Inicio > German, Hans Werner Sinn, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012. Quinta y última entrega

Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012. Quinta y última entrega

Parlamentarismo. Cálculos extremos.  Nivel de responsabilidad asumida. Alemania en situación de peligro.  Conclusión con caramelo

 Aquí pueden ver lo que tenemos ahora:

 1.- Los compromisos para con los GIPS e Italia: 650 miles de millones de Euros

2.- Las compras del BCE de títulos soberanos : 219 miles de millones de Euros

3.- El primer rescate griego: 80 mil millones de Euros

4.- La parte del Fondo Monetario Internacional del rescate griego: 30 mil millones de Euros

5.-  El rescate de Irlanda: 62,7 mil millones de Euros

6.-  El rescate de Portugal: 78 mil millones de Euros

7.- El segundo rescate de Grecia que fue ratificado la semana pasada por 130 mil millones de Euros

En suma 381 mil millones de Euros en concepto de ayudas puestas a disposición por el parlamento europeo. Y el consejo del BCE, guiado por su sabiduría, ya ha repartido 869 mil millones de Euros en concepto de paquetes de rescate.

Este asunto hay que aclararlo ¿En qué queda todo el parlamentarismo europeo? ¿En qué las decisiones difíciles del parlamento alemán? ¿Qué hay de todas esas votaciones y discusiones públicas?…. cuando la verdad está en otro lugar. Lo crucial es lo que hace o deja de hacer el BCE. Hasta la fecha las que han pasado por el parlamento han sido sumas despreciables. Pero entonces los parlamentarios responden que eso no les compete, que el BCE es independiente y que ellos no tienen por que se inmiscuirse en sus competencias, así que nadie les puede reprochar nada. ¿Es ésta una política responsable? ¿Mirar para otro lado? ¿No querer saber? ¿Esconderse, agazaparse tras unos párrafos? “No es mi trabajo, son independientes y pueden hacer lo que quieren”… A mí no me  parece ésta una política responsable y, de hecho, no es eso lo que se buscaba. El BCE no tenía el mandato para esto, para estas medidas fiscales, para estas operaciones fiscales de crédito que no tienen en realidad el carácter de política monetaria. 1.250 miles de millones de Euros son lo que suman. Y ahora encima el potencial  se ha incrementado con el EFSF. Aquí lo tenemos ya. Incrementado en 780 miles de millones de modo que se les pueda prestar 440 miles de millones de Euros triple A a los países rescatados.

A ello hay que añadir el montante previsto por la Unión Europea para catástrofes naturales, luego el dinero del Fondo Monetario Internacional, lo que al final hace un total de 1.200 miles de millones de Euros sin el BCE, que con los 869 miles de millones de Euros del BCE sumarían un total de 2.069 miles de millones de Euros.

Nuestra responsabilidad como Alemania en el EFSF es limitada. Se puede calcular qué es lo que pasaría si los GIIPS fueran a la quiebra. Estamos naturalmente ante un cálculo extremo pero vamos, con todo, a hacerlo, o sea que Grecia, Italia, Irlanda, Portugal y España quiebran dándose una especie de reacción en cadena. Si los Estados quiebran, quiebran también los bancos porque sus arcas están repletas de títulos del Estado.

Las garantías que llevan aparejadas los correspondientes bancos emisores no tendrían valor, los bancos centrales nacionales quebrarían igualmente. Están interconectados de manera que la quiebra de un Estado no es imaginable sin la correspondiente quiebra del banco emisor.

Se podría calcular para este caso lo que le tocaría a Alemania. No es un escenario realista, como ya he dicho-líbrenos el cielo-se trata de un cálculo extremo que, de producirse, nos llevaría a participar prorrateadamente en estas cargas, que serían redistribuidas de acuerdo a la clave de capital. No pudiendo ya los países del sur responder, los demás tendrían que asumir su parte. Podemos por lo tanto sumarlo todo y nos daría que a Alemania le correspondería un importe de 676 miles de millones de Euros. Esto es el llamado nivel de responsabilidad asumida que en la página web de nuestro Instituto llevamos publicando desde otoño y que es actualizado semanalmente. 676 miles de millones de Euros. De ellos 130 se deberían a Grecia. Si únicamente Grecia quebrara e Italia respondiera junto al resto por ella, entonces la responsabilidad asumida sería menor para Alemania, entonces perderíamos en este momento  con exactitud 100 mil millones de Euros. Si Grecia quiebra y no devuelve el dinero entonces perdemos 100 mil millones de Euros. Si hacemos la equivalencia en tramos de tren de alta velocidad a 3 mil millones el tramo la pérdida equivaldría a 225 tramos, desde la estación central de Munich al aeropuerto.

Lo peor, con todo, es lo siguiente: la responsabilidad siembra enemistad. Estas que ven aquí son imágenes muy frecuentes en Grecia, una tremenda ola de protesta contra Alemania atraviesa los países del sur habiéndose sumado entretanto también Italia. Resulta estremecedor. Resulta estremecedor.

Pero consideren qué es lo que sucedería si asumimos la responsabilidad, si tenemos que responder de todos los instrumentos puestos en circulación… De momento los títulos del Estado de los países del sur están en las carteras de inversores de todo el mundo, China, América, Wall Street, City of London, también en nuestros bancos… Pero ahora de lo que se trata es de crear un “banco malo” (“bad bank”) bajo las siglas ESM o EFSF, que viene a ser lo mismo. Y este banco tiene que comprarles a esos inversores esos títulos que no valen nada para que así puedan quitárselos de encima, para que puedan salirse de ellos sin pérdidas patrimoniales. Es entonces cuando pasamos a ser nosotros los propietarios de esos títulos porque somos el principal accionista del EFSF, lo que significa que nuestros hijos podrán ir entonces a Italia o a Grecia a recaudar esos derechos de cobro y es esto lo que encuentro más horrible en todo este proceso. Se cree que con todo esto se va a salvaguardar la paz, pero no es una política que promueva la paz ,ya que convierte a amigos y vecinos en acreedores y deudores y las relaciones entre acreedores y deudores no han sido nunca en la historia relaciones pacíficas.

Resulta completamente ilusorio creer que esta política encaminada a convertir a nuestros hijos en acreedores reemplazando a los de Wall Street vaya a contribuir a promover la paz.

De momento hay calma, calma que llegará, si acaso, hasta las próximas elecciones.

Pero ¿Nos encontramos realmente ante rescates? En sentido económico ¿Es éste el camino? No lo creo. Es justamente lo contrario. Los precios de los activos patrimoniales, ya sean títulos del Estado o bienes inmobiliarios, son impulsados hacia arriba por todo este tinglado de los rescates. Mediante este flujo público de dinero se mantiene un falso nivel de precios, el nivel que se alcanzó en la fase de la burbuja y que sigue estando ahí a pesar de que la burbuja explotó. Los falsos precios permanecen a esa altura hasta que los bolsillos de los rescatadores se vacían y entonces caen y, como esto lo sabe cualquier inversor, es consciente de que hay un riesgo de caída y no se aventura en esos mercados. Los griegos ricos no regresan a su patria, se quedan en Suiza porque saben que si invierten en Grecia pueden perder la mitad de su patrimonio justo en el momento en el que el tinglado de los rescates se desmantele. Solo cuando todo haya acabado y los precios caído, regresarán.

El crédito privado interbancario no puede competir con el crédito de las refinanciaciones. Esta es también una de las razones de la gigantesca huida de capital.

Los precios y los salarios son mantenidos a un nivel artificial mediante el crédito fácil y porque se mantienen en ese nivel no mejora la competitividad perpetuándose de este modo el falso equilibrio que tenemos.

 ¿Cómo se puede interpretar todo esto como rescate? No lo entiendo.

Es lo mismo que si se tuviera una compañía con flujo de caja negativo a la que se sigue refinanciando, a regañadientes, pero a la que se  sigue refinanciando y así es mantenida en su estado. Esto no es ningún rescate, antes bien estamos ante una prolongación del estado de quiebra y un aumento de la dimensión del problema. (Aplausos)

 En cualquier caso, en medio de todo esto, Alemania es puesta en una situación de mucho peligro. Aquí pueden ver cómo han evolucionado los precios de los CDS (Credit Default Swap) del bono alemán a 10 años. Desde los tiempos anteriores a la crisis dichos precios se han multiplicado por 10 y más aún. Lo que significa que tengo que poner más de 100 puntos básicos para asegurarme contra la ruina del Estado alemán, 100 puntos básicos cada año. Según la interpretación corriente de estos números los mercados de capitales estarían partiendo de la base de que la República Federal Alemana en los próximos 10 años hará quiebra con una probabilidad que está por encima de un 10%. Puede que sea ésta una interpretación equivocada- esperémoslo- pero es la interpretación corriente que se da a los valores CDS.

Desde luego que  todo esto parece bastante siniestro ¿No?… Pero no todo lo es. Hay aspectos que nos permiten enfocar estas cosas de un modo sarcástico. Echen un vistazo a esta serie de imágenes. A lo mejor alguien las ha visto ya .. pero me parecieron tan buenas que las he querido hoy traer aquí… Aquí ven un coche que se ha caído al mar… A la izquierda del muelle pueden ver a un hombre de pie encima del coche volcado en el agua, las dos ruedas del coche sobresalen aún  y arriba vemos un camión grúa encargado de sacar el vehículo del agua… Bien, el coche no era tal coche sino el Anglo-Irish Bank cuyo rescate consumió el 20% del producto interior bruto irlandés y el camión grúa es la República de Irlanda. Irlanda trata de sacar a su banco del agua, parece que va bien y miren cómo acaba debido a que la carga era demasiado pesada. Pero no hay problema. Se presenta un camión grúa aún más grande. La Unión Europea viene y saca al banco irlandés del agua y a continuación al Estado irlandés hasta que llega un punto en que su fuerza se ve superada y cae también al agua el segundo camión-grúa. Pero no acaba ahí la cosa pues se presenta un camión-grúa aún más estable…. Y dejo a su fantasía imaginarse la continuación…. (Risas)

Admito que la cosa no es como para reírse… Esta serie de imágenes la obtuve de un colega americano hace dos años y por aquel entonces uno se podía partir de risa  mientras que hoy  la risa se nos hace más difícil.

Bueno, entonces, llegamos a la conclusión.

Tenemos que en la periferia siguen los precios altos y no hay devaluación. Lo que esperábamos que pasara y lo que tiene que pasar para volver a ser competitivos hasta ahora no ha pasado, a lo mejor pasa este año… no soy adivino… pero hasta ahora no ha pasado y el camino es bien largo. Grecia se tiene que devaluar un 30% o lo que es lo mismo abaratarse un 30% relativamente a los otros competidores en la Eurozona. Las ayudas perpetúan los falsos precios e impiden justamente el proceso de devaluación. 498 mil millones de créditos TARGET del Banco Central Alemán se han concedido a otros países sin participación del parlamento alemán o mejor dicho, han sido extraídos por parte de los países del sur imprimiendo dinero. Se trata de un proceso por el que el derecho de uso de la máquina de imprimir dinero pasa de Alemania a los países del sur, quienes activan esos derechos, un proceso contra el cual el Banco Central Alemán no puede hacer nada.

Las responsabilidades asumidas por los alemanes alcanzan ya 676 miles de millones de Euros, lo que supone más de la mitad del patrimonio de Alemania en el extranjero, estimado en 950 mil millones.

Una Unión fiscal con Eurobonos y créditos TARGET es coherente en sí misma pero no puede funcionar si las barreras fiscales de esa Unión no funcionan y, desafortunadamente, es esto lo que hay que temer que pase, que esas barreras se queden en meras declamaciones no llevadas a la práctica de una manera estricta porque, al final, juez y delincuente son la misma persona. Los mismos asuntos que Theo Waigel abordó en vano con su pacto por la estabilidad y el crecimiento siguen pendientes.

El sistema de los EEUU es el único sistema de federalismo fiscal que sabemos que funciona en la realidad. Ha funcionado durante 200 años. También allí se intentó una socialización de las deudas. Cuando los EEUU se crearon tuvieron la guerra de la independencia . A causa de esa guerra se generaron naturalmente deudas, deudas que se socializaron de modo que los Estados de la Unión llegaron a creer que se podrían endeudar libremente en el futuro contando con que las deudas terminarían socializándose. Fue necesaria la bancarrota de 9 Estados para dejar claro a todos que no iba a ver socialización de deudas. Eso fue en el primer tercio del siglo XIX. Desde entonces no hay socialización y es por esto que el sistema norteamericano funciona. América es una nación y no socializa la deuda de los Estados que la componen. Europa dista mucho de ser una nación y quiere superar a América en este punto. No entiendo nada. (Aplausos)

Un pequeño caramelo antes de acabar. De momento en Alemania se mantiene el “boom” de la construcción pues, no creo, por más lejos que se haya ido ya en la dirección de las operaciones de rescate, que con ellas la crisis vaya a desaparecer.

Mientras la crisis bulla,  el “boom” alemán se mantiene.

Muchas gracias por su atención.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: