Inicio > French, Petite Poucette, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > El abuelete refunfuñón (Alain Finkielkraut) vs. El portavoz de pulgarcita ( Michel Serres):una conversación francesa III

El abuelete refunfuñón (Alain Finkielkraut) vs. El portavoz de pulgarcita ( Michel Serres):una conversación francesa III

Ci-dessous mon troisième billet avec la traduction espagnole de la conversation entre les philosophes francais Alain Finkielkraut et Michel Serres qui a eu lieu le 8/12/2012 dans l´émission radio “Repliques” de France Culture. Voici le lien à l´émission:

http://www.franceculture.fr/player/reecouter?play=4519989

Más abajo mi tercer post con la traducción española de la conversación entre los filósofos franceses Alain Finkielkraut y Michel Serres que tuvo lugar el 08/12/2012 en el programa de radio “Repliques” de France Culture. Arriba el enlace al programa

Alain Finkielkraut: Entonces ¿Cuál es la relación que mantenemos con esta cognición externalizada?

Michel Serres: Es justo de lo que hemos hablado, querido amigo…

Alain Finkielkraut: Si, claro, pero quiero referirme de nuevo a la relación pedagógica y a lo que debe ser nuestra autoridad, es decir, nuestra responsabilidad respecto a las nuevas generaciones, nuestra responsabilidad de adultos. Yo mismo soy una especie de bisabuelete refunfuñón pero , no obstante, me informo y por eso traigo otro testimonio…

Michel Serres: Bien….

Alain Finkielkraut:… Un testimonio de una joven profesora de historia que, a diferencia de mí, está familiarizada con todas estas herramientas. Hablo de Mara Goyet, que es profesora de historia en un colegio de enseñanza secundaria. Durante mucho tiempo fue profesora en un colegio del extrarradio y hoy enseña en un colegio, digamos que más tranquilo, en París intramuros. Resulta muy interesante escucharla cuando dice…

Michel Serres: Si, he leído el libro…

Alain Finkielkraut:…. “Que el ambiente en los colegios, a pesar de lo que pueda pensarse, no es el ideal ya que existen mil fuentes distintas de distracción para el alumno”. Leo textualmente: “…. con los textos de los smartphones, los teléfonos inteligentes, los avisos en los móviles, el MP3″ …En un momento dado Mara Goyet nos describe cómo es el cuarto de los niños y de los adolescentes de hoy, que no tiene nada que ver naturalmente con la habitación en la que un Proust adolescente se encerraba para leer. Desde luego que existe un sofá, pues el sofá se ha democratizado a un punto en que hasta nos lo encontramos en las habitaciones de los niños. Y sobre este sofá el niño se echa ¿Y qué es lo que entonces sucede? Pues que una multitud de intercambios de SMS está teniendo lugar con los adolescentes sumergidos en un guirigay empalagoso de mensajes estériles y predecibles que no les aportan nada nuevo.

Michel Serres: ¡Alucinante! ¡Verdaderamente alucinante!… empalagosos, estériles y  predecibles.De verdad que todo esto me resulta verdaderamente refunfuñón…Fantásticamente refunfuñón… ¿Pero porque se empeña Ud. en que sean empalagosos, estériles y predecibles?

¡Es alucinante! ¡Alucinante! ¡Qué odio! ¡Pero qué odio!

Alain Finkielkraut: Odio ninguno….Pero si se les deja sólos…

Michel Serres: Yo es que les quiero, quiero a esos niños, no los encuentro ni estériles ni predecibles. Me resultan maravillosos esos intercambios que tienen entre ellos y tanto mejor si les permite inventar, ¡Por fin! comunidades y pertenencias que nunca antes habíamos imaginado.

Alain Finkielkraut:…Si se intercambian 150 sms diariamente, como ellos mismos reconocen, van a estar mandándoselos también en clase y entonces el smartphone se convierte en el enemigo del profesor si es que uno cree aún- como yo lo sigo haciendo- en la palabra magistral- y ella seguro que también les quiere, Mara Goyet, y les quiere lo suficiente para no querer abandonarles a su suerte, a la suerte a la que la tecnología les libra.

Michel Serres: Yo también he sido un adolescente. Hice la mili en la marina, imagínese Ud, y me encontraba en Djibouti después de la campaña militar de Suez y estaba enamorado. Tenía novia y mi novia estaba en Burdeos y nos escribíamos. Nos escribíamos cartas de amor. Las cartas tardaban en llegar a Burdeos dos meses y medio y cuando al de cinco meses recibía su respuesta ya ni me acordaba del estado de ánimo que había dado origen a mi carta. Hoy en día el enamorado que está en Djibouti y tiene una novia en Burdeos habla a través del smartphone y la correspondencia de amor que mantienen viene marcada por él y aquí, a diferencia de entonces, la correspondencia es perfecta.

Con las nuevas tecnologías, sabe Ud… Vale, cierto que se inventaron pensando en los hombres de negocios y el beneficio sigue estando ahí. Pero disponemos hoy de cifras extraordinarias que nos dicen que entre el 65% y el 70% de los intercambios de mensajes  se producen en el seno familiar, entre la madre y sus hijos, entre el padre y la madre… Y esto ha contribuido a reforzar las relaciones familiares…

Por ello, por volver al punto de vista del que enseña, por retornar a la docencia…Me ha gustado que haya utilizado la palabra “autoridad” porque esta palabra es magnífica. Me gusta. Ud. sabe, querido amigo, y lo sabe mejor que yo….

Alain Finkielkraut: Seguro que mejor no…

M. Serres: La palabra “autoridad” es una palabra latina que viene del derecho romano. “Auto” quiere decir la persona que servía de fianza ante  un tribunal. Pero no es esto lo más interesante. Este sustantivo “auto” que es del derecho romano procede a su vez del latín “augere” que quiere decir “aumentar”. En inglés se dice “auction”, los ingleses la han conservado. En consecuencia tendrá autoridad todo aquel que nos aumenta, que nos hace más grandes. Vale. Continuemos. La probabilidad de que algunos de mis alumnos haya ya leído algo de lo que, yo en tanto docente, voy a tratar…-Voy ahora a tener en cuenta esa presunción de competencia de la que antes he hablado-. Bien. En una situación así para que yo tenga autoridad hace falta que sea capaz de aumentar ese saber del que ellos ya disponen y precisamente por esto utilizo la metáfora del conocimiento exteriorizado, de la cabeza exteriorizada, para señalar que el conocimiento o sea la cabeza de St. Denis, se encuentra fuera… Lo que yo frente a mis alumnos tengo que hacer es hacer funcionar lo que aún queda dentro de mi cabeza, es decir, lo que se refiere a mi inteligencia, mi capacidad de innovación, todo aquello que aumenta, que hace aumentar el saber. Entonces ¿Quién es él que enseña hoy en día? Pues precisamente aquel que tiene autoridad puesto que es capaz de hacer aumentar ese saber que ya se encuentra ahí, o del que puede suponerse que ya se encuentre ahí. Estoy seguro de que es así como Ud. ,igual que yo mismo, enseña.

Alain Finkielkraut: No estoy muy seguro de que se pueda dar por hecho que en la enseñanza secundaria el saber ya se encuentre ahí. A mí más bien me parece que se lo echa en falta, que está cruelmente ausente y, sobre todo, y Ud. lo reconoce en su libro “Petite Poucette”, hoy en día en las clases se suele montar una especie de guirigay que a Ud, entonces le parece bien. A mi me parece que para transmitir el saber o para hacer llegar el pensamiento y el saber a la conciencia de los chicos el silencio es una cosa indispensable, un silencio que a causa precisamente de esta especie de inmediatez inducida por las nuevas tecnologías ya no existe y, bueno, esto más debería considerarse un obstáculo para ese aumento de saber.

Michel Serres: Toda la cuestión, mi querido amigo, se reduce a intentar comprender cuál es el mundo al que las nuevas tecnologías conducen porque todas las cuestiones que Ud. plantea suponen, dan por sentado, implican unas reglas, unos marcos, que corresponden al mundo que  precede a las nuevas tecnologías. Y si lo que Ud. quiere es juzgar las nuevas tecnologías según los patrones del mundo precedente, estará Ud. poniéndose , y seguro que le gusta, en el caso de Sócrates, quien no comprendía en absoluto lo que significaba la escritura o en el caso del doctor de la Sorbona de la Edad Media, Janotus de Bragmardo, que no comprendía para nada el mundo en que Rabelais estaba entrando, que es en el que Montaigne ya se encuentra.

Y sin embargo, la brecha, el corte está ahí y Hermes, de quien antes hemos hablado, está en el cruce, es la estatua que muestra la bifurcación y, de hecho, la cultura se ha bifurcado y no sólo aquello de lo que la cultura trata, su contenido, sino la cabeza de la cultura, la cognición. Todo se ha bifurcado. Hace falta que se comprenda esta bifurcación. Nuestro papel de docentes no es el de prohibir o el de señalar como peligroso o estéril este nuevo mundo sino el de comprender la bifurcación para ayudar al nacimiento de esta nueva cultura, nuevas culturas que ya aparecieron en el siglo V a.c. o en el Renacimiento. Nos encontramos en pleno Renacimiento.

Alain Finkielkraut: “Nos encontramos en pleno Renacimiento” dice Ud. A mí me parece- y esto sin duda agrava mi caso de bisabuelete refunfuñón- que la educación en tanto que tal depende del viejo mundo que nos precede. Tengo delante de mío un texto muy bello de Ricoeur sobre la enseñanza que fue vuelto a publicar hace algunos años por la revista “Le Portique”, la revista de Benoît Goetz y Jean Paul Resweber, y Ricoeur dice: “¿Qué es lo que hago cuando enseño? Hablo, no tengo otra forma de sustento ni tengo otra dignidad, no tengo otra manera de transformar el mundo y no tengo otra influencia sobre los hombres. La palabra es mi trabajo, la palabra es mi reino, hablo solamente para comunicar a la generación adolescente lo que sabe y busca la generación adulta y hay una cosa que ninguna reforma de la enseñanza puede proponerse alcanzar: el fin del reino de la palabra en la enseñanza.” A lo mejor Sócrates hubiera podido decir esto mismo.

Michel Serres: Pero ¿Quién le ha dicho a Ud. que el reino de la palabra vaya a desaparecer? Ud. es la prueba viviente de que no. Ud. es el profesor de “France Culture” y Ud. es , por lo tanto, la prueba viviente de que las nuevas tecnologías, en este caso la radio, la red, le permiten hablar. Ud. ha triunfado, está a tono con el tiempo, querido amigo, permítase el triunfo. Ud. no es ya más un abuelete refunfuñón. Justamente lo que la palabra “educación” tiene de más interesante… Bueno, antes de nada, tampoco crea que la ruptura de la que somos testigos implica cambios hasta ese punto…

Alain Finkielkraut: ¿Ah, no?

Michel Serres: Que se empezara a escribir no implicó que se dejara de hablar. Tampoco la invención de la imprenta condujo a que se dejara de escribir y tampoco la revolución numérica ha llevado a que se deje de imprimir. Hoy en día se tienen impresoras hasta en casa. Por lo tanto, no nos encontramos sólo frente a brechas sino ante procesos acumulativos.

Segundo punto, he escuchado con atención lo que dice nuestro viejo amigo Ricoeur. Se olvida, sin embargo, de que la palabra “educación” es una palabra muy interesante. Habrá observado Ud. que la “e” se relaciona con el prefijo “ex” y que este prefijo “ex” acompaña a “ducation” que viene de “ducere”, que quiere decir guiar, conducir. Pero ¿Conducir a dónde? Conducir al exterior, conducir hacia fuera… conducir a la bifurcación que estoy describiendo, o sea que desde luego que la educación consiste en trasmitir un saber que ya está ahí pero igualmente consiste en transmitir a la generación futura su propio mundo…”e- ducación”, o sea de “ducere”, conducir y “ex”, hacia fuera, a la manera de la bifurcación y aquí justamente nos topamos con Hermes.

Alain Finkielkraut: ¿Y no será la educación, al contrario, una cierta aptitud a conducir a esa generación fuera de su mundo para permitirle mediante un gran desvío, volver a ese mundo mejor armados, con la distancia que es necesaria? Porque la educación tiene que ver con el pasado y el pasado introduce frente al guirigay del presente una distancia.

Michel Serres: Para Ud. el presente siempre es un guirigay y el  pasado siempre está en el terreno de los valores.

Alain Finkielkraut: Bueno, el presente es un guirigay porque lo que hemos retenido del pasado es algo muy diferente a un guirigay. Hemos retenido un cierto número de obras con las cuales nos vemos invitados a conversar. El presente es necesariamente un guirigay y este guirigay ha cobrado hoy en día unas dimensiones inimaginables debido justamente a la comunicación planetaria.

Michel Serres: Me gustaría defender un tipo de visión diferente y hablar de ciencias. Sería interesante hablar de la enseñanza de las ciencias que ha cambiado mucho a causa de las nuevas tecnologías, así como de la investigación. La ciencia e investigación de la época de mi juventud no es ciertamente la de nuestros días con los ordenadores… Y puesto que trae y cita a los clásicos voy a traer  también yo unas palabras muy interesantes de Max Planck a quien puede que Ud. haya leído y que es el gran físico de comienzos del XIX que ha dado nombre a todos los institutos de investigación alemanes.Al final de su vida a Max Planck le gustaba decir a modo de balance de una vida llena de invenciones y descubrimientos lo siguiente: “no se crea que la ciencia progresa por los avances teóricos o de experimentación…No, no es por esto. La ciencia sólo avanza cada vez que una generación precedente se jubila”. Si lo que Ud. pretende es que a cada generación que trae un nuevo mundo se le enseñe el viejo, lo que consigue es bloquearla completamente y no será capaz de inventar nada. Rabelais no tenía ningún interés en saber de memoria la escolástica de la Edad Media. Rabelais inventó un nuevo mundo, inventó a Pantagruel, a Gargantúa, inventó las islas Tohu y Bohu y, claro, los doctores de la Sorbona se desesperaban.

 Alain Finkielkraut: Si, pero también sabía latín y griego e incluso hebreo… Introdujo el hebreo en la cultura….

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: