Inicio > Ernst Nolte, German, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > “Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte // “Ein deutscher Streitfall”. Der Historiker Ernst Nolte

“Una controversia alemana”. El historiador Ernst Nolte // “Ein deutscher Streitfall”. Der Historiker Ernst Nolte

En las próximas semanas iré publicando en sucesivas entregas la traducción del documental “Una controversia alemana” a cargo del realizador alemán Andreas Christoph Schmidt.

El documental constituye, en mi opinión, a la vez que un extraordinario análisis de la agria “disputa de los historiadores” (“Historikerstreit”) que tuvo lugar en Alemania en los años 80, un testimonio quizá de los cambios que pueden estar operándose en este país en la autorepresentación de su propio pasado.

El reportaje gira en torno a la figura del historiador heideggeriano Ernst Nolte. Sus tesis están en el origen de la agria polémica que se suscitó entre los historiadores alemanes. El documental viene a ser en parte una especie de concienzuda y pública reivindicación de él y otros historiadores alemanes frente a los intentos de desprestigio y marginación a los que se vieron sometidos por parte del establishment académico.

Como consecuencia de este carácter de reivindicación de la figura intelectual de Nolte que en parte tiene el documental y para que el lector pueda tener una perspectiva más de conjunto del debate, publicaré al final de la traducción del mismo, la traducción de un texto del filósofo Jürgen Habermas que apareció en “Die Zeit” en 1986 y que también se cita en el documental.

In den nächsten Wochen werde ich mehrere Beiträge mit der Übersetzung ins Spanische des Dokumentarfilms “Ein deutscher Streitfall” vom deutschen Regisseur Andreas Christoph Schmidt im Blog veröffentlichen.

Meines Erachtens ist dieser Dokumentarfilm eine hervorragende Darlegung des “Historeikerstreits”, der sich im Deutschland in den Achtzigern abgespielt habe, gleichzeitig  könnte er vielleicht als Zeugnis für die Veränderungen und Verschiebungen gelten, die heutzutage in der historischen Selbstdarstellung Deutschlands stattfinden.

Die Reportage dreht sich um die Figur des heideggerschen Historikers Ernst Nolte. Schon damals waren seine Thesen Ursprung einer bitteren Polemik zwischen den deutschen Historikern. Man könnte den Dokumentarfilm gewissermaβen als eine Art gründlicher und öffentlicher Zurückforderung von Nolte und anderen deutschen Historikern gegenüber den von den akademischen Etablissement Deustchlands unternommenen Versuchen  sie in Verruf zu bringen und zu diskriminieren, halten.

Angesichts dieses  Anspruchs, der im Dokumentarfilm teilweise seinen Einfluss spüren lässt und damit der Leser über eine allgemeinere Perspektive verfügen kann, nehme ich mir vor, nach dieser Übersetzung, die eines Artikels von dem Philosophen Jürgen Habermas zu machen, der in 1986 in der Zeitung “Die Zeit” erschienen  und der auch im Film angeführt ist.

En el 90 cumpleaños de Ernst Nolte.

En Italia es famoso. Los periódicos más importantes no pasan por alto ninguna de sus visitas. Las librerías serias siempre disponen de sus libros. Da conferencias en sus universidades. Aquí le vemos en el renombrado “ Istituto Italiano Per Gli Studi Filosofici” donde es escuchado por un público serio y con aspecto inteligente. Entre el público una estatua de bronce de un monje de la localidad de Nola: Giordano Bruno, el gran hereje. ¿Qué más puede desear un hombre de letras?

“Una controversia alemana” El historiador Ernst Nolte

Un film de Andreas Christoph Schmidt

Si  Ernst Nolte, por contra, tuviera que dar una conferencia en Alemania no lo haría en la universidad, tampoco en la Iglesia De San Pablo*

*La Paulskirche es una iglesia en Fráncfort del Meno con un importante simbolismo político en Alemania. Fue inaugurada como una iglesia protestante en 1789 y en los años 1848 y 1849 se convirtió en la sede del parlamento de Fráncfort, el primer parlamento en Alemania que fue elegido públicamente.

Sino más bien en la sede de la agrupación estudiantil, practicante o no de la lucha*, de Thuringia.

*Las agrupaciones estudiantiles alemanas pueden ser practicantes o no de la lucha ( „schlagend“ o „nichtschlagend“). En el caso de las agrupaciones practicantes de la lucha se trata de la tradición del esgrima. Para ser aceptados en la agrupación y para poder dormir en sus instalaciones los estudiantes tienen que aprender esgrima. Al final de este proceso de aprendizaje los estudiantes mantienen un duelo: una lucha de hombre contra hombre.

“Yo hablo con todo el mundo”, dice. “Si alguien se me dirige yo le respondo”

(Imágenes de Ernst Nolte dando la conferencia en la agrupación estudiantil Thuringia)

“Sras. y Sres, el tema de mi conferencia va a ser el siguiente: entre la autodenegación y la autoconservación. Los alemanes después de 1945”

Y no le importa si hay una cámara delante cuando se pone a hablar por ejemplo con Horst Mahler*. El viejo combatiente de Mayo de 1968, más tarde terrorista de la Fracción del Ejército Rojo y luego abogado del NPD (Nationaldemokratische Partei Deutschland)* y luego, vaya uno a saber…

*Horst Mahler  es un ex abogado y defensor de ideologías radicales. En el pasado fue un militante de extrema izquierda,se hizo muy conocido como miembro fundador del grupo radical de izquierdas Baader-Meinhof, fundado en 1970.Tras ello militó en la Fracción del Ejército Rojo. Posteriormente se convirtió en maoista cuando estaba en prisión y mas tarde militó en el nacionalismo alemán por algún tiempo, convirtiéndose en miembro del Partido Nacional Demócrata de Alemania (conocido como NPD) en 2000,al que mas tarde defendería en los tribunales.Participó en la fundación de la Society for the rehabilitation of Those persecuted for Refutation of the Holocaust el 9 de noviembre del 2003,o schicksalstag.Ha sido procesado bajo cargos de “incitación al odio” y “negación del Holocausto”.

NPD: partido político alemán de orientación nacionalista alemana, calificado en general como partido de extrema derecha

Con un tipo así es mejor no hablar.

Pero quizá tiene Nolte desde hace tiempo poco que perder, acaso lo haya dilapidado y perdido todo… La fama que se ganó de golpe como la mente más brillante en el campo de las ciencias históricas alemanas al publicar en 1963 un libro en cuyo título aparecía la palabra “fascismo” y que comenzaba con la siguiente frase: “ No es por azar que no se haya producido hasta la fecha un estudio general del fascismo…”

Hacía su aparición una nueva voz en la historiografía alemana, una voz que no era la de la vieja élite de historiadores ni tampoco la de quienes emigraron, sino la de un joven catedrático de instituto de Witten an der Ruhr

Treinta años más tarde sólo tiene enemigos. En 1994 tras su aparición en un talk-show también el F.A.Z. (Frankfurter Allgemeine Zeitung)* se distanciaría de él. “De Nolte sólo salen ya los delirios de la época histórica que investigó” dijo de él el diario.

*El Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) es un periódico liberal-conservador alemán, fundado en 1949.

En 1999 Marcel Reich Rainicki* le dedicó en su autobiografía varias páginas refiriéndose a él como “una figura turbia y despreciable de la historiografía contemporánea” y expresaba dudas acerca de su estado mental.

*Marcel Reich-Ranicki (nacido en Włocławek, Polonia en 1920) es un destacado crítico literario alemán de origen judeo-polaco y miembro de la asociación literaria Gruppe 47

Ya  en 1986, en la llamada “Disputa entre historiadores” (“Historikerstreit”) el filósofo Ernst Tugendhat* tildó a Nolte de fanático y escribió que se podía , a lo más,  hablar de él pero no con él.

*Ernst Tugendhat (n. 8 de marzo de 1930) es un filósofo alemán nacido en Brno, Checoslovaquia. Proveniente de una familia judía acomodada, tuvo que huir de Checoslovaquia en 1938 debido al peligro de la persecución nazi a San Gall, Suiza, y posteriormente volvió a emigrar en 1941 a Caracas, Venezuela.

Entrevistador: Profesor Nolte, su libro “El Fascismo En Su Epoca” ha cumplido ya más de 40 años habiéndose convertido en un estándar. Ud, por el contrario, es un autor que ha caído en desgracia. Uno podría entonces concluir que hay dos Noltes: uno bueno, el que escribió “El Fascismo En Su Epoca” y otro malo, con quien hoy hablamos.

Ernst Nolte: Por expresarme de una forma concisa: digamos que los hijos que tuve se me han convertido en gigantes y por eso me dan hoy tantos quebraderos de cabeza. Por aquel entonces eran mis hijos y “ El Fascismo En Su Epoca” representa un pedazo no muy grande aunque tampoco despreciable de la prehistoria del llamado “movimiento del 68”. El descubrimiento del fascismo, del concepto de “fascismo” fue un componente esencial de este movimiento y de ahí que mi libro forme parte, en un primer momento, de su historia. Relativamente pronto, sin embargo, conocidos autores,  los viejos marxistas de la República de Weimar sobre todo, lo intentaron silenciar en parte. Sería la línea de estos autores cuyas obras volvían a publicarse en Alemania- Marx Horkheimer o Herbert Marcuse- la que tendría continuidad. Mi enfoque quedaría relegado.

Max Horkheimer*, Herbert Marcuse*, Theodor W. Adorno* fueron los padres del movimiento estudiantil, autores que se vieron obligados a huir de Alemania durante la época nazi y que volvieron después de la guerra. Su concepto de fascismo estaba marcado por sus propias vivencias. Se trataba de un concepto combativo. Eran  antifascistas.

*Max Horkheimer (14 de febrero de 1895 – 7 de julio de 1973) nació el 14 de febrero de 1895 en Stuttgart. Fue un filósofo y sociólogo alemán, famoso por su trabajo en teoría crítica como miembro de la Escuela de Frankfurt de investigación social.

*Herbert Marcuse (Berlín, 19 de julio de 1898 – Starnberg, Alemania, 29 de julio de 1979)  fue un filósofo y sociólogo alemán, una de las principales figuras de la primera generación de la Escuela de Frankfurt.

*Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno (11 de septiembre de 1903, Fráncfort, Alemania – 6 de agosto de 1969, Viège, Suiza), fue un filósofo alemán que también escribió sobre sociología, comunicología, psicología y musicología. Se le considera uno de los máximos representantes de la Escuela de Fráncfort y de la teoría crítica de inspiración marxista.

En estas imágenes podemos ver a Horkheimer entrando en el “Instituto de Frankfurt de Investigación Social” y, ahí, detrás de la puerta, vemos a un hombre que ya por aquel entonces rehuía las cámaras de televisión. Se trata de Jürgen Habermas , quien más tarde iniciaría los ataques contra Nolte y otros eminentes hombres de letras, ataques que darían origen a la que se ha dado en llamar “Disputa entre historiadores”

Jürgen Habermas (Düsseldorf, 18 de junio de 1929) es un filósofo y sociólogo alemán, conocido sobre todo por sus trabajos en filosofía práctica (ética, filosofía política y del derecho). Gracias a una actividad regular como profesor en universidades extranjeras, especialmente en Estados Unidos, así como por la traducción de sus trabajos más importantes a más de treinta idiomas, sus teorías son conocidas, estudiadas y discutidas en el mundo entero. Habermas es el miembro más eminente de la segunda generación de la Escuela de Frankfurt y uno de los exponentes de la Teoría crítica desarrollada en el Instituto de Investigación Social.

Ernst Nolte: Yo diría que  a lo largo de estos años mi postura ha sido en general la misma. Las huellas de lo que ya escribía en “El Fascismo En Su Epoca” pueden seguir encontrándose en lo que sostengo hoy en día. Ha sido la opinión pública la que sorprendentemente ha evolucionado en otra dirección.En aquella época yo pasaba por un “izquierdista” y hoy se me toma en ocasiones por representante de la extrema derecha. Pero no he sido yo el que ha cambiado en lo esencial sino la opinión pública. Así que, bueno, esta es muy resumidamente la historia de los dos Noltes que en su mayor parte es, en realidad, la historia de dos opiniones públicas diferentes.

Imágenes de una refriega naval entre las dos Alemanias en aguas del Elba. Año 1966. Alemania en la Guerra Fría. Lo que por esta época debió  llamar la atención a Nolte es que el término “fascismo” con que él se refería a la Alemania nazi era utilizado en el mismo sentido únicamente por los comunistas. Estos no utilizaban la palabra “nacionalsocialismo” porque contenía el término “socialismo” y al igual que Nolte preferían hablar de “fascismo” cuando se referían al régimen nazi.  Nolte podía ser considerado por ello como un “izquierdista”. Al oeste del telón de acero, sin embargo,  iba imponiéndose la teoría del totalitarismo. Esta teoría equiparaba en gran medida el sistema soviético y la dominación nazi en tanto dictaduras totalitarias. Una de las representantes más sobresalientes de esta teoría fue Hannah Arendt*

*Hannah Arendt,  (Linden-Limmer, Hannover, Alemania, 14 de octubre de 1906 – Nueva York, Estados Unidos, 4 de diciembre de 1975), fue una filósofa política alemana de origen judío, una de las más influyentes del siglo XX

Ernst Nolte: Mucha gente llegó a decir que el libro de Nolte sobre el fascismo suponía un intento de refutar la teoría del totalitarismo. Esto era exagerado aunque con la elección del término “fascismo” sí que estaba rechazando la equiparación, en aquella época muy popular, entre nazismo y bolchevismo. El fascismo en todas sus formas es algo muy distinto del comunismo o el bolchevismo y casi nadie, de hecho, los equiparaba completamente. La misma Hannah Arendt encontraba diferencias por más que en lo esencial, en el fondo y en lo principal, le parecieran similares, casi idénticos. En este punto mi aproximación al fascismo fue desde el principio diferente y más tarde la justificaría diciendo que fui yo quien introduje una dimensión histórico-genética en la teoría del totalitarismo.

Lo que esto viene a significar es que mientras los teóricos del totalitarismo se centran en la descripción de la estructura y configuración del sistema soviético y del nacionalsocialista,  lo que Nolte trata de demostrar es  que el desarrollo del nazismo cabría atribuirlo a una reacción frente al bolchevismo.

Ernst Nolte: Pero se hace bien hoy en recordar que, para la misma Hannah Arendt, por ejemplo, los judíos, por un lado, y los prisioneros de Gulag , por otro, eran en tanto víctimas, equiparables. También  a ella se le atacaría hoy virulentamente por decir esto. Saber esto representa para mí algo de lo que no puedo decir que me avergüence.

Imágenes de un documental soviético de 1965 titulado “Fascismo corriente”. Imágenes de Hitler y simulación de su voz:

 “Mi gorro de oficial por delante”

“Mi gorro de oficial de lado”

 “Yo, de buen humor”

“Yo, de mal humor, no recuerdo lo que me rondaba”

“Otra vez de buen humor. Ahí, detrás de mí está Mussolini. Poca atención parezco prestarle mientras saludo”

En 1965, dos años después de la publicación de “El Fascismo En Su Epoca” se estrena en la URSS el documental “Fascismo corriente”. También en él se equiparaba  nacionalsocialismo de Hitler con  fascismo de Mussolini y, en último término, con el capitalismo. El Estado hitleriano, representaba ni más ni menos que el ejercicio de un fascismo corriente. Entre Hitler y Mussolini, ninguna diferencia. Ambos, instrumentos del capital.

 Esta era la línea de la izquierda al mismo tiempo que la teoría que imperaba en los países de Europa del Este: el fascismo como culminación del capitalismo.

Ernst Nolte: Todos aquellos que se muestran contrarios a cualquier tipo de atenuación del nacionalsocialismo tienen que poner ostensibles reparos a esta lectura…El fascismo alemán se equipara más o menos al fascismo italiano. El fascismo italiano fue comparativamente, comparativamente digo, una forma inocua de fascismo y al equipararlo con él el nacionalsocialismo sale atenuado. Pero esto estaba bastante generalizado en aquella época… Yo diría que aún hoy esto no ha cambiado nada… Es cierto que la Unión Soviética ya no existe pero quedan digamos que los nostálgicos y éstos siguen utilizando la palabra “fascismo” en el mismo sentido.

¿Pero de que se está hablando aquí en realidad? ¿Se trata de un debate puramente académico? ¿Están en juego únicamente conceptos abstractos? No, de lo que se trata es de Ausschwitz , de la cuestión de si se debe intentar comprender Ausschwitz o si ante Auschwitz sólo cabe quedarse inmovilizado como en su día opinaba el politólogo Dolf Sternberger*

*Dolf Sternberger (28/07/1907 Wiesbaden – 27/07/1989 Francfort del Meno) fue un filósofo y politólogo alemán en la Universidad de Heidelberg. Es conocido por su concepto de ciudadanía en el pensamiento político alemán contemporáneo y por haber acuñado el término “patriotismo constitucional” con ocasión del 30 cumpleaños de la República Federal Alemana.

La tarea tradicional del historiador es aspirar a comprender y esta tarea también debería ser válida respecto a Auschwitz ¿Pero está al alcance de todo el mundo? ¿Comprender es lo mismo que perdonar? ¿Se hace necesario para comprender ir tan lejos como ha ido Nolte?

Ernst Nolte: En “El Fascismo En Su Epoca” decía ya una cosa que hoy levantaría oleadas de indignación. Era la siguiente: que no debería privarse al nacionalsocialismo de una básica simpatía, que no debía prescindirse de la misma a la hora de acercarse a él. Esta simpatía a la que me refiero por supuesto que tiene un sentido muy concreto. Me estoy refiriendo a la sim-patía, o sea al saber comprender los sentimientos de unos hombres respecto de los otros, el ser humano puede y debe ser capaz de comprender los sentimientos de otros seres humanos en la medida en que los reconoce como seres humanos, aunque éstos puedan ser unos seres humanos malvados. En este sentido me mostré desde el principio contrario a lo que podría llamarse una “mitificación” o una transformación en metafísica del nacionalsocialismo para la que el nacionalsocialismo sería una especie de fenómeno que, sin conexión con otros fenómenos históricos y en tanto mal absoluto, en lugar de haber caído del cielo hubiera subido del infierno. Ya en  1963 me negué a aceptar esta interpretación y para expresar lo que al respecto pensaba afirmaba una cosa que ya por aquel entonces provocaba cierto malestar: que, como científico y pensador, uno debería aproximarse al fenómeno del nacionalsocialismo con una simpatía fundamental básica. En aquél tiempo la gente no llegó a percatarse de esto con suficiente claridad. Si el libro, en cambio, se publicara por primera vez ahora, no pasaría lo mismo y no tardaría en ser atacado. Pero mantengo lo que en el mismo sostenía. Si no sabemos mostrar una simpatía básica a la hora de abordar la comprensión de movimientos que pueden ser opuestos o incluso enemigos de nuestras propias creencias, podremos ser lo que queramos, poseer las virtudes más ejemplares, pero lo que seguro que nunca seremos será historiadores.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: