Inicio > Fundación Heinrich Böll, German, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > Debate en la fundación Heinrich Böll. Junio 2012 V

Debate en la fundación Heinrich Böll. Junio 2012 V

Richard Werner

Muchas gracias por la invitación. Muchas gracias, Sr Schick. Sras y Sres, es una alegría para mí poder estar aquí ante Uds para hablar sobre este tema, sobre cuyo título, como quien me ha precedido,  no tengo el menor  reparo. En mi opinión un rescate bancario entra también, cuando es sistémico, dentro del cometido de los bancos centrales. Mi problema es más bien si ha de considerarse esto un rescate bancario. Me gustaría explicar mi punto de vista sobre ello.

Un par de cuestiones básicas.

¿Por qué son los bancos tan importantes? Ya sabemos que en los últimos años mucha gente ha visto disminuidos los ingresos que recibía de fuentes públicas, sin embargo cuando los bancos han necesitado dinero, y puede que esto haya surgido como una necesidad repentina en un fin de semana, entonces enseguida se les hacen llegar millones, billones… vamos, unas cifras increíbles…

Los manuales- resulta significativo- nos dicen que los bancos no son tan importantes, nos dicen antes bien que los bancos son simples intermediarios financieros igual que pueden serlo los mercados de capitales o los de bonos. Esto explica el sorprendente hecho de que cuando la crisis comienza y los periodistas se ponen a llamar a los expertos de las universidades buscando sus comentarios…. Si estos expertos hubiesen sido de verdad sinceros no les hubieran comentado apenas nada de los bancos pues sus modelos económicos prescinden de los mismos. Esta era la realidad y esta es todavía la realidad de la economía en tanto que ciencia. Preguntarnos ¿A qué se debe que esto sea así? sería plantearnos otra cuestión. Lo cierto es que los hechos nos han demostrado que esto  es así y la crisis  ha vuelto a demostrar que el hecho de que un banco tenga que cerrar tiene enormes consecuencias y que los bancos son, al cabo, una cosa muy especial. Los expertos sin embargo siguen cuestionando esto. Porque ¿Qué es lo que hace tan especiales a los bancos? La respuesta a esta pregunta es muy importante ya que de ella depende la política que respecto de los bancos se siga.

Llegados a este punto hemos de hacernos una pregunta aún más fundamental ¿Qué es, de hecho, el dinero? ¿De dónde viene? No tenemos ahora tiempo para ponernos a hacer encuestas. Yo hice una en su día  y descubrí que más del 80% de la población cree que el dinero viene del Banco Central. Sin embargo la realidad es que solamente el 3% del dinero viene del Banco Central. Pero entonces ¿De dónde viene el 97% restante? Somos nosotros quienes producimos y distribuimos el dinero, son nuestros bancos. Y este hecho se omite en los manuales pero bien pueden imaginarse que si dispusieran Uds de una máquina de imprimir billetes y pudieran crear dinero de la nada- legalmente, claro- poco tardarían en darse cuenta de que estarían haciendo uso de algo muy especial.

Esto explica el papel de los bancos. Son ellos el principal productor de dinero en la economía. Y si no me creen- a veces uno se encuentra con reparos respecto a esta clase de exposición de los hechos- la Reserva Federal de EEUU dice “El proceso básico de creación de dinero tiene lugar en los bancos” O todavía mejor y en alemán nos encontramos con una publicación del Banco Central Alemán del 2009 en la que también se explica el papel y el origen del dinero: el dinero, según dicha publicación, es producido fundamentalmente por los bancos comerciales a través de la concesión de créditos. Pues los créditos no consisten en dar prestado un dinero que ya existe sino que suponen la creación de dinero nuevo. Y en este punto existen una serie de reglas muy básicas que, si se las comprende, resulta muy fácil captar  el funcionamiento de la economía.

 1.- La generación de dinero no es siempre inflacionaria. En cuanto he hablado de creación de dinero seguro que ha habido alguien que se ha puesto a pensar de inmediato en inflación. En la diapositiva esto lo ven en el recuadro rojo a la izquierda ¡Atención!… Todo depende de para qué se emplee el crédito, o sea la creación de dinero que el crédito comporta. Si se emplea como crédito al consumo- imagínense que los bancos han creado dinero a través del crédito y que éste ha ido a parar al consumo, a la demanda- se dispondrá, en efecto, de más dinero pero no de más bienes ni servicios (oferta ) y esto creará inflación.

Otro caso inflacionario es el de aquellos créditos que se conceden- o lo que es lo mismo el de aquel dinero que se crea-para financiar transacciones que no aportan valor al P.I.B. , es decir créditos para transacciones en activos o para operaciones financieras o inmobiliarias… En estos casos la creación de dinero también conduce a  inflación, inflación de los activos que no es sostenible y que desemboca en burbujas financieras y crisis bancarias. Estos son ejemplos de creación improductiva de dinero que siempre es fuente de problemas.

Pero existe otra posibilidad: la creación productiva de dinero, los créditos a la inversión, o sea cuando los bancos conceden créditos a la inversión para la creación de nuevos bienes, de nuevos servicios, para la implementación de nuevas tecnologías o para la generación de ganancias en productividad. Entonces se obtiene crecimiento sin inflación y sin presión inflacionaria. También se obtiene la creación de puestos de trabajo y una expansión económica.

Las burbujas financieras que desembocan en una crisis bancaria se producen siempre cuando la creación de dinero crece a más velocidad que la economía durante un tiempo prolongado, es decir, en el gráfico sería la línea azul,  cuando por ejemplo vemos que en Irlanda o España la creación de dinero por parte de los bancos se aleja del P.I.B. nominal, siempre que lo haga durante un cierto tiempo prolongado y la tasa de creación de dinero se aleje de la tasa de crecimiento del P.I.B. de manera ostensible  tendremos una burbuja financiera como  las que se han producido en Irlanda, España, Grecia, Portugal… Y obviamente esto ocurre también en otros países: ocurrió en Japón en los años 80… por ejemplo. De hecho lo que entonces pasa suele ser siempre lo mismo: se produce una crisis bancaria y los bancos quiebran, haciéndolo bastante rápidamente porque en general no disponen de mucho capital… Es cierto que esto puede evitarse- Alemania lo ha hecho. Desde los años 20 en este país no ha habido ninguna burbuja financiera. Y esto gracias no a la política del Banco Central alemán sino a la estructura del sistema bancario. El 70% del sistema bancario alemán lo constituyen cajas de ahorro y bancos cooperativos de dimensión pequeña y local. Este tipo de bancos no tiene mayor interés en crear el dinero dándoselo a un inversor para que éste invierta en algún complejo producto derivado en el extranjero sino que se dedican a prestar, como el Sr. Asmussen ha dicho, sobre todo a la pequeña y mediana empresa , es decir que se trata de créditos al hogar y productivos. Esto genera estabilidad y en Alemania el crecimiento de la producción de dinero ha ido parejo con el crecimiento de la economía. Se trata de una estructura del sector bancario  en la que existen pocos grandes bancos. En Alemania el porcentaje de éstos en el conjunto del sector es de un 12 -13% mientras que este mismo porcentaje en otros países como Gran Bretaña, Irlanda, Islandia es mucho mayor y es por esto que son más proclives a acabar en una burbuja. También estaría el caso, como el de España, en que las cajas y bancos cooperativos abandonan su carácter local y se ponen a conceder créditos a nivel del país entero, aquí también  acaban produciéndose problemas. Puede decirse, por lo tanto, que en el caso de Alemania ha sido el carácter local de su banca la que le ha ahorrado  problemas.

¿Cómo entonces pueden evitarse las crisis bancarias? Muy fácil. Tiene que vigilarse la concesión de préstamos de los bancos- de una forma agregada- y está claro que esto es cometido del Banco Central- y tiene que impedirse la concesión de créditos para transacciones financieras existiendo una amplia gama de métodos para llevar esto a efecto, métodos bien sutiles o más directos.

¿Qué es lo que hay que hacer para poner fin inmediato a las crisis financieras sin mayores problemas? Japón puede ser un buen ejemplo. No a causa de la presente crisis bancaria que tiene ya tres decenios de antigüedad y que comenzó a principios de los años 90 tras haberse estado estimulando esa crisis durante los años 80 mediante la concesión indiscriminada de créditos. Me refiero a la crisis aún mayor que Japón experimentó en 1945. No solamente quebró por aquel entonces el 30% del sistema bancario como ocurrió en los 90 sino que las quiebras alcanzaron al 100% del sistema. O 1914, año en que Gran Bretaña declara la guerra. En Agosto quebraron repentinamente todos los bancos británicos porque todas las transacciones financieras del continente se producían a través de Londres, las internacionales, resultando todas fallidas.

Si un Banco Central no quiere acabar en las situaciones en las que se vieron Japón y Gran Bretaña en 1945 y 1914 respectivamente y quiere evitar que una crisis bancaria termine en recesión lo puede conseguir y lo puede conseguir deprisa y sin desplazar la carga sobre el contribuyente, sin coste para la sociedad y de una manera eficiente desde un punto de vista económico. He aquí la manera: el Banco Central compra a precio nominal los activos conflictivos de los bancos. Final de la historia y sin factura al ministerio de finanzas ¿Por qué ha de hacerse pagar al contribuyente? Al contribuyente no hay por qué cargarle de deudas. Vale que las citadas más arriba fueran unas situaciones de guerra pero en otras ocasiones ha sido la política del Banco Central la que ha conducido a situaciones de crisis.

Tenemos entonces un primer método: que el Banco Central se haga a precio nominal con todos los préstamos impagados de los bancos. Esto no conlleva pérdidas para el Banco Central. Si, por ejemplo, el precio nominal es de 100 y el de mercado es de 20, el Banco Central los compra por un valor de 100. En este caso el Banco Central no experimenta una pérdida de 80 sino una ganancia de 20. Denle un par de vueltas. No presenta coste y son activos que se mantienen en el balance del Banco Central. Los instrumentos que los ingleses utilizaron en el 14 para salir de la crisis seguro que siguen en su Banco Central.

En segundo lugar, la concesión de créditos y con ello la economía requieren ser estimulados. Esto es muy importante y es lo que está fallando, en especial, en Europa. Y lo cierto es que todo esto puede ocurrir de un modo inmediato si bien es cierto que hay otros métodos que no son tan rápidos. Pero yo quiero ceñirme a los principales ya que no dispongo de mucho tiempo… efectivamente me quedan dos minutos para acabar… Los Estados no deben emitir más bonos, ya que esto no crea dinero nuevo sino que, o bien los Estados se dedican a crear ellos mismos dinero-pueden hacerlo obviamente pero no es probable que lo hagan- o bien los Estados se lo piden prestado a los bancos.

La economía puede verse estimulada mediante la política que se llevó a cabo en Japón y que yo la califico bajo la expresión  de política de “relajación cuantitativa” que no es otra cosa que una expansión de la creación de dinero, ésta es mi definición. La expresión, por cierto,  debió de gustar a los Bancos Centrales dado lo mucho que ahora la usan. Sin embargo, mi definición se refería  a la creación de dinero en su sentido más amplio y es justamente esta creación la que no se está produciendo. No se está produciendo en Japón y tampoco en Europa.

¿Cómo entonces debe valorarse el dispositivo LTRO? Pues como una buena oportunidad que no se aprovechó porque no se estimuló la producción de dinero por parte de los bancos y de ahí que no se consiguiera ningún crecimiento. La espiral de deflación siguió su curso, los créditos impagados a los bancos  no dejaron de aumentar , la crisis bancaria continuó y los problemas siguieron complicándose. De modo que el problema que se generó con el dispositivo LTRO no es otro que el mismo que se tuvo en Japón, que se tiene hoy en Irlanda, en Grecia… a saber: que la creación de dinero por parte de los bancos es negativa, lo que implica que no haya crecimiento económico, lo que, a su vez, lleva a una disminución de los ingresos fiscales y todo va a peor en la dirección de una espiral deflacionaria.

 ¿Qué es lo que debe hacerse en Europa? Mi última diapositiva.

En mi opinión lo que debe hacerse en Europa no tiene nada que ver con “más Europa” , éste es otro tema, una cuestión política.  Oímos hablar también con frecuencia de “Eurobonos”,  de “Unión Bancaria Europea”… Todo esto es prescindible, lo que se necesitan son otro tipo de cosas. A la crisis se la puede poner fin de modo inmediato. El dispositivo LTRO es una buena idea siempre que se la ponga en relación con otros aspectos que hoy brillan por su ausencia, a saber: la producción de dinero por parte de los bancos no se ha empleado en propósitos productivos, lo que solamente se produciría si, pongamos, los gobiernos de España, Irlanda, Portugal no emiten más bonos del Estado y toman prestado de los bancos nacionales. ¿Por qué razón han de dar los Estados dinero a los bancos si son los bancos los que producen originariamente el dinero? Bastante mejor es que los bancos den dinero a los Estados, ya que con ello el dispositivo LTRO sería más eficiente generándose demanda y crecimiento y ahorrándose los Estados enormes costes, puesto que las tasas de interés dentro del sistema bancario son bastante más bajas que las vigentes en el mercado de los bonos del Estado. Los bancos, por su parte, verían con buenos ojos el crecimiento de su negocio así como las entradas de dinero para fortalecer su capital. Además no existiría  ningún riesgo de incumplimiento de los criterios de Basilea. Al contrario que con los bonos del Estado, estos créditos no han de ser valorados a precios de mercado y se podría poner  fin inmediato a la situación de crisis actual sin incurrir en los riesgos y costes en los que se está incurriendo. A continuación les presento más números. Aquí pueden ver la diferencia entre los intereses que afectan a los bonos del Estado- ya conocidos por Uds- entre el  7% para España y el 15% para Irlanda- mientras que la línea azul corresponde a la “prime rate” o sea, a la mejor tasa de interés que los bancos ofrecen a sus mejores clientes siendo el mejor cliente siempre el gobierno, cosa que los criterios de Basilea contemplan de igual manera.

Muchas gracias

  1. Manfred Nolte
    octubre 9, 2012 a las 8:36 pm

    Bueno, es una linea defendida por parte de la opinión bien informada, la relativa a la monetización de la deuda,en especial la derivada, en su hipotético caso del colapso del euro y de la incidencia que ello tendría sobre los acreedores en TARGET2. Saludos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: