Archive

Archive for 26 noviembre 2012

Nus-pieds, pieds-nus et d´autres niaiseries pernicieuses

noviembre 26, 2012 Deja un comentario

Qu´est-ce qu´on peut dire par rapport à “La loi”? La première chose qui me vient à l´esprit c´est qu´elle  n´est pas mon metier. Il y a déjà quelques annèes, lorsque j´étais à l´université, j´ai commencé des études de droit, mais ça n´a pas duré parce que je les ai abandonnés la première année. Pourtant il y a un sentiment lié en quelque sorte à cette brève expériènce que je n´ai pas oublié: la notion de la souvaireneté et d´une chose que le professeur , tout en parlant comme d´une platitude, appelait “l´état” pendant les classes de droit politique ont exercé sur moi un attrait étrange dont je n´ai jamais pu  m´affranchir.

Voiçi les noms de quelques auteurs qui, à mon insu, ont laissé l´empreinte d´une terrible idée de toute-puissance dans ma tête: Jean Bodin, Hobbes, Carl Schmitt…

Par fois je me demande si on ne peut pas lier cette empreinte que on a reçu à l´université avec celle qui, à une autre époque, on a reçu à force de lire  d´une façon compulsive des bandes- dessinées dans lesquels les super-hèros de Marvel joueaient le rôle principal.

Voici un extrait de ce que l´écrivain anglais George Orwell pensait à cette égard:

“Bien que leur titres soient “Marvel Comics” ou “Famous Funnies” elles (ces publications) sont en fait consacrèes a la science-fiction- c´est-à-dire, aux robots metaliques, aux hommes invisibles, aux monstres prehistoriques, aux rayons mortels, aux invasions arrivées de Mars, et à ce genre de choses”

“À tout prendre ces choses sont trés inquietantes. Elles tendent notamment à stimuler les rêves de pouvoir et à la limite leur sujet n´est que de la sourcellerie et du sadisme. Dans presque tous les pages on trouve toujours un etonnant nombre de personnages qui volent dans le ciel ou qui sont en train de flanquer un coup de poing à un autre ou des jeunes filles a moitié nues qui essayent de sauver leur honeur face à des violeurs qui peuvent être et des robots et des dinosaurs gèants autant que des êtres humains.”

Dificile à dire qui sont les personnes qui lisent ces publications. En principe ils visent les enfants mais les annonces et le sex-appeal, toujours present, suggerent qu´elles sont lues aussi par les adultes.

C´est qui est étrange lorsque on voit ces nullités pernicieuses…”

D´après Orwell, donc il y avait dans ces “nullités pernicieuses” du sex et des rêves du pouvoir. Voilà la combinaison parfaite qui peut faire le lien d´ une époque à l´autre de ma vie. De la fascination pour Peter Parker ( Spiderman) à la fascination pour la formule de la soveraineté du Roi Soleil et son cèlebre “L´état c´est moi” il n y a qu´un fil conducteur qui, tel un courant souterrain, excite mon désir et le faire s´égarer en detours imprevus , arbitraires, sauvages.

Maintenant, en me permettant un détour plus modeste, voici un truc qui n´est pas du tout le mien, voire, que je déteste de la même façon farouchement ambigue que je detestais les chats dans mon enfance:  la tong.

Bon, grâce à ce truc, la tong, je me peux rapprocher de “La loi” d´une manière moins penible que celle- là de mes études de droit inachevés, d´une manière plus souveraine et  violemment imperative, en rompant tous les digues qu´osent s´interposer dans le jeu fou entre me désir et ses contraintes, entre ma soif charnelle et ses interdictions . Imaginons alors qu´on ait la tâche d´inventer une loi qui n´existe pas encore mais qu´on aimerait crèer. Il ne faut pas être un sache pour deviner quel serait le premier arrêt que rendra la cour de justice de mon royaume après que j´ai eu prêté serment de rendre service au peuple: l´interdiction des tongs sous peine de galères à l´échelle de toute la planète. Alors dans un monde sans tongs, les pieds-nus fémenins  seront favorisées par la Loi  et , moi, je serai le roi qui, sous le soleil,  à la plage, l´interpreterai  à mon gré en triant ceux qui meriteront l´échafaud et ceux qui auront le bonheur de rester auprès de moi.

“The Economist” y “las vicisitudes de mantener unido un país”

noviembre 26, 2012 Deja un comentario

Traducción del artículo “Las vicisitudes de mantener unido un país” de “The Economist” en su edición del 24 – 30/2012

http://www.economist.com/news/briefing/21567085-stabilising-spains-finances-without-tearing-its-social-fabric-apart-being-made-harder

Una nueva ola de secesionismo en Cataluña complica la tarea de estabilizar la situación económica del país sin desgarrar su tejido social

El 11 de septiembre de 1714 al final de la guerra de sucesión española la victoriosa dinastía borbónica suprimió las instituciones medievales de autogobierno de Cataluña. Una vez restaurada la autonomía política en 1978 el gobierno de Cataluña, la Generalitat, escogió la fecha de esa derrota del siglo XVIII para celebrar su día nacional. Este año el día fue celebrado con una gigantesca manifestación en la que se reclamaba la independencia de Cataluña. La sorprendente cantidad de gente que acudió a la manifestación – 1,5 millones de una población total de 7,5 millones, según los nacionalistas; solamente 600.000 personas según sus adversarios- alteró profundamente la vida política española.

Envalentonado por la multitud, Artur Mas, presidente de la Generalitat desde 2010, convocó elecciones para el 25 de Noviembre, dos años antes de lo esperado. El Sr. Mas estaría buscando un mandato que le legitime para convertir a Cataluña en “un Estado dentro de Europa” y ejercer el derecho a decidir su propio estatus. En Barcelona, tradicionalmente una ciudad más socialista que nacionalista, muchos balcones lucen la bandera catalana de franjas amarillas y rojas, con el añadido  a menudo  de una estrella blanca que simboliza la aspiración a un Estado independiente. En los mítines de campaña, el Sr. Mas se muestra en plan Moisés prometiendo a su rebaño la tierra prometida.

Esto supone un vuelco que no convence del todo en un hombre cuyas formas habituales son las de un economista cauto y más bien gris. En sus discursos electorales, el Sr. Mas, líder del partido Convergencia y Unión, evita utilizar la palabra “independencia”. Algunos asesores apuntan a que esto servirá de ayuda a la hora de conseguir un mejor arreglo con España.

Lo alto de las pretensiones podría deberse , por lo tanto, a una posición negociadora. También podría ser una treta para que la popularidad de Mas gane enteros, dados los recortes con los que éste respondió a la crisis económica española, la misma crisis que está impulsando la ola de nacionalismo catalán sobre la que el Sr. Mas quiere surfear. Los últimos cuatro años han sido los de la peor recesión en España desde los años 50. El paro alcanza el 25% según las estadísticas oficiales. El entusiasmo que despierta la independencia catalana podría ser simplemente la manifestación más dramática del descontento ante la vertiginosa caída del país de la categoría de nuevo rico a la de nuevo pobre entre los países europeos. De acuerdo a Josep Ramoneda, un filósofo de Barcelona,  contribuyendo a la ilusión de que “podemos pensar por nosotros mismos” allí donde los demás sólo hablan de recortes y riesgos, Mas estaría aportando “el único proyecto político algo inspirador.”

Un síntoma entre muchos

Existen otras expresiones de descontento. El 14 de noviembre se produjo la segunda huelga general en este año. Entre los manifestantes en el Paseo del Prado madrileño había ahorradores enfurecidos que se sienten engañados por sus gestores bancarios al haberles llevado éstos a comprar acciones preferentes cuyo valor ahora es poco menos que ninguno. Manifestantes pitando silbatos rociaban de spray oficinas bancarias en Madrid en protesta por los desahucios de gente en paro incapaz de pagar la hipoteca.

Pero la cuestión catalana es la más peliaguda para Mariano Rajoy, el primer ministro español, y para su partido, el conservador Partido Popular. A diferencia de otras protestas las de Cataluña cuestionan la integridad territorial de España y, por lo tanto, el futuro de la cuarta economía más grande de la Eurozona. Además el modo en que la política que atañe a las autonomías regionales se ha materializado desde 1978 ha sido uno de los factores que más ha contribuido a la crisis. Si un cambio radical en lo que concierne a los arreglos entre Madrid y las regiones sería ya difícil en tiempos más propicios, qué cabe decir en estos tiempos que son los peores.

Si uno se sienta a compartir unas tapas acompañadas de vino del Priorato con un grupo de nacionalistas catalanes no tarda  en ser obsequiado con una mezcla de resentimiento, sueños frustrados y uno o dos argumentos racionales. Cataluña no ha sido un país independiente desde el siglo XII, siglo en que su reino se unió al de Aragón y éste a su vez al de Castilla en 1469. Luego vino la derrota en la Guerra de Sucesión Española, en la que Cataluña apoyó al perdedor.

La Segunda República de los años 30 trajo la autonomía política a Cataluña y al País Vasco. La victoria de Franco en la guerra civil entre 1936 – 1939 supuso su pérdida y la prohibición del uso público de sus lenguas. La constitución democrática del 78 trajo de nuevo la autonomía política dividiendo a España en 17 “comunidades” autónomas. En 2007 estas autonomías representaban un 38% del gasto público; dejando aparte las pensiones y el subsidio de desempleo los gastos del gobierno central suponen sólo el 18%.

El 91% de los catalanes apoyó la constitución en el referéndum de 1978. En el poder de la Generalitat durante casi los 23 años siguientes los nacionalistas de CIU hicieron del catalán la lengua oficial en las escuelas y en la administración. El partido socialista, cansado de tantos años de oposición, decidió aliarse con pequeños partidos independentistas para llegar al poder en el 2003. Pasqual Maragall, el líder socialista, se puso a exigir de un modo oportunista un nuevo estatuto de autonomía en el que se reconocía a Cataluña como  nación  antes que como región o comunidad y en el que se le aseguraba más dinero y poder. El primer ministro socialista español, Jose Luis Rodriguez Zapatero, en una jugada frívola característica, endosó este estatuto a Las Cortes- el parlamento español- pasando por encima de las objeciones del Partido Popular- para que, al cabo, el tribunal constitucional español se encargara de suprimir algunas de sus disposiciones más importantes. El asunto no hizo sino agudizar el sentimiento de agravio nacionalista- y en otras partes de España la consideración de los catalanes como quejicas que sólo van a los suyo.

La histeria de Mas

Entretanto la generación que creció hablando catalán y aprendiendo historia de los manuales de la Generalitat ha llegado a la mayoría de edad política. Muchos de sus padres eran emigrantes de otras partes de España o mantenían vínculos con ellas ligados a recuerdos de la guerra civil. Para los jóvenes estos vínculos históricos tienen menos importancia. “Para mí romper con España tiene un coste emocional” dice Antoni Castells, quien fue consejero económico del gobierno de Pasqual Maragall. “Para mi hijo no lo tiene. El únicamente se pregunta por qué tenemos que seguir unidos a gente que nos insulta y que no nos soporta”

Luego está el asunto del dinero. La Generalitat se queja de que transfiere entre el 6,5% y el 8,5% del producto interior bruto de Cataluña al resto de España, y que Madrid asigna las inversiones públicas en función de sus propias prioridades. Cataluña quiere poder recaudar sus propios impuestos y tener control sobre cómo se gastan.

Los adversarios de CIU esgrimen que se está lavando el cerebro a una generación de alumnos utilizando los costosos canales de televisión catalanes para impulsar el apoyo a la independencia y que se está comprando voluntades mediante subsidios y patronazgo en cada institución social de relevancia. Francisco Moreno, un editor de Barcelona, compara el dominio de la Generalitat sobre los medios de comunicación con el de Hugo Chávez en Venezuela.

Al Sr. Mas también se le acusa de aventurero al querer hacer creer que Cataluña puede declarar unilateralmente su independencia en la Unión Europea. Según varias opiniones de la Comisión Europea , una Cataluña independiente no pasaría automáticamente a ser miembro de la UE, teniendo España que aprobar su (re)admisión. Empresarios de Barcelona, particularmente los dueños de compañías grandes, están asustados: José Manuel Lara de Planeta- la mayor editorial española- ha amenazado con trasladar su sede si el Sr. Mas declara la independencia.

Pero ese “si” no es baladí. Según algunas encuestas el plan del Sr. Mas para ganar en popularidad patriótica no estaría dando resultados. Lo más probable es que CIU consiga el 25 de noviembre alrededor del 37% del voto (un poco menos que en 2010) no alcanzando la mayoría absoluta en el parlamento catalán. A pesar de ello, alrededor de un 75% de los miembros del nuevo parlamento estarán por votar a favor de la celebración de un referéndum sobre el estatus de Cataluña.

Según Andreu Mas- Colell, el consejero económico del Sr. Mas y especialista en teoría de juegos, la propuesta de referéndum supone cruzar el Rubicón. Cataluña no puede celebrar la votación unilateralmente. La constitución asigna tales poderes a Las Cortes, que a buen seguro no le bailarán el agua al Sr. Mas. Si los catalanes reclaman legítimamente (a sus propios ojos, al menos) una votación, la negativa de Las Cortes a que la celebren será contemplada como un enorme agravio hasta que otras Cortes cambien de opinión. Pero el Sr. Mas- Colell añade que la actitud de Madrid y cualquier oferta que de ahí provenga será tomada en consideración.

Visto desde Madrid, a 691 kms de Barcelona pero a sólo dos horas y media si se toma el tren de alta velocidad, la táctica del Sr. Mas es vista como una enojosa distracción de la dura tarea de bregar con la resaca que ha dejado la brutal  burbuja inmobiliaria que tuvo lugar desde principios hasta mediados de los años 2000. Dicha burbuja produjo alzas inesperadas en los ingresos, factor que unido a la disponibilidad de crédito barato  después de que España accediera al Euro, dotó a todos los diferentes niveles de gobierno de recursos capaces de hacer realidad sus sueños. El Sr. Zapatero invirtió esta lluvia de dinero en los relucientes trenes de alta velocidad y en la fuerte subvención a la industria de los paneles solares así como en compromisos permanentes en lo que se refiere a mayores pensiones, beneficios sociales y transferencias a las regiones.

A lo largo de estos 30 años las regiones se han convertido en feudos de los partidos colocando a cerca de 300.000 empleados políticamente fieles. Incluso después de la transferencia de las competencias de sanidad y educación en 2006  los gobiernos regionales crearon 500.000 empleos nuevos, según Francisco Longo, politólogo en ESADE, una escuela de negocios.

Farsa centrífuga

Las maquinarias de los partidos a nivel local tomaron el control de las cajas, bancos de ahorro locales. Les empujaron a prestar a promotores, llevándose en muchos casos una tajada para las arcas del partido. Las cajas soltaron buena parte del dinero para montar el tinglado de megaproyectos que ha asolado el paisaje y las finanzas españolas: aeropuertos sin vuelos, centros culturales sin cultura, 700.000 pisos sin moradores, a menudo en el lado menos atractivo de las carreteras hacia la costa. “Las autonomías regionales trajeron una forma perversa de emulación por la que cada gobierno buscaba construir aquello que su vecino había construido”, comenta Antonio Muñoz Molina, un escritor que fue  funcionario municipal en Granada. Pavoneándose con su recién estrenada autonomía, los políticos locales se cargaron los controles oficiales por los que antes pasaban los proyectos para ser evaluados.

El Sr. Zapatero evitó reconocer que España estaba viviendo por encima de sus posibilidades hasta que la presión de Bruselas le obligó a cambiar el rumbo en Mayo de 2010. Cuando hace un año el Sr. Rajoy tomó posesión de su cargo con una mayoría en Las Cortes y el control de la mayor parte de los gobiernos regionales, había muchas expectativas de que enseguida haría algo para reparar el deteriorado sistema financiero, impulsar reformas estructurales largo tiempo evitadas para hacer más competitiva la economía española y disminuir el enorme déficit fiscal.

Las expectativas no tardaron en verse defraudadas. Registrador de la propiedad de profesión, el Sr. Rajoy es el perfecto funcionario, honesto y tenaz. Nadie le puede acusar de trasladar una visión audaz de las cosas. Su primer error fue repartir la política económica entre dos ministerios y tres personas. El segundo retrasar la aprobación de los presupuestos de 2012 a la espera de una victoria en Marzo de este año  en las elecciones locales de Andalucía, un bastión socialista. El PP ni ganó las elecciones ni pudo evitar el retraso de seis meses que eso le supuso.

Con todo, el Sr. Rajoy ha conseguido más de lo que  suele atribuírsele. El sistema bancario está, por fin, en vías de ser reparado. El gobierno acabó nacionalizando cuatro bancos insolventes, incluyendo Bankia, uno de los grandes. Luis de Guindos, el ministro de economía, promulgó dos decretos obligando a los bancos solventes-que incluye a los tres grandes: Santander, BBVA y La Caixa- a que aumentaran su capital al 10%  de sus activos de riesgo así como a que incrementaran las provisiones contra préstamos fallidos.

Striptease y valores familiares

En lo que  Cristóbal Montoro, el ministro de Hacienda, llama “un striptease bancario no hecho nunca antes por nadie” el gobierno invitó a consultores internacionales, a la comisión europea y al FMI a revisar los libros contables del sistema financiero. A cambio a España se le concedieron  hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar los bancos nacionalizados (aunque insiste en que sólo necesita 40.000 millones). En Diciembre los bancos comenzarán a arrojar con  descuentos de hasta un 63% sus inservibles activos inmobiliarios a un “banco malo” montado por el Banco de España.

Aún quedan dudas por despejar respecto a los bancos. Todavía queda por nacionalizar media docena de ellos de mediano tamaño. Se les podría obligar a que indemnicen a la gente que les compró acciones preferentes que hoy valen poco menos que nada. A pesar de ello, según Angel Laborda de Funcas, un think-tank, a lo largo del próximo año irá haciendo su aparición un sistema financiero más sano y con menos miembros.

Mientras el gobierno ha estado poniendo orden en los bancos, la economía española ha sufrido un abrasador ajuste. Desde 2009 el sector privado ha perdido entre 1,5 y 2 millones de puestos de trabajo, asegura el Sr. Montoro. En Julio el balance por cuenta corriente registró un excedente debido en parte a que las exportaciones aumentaron de forma impresionante, pero sobre todo debido a que las importaciones se han desplomado. Una reforma laboral radical ha abaratado el despido y permite a las empresas saltarse a los sindicatos y llegar a arreglos directos con el personal.

El colapso sufrido por los ingresos fiscales que se obtenían gracias a la burbuja inmobiliaria dejó a España con un déficit estructural de un 6% del PIB, según Fernando Fernández del Instituto de Empresa, una escuela de negocios de Madrid. El gobierno subió el IVA y el IRPF y recortó los salarios del sector público. De acuerdo al presupuesto el gobierno controlará de forma draconiana los gastos de los gobiernos regionales, quiénes, dado el lamentable estado de sus finanzas, no pueden acudir a los mercados para financiarse. En el sector público trabajan alrededor de 230.000 personas menos que en 2008, afirma César Cantalapiedra de Afi, una consultora madrileña.

Si los cambios prosiguen al mismo ritmo España estará en dos años próxima a un superávit fiscal (antes del pago de intereses). La mayor duda se refiere a si los inversores financiarán al gobierno a un interés asumible. Desde mediados del 2010 unos 350.000 millones de dólares han salido de España  por el miedo de los inversores a una ruptura del Euro. Desde Julio, cuando el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi declaró que “haría todo lo necesario para salvar el Euro”, el ritmo de estas salidas ha disminuido, pero el flujo está lejos de detenerse.

Dicho todo esto, el gobierno necesita, según Afi, emitir 270.000 millones de euros en deuda para cubrir bonos que están por vencer así como para cubrir el déficit. No puede permitirse pagar un tipo de interés que esté muy por encima de los 200 puntos básicos respecto al bono alemán, que es la prima  que el FMI estima refleja los riesgos inherentes a la economía española. Mantener los tipos a la baja requiere un acuerdo formal entre España y el BCE según el cual el banco intervendría en los mercados cada vez que aumente la prima.

El Sr. Rajoy camina de puntillas en dirección a este acuerdo. Un obstáculo importante que se le interponía fue eliminado cuando Olli Rehn, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, admitió que España estaba haciendo el esfuerzo fiscal suficiente y no había necesidad por el momento momento de dar más pasos. Conocedores del tema aseguran que el único obstáculo que queda por salvar es asegurarse el acuerdo con Angela Merkel de Alemania.

El Sr. Rajoy promete que a partir del 2014 España experimentará de nuevo crecimiento económico. Podrán los españoles aguantar hasta entonces? Hasta la fecha, a pesar de las huelgas generales, en España no se han registrado disturbios callejeros a la griega ni tampoco han aflorado extremismos políticos. Esto se debe a la existencia de un Estado del Bienestar del que España nunca antes había disfrutado a tal escala y de un sector informal que hace que las cifras de paro oficial estén sobredimensionadas (aunque esto implique al mismo tiempo una fuerte pérdida de ingresos). Las redes familiares ayudan a los parados a sobrevivir, aunque sea a duras penas- unos 300.000 hogares sin empleo, de acuerdo a la Fundación Social La Caixa, dependen de la pensión de los abuelos. También es verdad que  mientras algunos españoles se manifiestan contra los banqueros y los políticos, a muchos otros no les cuesta reconocer que la sociedad en su conjunto participó en la creación de la burbuja.

Tapando grietas con papel federal

Si por un lado todo esto contribuye a que España se mantenga unida, la cuestión catalana amenaza con descomponerla por otro. Ambos problemas están sin embargo ligados. La crítica más fuerte a la gestión del Sr. Rajoy es que está dedicándose a recortar más que a reformar un sector público de múltiples niveles. Muchos españoles creen que se necesita un cambio mucho más profundo- y que esto podría ser una forma de tranquilizar a Cataluña.

El Sr. Rajoy estableció hace poco una comisión para reformar todos los niveles de gobierno. Los socialistas desde la oposición- lejos de los reformistas del gobierno- proponen algo más fundamental: un arreglo federal por el que las regiones tendrían poder recaudatorio y formarían la cámara alta del parlamento. Esto no  quieren ni oírlo en el PP. Para Charles Powell, un historiador en la universidad madrileña San Pablo-CEU, el Sr. Rajoy tendría que convocar una comisión especial de Las Cortes que contemple una reforma más amplia de la constitución que, sin excluir un hipotético federalismo, serviría para acometer una segunda versión de las “autonomías regionales”

Según Jaime Pérez Renovales, presidente de la comisión reformadora del gobierno del Sr. Rajoy, el problema de un proceso constitucional estriba en que “se sabe dónde comienza pero no dónde acaba”. Con todo, concede que hay espacio para llegar a un acuerdo con Cataluña: “Creo que estamos condenados a entendernos”. Un catalán que trabajó como funcionario en Madrid prevé “una negociación larga y sucia”

El país se encuentra frágil y sus amortiguadores parecen gastados. La tasa de ahorro está cayendo al estar la gente tirando de sus reservas. Al líder de los socialistas en la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, le preocupa que prevalezca un estado de ánimo “antipolítico” pues, dice, “el pesimismo resignado puede transformarse en ira en una tarde”. La manifestación del 11 de septiembre mostró el poder, aunque sólo sea el de su resentimiento, del nacionalismo catalán. Será la prueba más dura para el Sr. Rajoy.

“The Economist”, George Orwell y las banderas

noviembre 26, 2012 Deja un comentario

Sobre este asunto de las banderas y ya que The Economist saca a relucir a Orwell en su artículo “Agravios en Cataluña” me permito a continuación traducir un breve extracto del libro del escritor británico “Homenaje a Cataluña” en el que desde los tejados del cuartel general del P.O.U.M. en Barcelona el escritor británico nos ofrece un somero panorama de las banderas que salían al encuentro de uno por esas alturas:

“Cien yardas a nuestra derecha, bajando Las Ramblas, las Juventudes Socialistas Unificadas del P.S.U.C. ( que corresponderían en Inglaterra a las Juventudes Comunistas) habían tomado unos grandes almacenes cuyas ventanas laterales tapadas con sacos de arena daban frente a nuestro puesto de observación. Habían arriado su bandera roja e izado la bandera nacional catalana. En la central telefónica- de dónde partió toda la confusión-la bandera nacional catalana y la anarquista ondeaban la una junto a la otra. Se debía de haber llegado ahí a algún tipo de arreglo, la central estaba funcionando ininterrumpidamente y no se estaban realizando disparos desde el edificio.

En nuestra posición dominaba una extraña tranquilidad. Los guardias de  asalto en el Café Moka habían bajado las persianas y apilado los muebles del café para montar una barricada. Más tarde media docena de guardias subieron al tejado, enfrente del nuestro, y levantaron otra barricada a base de colchones, sobre la cual izaron una bandera catalana

“The Economist”, George Orwell y Cataluña

noviembre 26, 2012 1 comentario

El presente texto en una traducción del inglés de un artículo publicado en la edición del 24/11 al 30/11 del 2012 de “The Economist” dentro de la sección “Leaders”, bajo la rúbrica “España centrífuga” y titulado “Resentimiento en Cataluña”

http://www.economist.com/news/leaders/21567088-even-though-spectre-secession-unwelcome-distraction-spain-still-needs

He optado por acompañarlo de otros dos posts: uno breve en el que me limito a extraer y traducir un párrafo de la obra “Homenaje a Cataluña” donde George Orwell hace mención de las diferentes banderas que se divisaban desde el tejado del cuartel general del P.O.U.M. (Partido Obrero de Unificación Marxista) en Barcelona y otro más largo que es una traducción de un artículo de la misma edición de “The Economist” dedicado a España titulado “Las vicisitudes de mantener unido un país”

Resentimiento en Cataluña

España sigue necesitando cambiar a pesar de que el fantasma de la secesión aparezca en el momento menos oportuno

George Orwell, un escritor británico, luchó en las trincheras de la guerra civil española para defender a Cataluña del general Franco. Seguro que, de poder, vería apesadumbrado lo que está ocurriendo en ese hermoso y cultivado rincón de España. El día 25 de noviembre los catalanes votarán en unas elecciones convocadas como un referéndum oficioso sobre la independencia. En la medida en que Cataluña representa una parte importante de la cuarta economía de la Eurozona y en la medida en que España está en la primera línea de los esfuerzos para salvar el Euro, la votación y sus repercusiones se sentirán más allá.

¿Qué hay de malo en que 7,5 millones de personas con lengua y cultura propias decidan convertirse en una Nación- Estado? A primera vista resulta difícil poner objeciones a lo que los nacionalistas catalanes llaman el “derecho a decidir”. De hecho, sin embargo, existen muchas razones por las cuales los catalanes no deberían perder el tiempo tratando de separarse de España empezando por traer a la memoria la definición que Orwell daba del nacionalismo como “hambre de poder mitigada por el autoengaño”

Bajo la constitución española de 1978 Cataluña disfruta de más autogobierno que casi ninguna otra región de Europa. Controla sus escuelas, hospitales, policía,  prisiones y sus instituciones culturales. Sólo le faltan las competencias para recaudar impuestos y los románticos atavíos de un Estado que tanto parecen desear los políticos nacionalistas. En lo que hace al autoengaño, éste a veces roza la farsa: la televisión pública catalana muestra un mapa del tiempo que incluye provincias que han formado parte de Francia desde 1659 pero omite cualquier información meteorológica de Madrid o Zaragoza. Además la mayor parte de los catalanes parecen sentirse bien siendo a la vez catalanes y españoles. El apoyo a la independencia ha crecido principalmente porque los catalanes creen que les supondrá un alivio de la recesión.

No lo será. Una Cataluña independiente tendrá más ingresos fiscales pero al mismo tiempo habrá de endeudarse más que España. El argumento de que los catalanes no tienen por qué estar financiando a los incompetentes andaluces es peligroso: de aplicarse más extensivamente la misma Eurozona se vendría abajo. Lejos de dar la bienvenida a una Cataluña independiente, lo que menos desean los líderes europeos es un nueva Nación- Estado.

Descubriendo el pastel español

Dicho lo anterior el problema catalán no puede sin más ignorarse. Alrededor de tres cuartas partes del próximo parlamento catalán estará formado por partidos favorables al derecho a decidir. La constitución establece que sólo el parlamento puede aprobar la celebración de un referéndum- y no lo hará. En general la constitución ha beneficiado tanto a España como a Cataluña- hay, no obstante, argumentos para ponerla al día.

Las quejas de los catalanes se refieren sobre todo a dos asuntos: en primer lugar, tienen la sensación de que el gobierno conservador de Mariano Rajoy se niega a reconocer que España es un país plurinacional y plurilingüístico. En segundo lugar, piensan que pagan demasiado si se les compara con las 16 regiones restantes.

La respuesta más nítida a estas reclamaciones sería que España se decidiera formalmente por el federalismo con un senado federal y normas claras acerca de quién recauda qué impuestos. El federalismo implicaría que cada región sería igual, con iguales derechos y obligaciones. Pero desde el fracaso en 1873-1874 de un gobierno federal la palabra no está libre de tacha. Una alternativa más factible aunque más chapucera sería la de aceptar que determinadas regiones-Cataluña, el País Vasco y quizá Galicia- tengan más autonomía que el resto y reconocerlas como naciones culturales en el seno de España. Hacer esto implicaría un pacto nacional para revisar la constitución. Haría bien el Sr. Rajoy en poner en marcha el proceso después de las elecciones catalanas.

“Spilling the spanish beans” (“Descubriendo el pastel español”) es el título de un ensayo de George Orwell publicado en dos partes  en el New English Weekly el 29 de Julio y el 2 de Septiembre de 1937

El día en que Alemania abandonaría el Euro

noviembre 19, 2012 1 comentario

El presente texto es una traducción del alemán de un artículo publicado por el economista Gustav Horn en “Die Zeit” el 12/11/2012

http://www.zeit.de/wirtschaft/2012-11/deutschland-euro-austritt

Qué pasaría si Alemania abandona el Euro? El economista Gustav Horn describe el día después – y saca a Thilo Sarrazin a escena.

Un juego especulativo: qué pasaría si Alemania abandona el Euro como reclama por ejemplo el inversor George Soros?

Los primeros en reaccionar ante la salida de Alemania del Euro serían los mercados financieros y de divisas. Desde el resto de la unión monetaria se producirían grandes flujos de liquidez hacia Alemania. De golpe la nueva divisa se revalorizaría un 50% respecto al Euro. El marco se pondría en 1,50 Euros. Los activos invertidos en Alemania perderían- medidos en Euros- valor de una forma considerable. Al mismo tiempo caería fuertemente el valor de las garantías de los paquetes de ayudas, así como el de los compromisos representados por  los saldos TARGET del sistema del Banco Central Europeo, cuyo reembolso inmediato reclamaría un Banco Central Alemán de nuevo fortalecido.

Unos 200 economistas alemanes celebrarían la recobrada libertad de Alemania. Thilo Sarrazin le diría al presentador de televisión Günther Jauch que a Alemania no le hace falta el Euro.

En el resto de la zona Euro los mercados financieros registrarían turbulencias. El Banco Central Europeo, que tras el abandono de Alemania habría trasladado su sede de Frankfurt a Paris, anunciaría la compra ilimitada de bonos soberanos. Con esta medida los bancos centrales conseguirían tranquilizar rápidamente los tipos de cambio. Simultáneamente el BCE reembolsaría con Euros recién impresos todas las exigencias- TARGET del Banco Central Alemán. Pero estos reembolsos- contabilizados en marcos- habrían  perdido entretanto un tercio de su valor. El Banco Central Alemán experimentaría pérdidas sustanciales. Lo mismo pasaría con los reembolsos de los depósitos alemanes en el Mecanismo Europeo de Estabilidad y el endeudamiento del Estado alemán aumentaría correlativamente.

Pasadas unas semanas de alivio en las que parecería dibujarse una salida de la crisis, varios fabricantes del sector del automóvil anunciarían que sus ventas al resto de la Euro-zona habrían caído dramáticamente. Los coches alemanes resultarían demasiado caros para el resto de los países europeos y los fabricantes implementarían jornadas de trabajo reducidas y recortarían puestos de trabajo.

Poco después la confederación de empresarios alemanes declararía que debido a la revalorización del marco la economía alemana ha dejado de ser competitiva instando a los sindicatos alemanes a que se preparen para restricciones en los salarios. Al de un trimestre la oficina estadística federal publicaría que el excedente de la balanza comercial alemana se ha reducido a la mitad a causa de la caída dramática de las exportaciones al resto de la Euro-zona. Thilo Sarrazin aseguraría a la presentadora de televisión Anne Will que él sin el Euro se encuentra bien y que sigue ganando igual que antes.

Se suspendería el Pacto Fiscal que sería sustituido por un Pacto por la Estabilidad. Este pacto obligaría a los países a atenerse a un objetivo de inflación evitándose con ello los desequilibrios en las balanzas comerciales. El Mecanismo de Estabilización Europea se transformaría en un Fondo Monetario Europeo encargado de vigilar que los países cumplan con las directrices. Aquel país que registrara excedentes o déficits demasiado grandes en su balanza comercial tendría que ceder parte de sus ingresos fiscales al Fondo Monetario Europeo.

El Banco Central Europeo anunciaría que su objetivo de inflación seguiría sin cambios, en el 2%. El Banco Central Alemán situaría de inmediato su objetivo de inflación en un 1% y aumentaría los tipos de interés. Como consecuencia el marco se revalorizaría aún más.

La Oficina Estadística Federal publicaría que la balanza comercial alemana se habría equilibrado debido a la fuerte caída en las exportaciones. La coyuntura alemana se debilitaría profundamente. La industria exportadora entraría en recesión eliminando puestos de trabajo de una forma masiva. Pero también la economía interna perdería dinamismo debido a los altos tipos de interés. Por el contrario en el resto de la Euro-Zona la situación económica se estabilizaría gradualmente. Thilo Sarrazin comentaría al presentador de televisión Frank Plasberg que esto no guarda relación con el Euro

VW deslocaliza sus fábricas

El presidente de la Volkswagen Martin Winterkorn anunciaría que su empresa trasladaría buena parte de su producción  a los países del Euro. “ El meracdo alemán es demasiado pequeño para nuestra producción y necesitamos seguridad en el tipo de cambio”, declararía Winterkorn. Las acciones de VW registrarían fuertes subidas. BMW y Daimler seguirían el mismo camino. En las negociaciones salariales de la industria del metal se acordaría un aumento salarial del 1% debido a la difícil situación de la industria exportadora. A causa de la caída de los ingresos fiscales en un contexto de crisis de coyuntura, los recortes en el endeudamiento del Estado llevarían consigo la reducción de trabajadores en el sector público. Las negociaciones salariales acabarían en un aumento de un 0,5%

Al de un año tras su salida del Euro  Alemania se encontraría en una profunda recesión con unas cifras de paro en plena subida. Al mismo tiempo la demanda interna también estaría cayendo dado que las reducidas subidas salariales y los recortes de puestos de trabajo estarían pesando sobre el consumo. Cada vez más empresas anunciarían la deslocalización de puestos de trabajo hacia la Eurozona, Asia o EEUU. La plaza bursátil de Frankfurt habría perdido importancia mientras que la de París habría ganado en influencia. El capital financiero saldría de Alemania y provocaría que el interés básico siguiera escalando. La revalorización del marco se habría mientras tanto detenido

Llamamiento dramático de los economistas alemanes

En este tiempo la Euro zona se habría estabilizado y registraría al menos un débil crecimiento económico. Las exportaciones de los países en crisis – sobre todo a Alemania- se incrementarían. La Volkswagen proyectaría una ampliación de sus plantas en España y estaría considerando la construcción de una planta adicional en Grecia.

Después de dos años el crecimiento en la Eurozona se situaría de nuevo por encima del 2%. En contraste el crecimiento en Alemania se estancaría y el paro seguiría alto. Alrededor de unos 200 economistas alemanes
publicarían un dramático llamamiento para aumentar la competitividad alemana. Según éste el mercado laboral alemán sería demasiado rígido, los salarios excesivamente altos y las prestaciones sociales no permitirían estar a la altura de los retos globales: Grecia y España están en efervescencia mientras que la economía alemana se para, escribirían los 200 economistas alemanes dos años después de la salida alemana del Euro.

Thilo Sarrazin afirmaría ante la presentadora de televisión Maybrit Illner que él nunca habría recomendado la salida del Euro pero que cuestionar su necesidad era algo que por principio podía hacerse.

Sueños de papel

noviembre 19, 2012 2 comentarios

El otro día soñé con el papel higiénico de los W.C. del que fue mi colegio. Papel de elefante lo llamaban- ¿Qué culpa tendría el animal de la trompa, me pregunto, de la  tacañería de la que hacía gala la dirección de aquel caro establecimiento? Respuesta: El Elefante era la marca del papel – El caso es que tras la evocación en sueños del papel higiénico de la marca del paquidermo me desperté con un vago escozor en la parte más íntima de mi epidermis. El escozor se me fue pasando a medida que caía en la cuenta de que, ingenuos aún como éramos,  algunos de nosotros ya despuntábamos por nuestra perspicacia al decirnos resueltamente que una y no más, que a aquellos retretes iba a volver su padre a hacer ningún esfuerzo por más premios* al ídem que el profesorado, en irrisoria maniobra de distracción, nos prometiera. Otra cosa es que el estreñimiento forzoso al que día tras día muchos de nosotros nos vimos abocados nos empiece a pasar factura justamente ahora, a los cuarenta y tantos. Pero éste es asunto que me gustaría dejar para su estudio a mis compañeros médicos tanto de clase como de sufrimiento. Y en caso de una respuesta afirmativa confío en que nuestros compañeros abogados no dejarán pasar la oportunidad de interponer una jugosa demanda para que al menos se nos restituya lo que de justicia es nuestro: el premio al mayor y más sostenido de los esfuerzos sobrellevado con una entereza sin igual.

Algo menos escocido al ver potencialmente colmados mis deseos de desquite por la pacífica vía de la magistratura volví a dormirme para soñar esta vez con el papel de periódico (ejemplares del vespertino bilbaíno “Hierro” ) en el que acostumbraban a envolver los calzoncillos de los desafortunados niños que se meaban en los pantalones. Al incontinente infante se le conminaba-no se me pregunte cómo, pues todo acontecía en el más absoluto de los silencios-a pasar a los grasientos dominios de la cocina del colegio. Una vez aquí el imberbe expediente humano quedaba en manos de una de las cocineras jefe. Era ésta la encargada de despachar el enojoso asunto con diligencia cuartelera poniendo al niño en disposición de salir por la puerta batiente que separaba el ámbito de la cocina del público comedor- ahora ya vacío aunque no del todo- con el humillante paquete bajo el brazo y con unos calzoncillos de reemplazo que vaya uno a saber de quién eran, lo mismo de la cocinera jefe y del exceso de tetosterona que le sudaba del bigote.

Ciertamente aturdido por el protocolo que le acababan de hacer atravesar, el niño se veía de pronto expulsado de la cocina y- rechinando aún a sus espaldas las hojas de la puerta en rítmico balanceo- completamente sólo en medio del amplio y solitario comedor. Además, ya digo, de con aquel extraño paquete que, a modo de timbre oficial, le habían endosado bajo el brazo. Girando la cabeza de derecha a izquierda sus órbitas buscaban asirse desesperadamente a algo. Pero lo único que sus ojos acertaban a divisar en medio de aquel recinto era una lejana mesa en la que la dirección del colegio se encontraba en trance de hincarle el diente al condumio, mesa a la que también solía sumarse como advenediza comensal la desagradable jefa de la cocinera jefe en su calidad de chismosa autorizada. De aquel grupo de individuos volcados sobre sus platos al niño parecíale escuchar un murmullo que se le dirigía y que le decía “a ver si no lo vuelves a hacer”. Mientras éstas o parecidas palabras llegaban a sus oídos y antes de ser rubricadas por el sonoro sorbo del director a la cucharada de lentejas de los viernes, las temblorosas piernas del niño apenas eran capaces de sacarle de allí. De hecho no le sacarían hasta pasados los 18, estando por ver si a los cuarenta y tantos no sigue escociéndole el papel que a veces tienen los sueños.

 

*Premio al esfuerzo: con esta expresión se designaba al cuarto peldaño- o sea a la asuencia del mismo- en el podium académico de la clase. En el “quiero y no puedo” de los así galardonados recibía reconocimiento oficial a la vez la limitada capacidad del alumno en una materia cualquiera así como la modestia encomiable de su infructuosa laboriosidad.No fueron infrecuentes los casos de adicción al mentado galardón en línea, por lo demás, con el estreñimiento como estrategia pedagógica de aquella benemérita institución. En contraste con los diplomas- 1º,2º y 3er peldaños- reductos de una especie de selecta aristocracia que reflejaba a grandes rasgos el canon de conducta promovido desde la dirección, el perfil del aspirante al premio al esfuerzo podía variar. Este punto arbitrario en la elección del premiado cumplía una doble función: de un lado, servía para democratizar el inútil meritoriaje y, de otro, recordaba a la aristocracia de los tres primeros peldaños que , caso de aflojar el paso, su privilegiado estatus podía peligrar.

 

Categorías:Divertissement, Historias Etiquetas:

A future without debts? Capitalism is but a chain letter (2nd Part)

noviembre 12, 2012 Deja un comentario

Second and final part of the english translation of the essay published in “Die Zeit” by Wolfgang Uchatius on October 12,2012 under the title  “They have the debts- we, the profits”

http://www.zeit.de/2012/41/Europa-Krise-Schulden

Germany´s past was an indebted past.

At the end german firms were able to cancel their debts. Nevertheless the economy went on growing. This can also be explained with the help of our set up scenario. In spite of our companies not taking up more loans, the economy could still go on growing as long as others step in and borrow: the consumers, for instance.

If some borrow money to buy more soup and more bread our companies will record higher revenues. They will be able to hire more workers and pay higher wages.

The credits raised by some drive the wealth of the others. Workers and employees improve their means, soon they afford to eat steaks and Swabian pockets (homemade pasta squares). In turn indebted consumers increase their  liabilities. At some point it becomes clear that they won´t be able to pay back. Then they are about to go broke.

Just as the Greeks, the Spaniards, the Italians. The  once so good customers of German companies.

Contrary to steam engines, light bulbs or cars, debts can´t be grasped with the hands. The first steam engine was a revolution, the first light bulb a miracle, the first car a revelation. Each of this inventions is today a symbol of the progress and wealth that humanity has experienced over the last two and a half centuries. The same applies to the telegraph, the locomotive, the aeroplane. Debts in contrast, are just some numbers on a piece of paper. May be this is why it is almost always overlooked that one thing doesn´t come without the other: wealth without debts.

In 1769 the Scottish James Watt invented the steam engine

In 1879 the American Thomas Alva Edison devised the light bulb

In 1886 the German Carl Benz developed the first motor vehicle

They were brilliant heads, close in their historical significance to European sovereigns such as Alexander The Great, Frederick II or Julius Caesar, who subdued Gaul.

Just a moment… he alone?  “Didn´t he have at least a cook by him?”  This is the question that Bertolt Brecht posed in his poem “Fragen eines lesenden Arbeiters”. Didn´t Alexander have soldiers that were killed for his sake, no servants either, no slaves? Did the old Frizt wage his wars alone?

The historical narrative overlooks small people.  Bertolt Brecht wanted to draw our attention to this fact. History also tends to forget debts. Watt invented the steam engine? Great accomplishment but how did he manage to produce it massively? Edison devised the light bulb? A stroke of luck  but where did he get the money from to bring his device to market? Ben developed the motor vehicle? An achievement, but how did customers manage to buy hundreds of them?

Debts

Debts are not good. Debts are not bad. They are just there, anywhere where wealth is formed. If wealth happens to rise, then debts will also rise, there´s no counter-example. The modern world casts an image as if capitalism were an individual and taking on debts an excretion strange to him, repulsive in some way. Something that would make the swabian housewife screw up her nose.

The truth is that the swabian housewife wouldn´t  have existed if it hadn´t  been  for the debts. Nor, for that matter, a housewife from Bavaria, Schleswig Holstein or Hessen. Housewives in general wouldn´t have existed because  no housewife could have allowed herself to stay at home instead of earning money. In this prehistoric, poor world no autos, no fridges, no washing machines could be found.

The Sumerians didn´t use coins but they did know what a credit stood for.

There were, anyhow, women farmers that spent the whole day burrowing in the ground. As well as women labourers that received a few potatoes in reward for their menial work. But no coins, nor notes.

Because without debts money wouldn´t  even exist.

In the fourth century before Christ the Sumerians lived in Mesopotamia , on the banks of the rivers Euphrates and Tigris, in today Irak´s national territory. They developed the first written language of mankind- and the first money system.

The Sumerians were farmers, craftspeople, tradesmen. They used no coins. These were invented about 3.000 years later but they knew well what credit stood for. The American anthropologist David Graeber writes about this in his book “ Debts: the first 5.000 years”: if the Sumerian trader A wanted to buy a goat from trader B but didn´t have a consideration on hand, he produced a debt note. He wrote in cuneiform writing a sign in a clay tablet and he gave the tablet to trader B

He sometimes didn´t keep with him the tablet for long and passed it on to trader C in exchange for perhaps two sacks of barley. It wouldn´t take long for the clay tablets to circulate in the Sumerian economy as an early form of banknotes. They became gradually legal tender. It was the invention of money.

However each of the early historical clay tablets came to the world because someone incurred debt.

In this sense the world hasn´t changed much since the Sumerians.

When nowadays a man goes to the bank and takes up a loan  in order for example to buy a car, the amount is credited to his account. It´s not easy to believe this, but the money is not debited anywhere, it´s not being taken from anyone. It´s a promise. It´s just there, stemmed from nowhere, as if just created by God. That´s why economists talk about money creation.

Capitalism is a chain letter. The last ones are the losers.

The car buyer can then go to an automatic cash dispenser to get the notes with which he will pay the new car. The money is transferred to the car trader who may use it to buy a ring to her wife. The woman at the jewellery doesn´t know to whom the note belonged previously, she doesn´t need  to care for that. What´s sure in any case is that each euro note owes its existence to the fact that someone sometime  borrowed money.

Every euro is a debt-euro just as every dollar is a debt-dollar and a swiss frank a debt-swiss frank.

In contrast to old Mesopotamia money creation takes place nowadays in a more complex way, steered by the big central banks such as the European Central Bank, the Bank of England or the American Federal Reserve Bank. They are the ones that press the Euro, Dollar or Pound notes and put them at the disposal of commercial banks such as the Deutsche Bank, the Commerzbank or savings banks, which will in turn transfer them in the form of credit to the broader public.

One thing always applies, however: incurring debt is the founding act of each note, of each digit in the account statement. Debt brings money into the world.

A future without debts would imply therefore a future without money. Anyone who stands for such a thing is as anticapitalistic as the SED (East Geman Communist Party). In East Germany at least they had aluminium coins.

At some point the car buyer has to cancel his debts. He transfers the money plus interest rates back to the bank, the loan is paid back, the bank removes the debt claim from its books. In order for capitalism not to come to a halt, and for the economy to grow further, someone else must at this point take up a loan, the car trader, may be, who may now borrow money to expand his business or perhaps the jeweller, who will buy gems. Time and again new debts need to be added to replace the former ones. Only then will money keep on moving.

The Austrian economist and publicist Thomas Strobl, author of the book “ Nothing works without debts” puts it in this way: “ Capitalism is a single big chain letter”

Already in the time of the Sumerians  loans made out of clay caused trade to flourish. And already then liabilities reached a point where the debts grew at a faster pace than welfare, at which point the chain letter broke. Someone then- an individual, a family, half the city- was about to be broke. Just as Greece today.

And then?

Then the leader appears before his people, just as it happened in 2014 BC, when the Sumerian king Emmetena had a declaration read in which   “Freedom”- “Amargi” was proclaimed.

Freedom for the debtors, which meant: the clay tablets should be destroyed and liabilities forgotten. Money will then again circulate and new wealth created through credit.

People have always tried to classify the economy in classes and categories to understand capitalism. According to their ideology they either identify greedy capitalists and exploited workers or confident consumers and dynamic entrepreneurs.

But if we use debt as a standard, the resulting view is different. The world is then divided in two parts. At the top stay the nations that are rich and not debt-ridden. For decades they have accumulated wealth, for decades they have produced it with the help of the indebted countries.

Germany belongs to this high society. Germany as a whole is not indebted. The State has indeed big liabilities but the private household wealth is far bigger. The country can be compared to a family in which the husband has borrowed a lot of money from her wife. He owes her the money but that doesn´t affect the welfare of the family as a whole. In Germany it even grows year on year.

At the bottom stay the countries that are debt-ridden. Families in these countries are indebted to other families, sometimes to so many that they are not able to cancel the debts. They stay at the end of the debt chain. The Greeks, the Spaniards, the Portuguese belong to these countries. The European economy has kept on running for decades on their debts. Now they are the losers.

You can compare these nations to those cheap workers who in some factories in Asia ensure that german shelves are full with IPhones and T- Shirts. Capitalism needs them. Without them the economy wouldn´t grow. As for them they don´t profit much.

Two years ago more than a dozen workers in the Chinese factories of Apple committed suicide. They couldn´t stand it any longer. Ten days ago 2.000 workers waged fight against the police. It seems they had reached the limits of  resistance.

In Greece there are also people that can´t no longer cope with their lives. Before the crisis nowhere in Europe was the suicide rate so low as in Greece. Since then it has tripled. People throw themselves from the Acropolis, they drowned themselves in the sea, they hang themselves in their homes. A former pharmacist wrote in his farewell letter that he didn´t want to burrow in dirt and  become a burden for his son. He shot himself under a tree in front of the parliament.

These incidents can be played down and dismissed as the phantom pains of an spoiled , profligate society that must finally learn to economize. This standpoint is quite popular in Germany.

However one can also conclude that Greece has reached its limit of resistance and that the time has come for “Amargi”, the big debt relief.

Since the beginning of the crisis the question hangs in the air: ought Greece file for insolvency, declare bankruptcy? Liabilities would be removed, the country debt-free. Left wing politicians have claimed such a step to be taken. But also representatives of the FPD. Both, having generally few things in common, agree on their wish for an end of the debts.

To cancel all  liabilities- that sounds so well as does a new beginning. It sounds like the traslation of “ a future without debts” to precise policy. It sounds as if then everything would be different.

In reality “Amargy” features a deceptive freedom, a moment strange to capitalism in which interest rates and yields cease to play a role. Before a new credit chain is created through new debts and new welfare. Providing all goes well. If it doesn´t Greek companies and the Greek State will find no banks and no investors to grant them new credits. It would be clear then that sometimes freedom from debts is followed by freedom from growth and welfare and a new translation would be needed for “Amargi”: poverty.

In view of this danger it´s no surprise that European policymakers have followed till now another path: not cancelling  all debts but incurring new ones! Not smaller liabilities but bigger ones! That is also the path on which the chancellor has embarked in spite of her likings for sustainable growth as well as the one from which the SPD candidate to the chancellorship Peer Steinbrück doesn´t want to stray. Along this path you often hear words such as “European solidarity” or expressions referring to values and ideals. But what really matters is just one thing: not the hope that a new credit chain will be built up after a debt write-off, but the endeavours to extend the old debts. That´s why the Greeks are granted one credit facility after another, that´s why European commercial banks can provide themselves with liquidity from the BCE as swiftly as never before. Finally they should grant loans again to companies, to states, to consumers so that the borrowed money produces new growth.

It seems as though debts have still a long future.