Inicio > Fundación Heinrich Böll, German, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > Debate en la fundación Heinrich Böll Junio 2012. IX y última entrega

Debate en la fundación Heinrich Böll Junio 2012. IX y última entrega

En esta última entrega del debate en la fundación Heinrich Böll queda en el aire la cuestión de los costes de un rescate de los bancos. Mientras Richard Werner sostiene con plena convicción que dichos costes son perfectamente evitables, Jörg Asmussen del BCE no ve cómo evitarlos. La polémica no va a más porque el moderador Gerhard Schick se encarga de remitirla a una confrontación bilateral y pasa a resumir el debate antes de  despedirse.

 Gerhard Schick

 Bueno, pero sí que hemos hablado indirectamente de los bancos griegos.

 Jörg Asmussen

 … se ha hablado de los bancos en el conjunto de la Unión Monetaria… Yo creo que ayer Grecia decidió emprender el camino de un año de reformas pero al gobierno por formarse le queda un duro camino. Primero tiene que constituirse el gobierno y, una vez constituido, su cometido primordial seguro que va a ser: de un lado, gobernar el país de modo que disponga de unas finanzas sólidas y, de otro, emprender reformas para el crecimiento y el empleo. El país necesita las dos cosas. No creo que se deba ni que  pueda establecerse un debate que oponga estas dos cosas. En este sentido, tan pronto se forme un nuevo gobierno, una delegación de la troika viajará a Grecia. La comisión europea así lo declaró ayer por la noche al hablar de las medidas de adaptación que en interés de la propia Grecia se habrán de tomar.

Puede leerse y a menudo nos preguntan si los objetivos pueden posponerse en el tiempo….Antes que nada, yo sería partidario de hacer una evaluación de la situación con el nuevo gobierno para  poner los objetivos del programa de adaptación y determinar la situación económica. Puedo desde luego hacer mención a que cuando se habla de posponer objetivos fiscales debería añadirse, en honor a la verdad, que cuando un país experimenta un déficit primario lo que ocurre es que los ingresos ordinarios de ese país no cubren  los gastos ordinarios, sin contar los pagos de interés. En virtud de esto una prolongación en el tiempo del cumplimiento de los objetivos fiscales va a implicar automáticamente que el país va a incurrir en nuevas necesidades de financiación externa.

Richard Werner

Brevemente, en lo que concierne Grecia, si es que puedo plantear una pregunta al Sr. Asmussen… Bueno, ya han podido escuchar antes mi propuesta: Grecia no debería emitir más bonos soberanos sino que el Estado griego debería tomar prestado de los bancos. Los bancos entonces estarían generando crédito, sin contabilizarlo a precios de mercado, no existiendo mayor problema respecto al cumplimiento de los criterios de Basilea dado que el riesgo sería de un 0%. La generación de crédito  es ahora mismo en Grecia negativa y, por esta vía, podría elevarse rápidamente hasta un 2% o 3% obteniéndose entonces con seguridad un crecimiento del P.I.B. nominal de entre un 2% o 3% siguiéndose de aquí más ingresos fiscales.

Si se me permite, yo quisiera plantear una pregunta… El Sr. Asmussen ha dicho antes que no puede imaginarse que un rescate bancario pueda llevarse a cabo sin costes.

Bien, dónde ve Ud. los costes  si los bancos centrales, como por ejemplo lo ha hecho la Reserva Federal, o mejor tomando un caso todavía más extremo para hacer más clarividente el debate, pongamos que  todos los créditos impagados o potencialmente impagados fueran comprados por el Banco Central al precio nominal y no al de mercado, o sea al precio al que se contabilizaron originariamente de suerte que los bancos no experimentan un agujero en sus balances, que es precisamente lo que dispara una crisis bancaria, su causa. Esto permitiría que los bancos dispusieran de nuevo de cash. Una contabilización en el haber del BCE y los bancos quedan completamente saneados…

Vuelvo a la pregunta: dónde surgen los costes si se procede de esta manera. El BCE no experimenta costes porque solamente se trata de un apunte contable. Se suele suponer que esto conduciría a inflación y la inflación sería obviamente un coste indirecto. De hecho, esto no puede conducir a inflación puesto que la inflación sólo es posible cuando el dinero del sistema bancario-el dinero que genera dinero, el del BCE incluido- es “bombeado” en el sistema no-bancario, en la economía y, sin embargo, con este proceder esto no ocurriría. Lo que tenemos es un ajuste contable dentro del propio sistema bancario, entre el BCE y los bancos y ninguna clase de costes…

Le agradecería que me rebatiera y me demostrara dónde se encuentran los costes.

Gerhard Schick

Antes quizás… podríamos abordar la pregunta acerca de las instituciones europeas….

Daniel Gros

Se trata de una pregunta difícil… Difícil de resolver objetivamente… Lo que de hecho se necesitaría inmediatamente es una cooperación fiscal entre los diferentes países miembros de la Eurozona y aquí hay poco espacio para las instituciones europeas… por decirlo claramente…

La cosa cambia si consideramos la estructura bancaria que  quiere construirse en Europa en los próximos 10 años. Entonces a las instituciones europeas se las consultaría y co-determinarían las decisiones pero, si somos realistas, en la actual crisis, el parlamento europeo sobre todo, tiene lamentablemente poca influencia porque el dinero viene de los países miembros y tiene que ser previsto en los presupuestos nacionales que, a su vez, son discutidos y aprobados por los parlamentos nacionales.

Gerhard Schick

Propongo que la pregunta del Sr Werner al Sr. Asmussen se debata de una forma bilateral…(Murmuraciones entre el público) o bueno, Sr Asmussen si brevemente  Ud. quiere…

Jörg Asmussen

De buen grado lo intento comentar brevemente… Yo creo incuestionable  una de las premisas de la economía “ There´s no free lunch”. Cuando alguien me viene con que “algo no cuesta nada” lo primero que me digo es que los costes deben estar en alguna parte…. (Murmuraciones entre el público) Si, sí, señores… y puedo también  decir dónde creo que están…

El Sr. Wener nos viene a decir, en suma, que si las cosas se hicieran como él propone , se estaría generando crecimiento de la masa monetaria y se obtendría así un crecimiento de la economía… En última instancia lograríamos pues crecimiento real. El dinero del Banco Central se filtra a través de la generación de crédito y el dinero acaba en el sector no-bancario, ya que de lo contrario no se estaría produciendo crecimiento… Para generar crecimiento el dinero tiene  que filtrarse necesariamente  en el sector no bancario y esto inevitablemente dispara las presiones inflacionistas.

Y aquí precisamente se encuentran los costes, sólo que repartidos entre todos.

Gerhard Schick

Seguro que sobre este aspecto podríamos seguir discutiendo pero, por resumir, yo quisiera señalar que ha quedado bastante claro que el hecho de que el BCE haya intervenido inyectando masivamente liquidez más allá del corto plazo habitual desde diciembre del año pasado fue probablemente la manera adecuada y única de actuar en su momento. Por eso nosotros no hemos criticado al BCE en lo que a esto se refiere.

Al mismo tiempo ha quedado también bastante claro que ello ha traído consigo una serie de dificultades:

1º.- Porque la intervención no fue completada con la de otros agentes. Sr. Asmussen, Ud. ha mencionado este aspecto antes.

2º.- Porque el nexo entre los Estados y los riesgos de los Estados se ha reforzado de nuevo.

3º.- Y porque a través de esta vía no se podía lograr una verdadera estabilización de los balances de los bancos en lo que concierne a su capital, que es dónde residen los problemas de solvencia.

Hemos tematizado asimismo la cuestión acerca de quién, de hecho, está beneficiándose de todo esto. Si pueden implementarse restricciones como, por ejemplo, hemos hecho en Alemania en la forma de topes en las retribuciones de los directivos bancarios o medidas en la misma dirección, medidas que en el contexto debatido tampoco han sido posibles.

Me ha resultado especialmente interesante poder debatir la cuestión de cuáles son las alternativas a que el BCE  vuelva a asumir el papel que ha asumido con los dispositivos LTRO. Yo también comparto el punto de vista, por cierto, de que no es cometido del BCE llevar a cabo lo esencial de las medidas anti-crisis y de que sólo cuando los gobiernos no cumplen con su trabajo  es cuando el BCE tiene que asumir ese cometido. Y mi exigencia es la de que los Gobiernos cumplan con su trabajo. Lo mismo cabe decir respecto a impulsar una unión bancaria o a desarrollar instituciones en Europa que impidan justamente que el BCE tenga que intervenir más allá del suministro normal de liquidez. En la implementación de las respuestas a estas cuestiones-organizar a nivel europeo una protección de los depósitos, montar estructuras de supervisión allí dónde pueda hacerse- ha habido bastante consenso. También se ha tematizado la cuestión de cómo poder establecer un régimen de reestructuración que haga posible que los accionistas se involucren en los costes del rescate.

Y luego estarían esas sombras de elefante que penden en el ambiente al preguntarnos por la implicación de los acreedores y en qué medida puede irse más allá de la involucración de los accionistas hasta alcanzar el ámbito del capital subordinado.

Desde mi punto de vista, y aquí creo estar próximo a lo expuesto por Daniel Gros, rescates bancarios como el que se produjo en Irlanda en el que no fue permitida una implicación de los acreedores acarrean unos costes que al final complican extraordinariamente el problema no pudiéndose descartar nuevas negociaciones en Irlanda porque el problema se ha hecho mayor. Ahora, sin embargo, le toca el turno al asunto de cómo abordar las cosas en España. Esto es importante.

También hemos tocado el aspecto de la transparencia y aquí me permito hacer una observación sarcástica al ver que las mismas exigencias de transparencia que el congreso americano ha impuesto a la Reserva Federal, cuándo se las intenta implantar en Europa no causan sino el revuelo de los mercados. Y, sin embargo, los datos que se piden que se hagan públicos son los mismos que en EEUU  aduciendo los principios del libre derecho a la información y los principios parlamentarios orientadores de la Reserva Federal.

Pero bueno, ya ha indicado Ud. Sr Asmussen que nos ocuparemos de ello en uno u otro próximo foro. Estaría muy bien si al final podemos verlo todo un poco más claro.

Gracias a todos por haber participado en el debate, gracias a mi equipo por haber participado en la preparación y que tengan un buen día.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: