Archivo

Archive for 29 octubre 2012

A future without debts? Capitalism is but a chain letter

octubre 29, 2012 1 comentario

First part of a translation of a very interesting essay on the concept of “debt” by Wolfgang Uchatius published in “Die Zeit” on  12/10/2012

http://www.zeit.de/2012/41/Europa-Krise-Schulden/seite-2

Euro crisis: they have the debts – we, the profits

Do the profligate southern european countries put our wealth in danger? You must be joking .We, germans, owe them our affluence. An essay.

Three hundred people sit in the Saarbrücker congress hall and watch a shining image some metres high on a screen. It shows a smiling woman with short hair surrounded by  happy children. At the bottom of the image there´s a short, concise sentence. The people in the hall look at the woman, at the children. They read the words, they whisper  and nodd. They like the sentence.

They are officials of the CDU (Christian Democratic Union) in Saarland, one of the german federal states, the majority of them leaders of local branches , who have gathered together this 6th of february 2012. They are here in order to raise hope. There are only a few days left for the election day. Annegret Kramp-Karrenbauer, the woman on the screen, is the current CDU prime minister of the Saarland and lags behind in the polls.

The party heads have therefore designed a new campaign. The sentence on the screen is part of it. In the days to come it´s going to be displayed in the CDU election posters in Saarland. Kramp-Karrenbauer will speak it loud from speaker´s platforms and in front of TV cameras and microphones from Radio stations.

The sentence says: “I want a future without debts”

Eight weeks after  Annegret Kramp-Karrenbauer won the elections by a surprisingly wide margin. Once the elections campaign was finished, the sentence mentioning the debts spread itself in the next months occasionally in a quite different shape. The CDU top candidate in Schleswig-Holstein co-opted it. The “Junge Union” (the joint youth organisation of the two conservative German political parties CDU and CSU) in Berlin and the FDP Parliamentary group did the same.

They all want a future without debts.

We may well see the sentence sticking to columns and walls in the coming year before the federal elections. Election posters are also a mirror of what people wish. Debts were not wished in the past neither but never before has the word sound so threatening: the debts of  Greeks, Italians , Spaniards threaten our wealth and the fear of a great default spreads itself like the fear of a nuclear war used to do once.

Future without debts: one reads that and thinks about his own country, wondering that nothing of the like that has happened to Greece-where again last week flash grenades and Molotov cocktails were being flung- should ever happen to Germany. One thinks about his own children wondering that they shoudn´t grow with a financial burden on their shoulders. One thinks about his own small welfare, his new car for example, and wonders that oneself has worked hard for it instead of playing with credit.

One fails, in any case, to think about the Leopard 2

The Leopard 2 is a tank produced by the german company Krauss-Maffei Wegmann. It can crossed 4 mt. deep rivers and run at a speed of 70 Km/h. It can also shoot. It´s regarded as the best tank in the world.

Four years ago Krauss-Maffei Wegmann sold 170 models of the Leopard tank to a european partner and cashed in 1,7 MM €. That´s about one and a half times more than the company´s  normal annual turnover.The purchaser was Greece. It was  already then clear that Greece would finance the purchase with debt but nobody seemed to show any interest for that. A lot of money was flowing into Germany, that was the main thing.

The crisis- stricken countries have transferred a lot of money to VW, Daimler, BMW.

A great deal of money arrived here in the last years, not only from Greece but from Italy, Spain, Portugal. Italians for example bought annually about 450.000 german cars before the beginning of the crisis , Spaniards around 330.000 , Greeks and Portuguese 50.000 each one. Almost each fourth car that the germans sold abroad at that time was shipped to the today crisis stricken countries. Those countries, from which today is said they don´t know how to manage their money, transferred a lot of money to VW, Daimler and BMW.

This money didn´t stay in the  companies headquarters  but went on to suppliers and service companies of the german car industry, it transformed itself in the wages of german assembly line workers, in the salary of german managers, in the dividends paid to german shareholders.

Without them knowing it some german citizens may have been paying their rental, or their holiday trips or their new smartphones with money from the south. Others may have bought a new car.

A few weeks ago the following information was reported by news agencies:  the size of the cars that germans are buying has never been so big. Underground and multi-storey  carpark  operators have difficulties: there´s not enough space for such ample  four-by-fours and family vans.

There are, in contrast, more jobs in Germany than ever before. The export boom has produced a second, smaller economic miracle. One could say it has come to happen what the political parties were for a long time promising.

“More growth, more jobs” it could be seen in a CDU election poster before the 2005 federal elections

“Jobs, jobs, jobs” repeated the SPD

“Anything  likely to produce jobs is also social” said the FPD

If jobs  thus were created through money arriving from the south what is then going to happen if Greeks, Spaniards, Italians and Portuguese start saving and paying back their old debts instead of raising new credits?

And the same question goes for the Americans, French and Brits, who in the last years have piled a great amount of liabilities in order to purchase german products. What, if they also start saving?

That would mean a future without debts. But it would also mean a future full of german cars remaining unbought outside the factories. It would mean a future where german factories would be firing their workers. It would mean a future where german children would not indeed have to be held liable for the money  half Europe owes Germany, but in return they would have to finance their needy work –and- pensionless parents.

The wish for less debts and the wish for more jobs are clearly not in accord, Not immediately perhaps, not at a first glance, but if one looks  carefully enough there does seem to be a way out. Mrs. Merkel believes that she knows it.

On the 3rd of April of this year Mrs. Merkel stepped up to the speaker´s desk at the faculty of law of the Karls- Universität in Prague. Here, where 664 years ago german  students acquired for the first time the knowledge of the world, she was meant to hold a speech about “ The future shape of Europe”

Merkel talked about socialism, which she experienced first-hand and which is now something of the past. She spoke about european ideals, peace, freedom, justice and then she switched to the debt crisis.

She said: “I´d like us to think of this crisis as an opportunity” She said “Obviously growth is the issue but not growth through credit”

It´s not clear whether Merkel used her sentences as a warning to the southern European countries or whether she was conscious that also the german economy has grown through credit although the borrowers of money were just not the germans.

What is sure is that she drew a conclusion that is so simple as convincing: if credit is bad and growth is good, then what we need in the future is growth without credit. Thus a future without debts but with job creation.

The nice german economy miracle has anyhow relied on nothing but credit.

Merkel has said such things more than once, particularly before parliament. She has omitted thereafter the reference to socialism, in turn she has further explained her standpoint regarding economic growth. Se has found a term for what she has in mind: sustainable growth.

The term comes from the environmental debate. Sustainable growth referred originally to wealth growth in times of enviromental crisis. To become richer without burning oil and cutting down rain forests. The term stood for that.

Angela Merkel transferred the concept to the financial realm. Wealth must grow, jobs must be created, without people incurring debt. That was what the chancellor meant by “sustainable growth”. “ Robust finances are the essential underlying condition” she said in a newspaper interview.

Robust finances, that is: no gambling banks, no profligate governments, no consumers thinking their credit card is a money bin.

When conservationists talk about sustainable growth, they are talking about science fiction. No country has become rich without burning gas, oil, or coal. There´s no wealth growth without enviromental crisis. Wealth growth without economic crisis in contrast has ensued more than once. In West  Germany for instance, in a particularly barren area, in which the air is always a few degrees colder than in the rest of the country.

Up there in the Swabian mountains  women  pulled their handcarts to wretched vegetable fields. Men search for work anywhere and families were happy if in the evening there were some cooked turnips in the plate. Otherwise there would be nettle soup for dinner.

Some years later steaks and Swabian pockets (homemade pasta squares) replaced vegetables. Shiny cars were parked in front of house doors, homes were redeemed. Prosperity increased evenly and crisis-free. The economic miracle ensued over the republic.

How did it come to happen? Who was responsible for it?

The germans and their qualities, it goes without saying, above all their economy. Gemans don´t incur debts, the swabians, least of all.

That´s the secret of the post war german economic miracle according to the way it was portrayed on innumerable occasions in newspaper articles, novels and political speeches. It could even be heard coming out of the radio loudspeakers. Hit singer Ralf Bendix sang in 1964:

Work!, Work!, Build up the small house!,

Keep your eyes from the lass.

And when our house is built

We won´t rest that long

Because we´ve got to save, we´ve got to save

To buy the billy goat and the cow.

About 45 years later and as if she had this song in her mind Angela Merkel said – in a speech she held  this time at the CDU Party congress in Stuttgart- that the crisis could have been easily avoided. “One should only have asked the swabian housewife and her wordly wisdom would have answered: one can´t live beyond its means for an extended period of time”

Merkel prodices an opposition between an ominous present full of defaults and a cosy past without debts, when the euro didn´t exist and the german mark had a powerful protector: the german central bank.

But precisely in its archives there are documents that tell us a different story. They show spreadsheets, charts, numbers of the so called current-account balance. It follows  from this that  the present and  the past look very much the same. Already back then a big part of the jobs that were created in Germany arose from payments made by foreign countries. Already back then neighbours in Europe purchased german goods on a large scale. Already back then they financed their purchases through credit.

It was very much like today. One could even say that everything began back then.

The german economic miracle was fundamentally growth through credit. This sounds as a sudden revelation of a well hidden secret. In reality it is just the opposite. A commonplace. Of course that growth stemmed  from credit. It has always been so. There´s no alternative.

In order to understand this we should begin by setting the following scenario. Let´s imagine that in Germany there´s only one company that produces, say, soup.

Let´s assume that the company has a start-up capital of 500.000 €. This money is used to pay its workers and employees and to manufacture the soup. The workers spent their wages in consumption, they need to eat. The 500.000 € flow back thus to the soup company and the circular flow of income is closed. And soon after that the company.

Such a company doesn´t last long. Revenues: 500.000 €, expenses: 500.000 €, this means: no profit for the owners, no pay rise for the workers, no economic miracle. Wealth fails to appear. Poverty for everyone.

In order for economy to grow and wealth to thrive, the company´s revenues must be higher than its expenses. The 500.000 € that flow between the company and its workers should grow into 600.000 €. But how can money be transformed in more money?

That is the key question about capitalism, the main enigma of market economy. Karl Marx already wrote in the second volume of “Das Kapital” published in 1885: “How can the whole of the capitalist class withdraw invariably 600 £ from circulation when it invariably throws in only 500 £ ?”

Yes, how?

Marx tackled unsuccessfully the problem for a long time. It was the Austrian economist Joseph Schumpeter who years later would find the answer: in 1926 he wrote that the talented entrepreneur “rides on credit toward success”. In other words:  the economy grows only when someone takes up a loan.

Our soup company or another one could be that borrower. Let´s imagine  a company that produces bread and borrows 100.000 € to pay its workers. The german consumers have therefore 600.000 € at their disposal, this amount will flow back to the companies. The soup company records now gains, the germans may now add bread to their soup meal, the economy grows, but it won´t last long because the bread manufacturer is soon on the brink of bankruptcy.

600.000 € are not enough to rise its revenues above its expenses. In order for the economy to keep on growing there is need for more money. Where is it going to come from?

Someone has to take up another loan. Either one of our two companies or a newly created third one.

This is the way in fact in which the german economy grew after the war: firms borrowed money. “ The industry of the miracle land is more indebted than its foreign competitors”, reported the newsmagazine “Der Spiegel” in 1962

Anuncios

Debate en la fundación Heinrich Böll Junio 2012 VIII

Penúltimo post de la traducción del debate en la fundación Heinrich Böll

En el mismo Daniel Gros se refiere al “espanto sin fin” del caso español. Jörg Asmussen defiende al BCE aduciendo el marco legal en el que el banco opera mientras que Richard Werner insiste en sus críticas al BCE generando a veces la impresión de si el marco legal aducido tan en detalle por Asmussen no será una especie de excusa. Las intervenciones del público suscitan el que se hable del ejemplo de Suecia, de la política informativa del BCE y , finalmente de Grecia (próximo post)

Gerhard Schick

…Alguna cuestión respecto a esto? Alguna pregunta o posicionamiento?…. Si no, pasamos a otra cuestión… Ah… sí… bien….

Jörg Asmussen

Adelante Daniel, tú, primero….

Daniel Gros

Digamos que respecto a la implicación de los acreedores de los bancos la opción que se tiene es: o un fin espantoso o un espanto sin fin… Y el caso de España con su sobreendeudamiento va a ser en mi opinión un espanto sin fin y por eso abogo por un saneamiento de los bancos con implicación de los acreedores allí donde existan bancos insolventes. Tratar de encajar todo esto al Estado español no va a funcionar y tampoco sería justo trata de hacerlo con el EFSF.

Jörg Asmussen

Quisiera añadir dos cosas: en primer lugar, yo me andaría con cuidado a la hora de crear la impresión de que existen crisis bancarias que se pueden solucionar sin costes. No parece ser éste un enfoque realista y despierta expectativas que luego no se ven realizadas.

En segundo lugar, el Banco Central Europeo no es ningún supervisor de mercados financieros, ni hasta la fecha lo ha sido. Se le ha asignado un nuevo cometido a partir de la crisis, el de ocuparse de las perspectivas macro pero el conjunto de las perspectivas del potencial micro de cada banco está en manos, ahora como antes, de los organismos supervisores nacionales. No discuto que no hubiera sido correcto- y que no lo sea hoy en día también- que si se tiene la impresión de que está formándose una burbuja inmobiliaria – cosa que no es tan fácil ex ante- pero, en todo caso, si se identifica la formación de una tal burbuja, que se proceda a  encarecer la generación de créditos al sector inmobiliario e incluso en casos extremos que el organismo supervisor impida la misma. De acuerdo a la directiva bancaria europea esto es hoy posible. Se ha implementado, de hecho, en la legislación bancaria en Alemania. Sin embargo, la posibilidad de hacer esto, por seguir con el ejemplo alemán, está operativamente en manos de los que ejercen la supervisión de cada entidad crediticia por separado, o sea, en las manos conjuntas del Banco Central Alemán y el BAFIN (Organismo Supervisor Federal de las Finanzas) y no en manos del BCE.
Una vez más, insisto, el instrumento es el adecuado, se puede utilizar, debe ser utilizado pero no debe generarse la impresión de que estaba en manos del BCE el haberlo hecho.

Gerhard Schick

Lo que sí que es cierto respecto a este punto es que el BCE a lo largo de la formación de esta crisis, a lo largo de la década del 2000, adoptó conscientemente la política de no fijarse en la evolución regional de cada país. Se tomó a sí mismo como una institución europea fijándose en las medidas promedio a nivel del conjunto de Europa. Y a este respecto uno no puede dejar de preguntarse si aquí no haría falta una premisa de partida diferente así como, esto ya lo hemos debatido anteriormente, si la formación de burbujas en los activos tiene que ser concebida como un problema propio a los bancos centrales y con qué instrumentos puede reaccionarse a las mismas. Hay además un debate muy intenso que gira en torno a la cuestión de en qué medida podemos mirar atrás.. Pero hoy, aquí, no queremos ocuparnos de las causas de la crisis sino de cómo proceder con los problemas y, por ello, de cuestiones tales como cómo rescatar a los bancos, cómo  estabilizarlos… y, bueno a mi me gustaría seguir con otros temas aunque tampoco me gustaría coartar ninguna réplica a lo que he dicho, cosa que no me parecería de buen tono.

Jörg Asmussen

Lo único que puede aclarar todo eso que Ud dice es echar un vistazo a nuestros estatutos. Estos establecen que nuestro mandato atañe a la Eurozona en su conjunto. No tenemos ningún mandato para hacer un seguimiento de sub-regiones de la Eurozona o para intervenir en ellas si fuera necesario. El mandato, que creo que es el adecuado, establece muy claramente que nuestra responsabilidad se corresponde al conjunto de la Eurozona.

Richard Werner

Con todo, la realidad es que el BCE está compuesto por bancos centrales que existen de facto en esos países, el organismo supervisor bancario en España, por ejemplo, es de hecho el banco central español…Si no se quiere ver esto, se está ignorando la realidad del mercado interbancario en el que diariamente y de una manera intensa los bancos están entretejiendo operaciones entre ellos a través y con el BCE. Y esto es ya, en realidad, una supervisión bancaria que es llevada a cabo continuamente por los bancos centrales. Esta es una realidad que no puede simplemente barrerse bajo la alfombra.

Gerhard Schick

Veo entre el público una petición de intervención… allí , otra… Da igual el orden… Adelante, por favor….

Florian Kern

Soy Florian Kern, portavoz de los verdes en el parlamento alemán y mi pregunta para el Sr. Asmussen es la siguiente: ¿Tienen los dispositivos LTRO´s influencia en todos los casos en lo que se refiere a la forma en que los riesgos se asignan en el sistema financiero? Quiero decir… El Sr. Gros, por ejemplo, ya ha comentado la influencia ejercida sobre la prioridad de los acreedores cuando, por ejemplo el BCE admite una mayor cantidad de activos a título de garantía… y derivada de esta pregunta quisiera también preguntar si efectivamente se están reasignando riesgos en el sistema ¿No estaría Ud. de acuerdo en que debería exigirse al BCE mayores obligaciones de información, sobre determinadas cuestiones-al menos, ex post- relativas al destino del dinero… por ejemplo en el caso de los ELA´s (Emergency Liquidity Assistance) en los que las garantías admitidas por el BCE son otras… O sea, ¿No se estaría dando la necesidad de operar con mayor transparencia de lo que se ha hecho hasta ahora frente a la opinión pública?

Portavoz del blog “New Economic Solutions Network”

Me gustaría hacer primero una observación y luego una pregunta.

La observación es que resulta muy interesante escuchar todo lo que se está diciendo porque yo me estoy preguntando desde hace tiempo por qué no se hace lo que ya se hizo en Suecia en 1992 – 1993 cuando se habla de sanear bancos quebrados. O lo que es lo mismo: nacionalizarlos en poco tiempo para luego venderlos a bancos privados. Creo que es una cuestión interesante y agradecería comentarios al respecto.

Y mi pregunta más directa concierne a un mecanismo sobre el que estoy trabajando y que me pregunto si por un casual pudiera servir en este caso. Según mi visión, para que el problema se resuelva tiene que darse crecimiento económico en los países del sur. Al final, después de todo, se trata de esto… y para conceder créditos útiles quizá exista la posibilidad de que los Bonos del Estado funcionen de otra manera. Existe ya un dinero que fluye diariamente de los Gobiernos, pongamos que del Gobierno español, a los acreedores que han comprado los títulos de deuda pública… fondos de pensiones, bancos españoles…Creo que el BCE también ha comprado algunos bonos de estos países y que los posee todavía… Mi pregunta: ¿Sería posible por parte, digamos, del BCE traspasar estos títulos de deuda pública- creo que 50 mil millones es lo que tiene el BCE en deuda española o de los países del sur- al EIB (European Investment Bank) cumpliendo una función de fideicomiso de manera que el EIB pueda financiar proyectos de infraestructura en los países del sur y, a cambio de ello, el acreedor originario-el BCE, que es el que ha hecho entrega de esos títulos de deuda pública y que ha traspasado, por lo tanto, el flujo de dinero al EIB-  que a cambio de ello, decía,  el BCE obtenga un “variable rate bond” ( obligación de tipo variable) que rentaría dividendos sobre esos proyectos de infraestrucutura…?
¿Sería algo semejante concebible? y ¿Cómo podría funcionar? Pues de esta forma podrían reciclarse grandes sumas de dinero en el sur de Europa de una manera constructiva.

Eva Grüsstorp

Soy Eva Grüsstorp… ex parlamentaria europea… Vengo con la perspectiva del parlamento europeo y con la pregunta acerca de qué nuevos foros públicos pueden participar en los procesos que se están llevando a cabo. Me ha alegrado mucho escuchar los conceptos “fondo de liquidación”, “liquidación de bancos”, y lo que ha comentado un orador precedente acerca de por qué no se les dejó quebrar hace dos años gradualmente, de una manera programada. También me ha alegrado escuchar lo de la “implicación de los acreedores” aunque, tal y como algunos de nosotros ya sabemos, los conceptos abstractos sirven de poco en Europa, sea cual sea el nivel en el que se empleen. Por eso creo que siguen pendientes de contestación las cuestiones acerca de:

1.- Qué institución a nivel europeo u otro sería la responsable de desarrollar tanto el fondo de liquidación como la implicación de los acreedores.
2.- Si existe ya alguna institución que podría ser activada o mejorada para ello.
3.-Cuál sería su régimen de coordinación.
4.-Qué obstáculos podrían encontrar tanto el fondo de liquidación como la implicación de los acreedores.
5.-Cómo y a qué niveles puede acelerarse en Europa los procesos de toma de decisiones.
6.-Y, en su caso, en qué punto pueden ser incorporados en ellos instituciones independientes y parlamentos.

Gerhard Schick

Aún una cuarta pregunta… y luego las vamos comentando aquí en la tribuna…

Portavoz de Deutsche Welle

Yo tenía una pregunta que quizá no esté relacionada del todo con el tema del “rescate bancario” y más quizás con la actualidad del rescate de Grecia… A este respecto, una breve digresión: ayer hubo elecciones al parlamento griego… se formará un nuevo gobierno… mi pregunta va dirigida al Sr Asmussen pero a lo mejor los otros ponentes también puedan exponer cuales son a su entender los cometidos más apremiantes de este nuevo gobierno griego con el fin de sacar al país de la crisis y si creen Uds también, como algunos políticos alemanes europeos, que a Grecia habría de concedérsele más tiempo y si las constricciones que por parte de la UE se le han impuesto relativas a ahorro, reformas, política podrían ser relajadas.

Gerhard Schick

Las preguntas se dirigen fundamentalmente al Sr. Asmussen… Comencemos por él…

Jörg Asmussen

Me gustaría comenzar por el bloque de preguntas de la segunda intervención. Tenía dos partes. Una primera acerca de por qué no puede ser Suecia un ejemplo. Al estudio del ejemplo de Suecia hemos consagrado no pocas semanas de nuestra vida. Stefan Ingves, el hoy jefe del Banco Central Sueco y que fue quien por aquel entonces estaba al frente del ministerio de finanzas sueco, es desde luego una de las luminarias respecto a lo que concierne a rescates y reestructuraciones de bancos. Todos nos hemos ocupado en ello. Lamentablemente existen diferencias considerables entre la situación en que hoy nos encontramos y en la que se encontraba Suecia por aquel entonces. Una de las diferencias esenciales es que lo que hoy experimentamos en Europa son dificultades transfronterizas en el sector bancario, con aquella parte del sector bancario que opera en más de un país. Es lo que ocurrió en la crisis de 2007-2008 a nivel global- si por global entendemos la mitad norte del globo. Sin embargo lo que pasó en Suecia fue algo singular, circunscrito a un país relativamente pequeño de Europa. En Suecia se pudieron estatalizar bancos en el corto plazo y luego venderlos porque había compradores para los activos de los bancos. Al contrario que en Suecia, en Europa desde los años 2007-2008 y pese a que la comisión europea ha promulgado ayudas para sanear los bancos, resulta muy difícil organizar un cambio de propiedad, o algo parecido, de un banco pues no hay compradores de activos bancarios que se pongan a la cola. Esta es una de las diferencias que explican por qué el ejemplo de Suecia , por más impresionante que fuera, no puede ser transplantado.

La segunda cuestión versaba sobre, lo pongo en mis términos, cómo puede procederse con los bonos del Estado que el BCE ha comprado bajo el programa SMP (Securities Market Programme)… No estoy seguro de haber entendido bien el mecanismo financiero con el EIB (European Investment Bank) que se nos propone… pero siempre hemos dicho y esto sigue vigente que los bonos del Estado que compramos bajo el programa SMP los vamos a conservar hasta vencimiento por razones de política monetaria. Aquí no ha cambiado nada y tampoco veo cambios por venir.

Respecto a las preguntas sobre la transparencia- asunto que de un modo indirecto ya planteó al principio el Sr. Schick- decir que en el BCE nos sentimos comprometidos con una mayor transparencia y creo que este compromiso lo estamos haciendo realidad permitiendo un mayor acceso a documentos e informaciones. Por otra parte, existe una resolución del BCE del año 2004 en la que se pone por escrito los criterios que esta transparencia va a seguir ateniéndose al artículo 15 del acuerdo sobre las formas de trabajo de la Unión Europea. Esto implica que cada consulta de información que recibimos es sometida individualmente a examen teniendo lugar entonces, dicho sucintamente, lo que entre juristas alemanes y los que no lo son, se conoce bajo el nombre de una “ponderación de bienes e intereses”, dado que con bastante frecuencia existen intereses de naturaleza privada o pública que pueden oponerse al justificado deseo del flujo de información. Hay casos que son muy obvios y que saltan a los ojos. Por ejemplo, constituye sin lugar a dudas un sabio proceder de interés público no hacer completamente públicas las características de las garantías que subyacen a los billetes que  emiten los institutos de crédito cuando se habla, resuelve o negocia sobre las mismas pues, de lo contrario, se estaría permitiendo un acceso ilimitado a la falsificación de billetes.

Este es un caso evidente. Existen naturalmente otras consultas de información cuyo tratamiento no es tan evidente como por ejemplo las preguntas que se nos dirigen acerca de si podríamos identificar a aquellos países o bancos aislados que han participado en los dispositivos LTRO. Siguiendo la “ponderación de bienes e intereses” hemos resuelto no hacerlo porque nos hemos dicho que el interés público de la estabilidad de los mercados financieros está por encima del interés público a la información, interés que también se opondría al interés privado de ciertas instituciones de crédito a que su información sea protegida.

Fundamentalmente y a pesar de nuestro compromiso con la transparencia en el BCE somos reservados con la entrega de información relativa a países específicos pues contemplamos el conjunto de la zona Euro y queremos evitar estimular posibles reacciones del mercado en los diferentes submercados de la Unión o si esas informaciones atañen a países muy pequeños de la Unión se hace muy fácil identificar a los bancos de esos países que son sistémicamente relevantes.

Esta es la “ponderación de bienes e intereses” que hacemos en el BCE para cada caso. Contra ella se puede proceder. Este procedimiento puede ser desestimado por la directiva del banco. En los casos en que esto ocurra queda abierta la vía de la corte europea de justicia.

Esta es la política de transparencia que en el BCE seguimos.

¡Grecia…! no salgo de mi asombro de que hayamos pasado una hora y cuarenta y cinco minutos sin que este tema haya salido…

Les efforts de la France pour emuler le “Mittelstand” allemand, d´après “The Economist”

Ci-dessous une traduction d´un article apparu dans “The Economist” la semaine du 20 au 26 octobre 2012

Pourquoi est- ce que la France n´a pas un “Mittelstand”?

La jalousie envers les entreprises familiales moyennes allemandes provoque un dèsir de les emuler.

Le mot “Mittelstand” n´a pas d´ equivalent exact en français mais il a une signification assez claire: tant que la crise de l´euro entame la confiance et le succès des champions nationaux de la France, on regarde l´emulation des entreprises moyennes allemandes, pour la plupart familiales, comme la façon de favoriser la croissance, l´emploi et les exportations. Le “Mittelstand” est devenu une ambition. Ce qui n´est pas clair, c´est que fera la France pour l´atteindre.

Cette semaine ils ont devoilé leur grand effort pour y parvenir. Le gouvernement de François Hollande a annoncé la crèation d´une nouvelle banque, en fusionnant plusieurs organismes mises en place  par l´administration précedénte pour conduire des finances (publiques et privées) vers les moyennes entreprises. La nouvelle Banque Publique d´Investissements (BPI) ressemble beaucoup à la vénérable banque allemande KFW (Kredit-anstalt für Wiederaufbau), la banque mise en place pour la reconstruction du pays après 1945.

Typiquement le français à leur manière centralisante s´accrochent à la seule partie du système allemande qui a trait au gouvernement federal. Le coeur du miracle du Mittelstand ne se trouve pas à Berlin sinon dans les lands (états federés)

Les français croient qu´en s´accrochant à l´ amélioration d´une efficacité bien engrenée,  les entreprises allemandes ont prosperé dans des marches spécialisés, en realisant des marges intéressantes qui , à son tour, financent d´avantage l´innovation et produisent ainsi un cercle vertueux. En revanche, malgré leur puissance dans les industries de biens de consommation telles que l´agroalimentaire et la mode et dans les domaines de la haute technologie , tels que le nucléaire et l´aérospatiale, les grandes entreprises françaises ont perdu du terrain depuis 2000.

De façon stricte , une entreprise “Mittelstand” a moins de 500 employés et une chiffre d´affaires de moins de 50 m € (66 m $), même si, dans la pratique, le terme s´applique aussi a des entreprises plus grandes. La France n´est arrivée à produire un terme pareil qu´en 2008: ETI (entreprises de taille intermediaire), ça veut dire, des entreprises plus grandes que les petites mais pas aussi grandes que les gèantes. La plupart des ETIs ont entre 250 et 5.000 employés et une chiffre d´affaires allant jusqu´ à  15 billion €. Selon un étude mené par Ernst & Young, un groupe des services pour les entreprises, il y a deux fois  plus de telles entités en Allemagne qu´en France.

Pourtant pour Ludwig Erhard, le ministre d´economie qui a elaboré la renaissance de l´Allemagne Occidentale aprés la seconde guerre mondiale, le “Mittelstand” n´a été jamais seulement une question de chiffres. “ Il est plutôt une expression d´ un état d´esprit et une attitude spècifique” il a écrit en 1956.

Nicolas Sarkozy a employé trois ans en tant que prèsident pour essayer d´inculquer aux français une attitude pareille. Son idée était de crèer un Fonds  d´état, le “ Fonds Strategique d´Investissement” afin de soutenir des entreprises- grandes, moyennes et petites. Les fonds est maintenant en train d´étre integré dans le nouveau BPI. Jusqu`à présent il a investi plus de 7 billion €, en prenant des participations minoritaires aux côtés  des investisseurs privés. La semaine dérniere il a publié un étude qui cherche la raison pour laquelle les moyennes entreprises françaises sont à la traîne derrière  les allemandes.

L´état le veut

L´histoire fournit une partie de la rèponse. Le terme “Mittelstand” se referait originairement aux artisans qui ont fleuri au 19 ième siècle. Mais c´est la stabilité economique de l´aprés-guerre en Allemagne ce qui a consolidé la position des entreprises moyennes. En 1945 les allemands ont commencé la reconstruction de leur pays avec un dégoût pour les grandes entreprises dont la reputation était entachée par association au regime nazi. La division du pays a aidé davantage les petites entreprises regionales. Siemens et Daimler, des grandes entreprises, ont abandonné Berlin en donnant vie aux lands de Bavière et de Baden- Württemberg, les foyers du “Mittelstand”. Par contre la France est allée dans le sens contraire. Les entreprises privées ont laissé les industries de base et de biens d´equipement aux mains de l´Allemagne et elles ont fait concurrence à l´Italie dans l´industrie de biens de consommation tandis que l´état construisait des champions nationaux dans les secteurs alors émergents du nucléaire et de l´aérospatiale.

Cette histoire aide a expliquer les diffèrents rôles de l´état. Guy Maugis, president de la chambre de commerce franco-allemande, remarque que lorsque la France veut faire quelque chose pour amèliorer sa competitivité, elle dèbute en prenant  des decisions du haut vers le bas depuis Paris: la nouvelle banque illustre parfaitement ce point. L´entreprise “Mittelstand” ,au contraire, se rend vers les gouvernements et les banques regionaux en quête de soutien. Des études on montré un attachement à la region et des rapports étroits avec ces banques comme des facteurs pour leur dévéloppement à long terme.

L´histoire et les traditions du gouvernement n´epuisent pas pourtant le sujet. Jean Daniel Weisz, un des auteurs de l´étude, compare la façon d´opèrer des entreprises allemandes et de leurs equivalents français. Les entreprises moyennes françaises, il dit, ont deux fois plus de niveaux de management entre le patron et l´atelier: d´habitude 18 par rapport à un maximum de 9 en Allemagne. Les entreprises allemandes font plus attention aussi à leurs chaînes d´approvisionnement, il affirme, par exemple, en emmènant en voyage en Chine les cadres de leurs fournisseurs, une chose que les entreprises françaises rarement font. Les entreprises allemandes tendent à promouvoir des  techniciens specialisés qui ont les rèponses pour prèciser des questions techniques alors qu´en France on promeut parmi une élite de cadres composées par ingenieurs generalistes.

Quelques- unes de ces pratiques de management peuvent sans doute être copiées. Des niveaux de management peuvent être supprimés, d´autres personnes être promues. Mais le poids de l´histoire et des traditions du gouvernement ne peuvent pas être si facilement modifiés. A cet égard on peut tenir compte des efforts français pour adopter l´approche allemande d´incessante amélioration incrémentale. Jean Yves Gilet, le Directeur Général  de FSI, a decidé d´améner son fonds dans la province et d´établir des partenariats publique-privé pour favoriser des entreprises regionales et les aider à devenir les leaders sur leurs marchés. Injecter de l´argent dans les petites entreprises n´est pas une baguette magique. Les entreprises Mittestand elles- mêmes prefèrent généralement  la croissance regulière a partir des bénéfices non distribués à emprunter de l´argent. Pour le français-comme pour d´autres pretendus imitateurs du Mittelstand- la route est encore longue.

Debate en la fundación Heinrich Böll Junio 2012 VII

Implicación de los acreedores. Comunitarización. Intervenciones del público.Polémica acerca de los coste fiscales que implican los rescates bancarios

En esta séptima entrega del debate en la fundación Heinrich Böll, Daniel Gros nos habla de la necesaria  implicación de los acreedores de la que nadie quiere hablar. Jörg Asmussen se refiere a que “sólo se pueden comunitarizar los riesgos si antes se han comunitarizado los controles” a la hora de abordar una  “unión de los mercados financieros” y Richard Wener no ve por qué tiene que ser el contribuyente el que tenga que pagar  cuando hay medios bastante sencillos de evitar que los costes recaigan sobre él.

Gerhard Schick

 … De momento no vamos a tocar este punto porque me gustaría que dirigiéramos la mirada más hacia delante y quisiera que se produjeran intervenciones que se refirieran a qué es lo que hay que hacer próximamente. Creo que ha quedado claro que hay tareas que atañen al lado fiscal del asunto….. Los gobiernos tienen que intervenir…. Esto lo he percibido como una exigencia muy clara… así como también la exigencia de que la estabilización se lleve a cabo de otra forma, ya que seguir haciendo lo que se ha hecho hasta ahora no resulta muy útil. Y es en este punto cuando nos topamos con ese concepto de “Unión Bancaria” o “Unión de los mercados financieros”. En un comité financiero en un viaje que efectuamos a los EEUU se nos advirtió de que hay que ser sumamente cuidadoso a la hora de organizar dicha unión con el fin de que sea efectivamente una unión estable.

Me  gustaría detenerme en este punto dos minutos ¿Cómo entonces tiene que organizarse una Unión Bancaria? Desde nuestro partido Los Verdes hemos tomado como modelo el FDSH de los EEUU porque nos ha parecido que también en él existe esa mezcla de:

1.- Un fondo financiado con aportaciones de los propios  bancos

2.- Y  una institución que tiene la competencia para reestructurar instituciones de crédito pudiéndolo hacer de manera que los depósitos de los clientes estén protegidos sin, al mismo tiempo, tener que proteger las participaciones de los propietarios, ni de los accionistas ni de los acreedores subordinados de los bancos, resultando de todo ello un menor coste de los rescates bancarios en EEUU que en Europa.

¿Es esta la idea que se tiene en el BCE y cómo puede establecerse algo así en Europa? ¿Solucionaría esto el problema mejor de lo que lo están haciendo las inyecciones de dinero por parte del BCE?

Jörg Asmussen

Bien, yo creo que debe diferenciarse. De un lado, tenemos problemas a corto plazo. Daniel lo acaba de comentar. Estos problemas de algunos Estados miembro habrá que solucionarlos con los medios que están a nuestra disposición: el EFSF y esperemos que pronto el ESM.

Luego está la cuestión de si puede enviarse al mercado una señal positiva eliminando fallos en la construcción de la Unión Monetaria. Estos fallos tienen que ver con que hasta ahora no se ha contado con una unión de los mercados financieros y con que los organismos supervisores son, sobre todo, nacionales, las constricciones de seguridad son asimismo completamente nacionales e igualmente lo son, en los casos en que existen, los protocolos para la liquidación de bancos. Estos serían una serie de puntos que habría que abordar, aunque no nos vayan a ser de ayuda en las próximas semanas. No obstante, merece la pena trabajar sobre ellos. De hecho, yo pienso que el concepto “Unión de los mercados financieros” es más comprehensivo porque no sólo nos estamos refiriendo a bancos sino a infraestructuras financieras de mercado  como puede ser el sistema de contrapartidas centrales.

En realidad  semejante “Unión de los mercados financieros” puede servirse del ejemplo de los EEUU siempre teniendo en cuenta que Europa en el futuro previsible seguirá teniendo un marco de relaciones estatales diferente del de EEUU que es un Estado federal claramente definido a diferencia de Europa que es una construcción sui generis. Sin embargo, cuando el banco más grande de California quiebra ello no afecta  ni al presupuesto federal ni al conjunto del país y, menos aún, al dólar ¿Por qué es esto así? Porque se dan mecanismos  a nivel federal que, como Daniel ha dicho, comprenden estos tres elementos:

1.- Un organismo supervisor central para los bancos sistémicamente relevantes. Es decir, el control es lo primero.

2.- Luego vienen dos tipos de mecanismos que hasta la fecha no existen a nivel europeo:

Por un lado, una protección para los depósitos

Por otro, una institución liquidadora de bancos dotada de fondos.

Esto es importante. Se trata de liquidar aquellos bancos incapaces de sobrevivir. No se trata de la recapitalización de bancos que sí que lo pueden hacer. Esto último puede hacerse hoy en Europa a través de los Estados centrales mediante el EFSF y el ESM. No, estamos hablando de la liquidación ordenada de bancos que no pueden sobrevivir.

Estos serían los tres elementos centrales de una Unión Financiera de los mercados. Se necesitan por lo tanto, medios para la protección de los depósitos y para el fondo de liquidación. Y estos medios, a nuestro entender, deben ser financiados mediante aportaciones del sector. No se trata del dinero del contribuyente, a pesar de que se suela decir lo contrario. Creemos que estos tres puntos son realizables en el marco de los acuerdos comunitarios vigentes. Otra cosa diferente sucede con la Unión Fiscal que implica incuestionablemente cambios en los acuerdos vigentes en la Unión y en las constituciones nacionales de los Estados mientras que la Unión Financiera de los mercados  puede organizarse a través del derecho comunitario derivado.

Gerhard Schick

Sr. Asmussen… una breve pregunta al respecto: si todo eso resulta de poca utilidad en las próximas semanas ¿Qué es entonces lo que exactamente va a ser útil en este tiempo?

Jörg Asmussen

Bien lo que primeramente es útil en estas semanas es algo que ningún agente a nivel europeo puede llevar a cabo. Me refiero a las actuaciones a nivel de los Estados miembro. Nada puede sustituir estas actuaciones. Lo que los gobiernos de los llamados “Vulnerable Member Estates” (Estados Miembro Vulnerables) no hagan no lo puede hacer nadie por ellos y además de una forma rápida y transparente.

Y luego están los instrumentos de los que hoy disponemos. El EFSF y, esperemos que pronto, el ESM, que dentro de poco va a ser aprobado en Alemania, pues de lo contrario no podrá entrar en vigor.

Y junto a esto existen instrumentos a nivel global como el FMI.

Esto es todo de lo que disponemos este verano.

Gerhard Schick

¿Es esta una perspectiva realista? ¿Se logra salir así de los efectos de los dispositivos LTRO? o ¿Nos encaminamos a simplemente constatar que aquello que no ha funcionado para generar estabilidad tiene que continuar implementándose?

Daniel Gros

Espero que no… Lo que ha dicho Jörg es correcto. Es esto justo lo que se necesita… Con todo, penden también ciertas sombras de elefante que no acaban de aparecer en escena con total nitidez y esas sombras a las que me refiero son la implicación de los acreedores… Hemos, digamos, que enterrado la implicación de los acreedores como si el asunto se hubiera resuelto de una vez para siempre… En Grecia, si… en el resto, no….Pero ¿Qué es lo que sucede con los bancos?… En el pasado el BCE siempre se ha sustraído a involucrarse y en Irlanda tenemos un buen ejemplo de ello, pero…¿Y España?… Esta es justamente la pregunta: puede rescatarse de alguna manera a los bancos españoles con dinero europeo si a los acreedores allí va a seguir no faltándoles de nada?

Luego vendría la pregunta de qué acreedores…Capitalistas, accionistas preferentes, algunos de ellos con protección, otros sin… En fin, toda una serie en cadena que siempre produce dificultades… Esta es la sombra de elefante a la que me refería… Si no se la aborda en serio…lo que tendremos es que todo tenderá a desplazarse de los bancos a los Estados y que al final los que tendrán que ser rescatados son los Estados. Este es el punto de vista decisivo… Resulta obvio que si se deja quebrar a un banco, esto va a causar turbulencias en los mercados. Todo el mundo se acuerda de “Lehman” y el Sr. Trichet decía en el pasado que “el primer Lehman implicó un 20% del P.I.B. en medidas de urgencia……….. el problema es que ya no disponemos de ese 20% así que por eso es no puede producirse un segundo Lehman…”  Mi opinión , en cambio, es otra… Si no se da en ninguna parte una implicación significativa de los acreedores, entonces acabamos desplazando el problema de un nivel a otro y nos vamos deslizando de facto hacia una unión de transferencias.

Lo suyo ahora sería organizar una implicación de los acreedores y al mismo tiempo preparar una serie de instrumentos y dotarlos generosamente. El problema entonces podría controlarse.

Otros opinan que esto supondría el riesgo de pasar el problema a los bancos y que acabaríamos como Japón y encima con una unión de transferencias.

Gerhard Schick

Es el momento ahora de las intervenciones del público que seguro que a la altura que estamos del debate será gratificante escuchar.

1ª Intervención del público

(El miembro del público que toma la palabra lo hace sin micrófono y su pregunta se me hace incomprensible.)

Gerhard Schick

Me gustaría recopilar tres intervenciones en total. Les pido por favor que se dirijan al micrófono para una mejor comprensión de sus  intervenciones.

2ª Intervención del público

Soy Klaus Deutsch. Quisiera plantear una pregunta que creo bastante importante conceptualmente de cara a llegar a esa “Unión Financiera de los Mercados” a la que se aspira. ¿No se necesitará para ello una base en el tratado de la Unión que permita con plena transparencia legal el acceso directo de una autoridad central a las, en cada caso, instituciones de crédito aisladas domiciliadas en un Estado miembro determinado? La comisión europea ha elaborado diferentes propuestas de legislación pero todas ellas pensadas para el caso de que sean las autoridades nacionales las que tengan el derecho a dicho acceso directo.

Para que ese acceso lo tenga una autoridad central transnacional ¿Basta el derecho comunitario derivado o hace falta una base en el tratado de la Unión?

3ª Intervención del público

Me gustaría referirme a dos puntos que se han citado. En 1er lugar, al llamado “doom loop” ( círculo vicioso) por el que los bancos financian a los Estados y, por ello, las dificultades financieras de los Estados arrastran a los bancos generándose así una espiral en la que ambas instituciones tiran la una de la otra hacia abajo. Esto por un lado. Una situación que con  los dispositivos LTRO no ha mejorado sino que seguramente ha empeorado.

Y el segundo punto se refiere a lo que acaba de decir el Sr. Asmussen de que una recapitalización de los bancos se desarrolla a través de los Estados centrales, lo que, a su vez, no puede romper ese círculo vicioso. La razón es la que ya es frecuente esgrimir: el “riesgo inducido” (“moral hazard”). Los bancos poseen títulos de deuda pública y esta posesión de títulos es financiada por la puerta de atrás al ser los bancos recapitalizados por los Estados. En este sentido, me gustaría ahora plantear la pregunta: ¿No son, de un lado, este círculo vicioso que nadie rompe y , de otro, los costes que apareja  mucho mayores que los costes que acarrearía un potencial desencadenamiento del “riesgo inducido” (moral hazard)?

Jörg Asmussen

Desde luego que nuestro público da muestra de opiniones muy fundadas…Comienzo con la pregunta que ha planteado Klaus Deutsch. Creo que en realidad es como él afirma cuando pensamos en organismos de supervisión aislados y  en que la supervisión es obligatoria en última instancia. Esto es así. Obviamente se necesita un principio de derecho para cambiar esto. Pero creo que esto puede hacerse mediante el derecho comunitario derivado y no veo por qué habría de ser necesaria ninguna modificación de los acuerdos comunitarios vigentes. Si se decidiera hacerlo a nivel de los Estados miembros de la Unión Monetaria-lo que estimo sería lo suyo precisamente para ir eliminando los fallos en la construcción de la misma- entonces pueden elegirse aquellos instrumentos que potencien la colaboración estando esto previsto en los acuerdos de la Unión. En este caso- como se hizo con el EBA (European Banking Authority- Autoridad Bancaria Europea) puede establecerse un principio de derecho a partir del derecho comunitario derivado que permita ejercer una supervisión sobre cada entidad de supervisión aislada. Espero que esto le sirva de ayuda en la institución de crédito para la que trabaja. (N. T. Klaus Deutsch es economista en el Deutsche Bank)

Creo, por intentar contestar a la primera compleja pregunta… que el BCE está acatando su mandato con los LTRO´s pero no cabe duda de que el BCE es el prestamista de última instancia  del sistema bancario. Lo que no es el BCE es un prestamista de última instancia para los Estados, ya que esto queda claramente excluido en los tratados de la Unión. Pero sí que creo que se está cumpliendo este papel para los bancos y en lo fundamental así nos hemos conducido a través de las subastas de tipo fijo y sí, podemos debatir sobre cuál es la tasa de interés que debe aplicarse en dichas subastas. Lo que es nosotros tomamos la decisión-porque queríamos incentivar a los bancos a que tomaran parte en el proceso-de no penalizar la tasa de interés aunque, como ya he dicho, dicha tasa está ligada de una manera flexible a la tasa principal de las operaciones de refinanciación. Pienso que las soluciones por las que optamos  en diciembre del año pasado y en febrero de éste fueron buenas soluciones.

La tercera pregunta es una pregunta fundamental y yo creo que debe partirse de la premisa de que los hoy existentes estrechos entrecruzamientos – en inglés tienen para designar esto una palabra más corta “nexus”- entre las finanzas del Estado, o sea los títulos de deuda pública- y el sector bancario deben deshacerse. Pero esto no va a poder hacerse rápido. Y tampoco esto va a servirnos de ayuda este verano. Desde nuestro punto de vista es este uno de los problemas fundamentales y para solucionarlo- y aquí el “riesgo inducido” (“moral hazard”) cumple un papel decisivo- han de concurrir controles y una limitada, repito, limitada, comunitarización. Una protección comunitarizada de los depósitos y un fondo de liquidación de los depósitos representan una comunitarización limitada, con un tope, de las cargas financieras. Pero esto sólo funciona si se sigue el orden de sucesión, o sea, si primero se crea un órgano de supervisión bancaria que funcione a nivel europeo , y no a nivel nacional , para las entidades sistémicamente relevantes. Porque sólo se pueden comunitarizar los riesgos si antes se han comunitarizado los controles. Es éste un orden de sucesión al que resulta primordial atenerse. Porque además de este nexo entre títulos del Estado y bancos existe un segundo problema en el sector bancario europeo al que ya se ha referido Daniel  y que se deriva del hecho de que la supervisión ha sido hasta ahora nacional de dónde se sigue un potencial conflicto de intereses: el órgano superior tiene justamente el cometido de asegurar que haya estabilidad financiera en el conjunto de la Unión Europea… pero cuando las cosas se ponen feas las supervisión implica al final estar manejando dinero del contribuyente y lógicamente los órganos supervisores se sienten primeramente responsables ante los contribuyentes nacionales. Este es el segundo, y de gran peso, argumento a favor de un organismo europeo de supervisión bancaria.

Gerhard Schick

He de reconocer que uno de mis animales preferidos es el elefante y quisiera entrar por ello en el asunto de esas sombras de elefante que penden en el ambiente al que antes se refería  Daniel cuando hablaba de la implicación de los acreedores. Pero antes quisiera decir que la respuesta no me ha resultado lo suficientemente clara.  Pues ¿Cómo ha de procederse entonces, Sr. Asmussen?

Mi tesis es que un fallo de los rescates bancarios que se han llevado a cabo hasta ahora en la Unión Europea es que no se dispone de los instrumentos necesarios para proceder a rescatar bancos de un modo eficiente desde un punto de vista de los costes, es decir, con una protección centrada en los depósitos. En su lugar los rescates se han producido de manera que los acreedores subordinados a los que se les hubiera podido haber hecho participar, no pudieran hacerlo y por eso los rescates bancarios han recaído sobre el contribuyente- concretamente el rescate de los bancos irlandeses por el que el BCE ha sido muy criticado, institución a la que en Irlanda, significativamente,  se referían como “los alemanes” ¿Y,  bueno, cuáles son los siguientes pasos a dar en todo este proceso?

Jörg Asmussen

Bien… yo no sé cómo puede evitarse que los costes de los rescates bancarios lo sean también fiscales…No veo ninguna escapatoria. En última instancia los rescates bancarios son costes fiscales. Si no……..se trata de una cuestión de reparto……….. De lo contrario…. ¿Quién los va a asumir?…….

Al final estamos ante costes fiscales puros y duros y creo que hay que ser muy cauteloso en lo que concierne a los acreedores de los bancos. Porque ¿De verdad los propietarios de un banco deben perderlo todo en caso de proceder a su saneamiento? “Equity” quiere decir que uno acumula ganancias pero también pérdidas si las cosas van mal.

Para hacer frente a la cuestión de los acreedores de los bancos se han adoptado diferentes perspectivas. Ahora, en la reciente propuesta de la comisión de la UE se ha suscitado la cuestión acerca de los instrumentos para involucrar a los acreedores de modo que si concurren determinadas circunstancias, lo simplifico, entonces los bonos se convertirían obligatoriamente en capital propio del banco concernido.

Es ciertamente un instrumento adecuado pero, a decir verdad, implica un periodo de transición demasiado largo como para no generar en la presente situación de mercado nuevas inseguridades impulsadas, en este caso, por cuestiones regulatorias. Si se nos plantea la pregunta acerca de si semejantes medidas hay que introducirlas ahora la respuesta es que no. Creo, hablo de memoria, que la comisión de la Unión Europea ha planteado en su propuesta un plazo que llega al 2018

Richard Werner

Me gustaría comentar algo brevemente… Yo diría…. En relación a dos puntos…  mi opinión difiere… Primero, existe la posibilidad , tras la clásica burbuja financiera  y la posterior crisis bancaria que hemos sufrido,  de solucionar el problema sin coste alguno para el contribuyente y esto no ha sido infrecuente sino que es constatable empíricamente en la historia y es tarea exclusiva del Banco Central el llevarla a cabo… es el Banco Central el que…los activos…

Jörg Asmussen

Eso no es sino una ilusión… que pueda solucionarse el problema  sin costes para el contribuyente…

Richard Werner

Bueno, la Reserva Federal lo hizo en 2008… ¿De dónde cree que salieron esos billones, entre 1 y 2 billones, que aparecieron de repente? Como Ud mismo ha dicho esa expansión del balance fue fruto de una masiva compra de los activos, activos que pueden quedarse perfectamente  en el balance del Banco Central para siempre… El Banco Central no tiene por qué valorar su balance a precios de mercado… Y esto además se ha hecho exitosamente en otros países… pues no se incurre en costes y además es perfectamente realizable. Lo que no resulta económicamente eficiente es querer que sea el contribuyente el que pague  y hacer que los Estados se vean obligados a cortar los gastos que asignan a los sistemas educativos, infraestructuras, seguridad social… Económicamente esto sí que no tiene sentido.

El segundo punto que quisiera mencionar es que sí que tenemos un organismo de supervisión bancaria en Europa, que ha estado ahí todo el rato y que no es otro que el BCE. Es cometido del BCE hacer un seguimiento de los bancos, ya que claramente el cometido del banco central es además de la estabilidad de los precios, la estabilidad del sistema financiero. Sin esto último la estabilidad de los precios, de los precios de consumo, sirve para bien poco. A ello hay que añadir también la estabilidad de los precios de los activos. Y para todo esto sí que hemos tenido un organismo de supervisión bancaria que, sin embargo, optó por no interesarse en el asunto y una y otra vez el BCE nos decía…y el Sr. Asmussen por aquel entonces no trabajaba en el banco así que no pretendo criticar al Sr. Asmussen

Jörg Asmussen

Me limito a defender a la institución con probadas razones….

Richard Werner

Si… ya… El BCE tiene mayor independencia que cualquiera de los otros bancos centrales en el mundo, también en lo que respecta a la elección de los instrumentos de su política monetaria…Puede escoger entre lo que quiera para conseguir sus fines y uno de sus fines es la estabilidad del sistema financiero y es por esto que digo que el Banco Central Europeo podría haber hecho mucho más para detener esa tasa de crecimiento especulativo del crédito de 30% – 40%  que tuvo lugar en determinados países durante años…. Y  existen suficientes instrumentos, no voy a entrar ahora a detallarlos, pero instrumentos, en cualquier caso, que han sido implementados con éxito en otros países… Así que sí que se pueden evitar los problemas…

A brief self-reflection: what is it like to be an “anti-economist”

These last days i´ve been reflecting on the subject. What did i in fact mean by choosing that term- “anti-economist”- as part of the blog´s title.  I suppose there are more answers than one but one  could possibly be found in the following words  of  the german sociologist Norbert Elias (translated from the german):

 “It´s a widespread idea that  members of social formations that are in their way downward attach themselves to power and fight for it to the utmost mainly because they don´t want to surrender the “material advantages”- a higher level of consumption or the chances of being served by subordinates- thanks to which they own that power. Certainly the loss of these advantages plays a role in their fears, in their foresight of an unfriendly future and leads them to fight by increasingly desperate and cruel means even if developments out of  reach of their influence  keep openly turning against them. But an explanation for such a behaviour  based on “material” or, as is often said, on “economical” reasons is nothing more than a part of the explanation. Linked to the loss of power , whatever this may imply,   members of ruling social formations experience always a serious disruption of their self-perception and often enough a complete destruction of what in their eyes gives meaning and value to their lives: they are threatened at the same time therefore by a loss of their identitity- a loss of oneself. And it´s first and foremost this – the threat that it´s posed to what they feel to be their identity, their worth, their status among individuals- what makes for them impossible to regard their situation soberly as it is and to adapt their objectives and feelings of their own meaning and worth to the changing circumstances. Almost without exception they won´t be defeated by the physical or social superiority of  the ascending opponents but by their own sentiment that life is no more worth living if the old order in which they held the leading position disappears. Life seems to them meaningless and worthless if the attributes of their social superiority are missing. If whole groups of individuals  placed in such a situation do their utmost to resist change, if in order to preserve their leading position they are ready to fight and sacrifice their lives, this happens not only out of fear of an existence deprived of  material comforts, neither does it chiefly happen due to the loss of means of subsistence or of their profusion, but roundly because that change poses a threat to their way of living. And first and foremost it´s their self-respect, their pride, what is being threatened.”

La Belgique en sursis o Bélgica con los días contados

Encontrándome hace poco en Bélgica y alrededores me llamó la atención la expectativa que el resultado de las elecciones muncipales en Amberes estaba despertando. He aquí la traducción de una crónica a cargo de David Coppi aparecido en el diario “Le Soir”

http://archives.lesoir.be/la-belgique-en-sursis-la-n-va-poursuit-sa-marche-en-ava_t-20121015-024RX9.html

Bélgica, con los días contados, el N-VA prosigue su marcha en adelante

Bart De Wever gana holgadamente en Amberes, arrebatando el liderazgo a Patrick Janssens, alcalde saliente

El líder nacionalista llama a Elio Di Rupo a sacar las lecciones del escrutinio y a abrir negociaciones para una Bélgica confederal.

Al norte el CD&V mantiene sus posiciones a nivel local y sale del apuro: una buena noticia para la mayoría federal

Frente al N-VA en el norte, el PS mantiene su liderazgo en el sur del país

Todo queda en suspense. Las elecciones municipales no aseguran el futuro de Bélgica- al contrario. Tampoco sellan su suerte como se podría temer. Un término medio pues que deja entrever un fin de legislatura federal-en principio hasta 2014- de alta tensión.

Consiguiendo más del 37% de los votos en Amberes dónde Patrick Janssens, sin alcanzar el 30% de los sufragios, no ha dado la talla pese a las ilusiones de los últimos tiempos- alimentadas por sondeos que auguraban un codo con codo en la cima. Consiguiendo, pues, más del 37% de los votos en la ciudad flamenca, llamada desde el comienzo a ser la rampa de lanzamiento para la conquista de Flandes, Bart De Wever se posiciona en plena forma para la maxi-campaña de 2014. Con las miras puestas en esta triple cita electoral- legislativa, regional y europea- apareciendo triunfante ante sus tropas nacionalistas el domingo por la tarde, el líder del N-VA interpretaba de inmediato su victoria en Amberes y el estimulante comportamiento de su partido en el Flandes profundo ( su partido se implanta un poco por todas partes, cosechando entre el 25 y el 30% de los votos en los municipios del norte) como un “punto de no retorno” en el destino político del país, camino del Big-Bang.

Bart De Wever se ha dirigido directamente al primer ministro Elio Di Rupo, rogándole que atienda al mensaje de los electores flamencos, que constate la medida en que, según él, el ejecutivo federal carece de la confianza de la gente del norte y que emprenda a más no tardar negociaciones para una forma de “confederación” de Bélgica- otro manera de referirse a su estallido.

Elio Di Rupo naturalmente no se ha dado por aludido. En declaraciones el domingo por la tarde desde Mons, dónde  fue confirmado en su mayoría absoluta, el primer ministro socialista minimizaba: se trata de las elecciones municipales, punto. A su cargo queda ahora volver a poner en marcha la maquinaria gubernamental aparcada el tiempo (demasiado largo) de la campaña electoral, comenzando por la apertura de las problemáticas negociaciones del presupuesto 2013. Después de la victoria del N-VA todo se complica un poco más. Pero no todo está perdido. El mantenimiento del CB&V de Wouter Beke –decididamente bien anclado en el norte- ofrece perspectivas- un fracaso del partido flamenco soporte de la mayoría federal hubiera hipotecado gravemente el futuro del gobierno Pajarita (N.T. por la pajarita que suele llevar Elio Di Rupo)

Hay que precisar que al nuevo avance de la derechan en Flandes ( a pesar de que el Vlaams Belang -N.T. partido nacionalista flamenco de extrema derecha-ha pagado caro el éxito del N-VA)  habría que buscarle un equivalente en la relativa estabilidad en el sur del país, dónde a pesar de los resultados por debajo de las expectativas (2006 fue un año malo), el PS mantiene su liderazgo. Dos mundos, que diría el otro.

Debate en la fundación Heinrich Böll. Junio 2012 VI

Bien, tras las respectivas ponencias digamos que comienza el verdadero debate en la Fundación.

A lo largo del mismo podrán ir comprobando las cualidades de fajador de Jörg Asmussen, la dura mandíbula de Daniel Gros a la hora de morder la realidad tal como es, las fintas un poco en tierra de nadie de Richard Werner y el arbitraje informado desde luego, pero un poco metomentodo de Gerhard Schick a quien a veces parece molestarle que se hable más de la cuenta del pasado del BCE

El sistema bancario europeo ante el abismo. Desconfianza Norte – Sur. Los límites de los dispositivos LTRO

Gerhard Schick

Si, muchas gracias, vemos que hay aproximaciones muy distintas respecto a la cuestión que nos ocupa y la primera cuestión que se me plantea es ¿Se está llevando a cabo en efecto un rescate de los bancos?

El Sr. Asmussen ha manifestado que el BCE no está realizando ningún rescate bancario, que ese no es su mandato y  Uds. dos ,  he creído comprender, sostienen que sí que es mandato del BCE llevar a cabo un rescate bancario en la medida en que los gobiernos no lo puedan hacer y, bueno, como ya he dicho, queda siempre la cuestión de quien es el responsable de una situación si las cosas se podrían haber hecho de otra manera.

Llegados a este punto me gustaría preguntar cuáles son de hecho los efectos concretos y quién se beneficia de ellos. En mi opinión habría que dividir el análisis y diferenciar entre los bancos del norte y los bancos del sur dada la diferencia tan marcada entre unos y otros, habría que distinguir qué bancos son los que aspiran a utilizar los recursos que el BCE pone a disposición.

Nosotros por nuestra parte  hemos preguntado al Gobierno Federal por los valores que se están aceptando como garantías en contraprestación de los créditos, ya que resulta evidente que una serie de Estados han otorgado a sus bancos garantías para permitirles utilizar el programa del BCE y, al mismo tiempo, los números nos dicen que se ha incrementado de nuevo la compra del bonos del Estado por parte de los bancos.

Por eso, de nuevo, mi pregunta: ¿Es que no debiera diferenciarse entre lo que es, por una parte , una generación de liquidez a corto y, por otra, lo que representa una financiación a tres años que permite una financiación de los títulos del Estado y a plazos más largos? ¿No representa esto, de hecho, una ayuda a la financiación y no está teniendo lugar en el balance del BCE algo que tendría que estar produciéndose en el marco, por ejemplo, de un fondo de reestructuración bancaria? Es decir, una vez más, ¿Qué es lo que está entregándose como garantía y cómo son las relaciones entre los bancos y los Estados en los países en crisis?

Jörg Asmussen

Bien, yo quiero decir bien claro que el objetivo de los dos dispositivos LTRO era y es aminorar las inseguridades en la refinanciación del sector bancario, ése era y es el objetivo. Ni más ni menos. Y bueno, hay un proverbio económico que dice que poniendo en marcha los medios se está alcanzando ya los objetivos  y esto hasta la fecha no ha sido rebatido. Ese era el objetivo. Los bancos europeos se vieron en el primer trimestre del 2011 frente a unas tremendas necesidades de refinanciación y esto condujo a inseguridades que fueron las que empujaron a crear los dispositivos LTRO. Estos dispositivos, de acuerdo a estudios de mercado que hemos llevado a cabo, han permitido reducir esas inseguridades en las refinanciaciones.

Me gustaría asimismo rebajar el énfasis sobre la supuesta clásica división entre el norte y el sur, sugerida tan a menudo. Teóricamente puede ser perfectamente factible que un banco que tiene su sede en alguna parte del norte esté proveyéndose de liquidez a través de una filial en alguna parte del sur. Esto suele recogerse en las estadísticas del país del sur en cuestión pero a través de la gestión interna de la liquidez puede ser conducida hacia la sede del norte. Es de lo más corriente que los bancos grandes dispongan de una gestión centralizada de la liquidez y de esta manera existen rodeos en el sistema que pueden resistirse a una interpretación simple.

Pero, una vez más, el sentido de los dispositivos LTRO es eliminar inseguridades en las refinanciaciones de los bancos y aquí acaban las posibilidades de actuación del BCE. Si después de haber utilizado los LTRO un banco se vale de ello para reemplazar su propia refinanciación o se dedica a conceder créditos o a comprar títulos de deuda pública, todo esto es algo que decide el propio banco de acuerdo a su perfil de riesgo, a su dotación de capital, a su modelo de negocio-existe toda una serie de motivos diferentes-pero todo esto queda fuera de nuestras posibilidades de actuación. Como bien se ha dicho: el dinero que nosotros producimos es el  del Banco Central , no producimos  ningún otro dinero que no sea éste y en parte estamos comprobando que esto está siendo así en el momento presente, teniendo que esperar en el medio plazo a ver qué es lo que pasa con la evolución de los créditos y con el suministro de dinero.

Gerhard Schick

¿Estamos entonces comprendiendo mal al pensar que un banco- pongamos uno cualquiera italiano- que hace uso de esta posibilidad de refinanciación aportando una garantía en forma de un bono del propio banco avalada por el Estado italiano, que ese banco, digo, invirtiendo  luego en deuda pública italiana obtiene un rendimiento y a través de esta vía logra al mismo tiempo ser estabilizado? Esto lleva aparejada la cuestión de en qué cantidad logra serlo, si se trata de una pequeña parte o de una suma grande… pero, si el proceso es el de arriba, estaría produciéndose una estabilización concreta de los bancos, lo que a su vez, comportaría rendimientos extra añadidos para los mismos – hay institutos que han cifrado éstos en miles de millones- de modo que se producen unas transferencias en dirección al sector bancario que  podrían haberse organizado de otra manera y , de haberse hecho así, ello habría sido posible gracias a la implementación de condiciones y restricciones…

Entiendo que hasta aquí el análisis que hago es correcto…

Jörg Asmussen

Bien, que el Banco Central ponga a disposición liquidez expandiendo su balance es un mecanismo, digamos, que relativamente común en tiempos de crisis. Es cierto que los bancos obtienen rendimientos con la liquidez haciendo uso de ella en los mercados pero esto no es en sí mismo malo sino que desde el Banco Central Europeo nos decimos que de tener que ser esto así, la expectativa del BCE- es todo cuánto podemos hacer- es la de que estos rendimientos no se repartan sino que se empleen para el reforzamiento de la base de capital de los bancos. Esta es la lógica fundamental que está en la base de estas operaciones.

Gerhard Schick

Además de esto nos encontramos con la cuestión de porqué la política europea no impuso esas condiciones que el BCE por sí mismo no podía imponer ya que tenían que elaborarse por otra instancia.

Me gustaría inquirir, de nuevo, por los efectos, es decir, 1) A quién benefician 2) Cuáles son las sumas.

Hace poco un analista de UBS ha dicho que alrededor del 4% han llegado en la forma de concesión de créditos. Existen otras estimaciones pero lo que yo quisiera saber es cuál es el efecto a largo plazo, a qué se debe  que a pesar de que esta financiación a tres años siga ahí,  los intereses no dejen de subir… Daniel… Los intereses de los bonos españoles e italianos… ¿Quiero esto decir que el efecto de los dispositivos LTRO no ha sido más que el de aplazar el problema y que a largo plazo en realidad no ha aportado nada o cómo tenemos que interpretar el hecho de que la crisis se recrudezca de nuevo?

Daniel Gros

Dos cosas respecto al asunto. En primer lugar, los efectos de los dispositivos LTRO no pueden medirse por el grado de aumento en la concesión de créditos. Sin los dispositivos LTRO el sistema bancario habría desaparecido o hubiese sido difícil imaginarse lo que hubiese podido pasar… Probablemente la subida en la concesión de créditos se hubiera transformado en una caída de concesión de los mismos de un 20%… es decir, que resulta muy complicado estimar cuáles han sido los efectos netos…Creo que es muy importante que se tenga presente esto…

Quisiera volver sobre una cosa que he mencionado antes… Me refiero a la desconfianza que existe entre el norte y el sur, cuestión que, aunque no agota el problema, lo constituye en buena parte. Esta desconfianza, por lo demás… o pongámoslo mejor así… Los canales habituales a través de los cuales se genera liquidez en dirección norte-sur, a pesar de la desconfianza, son los grandes bancos internacionales transfronterizos, pero como los supervisores bancarios son nacionales- estos canales ven limitado su potencial… y un ejemplo concreto de esto es UNICREDIT- HVB……..HVB acumula depósitos que puede prestar en Alemania, le gustaría prestar a la central italiana pero sucede que , en este caso, el supervisor bancario alemán, se ocupa, digamos, que de acompañarle…. Y, naturalmente, el supervisor bancario alemán va y le dice “ Nada, nada de Italia, Italia solo representa riesgo, así que mejor quedarse corto que largo”… Con esto no pretendo ni quitar ni dar razón, solamente quiero dejar constancia de los incentivos en el supervisor alemán a decir “más vale quedarse corto que largo” mientras que en el caso  del supervisor italiano esos incentivos responden a “tanto como se pueda”… Repito, no quiero entrar en quién tiene razón sino sólo dejar constancia de que los incentivos son en cada caso nacionales y de que al final los movimientos transfronterizos se quedan en el camino, en medio de las fricciones entre esos dos incentivos…

Pero volviendo a su pregunta de por qué  el dispositivo LTRO no ha resuelto el problema. El problema es, de una manera simple pero básica, el aumento de la aversión al riesgo… Los ahorradores e inversores del norte de Europa se dicen “el sur no representa, buff, nada más que riesgo”… “queremos sacar nuestro capital de ahí…”… reducen sus líneas de crédito, venden sus bonos… colocan su dinero en el BCE y el BCE lo presta… De acuerdo que no todo sucederá así, pero sí que una buena parte… y entonces coge el BCE y dice “Nosotros tampoco queremos riesgo”…. “vamos a sobreasegurarnos… el doble…un descuento medio del 75%… el cuádruple de garantías”… y entonces cogen los inversores y se dicen: “ mmm… el riesgo parece que está ahora en el BCE…. el riesgo sigue entonces en el sistema…no ha ocurrido absolutamente nada… a lo mejor no tenemos ahora exigencias directas contra bancos o compañías italianas o españolas… que para eso está el BCE… , sin embargo, éste ha aceptado el doble o cuádruple de valores contra los créditos que ofrece. No se ha generado confianza… y el problema, por lo tanto, no se ha solucionado… Puede que incluso  el problema se haya agudizado… pues si el BCE se ha sobreasegurado más aún de lo que antes lo hicieron los inversores privados………. Se ha exagerado la crisis, las expectativas de riesgo de los inversores privados son excesivas, estamos ante un caso clásico de pánico y el BCE decide intervenir. O para el caso en que hay una serie de bancos sobreendeudados, la comunidad de los Estados quizá  haya de plantearse que “Bueno, algo tiene que hacerse ahora”… “Tenemos que ejecutar este riesgo e introducir luego capital allí dónde este riesgo se ha ejecutado”… En este caso se estaría estabilizando el sistema pero si no se renuncia a ninguna exigencia y no se acepta ninguna quita y, como consecuencia de ello, no se vuelve a introducir capital, entonces el problema volverá a presentarse de modo que lo que el dispositivo LTRO estaría estabilizando de un lado, se estaría exacerbando del otro…

Gerhard Schick

Por resumir brevemente, quiere esto decir entonces que el dispositivo LTRO fue en su momento una medida correcta que hubo que tomar para evitar que el sistema bancario europeo cayera en el abismo pero que al mismo tiempo ha contribuido a agudizar la crisis…

Me gustaría asimismo brevemente entroncar esto , Sr Asmussen, con lo que hemos comentado anteriormente, porque ¿Cómo se puede rebatir la tesis de que el BCE ha contribuido a la agudización de la crisis precisamente por no haberla abordado desde sus causas?… Quizá porque el BCE no disponía de la gama de herramientas necesaria para lograr una verdadera estabilización del sistema bancario.

Jörg Asmussen

Daniel lo ha descrito de un modo correcto. Los dos dispositivos LTRO han contribuido a impedir una contracción dramática del crédito en una parte de la eurozona y esto queda constatado en el informe público del BCE correspondiente a Mayo. Si le echamos un vistazo veremos que la concesión de créditos en abril fue contenida pero se mire por donde se mire mejor de lo que tres meses antes se hubiese esperado. Empíricamente no puede demostrarse mucho más porque, por definición, no es a hacer experimentos de laboratorio a los que nos dedicamos. Lo que sí que se puede extraer en limpio es una cosa: cuando un banco deja de conceder créditos, esto es atribuible solamente a las siguientes razones:

1.- Que no tenga liquidez. Bien, esta falta de liquidez ha quedado suprimida.

2.- Que no tenga suficiente capital para conceder créditos. Esto entra claramente dentro del campo de la responsabilidad fiscal.

3.- Que tenga activos de mala calidad en el balance, activos que tiene que sanear, liquidar o depreciar. Esto entra dentro del campo de las autoridades supervisoras

 4.- Que tenga un modelo de negocio que sólo preve  ciertas cosas. Esto entra dentro del campo de los ejecutivos y propietarios del banco.

Y existe una 5ª razón por la cual los bancos han dejado de conceder créditos y esta juega un papel en parte de la eurozona. Me estoy refiriendo al hecho de que la demanda esté tan contraída debido a la débil situación económica, situación que hace que la demanda de créditos para la inversión se contraiga.

Estas son las cinco razones por las que dejan de concederse créditos y el BCE puede abordar la primera de ellas, puede lograr que se gane un poco de tiempo de modo que puedan abordarse las razones 2 y 3, o sea la calidad de los activos y el nivel o base de capital… pero aquí se sitúan los límites. En tanto que Banco Central tenemos un cometido importante pero limitado.

Gerhard Schick

Creo que el lema “ganar tiempo” nos puede llevar a un aspecto que me gustaría volver a tratar. Sr. Werner, Ud se ha ocupado del modelo japonés durante tiempo y nos acaba de decir que en Japón llevan unos 30 años inmersos en una crisis y, en este sentido, suele escucharse la recriminación de que en Japón el Estado  operó con políticas monetarias para combatir la crisis bajando los tipos de interés hasta un 0%. Existía mucha liquidez y, sin embargo, dicha liquidez no contribuyó a estabilizar el sector bancario y sí, efectivamente, quizá se ganó más tiempo, pero un tiempo durante el cual se generaron más problemas ¿Es la de Japón una situación comparable a la que tenemos aquí? ¿Nos puede servir como ejemplo o no?

Richard Werner

Es lamentablemente muy parecida. Durante años mantuve la esperanza de que no fuera así, también advertí de la crisis bancaria  en mis libros en el 2005 y en el 2007… No se acometieron las políticas pertinentes. Y las respuestas que se están dando son las mismas que se dieron en Japón, o sea:

Primero, fiscalizar todo, lo que quiere decir, asumir que es el contribuyente quien debe pagar y que todo tiene que venir del dinero de los impuestos.

Es obvio que desde un punto de vista económico esto es negativo ya que la economía se acaba endeudando. Japón tiene más de un 200% de su P.IB. en deuda y el problema central no se afronta: pues no puede existir crecimiento sin que… Pero ¿Qué quiere decirse, de hecho, con crecimiento?… Pues que haya más transacciones un año que el anterior y esto solamente puede ocurrir si ese año se emplea más dinero en  transacciones que el año anterior, lo que, a su vez, sólo puede ocurrir cuando tiene lugar una mayor generación de crédito, una mayor producción de dinero… Esta generación  de crédito, se produce en un 97% dentro del sistema bancario.

En Japón, a pesar de todas las medidas que se han tomado, se ha experimentado una contracción dramática en la generación de crédito. De la misma manera estamos viendo que  lo mismo pasa ahora en muchos países del sur de Europa. El crédito se contrae y esto tiene como consecuencia que no se produzca ningún crecimiento y sí una fuerte contracción económica. En este contexto nada tiene los efectos esperados y el dispositivo LTRO, aún siendo una buena idea, sencillamente no resulta suficiente por sí sólo y no va a solucionar el problema. Existe, desde luego, el peligro de que la crisis se prolongue. Lo que ha ocurrido en España no es sorprendente sino que es lo que ocurre siempre. Uno echa un vistazo a las cifras de generación de crédito en los años anteriores, es decir desde que el BCE comienza a funcionar y  puede verse cómo el crecimiento de la generación de crédito por parte de los bancos alcanzaba por aquella época el 25%, el 30%, el 35%… En Portugal, en Irlanda…ocurría lo mismo… ¡Un barbaridad! ¡Imagínense!… En Alemania, en cambio, ese crecimiento en la generación de crédito oscilaba entre un 0% y un 3%.

Semejantes porcentajes de crecimiento en la generación de crédito fueron posibles porque todo el dinero generado se dirigió hacia activos que se inflaron hasta formar una burbuja y este proceso es siempre artificial, funciona en la medida en que las ganancias producidas en esos activos son también artificiales, lo que obliga a la generación de más crédito para que el artificio se reproduzca. Tan pronto como este proceso se detiene, ocurre como en el juego de las sillas, que, faltando una, la música deja de sonar y vendrán quiebras… también de los bancos. Si no se evita lo primero- la expansión incontrolada del crédito- las consecuencias no pueden ser otras. En mi opinión nuestro debate se ha centrado hasta ahora poco en las causas, poco en quién, de hecho, ha sido el responsable… Fue la política monetaria del BCE la que…