Jobst Siedler (17 de enero de 1926, Berlín) es un periodista político y editor alemán (Fuente: Wikipedia)

Imágenes televisivas del historiador Andreas Hillgruber:

“El fin del judaísmo europeo”… Cuando uno ve el encabezado de la conferencia… o el comienzo de la misma… o su prólogo… queda bastante claro que de los que se trata es de los crímenes que a una escala millonaria se cometieron contra los judíos. De ninguna manera he pretendido utilizar una terminología que ocultara nada.”

Hillgruber vivió en primera persona la destrucción siendo soldado en Prusia Oriental. Habermas le reprocha una retórica de “comics de guerra”. El director de “Der Spiegel, Augstein, tacha, por su parte, a Hillgruber de “nazi constitucional”, el empleo del adjetivo “constitucional” estaba pensado para protegerle de una demanda de Hillgruber como así ocurrió. Augstein no fue demandado.

Rudolf Karl Augstein (05 November 1923, Hannover – 07/11/2002, Hamburg) fue un periodista político y editor alemán, fundador de la revista “Der Spiegel” (Fuente. Wikipedia)

Ernst Nolte: la gente se exasperaba con estos asuntos. Sin embargo, el punto más delicado era el nexo causal entre el gulag y Auschwitz y, si por aquel entonces le comprendí bien, el Sr. Hillgruber no lo veía. Creía que era algo incorrecto. Sea como fuere, la tesis era mía y no suya. Así que en este punto puede decirse que de los cuatro de la banda sólo queda uno y que ese uno soy yo, el verdadero miembro de la banda.

Imágenes televisivas de un debate público en el que Ernst Nolte aparece como ponente. A las imágenes les precede el siguiente título: “ El nexo causal: conexión originaria entre el archpiélago Gulag y Auschwitz”. Toma la palabra

Un miembro del público:“Me gustaría volver sobre estas dos frases: ¿No fue la liquidación de clases que llevaron a cabo los bolcheviques el “Prius” lógico de los crímenes racistas de los nacionalsocialistas? . “Prius” quiere decir “lo previo”, o sea que esto querría decir que habría una conexión que podríamos entender como “crímenes de los bolcheviques y, por consiguiente, crímenes de los nazis”… Pero ¿cómo puede uno representarse esto?.. Una tesis tan arriesgada, yo diría que tan increíble. A mí me difícil resulta difícil de seguir…

Ponente Ernst Nolte: bastará con que traiga un par de citas. Las palabras de Lenin de 1920 en las que dice que “ la burguesía de toda Europa está loca de miedo.

Se vuele a la entrevista que centra el documental.

Entrevistador: “nexos causal”, “pruis lógico” son conceptos que vienen a decir que el gulag no solamente ocurrió antes sino que fue el prerrequisito para que algo como Auschwitz ocurriera. ¿Es esto correcto?

Ernst Nolte: yo diría que el gulag fue la condición sine qua non. Pero siempre he utilizado el adverbio “probablemente”. Nunca he dicho que “existe un nexo casual” sino que probablemente haya un nexo causal. Me expreso contenidamente como corresponde a un científico e historiador. Incluso la expresión “nexo causal”, ella misma implica que la causa no queda reducida a un único motivo sino que otros tantos nexos causales están contribuyendo a que el resultado se produzca. Estaríamos,no obstante, ante un nexo causal esencial.

Imágenes de la revolución rusa. En la tribuna uno de sus líderes Gregori Zinoviev quien el 17/09/1918 decía:

“De los cien millones que pueblan la Rusia soviética hemos de ganarnos a noventa. Con el esto no habrá nada que hablar, tan sólo liquidarlos”

Grigori Yevséievich Zinóviev : nombre real Ovséi-Gershen Aarónovich Apfelbaum, también conocido como Hirsch Apfelbaum, principal pseudónimo revolucionario Grigori, en privado Grisha), (11 de septiembre/ 23 de septiembre de 1883 – 25 de agosto de 1936) fue un revolucionario bolchevique y un político comunista de la Unión Soviética. Nació en Elizavetgrad y murió en Moscú. Fue amigo de Lenin y condenado al destierro y a la prisión. Después de la muerte de Lenin formó el triunvirato directivo del Estado junto a Stalin y Kámenev. El 25 de agosto de 1936 murió ejecutado junto a Kámenev por acusación de oposición a Stalin. (Fuente: Wikipedia)

En opinión de Nolte estas frases y otras parecidas se extendieron hacia el oeste, hacia occidente. Finalmente serían bastantes más que diez millones y el propio Zinoviev se encontraría entre los liquidados.

Imágenes del segundo congreso de la internacional comunista en Petrogrado, verano de 1920. Lenin y Karl Radek. Radek traduciendo al alemán.

*Karl Berngárdovich Rád (31 de octubre de 18-19 de mayo de 1939) fue un Bolchevique y líder Comunista internacional. Nació en Leópolis, Ucrania, entonces llamada Lemberg (Imperio austrohúngaro). Su famlia era judía. Su nombre original era Karol Sobelsohn, pero tomó el nombre de “Rádek” de un personaje con que simpatizaba, del libro Syzyfowe prace por Stefan Żeromski. (Fuente: wikipedia)

“Alemania es ahora el país más importante para los revolucionarios rusos. Berlín se convertirá en el centro de la revolución mundial”

Zinoviev era presidente del Kommintern. Cita de su discurso:

“El proletariado de todo el mundo se alzará pronto bajo el liderazgo de la internacional comunista”

La Internacional Comunista, también conocida como la III Internacional, así como por su abreviatura en ruso Komintern  o Comintern (abreviatura del inglés: Communist International), fue una organización comunista internacional, fundada en marzo de 1919, por iniciativa de Lenin y el Partido Comunista de Rusia (Bolchevique), que agrupaba a los partidos comunistas de distintos países, y cuyo objetivo era luchar por la supresión del sistema capitalista, el establecimiento de la dictadura del proletariado y de la República Internacional de los Soviets, la completa abolición de las clases y la realización del socialismo como primer paso a la sociedad comunista, como fijaba en sus primeros estatutos. (Fuente: Wikipedia)

Todo él un panorama bastante intranquilizador para occidente, en opinión de Nolte.

Ernst Nolte: ¿Qué es entonces lo que nos encontramos de particular, lo que hasta entonces nunca se había dado y que con el bolchevismo hace su aparición en el mundo? Pues varias cosas. El bolchevique fue el primer partido pacifista que se hizo con el poder. La palabra “Paz” la llevaban a todas partes. Querían la paz y llegaron a un acuerdo para obtenerla. Como se ve no reduzco el bolchevismo a una simple fórmula. Se trataba de un partido pacifista. Pero, debido específicamente a su origen marxista, era también un partido liquidador de clases y en este sentido lo era además oficialmente sin haberse desviado un ápice de este punto. En una entrevista con Emil Ludwig de 1925 o 1927 Stalin se expresa de este modo: “… sí, esas a las que Ud. se refiere son clases a las que ya se ha liquidado”

Emil Ludwig (Breslau, 1881 – Moscia, cerca de Ancona, 1948) fue un escritor y biógrafo alemán de origen judío, nacionalizado suizo, famoso especialmente por sus obras sobre Beethoven Goethe y Napoleón.Emil Ludwig entrevistó a Benito Mussolini. También entrevistó a Joseph Stalin en Moscú el 13 de diciembre de 1931. Un extracto de esta entrevista se incluye en el libro de Stalin sobre Lenin. Ludwig describe esta entrevista en su biografía de Stalin. Alcanzó la ciudadanía suiza en 1932, y más tarde, en 1940, emigró a los Estados Unidos. (Fuente: Wikipedia)

Imagen de un campo de concentración soviético con una palabra en ruso: llamaba a formar en el campo de internamiento.

Lo más granado del campo de trabajo de las islas Solovetsky, o sea la burguesía a la que se estaba liquidando. Estamos en la Unión Soviética en 1920. La revolución rusa tenía forzosamente que acabar provocando movimientos radicales contrarios en Europa.

El campo de prisioneros de Solovkí (más tarde la prisión Solovkí) se encuentra en el archipiélago Solovetsky, en el Mar Blanco). Era la “madre de los GULAG”, de acuerdo a Aleksandr Solzhenitsyn. Históricamente, las Islas Solovetsky han sido la ubicación del famoso complejo  ortodoxo de los Monasterios de Solovetsky, que repelieron los ataques extranjeros durante el Período Tumultuoso, la Guerra de Crimea y la Guerra Civil Rusa.

Por decreto de Lenin, los edificios del monasterio se convirtieron en Solovetsky Láger’ Osóbogo Naznachenia (SLON),es decir, el “Campo Solovkí para Propósitos Especiales”. El acrónimo del nombre de campamento es un juego de palabras sombrío para aquellos que hablan ruso: slon significa “elefante”. Fue uno de los primeros “campos de trabajo correctivos”, un prototipo del sistema Gulag A comienzos de 1924, a veces fue utilizado el doble nombre Sévernyie (Solovétskiye) Lagueryá OGPU (Campos del OGPU del Norte (Solovkí)) (Fuente: Wikipedia)

Ernst Nolte: “liquidación de clases” era todo lo que esto estaba significando. Primero la nobleza, después, la burguesía y finalmente, también los campesinos. No consistía necesariamente en un exterminio físico sino social aunque generalmente lo que se produjo fue algo más que el mero exterminio social tratándose en un alto porcentaje también de un exterminio físico. Una cosa así no se había producido nunca antes en la historia europea. Era algo nuevo. Sí. Se habían producido matanzas en innumerables guerras, guerras de religión, pero en la modernidad, digamos que desde la Ilustración, no se había dado algo así ni de lejos. Por eso no debe sorprendernos que ya en su época estos hechos fueran percibidos con alarma.

Mi tesis se basa en este sentido sobre un hecho sencillo que difícilmente puede ser cuestionado por nadie: que el nacionalsocialismo fue en esencia un movimiento anticomunista y antibolchevique. A cierta gente parece que le incomoda escuchar esto. Si se trata de gente  que no aprueba el comunismo, parece resonarles en una tal afirmación algo así como un tono positivo. “ Si el bolchevismo era malo puede entonces que el antibolchevismo no lo fuera tanto y , de alguna manera, Hiltler tampoco”

Pero yo diferencio   claramente entre dos anticomunismos. Un anticomunismo militante, de un lado, cuyo propósito es ser igual de militante, igual de fanático, igual deseoso de exterminar que el bolchevismo. Y , de otro, un anticomunismo al que uno podría calificar de liberal o burgués, no militante, que confía en que el bolchevismo vaya cambiando gradualmente bajo el influjo que pueda ejercerse a través de las ideas occidentales, por medio del comercio con los países de Occidente, y que este influjo vaya haciendo que se convierta en una cosa diferente…como , de hecho, al final ha terminado por ocurrir. América venció al bolchevismo. En cambio, Hitler, no. Así son las cosas. Y este anticomunismo no es el mismo que el otro. Los soviéticos nunca hicieron la diferencia. Para ellos siempre fue lo mismo Kennedy que Hitler. Ambos anticomunistas.

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte // “Ein deutscher Streitfall”.Der Historiker Ernst Nolte II

Nolte pertenece a la generación de 1923. Tenía 10 años cuando los nazis llegaron al poder. Puede que la foto de infancia que vemos en las imágenes nos transmita una imagen real: el hermano mayor, responsable y razonable, pero que, a diferencia de su hermano Heinz, no fue reclutado para la guerra sino que se hizo historiador y escribiría libros, muchos libros.

Ernst Nolte: Nunca lo he ocultado, al contrario lo he subrayado: nunca me vi involucrado en las luchas más importantes que tuvieron lugar en el siglo XX, en su primera mitad. Me refiero a la práctica. Espiritualmente estuve desde luego que involucrado desde muy joven pero en la práctica no. Debido a una, en sí misma nimia, deficiencia de nacimiento en la mano no pude ser soldado. Y tampoco pude ser miembro en toda regla de las juventudes hitlerianas. Naturalmente que todos formábamos parte de ellas, eran las juventudes del Estado pero el rechazo del intelectual en que me convertiría más tarde ya se veía en el casi nulo papel que jugué en aquellos movimientos. Un papel, por otro lado, que ni de lejos fue el de resistente. Poco aportaron, en este sentido, estas experiencias a mi vida. Aunque he de decir que tenía plena conciencia del hecho de querer convertir en algo positivo algo que en sí mismo había sido algo negativo como lo fue el hecho de no haber compartido el destino de mi propia generación. Y lo podía convertir en positivo dedicándome a algo que quizá me fuera más fácil a mí que a otros, al esfuerzo por la objetividad, la dedicación a cultivar este esfuerzo. Esto por un lado. Por otro lado está el hecho de que el nacionalsocialismo como carga y como tema, era en los años cincuenta, mucho mas de lo que hoy se admite, un asunto que no era ajeno a la gente y tampoco a mí y, psicológicamente, el deseo de encomendarme a esta perturbadora tarea no con palabrería sino con el pensamiento, fue también una importante motivación para mí.

Entrevistador: Ud. estudió filosofía en Freiburg con Heidegger. Luego se hizo profesor y ejerciendo como profesor escribió “El Fascismo En Su Epoca” y gracias a este trabajo obtuvo Ud. su habilitación para la cátedra colocándose finalmente en la universidad. En alguna parte he leído que Ud. llegó a la historia por la puerta falsa… Colegas suyos le llaman “El lobo solitario entre los historiadores…” Esta soledad o este ser diferente ¿Tiene que ver con que Ud. desde el principio no tiene para los demás el mismo pedigrí que el resto? ¿O cabe atribuirlo a que si uno entra en el campo de la historia de la mano de Heidegger resulta difícil entonces adaptarse?

Ernst Nolte: En el año 1965 soy nombrado profesor en la Universidad de Marburgo y  el resto de mis colegas me recibió muy bien. Nadie trató de echarme ni me mostró ningún signo de rechazo. Wolfgang Abendroth* fue mi compañero. Sí, se trataba de una universidad de ambiente de izquierdas pero él y yo tuvimos una buena relación durante mucho tiempo. El se ocupó de montar un departamento que se encargaría en especial del estudio del fascismo y que incluyó mi nombramiento, nombramiento que él apoyó como me comentaría más tarde.

 *Wolfgang Abendroth (2 de mayo de 1906 – 15 de septiembre de 1985) fue un jurista y politólogo alemán. Contribuyó de manera notable en la creación de los fundamentos constitucionales de Alemania Occidental de posguerra.Fue profesor de leyes durante un corto tiempo en Alemania Oriental pero como se oponía al Stalinismo, emigró a Alemania Occidental, donde fue nombrado profesor de ciencia política en Marburgo en 1950.

En Marburgo Wolfgang Abendroth daba clases de ciencias políticas. De joven fue miembro del Partido Comunista Alemán (Kommunistische Partei Deutschlands). Pasó la época nazi en la cárcel y en batallones de castigo. Con él se habilitaría en 1961 Jürgen Habermas siendo Abendroth uno de los mentores del movimiento estudiantil.

Ernst Nolte: Se empezaron a producir tensiones al aparecer estudiantes en escena que nos tachaban públicamente de “carne de cementerio”. A tales muestras de amistad difícilmente podíamos responder con abrazos. Sea como fuere, a partir de los años 70 estaba ya claro que “Nolte era de derechas”

Yo fui uno de los fundadores de la “Liga por la libertad de las ciencias” ( Bund Freiheit der Wissenschaft) y esto obviamente no se me ha perdonado nunca.

*La Bund Freiheit der Wissenschaft es una asociación que según sus propios estatutos trabaja por la libertad en la ciencia y por la eficiencia en las facultades y escuelas. Foco central de la asociación es su interés por influir en las decisiones de política de  educación. Es considerada como una asociación de carácter conservador. Fue fundada el 18 de noviembre de 1970 por profesores universitarios conservadores como reacción al movimiento estudiantil.

“La liga por la libertad de las ciencias” era una asociación de profesores que vio a la universidad en peligro cuando el movimiento estudiantil en sus estertores finales se iba desmembrando en grupos cada vez más radicales. La revista cultural televisiva de la ARD “ Titel, Thesen, Temperamente” informaba sobre ello bajo el título “Provocadores académicos”. Los provocadores eran los profesores:

Imágenes televisivas del programa de la ARD “Titel, Thesen, Temperamente” 30/11/1970. (Habla el locutor del programa)

“… el programa fue invitado al acto de la “Liga por la libertad de las ciencias”. Se trató de un evento organizado por los profesores y para los profesores. Lo que les unía era una común posición política, una posición conservadora. Estos “provocadores académicos”  pretenden detener planificadamente la reforma de las leyes que se está preparando en el ministerio de educación. Para la Liga, textual, “la ciencia es un servicio a la sociedad y  este servicio únicamente puede ser asumido por  la case dirigente del país.”

Se intenta con esto además formar a nivel internacional un frente de derechas.

Imágenes de Ernst Nolte tomando la palabra:

“Nos giramos hoy hacia Atenas* al hablar de células rojas, al ver el fanático deseo de poder con el que intentan hacerse con institutos académicos y técnicos, al ver el miedo que sus amenazas extienden  y  la violencia hábilmente dosificada con que buscan fortalecer su influencia ilegal”

*Puede que Nolte se esté refiriendo aquí al secuestro el 27 de junio de 1976 de un avión que volaba a París desde Tel Aviv con parada en Atenas en cuyo aeropuerto fue secuestrado y desviado a Uganda a cargo de terroristas palestinos del Frente de Liberación de Palestina y alemanes de las llamadas células revolucionarias.

Las Revolutionären Zellen o Células Revolucionarias eran un grupo activista constituido por células autónomas. A diferencia de la R.A.F. (Fracción del Ejército Rojo) su objetivo no era operar desde la clandestinidad sino en la legalidad. Sus atentados por lo tanto no eran reivindicados , lo que les permitía además de su actividad combativa colaborar en organizaciones políticas legales y tomar parte en las discusiones que se daban en el seno de la izquierda y de la sociedad.

File:Revolutionäre Zellen.png

Podía haberse llegado por aquel entonces a un entendimiento. Lo que no resulta creíble es acusar únicamente a los profesores del hecho de que ese entendimiento no se produjera.

Imágenes de Erns Nolte contestando en una entrevista:

“Escucho desde hace tiempo que la parte más activa, interesada e interesante de los estudiantes se encuentra muy cerca de este punto de vista si no es que se identifica con él”

Esa mayor parte más interesada e interesante de los estudiantes es de izquierdas, afirma Nolte. Nolte abandona en 1973 el ambiente izquierdista de Marburgo para trasladarse al ambiente aún más izquierdista de Berlín. Un año más tarde se publica “Alemania y la Guerra Fría”

Entrevistador: Alguna vez ha dicho Ud que desde 1976 en América es Ud. un hombre muerto. Y esto tienen que ver con un libro suyo de 1974 titulado “Alemania y la Guerra Fría” ¿Qué contiene el mismo que le hace a Ud. referirse a esa muerte?

Ernst Nolte: Ya el título a algunos americanos no les gustó. Y lo que el libro contiene, si bien sólo en algunos puntos subalternos, tampoco. Por resumir, un historiador americano hizo en la “American Historical Review”- una revista muy importante del gremio- una recensión muy crítica del libro que comenzaba con estas bonitas palabras: “Miracles do happen” o sea, “Los milagros y las señales premonitorias existen” porque, según él, el libro fue escrito por un historiador hegeliano, por alguien que piensa en términos hegelianos y no como los historiadores deben pensar… Esto, según como se mire, lo podría considerar uno como un elogio… Pero en su caso no lo era…pues al final…Aunque en el título, según él, puede percibirse ya que a lo que al libro aspira es a que Alemania vuelva a ser el centro, se trataría del primer historiador alemán que estaría recuperando los viejos impulsos nacionalistas…

Objetivamente la recensión era bastante necia pues mis objetivos se dirigían más bien a contar cómo Alemania volvía a desaparecer de la historia, que es lo que precisamente le ocurre tras 1945. En la época nazi, por el contrario, Alemania estaba en el centro del mundo, todo giraba en torno a lo que allí ocurría, algunos lo aprobaban, pues había quien lo aprobaba, siendo lo más frecuente la desaprobación y el ataque… Sea como fuere , lo cierto es que nadie puede referirse a aquella época sin hacerlo a Alemania.

El tema  del libro es en realidad el papel de la izquierda en la historia y en la Guerra Fría … Este y no otro era el tema.

Y me centré en Alemania a título de exprerimento, ya que no dominaba las lenguas que para un tal enfoque me hubieran hecho falta… Por aquel entonces no dominaba el ruso…Apenas podía leerlo , muy mal en todo caso… O sea que en este sentido la recensión se equivocaba.

Sin embargo, tuvo muchos efectos… Porque, no niego que de vez en cuando…aunque yo siempre me he encontrado a gusto en las universidades americanas y las admiro por la apertura con la que le acogen a uno y por otras razones. Pero soy receloso respecto a los americanos en lo que concierne a los temas intelectuales. Les veo mostrarse aquí muy conformistas y en el momento en que- a pesar de que son o dicen que son anti-autoritarios- en el momento en que alguien conocido, sea su presidente o un historiador de relevancia, emite un juicio nítido, sea éste negativo o positivo, tienden a hacérselo suyo y no es esto la verdad una cosa que me guste mucho… Y, en fin, todo esto me llevó a tener que aceptar las consecuencias de que de repente mi nombre desapareciera del debate americano y de que mis libros dejaran de ser comentados.

Entrevistador: En cierta manera la recensión que Ud. cita y más tarde unos comentarios de Peter Gay marcan el tono de la generalidad de la crítica que se dirige a Ernst Nolte. El primero junto con otros muchos hablan de que Ud. posee un fanatismo por la objetividad.

Ernst Nolte: Lo que no tiene por que ser forzosamente un juicio negativo, aunque admito que algo ambivalente.

Entrevistador: Y quizá lo relacionan con una cierta frialdad.

Ernst Nolte: Esto se me ha reprochado bastantes veces. Lo relaciono con esa voluntad de objetividad a la que no se llega si no con una cierta distancia, que también puede llamarse frialdad.

Entrevistador: Lo siguiente quizá sea más interesante. Peter Gay sostiene que lo que Ud. estaría llevando a cabo  sería una atenuación por medio de comparaciones.

Peter Gay, historiador de la cultura americana y especialista en Freud y el psicoanálisis. Nacido en Berlín en 1923 como Peter Fröhlich. En 1933 huye, en su calidad de judío, de los nazis y emigra a Estados Unidos. Peter Gay escribe sobre Ernst Nolte lo siguiente:  “Yo no acuso a Nolte de haber deliberadamente reunido material histórico falso que ahora se dedican a explotar otros con unas manos menos limpias que las suyas. Pero deliberadamente o no su “Deutschland und der kalte Krieg” ( “Alemania y la Guerra Fría”) se reduce a una amplia y elaborada rehabilitación de la Alemania moderna. Al método que Nolte empleo yo lo llamo “atenuación por comparación” pues en su base está la estratagema de no dejar de admitir los crímenes nazis pero humanizándolos, o sea disculpándolos”

Ernst Nolte: A lo que se refiere es a la comparación con la Unión Soviética, con el bolchevismo y considera que de esta comparación se deriva una atenuación. Para ser completamente sincero en este punto, ni en Stalin ni en Lenin consigo ver unos tipos humanos inocuos y si los incluimos en una comparación puede que sí que resulte una atenuación pero resulta muy cuestionable que esta atenuación implique una atenuación de la gravedad del nacionalsocialismo y agradecería que quienes esto dicen mostraran abiertamente sus simpatías. Una simpatía más concreta que de la que he hablado anteriormente y que quizá ellos mismos sientan, puede que inconscientemente, hacia el bolchevismo o el comunismo. Se aclararían entonces muchas cosas. Yo siempre he creído que el bolchevismo y el mismo marxismo constituyen fenómenos históricamente muy significativos y nada más lejos de mis intenciones que ir levantando polémica. Acerca del marxismo escribí un libro bastante gordo en el que no menciono para nada lo que pasaría en el siglo XX sino que comienzo en el siglo XVIII hablando de marxismo y revolución industrial.

¿Quién en 1983 iba a interesarse por el libro de un sabio que trata sobre los precursores de Marx y Engels? Se trata del único libro de Nolte del que no hubo una segunda edición.

Ernst Nolte: Me interesé pronto por el marxismo. Nada más acabar la guerra. Me acuerdo de algo que ya por aquel entonces me rondaba la cabeza…antes incluso de que acabara la guerra…Los nacionalsocialistas no hablaban de Marx sino del judío Mardochai…Una de sus invenciones pues él no era Mardochai… Pero lo presentaban como Mardochai en todas sus manifestaciones… y lo que por entonces me dije fue: “A este judío Mardochai tienes que examinarle de cerca para ver lo que verdaderamente contiene. No te quedes con su figura polémica”- que era la que estaba extendida. Así que me puse a estudiar el marxismo relativamente pronto. Ya a comienzos de los 50- mi disertación misma hablaba del marxismo “Autoalienación y Dialéctica En El Idealismo Alemán y En Marx”. Me doctoré, por lo tanto, valiéndome del marxismo en 1952. Así que muy pronto empecé a interesarme por el marxismo tras la guerra.

Y luego naturalmente estuvo el azar. Por una razón u otra, antes de que empezara a ocuparme a fondo del nacionalsocialismo, estuve ocupándome de la historia del pensamiento francés y aquí me topé con Charles Maurras y la “Action Francaise”. Y ya entonces sorprendido me dije. “¡Caramba! Pasa por ser el de Maurras un movimiento conservador pero veo en él cosas que me recuerdan a Adolf Hitler”… Desde luego que no en la forma que eran expresadas pues en el caso de Maurras se trataba de un hombre cultivado y civilizado… Lo contrario de un vocinglero o un demagogo.

Charles Maurras (1868-1952), monárquico y pensador-guía- maître à penser- de la derecha francesa. En 1963 Nolte le clasificaría como fascista lo que le llevó a hacerse enemigos en la derecha antes de que se los hiciera en la izquierda.

Ernst Nolte: Empezando por su antisemitismo. Maurras era claramente antisemita. En este punto no está muy lejos de Hitler. Debieron de seguir su estela en este punto. Y luego está el azar de haberme encontrado en Roma en 1959 unos textos de Mussolini, unos textos en el que el joven Mussolini estaba profusamente representado.

Cuando se convirtió en primer ministro Mussolini se ocupó en hacer desaparecer de las bibliotecas italianas esos primeros escritos porque era muy consciente de que en ellos no aparecía el Mussolini fascista sino un Mussolini marxista profundamente convencido… Y esos textos fueron con los que me tropecé… Y al echarles un vistazo no pude por menos que decirme: ¡Caramba! Pero si el hombre fue primero marxista…y no precisamente al estilo de un sindicalista romántico sino de alguien influido por Nietzsche y esta relación entre Marx y Nietzsche me interesaba. En la facultad incluso había dado ya una conferencia sobre ella. Me adentré pues en aquellos textos que aunque no eran los de un especialista en la obra de Marx sí que se trataba de los de un marxista convencido. Tampoco eran los del jefe de la redacción de un periódico, como muchas veces nos lo representan, sino que  eran  de hecho los del líder del partido socialista italiano, un partido ya por aquel entonces importante.

Tras ellos me puse a escribir un ensayo muy largo de aproximadamente cien páginas “Marx y Nietzsche en el socialismo del joven Mussolini” y se lo envié al editor de la revista de estudios históricos, quien lo aceptó y lo publicó en 1960. Este fue el comienzo de “El Fascismo En Su Epoca” asi como el comienzo de mi carrera como historiador.

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte // “Ein deutscher Streitfall”. Der Historiker Ernst Nolte

En las próximas semanas iré publicando en sucesivas entregas la traducción del documental “Una controversia alemana” a cargo del realizador alemán Andreas Christoph Schmidt.

El documental constituye, en mi opinión, a la vez que un extraordinario análisis de la agria “disputa de los historiadores” (“Historikerstreit”) que tuvo lugar en Alemania en los años 80, un testimonio quizá de los cambios que pueden estar operándose en este país en la autorepresentación de su propio pasado.

El reportaje gira en torno a la figura del historiador heideggeriano Ernst Nolte. Sus tesis están en el origen de la agria polémica que se suscitó entre los historiadores alemanes. El documental viene a ser en parte una especie de concienzuda y pública reivindicación de él y otros historiadores alemanes frente a los intentos de desprestigio y marginación a los que se vieron sometidos por parte del establishment académico.

Como consecuencia de este carácter de reivindicación de la figura intelectual de Nolte que en parte tiene el documental y para que el lector pueda tener una perspectiva más de conjunto del debate, publicaré al final de la traducción del mismo, la traducción de un texto del filósofo Jürgen Habermas que apareció en “Die Zeit” en 1986 y que también se cita en el documental.

In den nächsten Wochen werde ich mehrere Beiträge mit der Übersetzung ins Spanische des Dokumentarfilms “Ein deutscher Streitfall” vom deutschen Regisseur Andreas Christoph Schmidt im Blog veröffentlichen.

Meines Erachtens ist dieser Dokumentarfilm eine hervorragende Darlegung des “Historeikerstreits”, der sich im Deutschland in den Achtzigern abgespielt habe, gleichzeitig  könnte er vielleicht als Zeugnis für die Veränderungen und Verschiebungen gelten, die heutzutage in der historischen Selbstdarstellung Deutschlands stattfinden.

Die Reportage dreht sich um die Figur des heideggerschen Historikers Ernst Nolte. Schon damals waren seine Thesen Ursprung einer bitteren Polemik zwischen den deutschen Historikern. Man könnte den Dokumentarfilm gewissermaβen als eine Art gründlicher und öffentlicher Zurückforderung von Nolte und anderen deutschen Historikern gegenüber den von den akademischen Etablissement Deustchlands unternommenen Versuchen  sie in Verruf zu bringen und zu diskriminieren, halten.

Angesichts dieses  Anspruchs, der im Dokumentarfilm teilweise seinen Einfluss spüren lässt und damit der Leser über eine allgemeinere Perspektive verfügen kann, nehme ich mir vor, nach dieser Übersetzung, die eines Artikels von dem Philosophen Jürgen Habermas zu machen, der in 1986 in der Zeitung “Die Zeit” erschienen  und der auch im Film angeführt ist.

En el 90 cumpleaños de Ernst Nolte.

En Italia es famoso. Los periódicos más importantes no pasan por alto ninguna de sus visitas. Las librerías serias siempre disponen de sus libros. Da conferencias en sus universidades. Aquí le vemos en el renombrado “ Istituto Italiano Per Gli Studi Filosofici” donde es escuchado por un público serio y con aspecto inteligente. Entre el público una estatua de bronce de un monje de la localidad de Nola: Giordano Bruno, el gran hereje. ¿Qué más puede desear un hombre de letras?

“Una controversia alemana” El historiador Ernst Nolte

Un film de Andreas Christoph Schmidt

Si  Ernst Nolte, por contra, tuviera que dar una conferencia en Alemania no lo haría en la universidad, tampoco en la Iglesia De San Pablo*

*La Paulskirche es una iglesia en Fráncfort del Meno con un importante simbolismo político en Alemania. Fue inaugurada como una iglesia protestante en 1789 y en los años 1848 y 1849 se convirtió en la sede del parlamento de Fráncfort, el primer parlamento en Alemania que fue elegido públicamente.

Sino más bien en la sede de la agrupación estudiantil, practicante o no de la lucha*, de Thuringia.

*Las agrupaciones estudiantiles alemanas pueden ser practicantes o no de la lucha ( „schlagend“ o „nichtschlagend“). En el caso de las agrupaciones practicantes de la lucha se trata de la tradición del esgrima. Para ser aceptados en la agrupación y para poder dormir en sus instalaciones los estudiantes tienen que aprender esgrima. Al final de este proceso de aprendizaje los estudiantes mantienen un duelo: una lucha de hombre contra hombre.

“Yo hablo con todo el mundo”, dice. “Si alguien se me dirige yo le respondo”

(Imágenes de Ernst Nolte dando la conferencia en la agrupación estudiantil Thuringia)

“Sras. y Sres, el tema de mi conferencia va a ser el siguiente: entre la autodenegación y la autoconservación. Los alemanes después de 1945”

Y no le importa si hay una cámara delante cuando se pone a hablar por ejemplo con Horst Mahler*. El viejo combatiente de Mayo de 1968, más tarde terrorista de la Fracción del Ejército Rojo y luego abogado del NPD (Nationaldemokratische Partei Deutschland)* y luego, vaya uno a saber…

*Horst Mahler  es un ex abogado y defensor de ideologías radicales. En el pasado fue un militante de extrema izquierda,se hizo muy conocido como miembro fundador del grupo radical de izquierdas Baader-Meinhof, fundado en 1970.Tras ello militó en la Fracción del Ejército Rojo. Posteriormente se convirtió en maoista cuando estaba en prisión y mas tarde militó en el nacionalismo alemán por algún tiempo, convirtiéndose en miembro del Partido Nacional Demócrata de Alemania (conocido como NPD) en 2000,al que mas tarde defendería en los tribunales.Participó en la fundación de la Society for the rehabilitation of Those persecuted for Refutation of the Holocaust el 9 de noviembre del 2003,o schicksalstag.Ha sido procesado bajo cargos de “incitación al odio” y “negación del Holocausto”.

NPD: partido político alemán de orientación nacionalista alemana, calificado en general como partido de extrema derecha

Con un tipo así es mejor no hablar.

Pero quizá tiene Nolte desde hace tiempo poco que perder, acaso lo haya dilapidado y perdido todo… La fama que se ganó de golpe como la mente más brillante en el campo de las ciencias históricas alemanas al publicar en 1963 un libro en cuyo título aparecía la palabra “fascismo” y que comenzaba con la siguiente frase: “ No es por azar que no se haya producido hasta la fecha un estudio general del fascismo…”

Hacía su aparición una nueva voz en la historiografía alemana, una voz que no era la de la vieja élite de historiadores ni tampoco la de quienes emigraron, sino la de un joven catedrático de instituto de Witten an der Ruhr

Treinta años más tarde sólo tiene enemigos. En 1994 tras su aparición en un talk-show también el F.A.Z. (Frankfurter Allgemeine Zeitung)* se distanciaría de él. “De Nolte sólo salen ya los delirios de la época histórica que investigó” dijo de él el diario.

*El Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) es un periódico liberal-conservador alemán, fundado en 1949.

En 1999 Marcel Reich Rainicki* le dedicó en su autobiografía varias páginas refiriéndose a él como “una figura turbia y despreciable de la historiografía contemporánea” y expresaba dudas acerca de su estado mental.

*Marcel Reich-Ranicki (nacido en Włocławek, Polonia en 1920) es un destacado crítico literario alemán de origen judeo-polaco y miembro de la asociación literaria Gruppe 47

Ya  en 1986, en la llamada “Disputa entre historiadores” (“Historikerstreit”) el filósofo Ernst Tugendhat* tildó a Nolte de fanático y escribió que se podía , a lo más,  hablar de él pero no con él.

*Ernst Tugendhat (n. 8 de marzo de 1930) es un filósofo alemán nacido en Brno, Checoslovaquia. Proveniente de una familia judía acomodada, tuvo que huir de Checoslovaquia en 1938 debido al peligro de la persecución nazi a San Gall, Suiza, y posteriormente volvió a emigrar en 1941 a Caracas, Venezuela.

Entrevistador: Profesor Nolte, su libro “El Fascismo En Su Epoca” ha cumplido ya más de 40 años habiéndose convertido en un estándar. Ud, por el contrario, es un autor que ha caído en desgracia. Uno podría entonces concluir que hay dos Noltes: uno bueno, el que escribió “El Fascismo En Su Epoca” y otro malo, con quien hoy hablamos.

Ernst Nolte: Por expresarme de una forma concisa: digamos que los hijos que tuve se me han convertido en gigantes y por eso me dan hoy tantos quebraderos de cabeza. Por aquel entonces eran mis hijos y “ El Fascismo En Su Epoca” representa un pedazo no muy grande aunque tampoco despreciable de la prehistoria del llamado “movimiento del 68”. El descubrimiento del fascismo, del concepto de “fascismo” fue un componente esencial de este movimiento y de ahí que mi libro forme parte, en un primer momento, de su historia. Relativamente pronto, sin embargo, conocidos autores,  los viejos marxistas de la República de Weimar sobre todo, lo intentaron silenciar en parte. Sería la línea de estos autores cuyas obras volvían a publicarse en Alemania- Marx Horkheimer o Herbert Marcuse- la que tendría continuidad. Mi enfoque quedaría relegado.

Max Horkheimer*, Herbert Marcuse*, Theodor W. Adorno* fueron los padres del movimiento estudiantil, autores que se vieron obligados a huir de Alemania durante la época nazi y que volvieron después de la guerra. Su concepto de fascismo estaba marcado por sus propias vivencias. Se trataba de un concepto combativo. Eran  antifascistas.

*Max Horkheimer (14 de febrero de 1895 – 7 de julio de 1973) nació el 14 de febrero de 1895 en Stuttgart. Fue un filósofo y sociólogo alemán, famoso por su trabajo en teoría crítica como miembro de la Escuela de Frankfurt de investigación social.

*Herbert Marcuse (Berlín, 19 de julio de 1898 – Starnberg, Alemania, 29 de julio de 1979)  fue un filósofo y sociólogo alemán, una de las principales figuras de la primera generación de la Escuela de Frankfurt.

*Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno (11 de septiembre de 1903, Fráncfort, Alemania – 6 de agosto de 1969, Viège, Suiza), fue un filósofo alemán que también escribió sobre sociología, comunicología, psicología y musicología. Se le considera uno de los máximos representantes de la Escuela de Fráncfort y de la teoría crítica de inspiración marxista.

En estas imágenes podemos ver a Horkheimer entrando en el “Instituto de Frankfurt de Investigación Social” y, ahí, detrás de la puerta, vemos a un hombre que ya por aquel entonces rehuía las cámaras de televisión. Se trata de Jürgen Habermas , quien más tarde iniciaría los ataques contra Nolte y otros eminentes hombres de letras, ataques que darían origen a la que se ha dado en llamar “Disputa entre historiadores”

Jürgen Habermas (Düsseldorf, 18 de junio de 1929) es un filósofo y sociólogo alemán, conocido sobre todo por sus trabajos en filosofía práctica (ética, filosofía política y del derecho). Gracias a una actividad regular como profesor en universidades extranjeras, especialmente en Estados Unidos, así como por la traducción de sus trabajos más importantes a más de treinta idiomas, sus teorías son conocidas, estudiadas y discutidas en el mundo entero. Habermas es el miembro más eminente de la segunda generación de la Escuela de Frankfurt y uno de los exponentes de la Teoría crítica desarrollada en el Instituto de Investigación Social.

Ernst Nolte: Yo diría que  a lo largo de estos años mi postura ha sido en general la misma. Las huellas de lo que ya escribía en “El Fascismo En Su Epoca” pueden seguir encontrándose en lo que sostengo hoy en día. Ha sido la opinión pública la que sorprendentemente ha evolucionado en otra dirección.En aquella época yo pasaba por un “izquierdista” y hoy se me toma en ocasiones por representante de la extrema derecha. Pero no he sido yo el que ha cambiado en lo esencial sino la opinión pública. Así que, bueno, esta es muy resumidamente la historia de los dos Noltes que en su mayor parte es, en realidad, la historia de dos opiniones públicas diferentes.

Imágenes de una refriega naval entre las dos Alemanias en aguas del Elba. Año 1966. Alemania en la Guerra Fría. Lo que por esta época debió  llamar la atención a Nolte es que el término “fascismo” con que él se refería a la Alemania nazi era utilizado en el mismo sentido únicamente por los comunistas. Estos no utilizaban la palabra “nacionalsocialismo” porque contenía el término “socialismo” y al igual que Nolte preferían hablar de “fascismo” cuando se referían al régimen nazi.  Nolte podía ser considerado por ello como un “izquierdista”. Al oeste del telón de acero, sin embargo,  iba imponiéndose la teoría del totalitarismo. Esta teoría equiparaba en gran medida el sistema soviético y la dominación nazi en tanto dictaduras totalitarias. Una de las representantes más sobresalientes de esta teoría fue Hannah Arendt*

*Hannah Arendt,  (Linden-Limmer, Hannover, Alemania, 14 de octubre de 1906 – Nueva York, Estados Unidos, 4 de diciembre de 1975), fue una filósofa política alemana de origen judío, una de las más influyentes del siglo XX

Ernst Nolte: Mucha gente llegó a decir que el libro de Nolte sobre el fascismo suponía un intento de refutar la teoría del totalitarismo. Esto era exagerado aunque con la elección del término “fascismo” sí que estaba rechazando la equiparación, en aquella época muy popular, entre nazismo y bolchevismo. El fascismo en todas sus formas es algo muy distinto del comunismo o el bolchevismo y casi nadie, de hecho, los equiparaba completamente. La misma Hannah Arendt encontraba diferencias por más que en lo esencial, en el fondo y en lo principal, le parecieran similares, casi idénticos. En este punto mi aproximación al fascismo fue desde el principio diferente y más tarde la justificaría diciendo que fui yo quien introduje una dimensión histórico-genética en la teoría del totalitarismo.

Lo que esto viene a significar es que mientras los teóricos del totalitarismo se centran en la descripción de la estructura y configuración del sistema soviético y del nacionalsocialista,  lo que Nolte trata de demostrar es  que el desarrollo del nazismo cabría atribuirlo a una reacción frente al bolchevismo.

Ernst Nolte: Pero se hace bien hoy en recordar que, para la misma Hannah Arendt, por ejemplo, los judíos, por un lado, y los prisioneros de Gulag , por otro, eran en tanto víctimas, equiparables. También  a ella se le atacaría hoy virulentamente por decir esto. Saber esto representa para mí algo de lo que no puedo decir que me avergüence.

Imágenes de un documental soviético de 1965 titulado “Fascismo corriente”. Imágenes de Hitler y simulación de su voz:

 “Mi gorro de oficial por delante”

“Mi gorro de oficial de lado”

 “Yo, de buen humor”

“Yo, de mal humor, no recuerdo lo que me rondaba”

“Otra vez de buen humor. Ahí, detrás de mí está Mussolini. Poca atención parezco prestarle mientras saludo”

En 1965, dos años después de la publicación de “El Fascismo En Su Epoca” se estrena en la URSS el documental “Fascismo corriente”. También en él se equiparaba  nacionalsocialismo de Hitler con  fascismo de Mussolini y, en último término, con el capitalismo. El Estado hitleriano, representaba ni más ni menos que el ejercicio de un fascismo corriente. Entre Hitler y Mussolini, ninguna diferencia. Ambos, instrumentos del capital.

 Esta era la línea de la izquierda al mismo tiempo que la teoría que imperaba en los países de Europa del Este: el fascismo como culminación del capitalismo.

Ernst Nolte: Todos aquellos que se muestran contrarios a cualquier tipo de atenuación del nacionalsocialismo tienen que poner ostensibles reparos a esta lectura…El fascismo alemán se equipara más o menos al fascismo italiano. El fascismo italiano fue comparativamente, comparativamente digo, una forma inocua de fascismo y al equipararlo con él el nacionalsocialismo sale atenuado. Pero esto estaba bastante generalizado en aquella época… Yo diría que aún hoy esto no ha cambiado nada… Es cierto que la Unión Soviética ya no existe pero quedan digamos que los nostálgicos y éstos siguen utilizando la palabra “fascismo” en el mismo sentido.

¿Pero de que se está hablando aquí en realidad? ¿Se trata de un debate puramente académico? ¿Están en juego únicamente conceptos abstractos? No, de lo que se trata es de Ausschwitz , de la cuestión de si se debe intentar comprender Ausschwitz o si ante Auschwitz sólo cabe quedarse inmovilizado como en su día opinaba el politólogo Dolf Sternberger*

*Dolf Sternberger (28/07/1907 Wiesbaden – 27/07/1989 Francfort del Meno) fue un filósofo y politólogo alemán en la Universidad de Heidelberg. Es conocido por su concepto de ciudadanía en el pensamiento político alemán contemporáneo y por haber acuñado el término “patriotismo constitucional” con ocasión del 30 cumpleaños de la República Federal Alemana.

La tarea tradicional del historiador es aspirar a comprender y esta tarea también debería ser válida respecto a Auschwitz ¿Pero está al alcance de todo el mundo? ¿Comprender es lo mismo que perdonar? ¿Se hace necesario para comprender ir tan lejos como ha ido Nolte?

Ernst Nolte: En “El Fascismo En Su Epoca” decía ya una cosa que hoy levantaría oleadas de indignación. Era la siguiente: que no debería privarse al nacionalsocialismo de una básica simpatía, que no debía prescindirse de la misma a la hora de acercarse a él. Esta simpatía a la que me refiero por supuesto que tiene un sentido muy concreto. Me estoy refiriendo a la sim-patía, o sea al saber comprender los sentimientos de unos hombres respecto de los otros, el ser humano puede y debe ser capaz de comprender los sentimientos de otros seres humanos en la medida en que los reconoce como seres humanos, aunque éstos puedan ser unos seres humanos malvados. En este sentido me mostré desde el principio contrario a lo que podría llamarse una “mitificación” o una transformación en metafísica del nacionalsocialismo para la que el nacionalsocialismo sería una especie de fenómeno que, sin conexión con otros fenómenos históricos y en tanto mal absoluto, en lugar de haber caído del cielo hubiera subido del infierno. Ya en  1963 me negué a aceptar esta interpretación y para expresar lo que al respecto pensaba afirmaba una cosa que ya por aquel entonces provocaba cierto malestar: que, como científico y pensador, uno debería aproximarse al fenómeno del nacionalsocialismo con una simpatía fundamental básica. En aquél tiempo la gente no llegó a percatarse de esto con suficiente claridad. Si el libro, en cambio, se publicara por primera vez ahora, no pasaría lo mismo y no tardaría en ser atacado. Pero mantengo lo que en el mismo sostenía. Si no sabemos mostrar una simpatía básica a la hora de abordar la comprensión de movimientos que pueden ser opuestos o incluso enemigos de nuestras propias creencias, podremos ser lo que queramos, poseer las virtudes más ejemplares, pero lo que seguro que nunca seremos será historiadores.