Inicio > Fundación Heinrich Böll, German, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > Debate en la fundación Heinrich Böll. Junio 2012 IV

Debate en la fundación Heinrich Böll. Junio 2012 IV

Daniel Gros

Estimado Sr. Schick… Sras. y Sres. … Muchas gracias en primer lugar por la invitación.

Decir antes que nada que yo no he encontrado tan malo el título de la conferencia. Un banco central que no acuda al rescate del sistema bancario, en mi opinión, no estaría cumpliendo su cometido. El propio banco central debe distinguir entre qué supone rescatar bancos aislados e individuales y qué supone rescatar al sistema bancario en su conjunto. Por supuesto que a esto último hay que considerarlo como parte del cometido de un banco central, con el matiz de que el BCE lo haga solamente en los casos en los que la política, que es a quien primero corresponde hacerlo, no lo esté haciendo.

Me gustaría hacer dos observaciones previas de cara a estructurar el debate.

La primera cuestión es muy simple ¿Qué es lo que hay de especial en un dispositivo LTRO (Operación de Refinanciación a Largo Plazo)?

Ya se ha dicho antes que hasta el momento todas las operaciones de refinanciación que ha llevado el BCE han adoptado la forma de subastas a tipo fijo. Lo que quiere decir que los bancos pueden recibir tanto dinero cuanto necesitan. Pero entonces ¿Por qué esto no ha sido suficiente? ¿Por qué estuvo el sistema a punto del colapso el último noviembre – diciembre del 2011 si existían ya mecanismos para que los bancos dispusieran ilimitadamente de dinero?

Efectivamente los bancos podían disponer  de dinero pero solamente a corto plazo mientras que cuándo querían ponerse a prestar o comprar títulos del Estado resulta que el carácter de estas operaciones era a largo plazo y por ello se veían obligados a demostrar a los organismos supervisores de su país que disponían de la financiación pertinente, una financiación que, por consiguiente, tenía que ser a largo plazo. Es por esto que los tres años fueron tan decisivos en los dispositivos LTRO.

La segunda cuestión importante tiene que ver con las exigencias de seguridad de las garantías. No suele trascender a la opinión pública el hecho de que, tras haber sufrido  algunas pérdidas con ocasión de las quiebras de Lehman y de los bancos islandeses,  el BCE decidió elevar el nivel en la exigencia  de calidad de los activos que se le entregaban contra el suministro de  liquidez. Pero entonces se encontró con el problema de que aquellos bancos de países a los que se les había bajado el la calidad crediticia AAA veían difícil dar con activos que se correspondiesen con esas exigencias de seguridad.

Consideren, por ejemplo, la situación de los bancos en España o Italia… Creo que España tiene triple B (BBB) como calificación crediticia… ¿Cómo va a arreglárselas para dar con algo que tenga una triple A (AAA)? Debe tenerse en cuenta que las agencias de rating suelen atenerse al principio de penalizar  todo aquello que tenga que ver con un país al que se le ha bajado el rating, en este caso, España.

El problema estriba entonces en que si en tanto BCE estoy exigiendo a todos una calidad uniforme, estoy al mismo tiempo incurriendo en el riesgo de excluir del mercado, o mejor, de las fuentes de financiación, a una parte del sistema bancario en diferentes países.

Este es un problema para el que, en realidad, no hay una solución satisfactoria. Es evidente que el BCE necesita garantías seguras y se aplica, por lo tanto, el mismo estándar a todos- la calificación de triple A (AAA)- pero entonces surge el problema de que los bancos en Italia o España dejan de tener la posibilidad de refinanciarse a través del BCE… Este es un problema práctico que hay que tener presente cuando se habla de la relajación en las exigencias de seguridad de los valores y por qué se ha dejado en parte a los organismos supervisores nacionales determinar esas exigencias de seguridad en los activos que se entregan.

Bien, sigamos, ¿Cuál ha sido el resultado del dispositivo LTRO ? Se habla a menudo de mil millones… quiero decir de un billón. Esta fue la cantidad a largo plazo de la que dispusieron los bancos. Buena parte de esta cantidad consistió en una sustitución de créditos a corto contra créditos a largo a tres años, estimo que aproximadamente la mitad. La otra mitad consistió en más dinero para los bancos. Subrayo lo de “los bancos” porque hay que ser prudente ya que hubo en efecto bancos en el conjunto de la Unión Europea que se sirvieron del dispositivo o sea que dispusieron de más dinero para refinanciarse, me refiero a los bancos del sur de Europa, mientras que hubo otros, yo  diría que los bancos del norte de Europa en su mayor parte, que no dispusieron de ese dinero y lo volvieron a colocar en el BCE.

En la práctica lo que ha ocurrido es que el BCE se ha convertido en una “contrapartida central” (central counterparty) para el conjunto del sistema interbancario europeo. Se haya querido o no,  ésta ha acabado siendo la realidad.

En los ahora famosos “Balances Target” puede verse en el gráfico cómo de un lado, del lado de la línea roja tendríamos a los países que están en rojo, los  bancos de los países del norte de Europa. En estos países los bancos colocan su dinero en el BCE resultando que en términos netos no toman prestado dinero del BCE sino que se lo prestan al BCE. Y de otro lado tenemos los bancos del sur de Europa que sí que toman prestado el dinero del BCE. Y la suma de las dos líneas nos da más o menos una línea de suma cero. De ahí que haya mucha gente que diga que el dispositivo LTRO no ha sido muy efectivo. Vale, el balance neto del BCE no se habrá incrementado pero dentro de él  sí que han ocurrido muchas cosas.

¿Cuál es el problema fundamental de todo esto?

Yo creo que el problema fundamental lo pueden ver aquí. De facto lo que ha ocurrido es lo siguiente: en el norte de Europa hay un excedente de ahorro, un excedente de liquidez, todo aquel que se encuentra al norte de los Alpes ahorra no tanto como, sino más aún que la suma de todo lo que gasta e invierte.

Hasta los años 2007-2008 ese dinero no hace más que acumularse y justo después es distribuido en el conjunto del sistema bancario. Sin embargo, en el transcurso de la crisis los Alpes se convierten en una barrera a nivel de la economía privada. En este punto los flujos se detienen y en el sur, para evitar que se produzca una completa contracción, se recurre a un sistema de compensación. Este sistema de compensación no es otro que el propio BCE, sobre todo, obviamente, a través del dispositivo LTRO porque éste no solamente suministra liquidez….sino una liquidez a 3 años que es, de hecho, algo más que simple liquidez… Se trata de un dinero a tres años que les es precioso a los bancos del sur para su supervivencia.

Este es el problema fundamental, problema que el BCE por sí mismo no puede resolver pero al cuál se ve obligado a hacer frente.

Por cierto,  en este gráfico puede verse también la parte del dinero que ha sido repartida no solamente por el BCE sino por el EFSM (Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera) o EFSF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) . He procurado ponerlo de mayor a menor y de ahí que pueda verse que el BCE reparte mucho más dinero que el EFSF. Esta ha sido  la manera en que se ha preservado al sur de un colapso. No otro fue el cometido real del dispositivo LTRO.

Bueno, ¿Y a qué se debe que se hayan reducido las relaciones crediticias transfronterizas? ¿Por qué se abstienen los bancos y ahorradores del norte de ir al sur?

Una parte de las razones, Uds ya las conocen, tienen que ver con los problemas en los presupuestos estatales de los países del sur. Otra parte de las razones hay que  buscarla en los bancos. Pero bancos y Estados suelen estar conectados en esos países. Se apoyan mutuamente y es difícil saber quién en realidad se apoya en quién y este hecho no estimula, que digamos, la confianza en el sistema. Es precisamente por esto que es tan importante que se formule en la medida de lo posible cómo puede desligarse el destino de los bancos y el de los Estados. La “Unión Bancaria”, sobre la que ya se ha hablado y sobre la que volveré más tarde, podría ser una fórmula a considerar.

Para llegar a ella lo que fundamentalmente se necesita son tres cosas. No todas son ahora mismo necesarias para defendernos de la crisis… pero también se ha comentado antes dónde  queremos vernos en diez años.

Si pensamos en términos de largo plazo lo que necesitamos son tres elementos:

1.- Alguna clase de protección de los depósitos.

No desde luego con transferencias planificadas de antemano sino que , de estar las primas de aseguramiento basadas en un modelo de riesgo, no harían falta tales transferencias y lo que entonces tendríamos sería el hecho simple de que a mayor riesgo más prima, lo que bastaría para cubrir por término medio esos riesgos mayores.

2.- Por encima de todo, una supervisión bancaria independiente.

Creo que los últimos acontecimientos que hemos podido ver en España nos demuestran que los supervisores nacionales suelen ser los últimos en ver los problemas de su país. Hasta cierto punto este es un problema que también conocemos en Alemania…

3.- Fondos

Cuando nos ponemos a hablar de rescates bancarios estamos hablando siempre de un montón de dinero. Ponerse a rescatar un banco significa ser capaz al menos de disponer de la suficiente cantidad potencial de dinero como para tranquilizar al propio banco y a los mercados.

Insistiremos sobre esto, sobre los problemas a largo plazo, caso de que dispongamos de 10 años para ir montando todos los raíles.

Junto a estos problemas están los problemas a corto plazo. Y a corto plazo existen dos problemas:

1.-  De dónde se sacan los fondos

 2.- De dónde se sacan las competencias para que desde  un organismo supervisor independiente a nivel europeo pueda supervisarse a los bancos.

Respecto a este segundo problema yo creo que las competencias sólo pueden encontrarse de un modo rápido en Frankfurt. En Londres, como Uds. saben tiene su sede la E.B.A. ( Autoridad Bancaria Europea)  pero hasta ahora no ha tenido la fuerza o no ha sido autorizada para organizar las competencias necesarias. Por el contrario, el BCE está presente en el mercado de un modo constante, tiene interés en saber cuál es la situación de cada banco y, por todo ello, yo diría que al menos a corto plazo, en tanto solución de transición,  lo mejor es comenzar por situar la supervisión de los bancos, al menos de los grandes bancos transfronterizos, en manos del BCE. No hace falta que sea una solución definitiva, pero si de lo que estamos hablando es de la gestión de la crisis durante las próximas ocho semanas, debe actuarse de un modo rápido y no hay tiempo para montar una organización independiente.

Respecto al primer problema: de dónde pueden venir los fondos, yo diría que los mismos no tendrían que venir del BCE, pues como acabamos de decir estamos ante una tarea fiscal y por ello no debería involucrarse al BCE sino que se haría necesario un fondo europeo, fondo europeo que, por otra parte, ya existe, me refiero al EFSF hoy por hoy, al ESM (Mecanismo de Estabilidad Europeo) esperemos que pronto. ¿Cuándo? Es difícil decirlo. En cualquier caso estos fondos habría que emplearlos antes en estabilizar los bancos que en sacar de apuros a los Estados, pues de lo que se trata es de fortalecer al conjunto del sistema bancario europeo y no tanto de ponerse a repartir dinero a cada Estado.

Si dispusiéramos de tiempo, digamos que 10 años, entonces podría montarse una protección europea para los depósitos mediante primas basadas en modelos de riesgo, como he dicho antes, y en diez años seguro que  podría establecerse un fondo lo suficientemente grande como para rescatar a uno o dos de los grandes bancos transfronterizos.

Pero mucho me temo que para esto no hay tiempo. Tiene que irse más rápido y por eso creo que respecto al punto  de la supervisión bancaria es el propio BCE el que tiene que asumir responsabilidad así como respecto a la puesta a disposición de los fondos correspondientes creo que tienen que ser los Estados en común los que tengan que ofrecerlos provisionalmente. Todo esto obviamente bajo el principio de que se rescaten bancos que merezcan ser rescatados y esto puede traer consigo de antemano en muchos casos depreciaciones muy significativas. Esto es lo decisivo porque no se trata de que ahora estemos diciendo “ Bueno, ahora cogemos y rescatamos antes que nada a cada banco español para que se estabilice el sistema” No, tiene que tratarse también de ver qué bancos son capaces de supervivencia, bajo qué condiciones, qué acreedores en un momento dado se verán afectados. Resulta evidente que todo esto lo acusarán fuertemente los mercados financieros europeos. Sin embargo, creo que es algo factible a partir del momento en que esté lista la nueva institución y provista de las competencias y de los fondos necesarios para apoyar al sistema en su conjunto.

A mi modo de ver esto es lo que tendría que ocurrir en el corto plazo. Está claro que en el largo plazo se dispone de más tiempo pero  hay que actuar y es necesario hacerlo en las próximas semanas.

Muchas gracias

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: