Archive

Archive for 7 agosto 2012

Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012. Quinta y última entrega

Parlamentarismo. Cálculos extremos.  Nivel de responsabilidad asumida. Alemania en situación de peligro.  Conclusión con caramelo

 Aquí pueden ver lo que tenemos ahora:

 1.- Los compromisos para con los GIPS e Italia: 650 miles de millones de Euros

2.- Las compras del BCE de títulos soberanos : 219 miles de millones de Euros

3.- El primer rescate griego: 80 mil millones de Euros

4.- La parte del Fondo Monetario Internacional del rescate griego: 30 mil millones de Euros

5.-  El rescate de Irlanda: 62,7 mil millones de Euros

6.-  El rescate de Portugal: 78 mil millones de Euros

7.- El segundo rescate de Grecia que fue ratificado la semana pasada por 130 mil millones de Euros

En suma 381 mil millones de Euros en concepto de ayudas puestas a disposición por el parlamento europeo. Y el consejo del BCE, guiado por su sabiduría, ya ha repartido 869 mil millones de Euros en concepto de paquetes de rescate.

Este asunto hay que aclararlo ¿En qué queda todo el parlamentarismo europeo? ¿En qué las decisiones difíciles del parlamento alemán? ¿Qué hay de todas esas votaciones y discusiones públicas?…. cuando la verdad está en otro lugar. Lo crucial es lo que hace o deja de hacer el BCE. Hasta la fecha las que han pasado por el parlamento han sido sumas despreciables. Pero entonces los parlamentarios responden que eso no les compete, que el BCE es independiente y que ellos no tienen por que se inmiscuirse en sus competencias, así que nadie les puede reprochar nada. ¿Es ésta una política responsable? ¿Mirar para otro lado? ¿No querer saber? ¿Esconderse, agazaparse tras unos párrafos? “No es mi trabajo, son independientes y pueden hacer lo que quieren”… A mí no me  parece ésta una política responsable y, de hecho, no es eso lo que se buscaba. El BCE no tenía el mandato para esto, para estas medidas fiscales, para estas operaciones fiscales de crédito que no tienen en realidad el carácter de política monetaria. 1.250 miles de millones de Euros son lo que suman. Y ahora encima el potencial  se ha incrementado con el EFSF. Aquí lo tenemos ya. Incrementado en 780 miles de millones de modo que se les pueda prestar 440 miles de millones de Euros triple A a los países rescatados.

A ello hay que añadir el montante previsto por la Unión Europea para catástrofes naturales, luego el dinero del Fondo Monetario Internacional, lo que al final hace un total de 1.200 miles de millones de Euros sin el BCE, que con los 869 miles de millones de Euros del BCE sumarían un total de 2.069 miles de millones de Euros.

Nuestra responsabilidad como Alemania en el EFSF es limitada. Se puede calcular qué es lo que pasaría si los GIIPS fueran a la quiebra. Estamos naturalmente ante un cálculo extremo pero vamos, con todo, a hacerlo, o sea que Grecia, Italia, Irlanda, Portugal y España quiebran dándose una especie de reacción en cadena. Si los Estados quiebran, quiebran también los bancos porque sus arcas están repletas de títulos del Estado.

Las garantías que llevan aparejadas los correspondientes bancos emisores no tendrían valor, los bancos centrales nacionales quebrarían igualmente. Están interconectados de manera que la quiebra de un Estado no es imaginable sin la correspondiente quiebra del banco emisor.

Se podría calcular para este caso lo que le tocaría a Alemania. No es un escenario realista, como ya he dicho-líbrenos el cielo-se trata de un cálculo extremo que, de producirse, nos llevaría a participar prorrateadamente en estas cargas, que serían redistribuidas de acuerdo a la clave de capital. No pudiendo ya los países del sur responder, los demás tendrían que asumir su parte. Podemos por lo tanto sumarlo todo y nos daría que a Alemania le correspondería un importe de 676 miles de millones de Euros. Esto es el llamado nivel de responsabilidad asumida que en la página web de nuestro Instituto llevamos publicando desde otoño y que es actualizado semanalmente. 676 miles de millones de Euros. De ellos 130 se deberían a Grecia. Si únicamente Grecia quebrara e Italia respondiera junto al resto por ella, entonces la responsabilidad asumida sería menor para Alemania, entonces perderíamos en este momento  con exactitud 100 mil millones de Euros. Si Grecia quiebra y no devuelve el dinero entonces perdemos 100 mil millones de Euros. Si hacemos la equivalencia en tramos de tren de alta velocidad a 3 mil millones el tramo la pérdida equivaldría a 225 tramos, desde la estación central de Munich al aeropuerto.

Lo peor, con todo, es lo siguiente: la responsabilidad siembra enemistad. Estas que ven aquí son imágenes muy frecuentes en Grecia, una tremenda ola de protesta contra Alemania atraviesa los países del sur habiéndose sumado entretanto también Italia. Resulta estremecedor. Resulta estremecedor.

Pero consideren qué es lo que sucedería si asumimos la responsabilidad, si tenemos que responder de todos los instrumentos puestos en circulación… De momento los títulos del Estado de los países del sur están en las carteras de inversores de todo el mundo, China, América, Wall Street, City of London, también en nuestros bancos… Pero ahora de lo que se trata es de crear un “banco malo” (“bad bank”) bajo las siglas ESM o EFSF, que viene a ser lo mismo. Y este banco tiene que comprarles a esos inversores esos títulos que no valen nada para que así puedan quitárselos de encima, para que puedan salirse de ellos sin pérdidas patrimoniales. Es entonces cuando pasamos a ser nosotros los propietarios de esos títulos porque somos el principal accionista del EFSF, lo que significa que nuestros hijos podrán ir entonces a Italia o a Grecia a recaudar esos derechos de cobro y es esto lo que encuentro más horrible en todo este proceso. Se cree que con todo esto se va a salvaguardar la paz, pero no es una política que promueva la paz ,ya que convierte a amigos y vecinos en acreedores y deudores y las relaciones entre acreedores y deudores no han sido nunca en la historia relaciones pacíficas.

Resulta completamente ilusorio creer que esta política encaminada a convertir a nuestros hijos en acreedores reemplazando a los de Wall Street vaya a contribuir a promover la paz.

De momento hay calma, calma que llegará, si acaso, hasta las próximas elecciones.

Pero ¿Nos encontramos realmente ante rescates? En sentido económico ¿Es éste el camino? No lo creo. Es justamente lo contrario. Los precios de los activos patrimoniales, ya sean títulos del Estado o bienes inmobiliarios, son impulsados hacia arriba por todo este tinglado de los rescates. Mediante este flujo público de dinero se mantiene un falso nivel de precios, el nivel que se alcanzó en la fase de la burbuja y que sigue estando ahí a pesar de que la burbuja explotó. Los falsos precios permanecen a esa altura hasta que los bolsillos de los rescatadores se vacían y entonces caen y, como esto lo sabe cualquier inversor, es consciente de que hay un riesgo de caída y no se aventura en esos mercados. Los griegos ricos no regresan a su patria, se quedan en Suiza porque saben que si invierten en Grecia pueden perder la mitad de su patrimonio justo en el momento en el que el tinglado de los rescates se desmantele. Solo cuando todo haya acabado y los precios caído, regresarán.

El crédito privado interbancario no puede competir con el crédito de las refinanciaciones. Esta es también una de las razones de la gigantesca huida de capital.

Los precios y los salarios son mantenidos a un nivel artificial mediante el crédito fácil y porque se mantienen en ese nivel no mejora la competitividad perpetuándose de este modo el falso equilibrio que tenemos.

 ¿Cómo se puede interpretar todo esto como rescate? No lo entiendo.

Es lo mismo que si se tuviera una compañía con flujo de caja negativo a la que se sigue refinanciando, a regañadientes, pero a la que se  sigue refinanciando y así es mantenida en su estado. Esto no es ningún rescate, antes bien estamos ante una prolongación del estado de quiebra y un aumento de la dimensión del problema. (Aplausos)

 En cualquier caso, en medio de todo esto, Alemania es puesta en una situación de mucho peligro. Aquí pueden ver cómo han evolucionado los precios de los CDS (Credit Default Swap) del bono alemán a 10 años. Desde los tiempos anteriores a la crisis dichos precios se han multiplicado por 10 y más aún. Lo que significa que tengo que poner más de 100 puntos básicos para asegurarme contra la ruina del Estado alemán, 100 puntos básicos cada año. Según la interpretación corriente de estos números los mercados de capitales estarían partiendo de la base de que la República Federal Alemana en los próximos 10 años hará quiebra con una probabilidad que está por encima de un 10%. Puede que sea ésta una interpretación equivocada- esperémoslo- pero es la interpretación corriente que se da a los valores CDS.

Desde luego que  todo esto parece bastante siniestro ¿No?… Pero no todo lo es. Hay aspectos que nos permiten enfocar estas cosas de un modo sarcástico. Echen un vistazo a esta serie de imágenes. A lo mejor alguien las ha visto ya .. pero me parecieron tan buenas que las he querido hoy traer aquí… Aquí ven un coche que se ha caído al mar… A la izquierda del muelle pueden ver a un hombre de pie encima del coche volcado en el agua, las dos ruedas del coche sobresalen aún  y arriba vemos un camión grúa encargado de sacar el vehículo del agua… Bien, el coche no era tal coche sino el Anglo-Irish Bank cuyo rescate consumió el 20% del producto interior bruto irlandés y el camión grúa es la República de Irlanda. Irlanda trata de sacar a su banco del agua, parece que va bien y miren cómo acaba debido a que la carga era demasiado pesada. Pero no hay problema. Se presenta un camión grúa aún más grande. La Unión Europea viene y saca al banco irlandés del agua y a continuación al Estado irlandés hasta que llega un punto en que su fuerza se ve superada y cae también al agua el segundo camión-grúa. Pero no acaba ahí la cosa pues se presenta un camión-grúa aún más estable…. Y dejo a su fantasía imaginarse la continuación…. (Risas)

Admito que la cosa no es como para reírse… Esta serie de imágenes la obtuve de un colega americano hace dos años y por aquel entonces uno se podía partir de risa  mientras que hoy  la risa se nos hace más difícil.

Bueno, entonces, llegamos a la conclusión.

Tenemos que en la periferia siguen los precios altos y no hay devaluación. Lo que esperábamos que pasara y lo que tiene que pasar para volver a ser competitivos hasta ahora no ha pasado, a lo mejor pasa este año… no soy adivino… pero hasta ahora no ha pasado y el camino es bien largo. Grecia se tiene que devaluar un 30% o lo que es lo mismo abaratarse un 30% relativamente a los otros competidores en la Eurozona. Las ayudas perpetúan los falsos precios e impiden justamente el proceso de devaluación. 498 mil millones de créditos TARGET del Banco Central Alemán se han concedido a otros países sin participación del parlamento alemán o mejor dicho, han sido extraídos por parte de los países del sur imprimiendo dinero. Se trata de un proceso por el que el derecho de uso de la máquina de imprimir dinero pasa de Alemania a los países del sur, quienes activan esos derechos, un proceso contra el cual el Banco Central Alemán no puede hacer nada.

Las responsabilidades asumidas por los alemanes alcanzan ya 676 miles de millones de Euros, lo que supone más de la mitad del patrimonio de Alemania en el extranjero, estimado en 950 mil millones.

Una Unión fiscal con Eurobonos y créditos TARGET es coherente en sí misma pero no puede funcionar si las barreras fiscales de esa Unión no funcionan y, desafortunadamente, es esto lo que hay que temer que pase, que esas barreras se queden en meras declamaciones no llevadas a la práctica de una manera estricta porque, al final, juez y delincuente son la misma persona. Los mismos asuntos que Theo Waigel abordó en vano con su pacto por la estabilidad y el crecimiento siguen pendientes.

El sistema de los EEUU es el único sistema de federalismo fiscal que sabemos que funciona en la realidad. Ha funcionado durante 200 años. También allí se intentó una socialización de las deudas. Cuando los EEUU se crearon tuvieron la guerra de la independencia . A causa de esa guerra se generaron naturalmente deudas, deudas que se socializaron de modo que los Estados de la Unión llegaron a creer que se podrían endeudar libremente en el futuro contando con que las deudas terminarían socializándose. Fue necesaria la bancarrota de 9 Estados para dejar claro a todos que no iba a ver socialización de deudas. Eso fue en el primer tercio del siglo XIX. Desde entonces no hay socialización y es por esto que el sistema norteamericano funciona. América es una nación y no socializa la deuda de los Estados que la componen. Europa dista mucho de ser una nación y quiere superar a América en este punto. No entiendo nada. (Aplausos)

Un pequeño caramelo antes de acabar. De momento en Alemania se mantiene el “boom” de la construcción pues, no creo, por más lejos que se haya ido ya en la dirección de las operaciones de rescate, que con ellas la crisis vaya a desaparecer.

Mientras la crisis bulla,  el “boom” alemán se mantiene.

Muchas gracias por su atención.

Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012 IV

Eurobonos vs. modelo capitalista americano. Arrinconamiento alemán en el BCE. Políticas de paz y sentimiento antigermano

¿Por qué supone todo esto un problema?

Lo que se está llevando a cabo mediante el Banco Central Europeo y su sistema monetario son acciones de rescate fiscales, especialmente a partir de Berta La Gorda”, acciones fiscales cuyos efectos son equiparables a los de las acciones públicas de rescate sobre las que tanto se discute en los parlamentos y que tanto dolores de cabeza les dan a los parlamentarios. Solamente que respecto a las primeras no ha votado ningún parlamento. Estas acciones implican unos riesgos muy altos para el Bundesbank. Si algunos países salen del Euro y la moneda única sobrevive entonces las pérdidas son fraternalmente compartidas. Pero si el Euro se desmantela, entonces nos encontramos con unas exigencias o derechos de cobro por 500 mil millones de Euros contra un sistema que ha dejado de existir. Este es el meollo de la cuestión. Y porque todo el mundo lo sabe, estamos inmersos en la trampa. De ahí que tengamos que rescatar en cualquier caso. El chantaje de los rescatadores a cargo de los rescatados se hace posible. Piensen en lo que en otoño de 2010 pasó en Irlanda. Irlanda debía aceptar el paquete de ayuda que se le había preparado, sin embargo no quiso. Trichet tuvo que echarles la bronca para que lo hicieran porque no querían. ¿Y por qué no querían? Pues porque ellos mismos podían haberse salvado con la máquina de imprimir dinero a un interés del 1%. El rescate oficial debía costar 5,8% , así que no tenían ninguna gana de dejarse rescatar. En estas circunstancias los rescatados pueden dictar en la práctica las condiciones del rescate a los rescatadores, gracias al libre acceso que tienen a la máquina de imprimir dinero.

Las tasas uniformes de interés que el Banco Central Europeo impone a sus deudores europeos a pesar de las diferentes calidades crediticias de los mismos son subvenciones públicas. Los mercados deben modificar las tasas de interés en función de las diferentes notas crediticias y si esto no ocurre los países con más riesgo se están beneficiando de tasas efectivas de interés más bajas que las que, de otro modo, les hubiera correspondido… Pero tampoco esto representaría un problema si no se hubiera emprendido una reducción de los estándares de seguridad de las garantías. Pero así se ha hecho y además de una forma extrema, como ya he explicado. La asignación de capital en Europa ha dejado de hacerse siguiendo unos criterios de mercado. Hemos creado una institución llamada Banco Central que redistribuye los ahorros entre los países según unas reglas propias.

Hasta cierto punto el Banco Central ha promovido la huida de capitales que denunciamos. Hay dos interpretaciones acerca de lo que el BCE está haciendo:

1.- Los mercados privados de capital son intratables y hay que sustituirlos.

2.- El BCE sustituye a los mercados de capital ofreciendo unas condiciones que estos nunca se podrían permitir y por eso el capital privado evita entrar donde esa sustitución se opera.

Conforme ha avanzado la crisis la segunda interpretación se hace más plausible. Cuanto más dinero se acumula a tasa 1% de interés en estos países del sur, tanto más dinero sale de ellos hacia fuera para devolver los créditos más caros cuyo pago se les exige.

Por lo demás estamos ante una distorsión dramática de la competencia en el sistema bancario, pues a los bancos del sur se les subvenciona artificialmente permitiéndoles acceder a dinero a unas condiciones por debajo de las de mercado. Una encuesta que acaba de ser realizada  por la asociación de la banca europea muestra a los bancos del sur viendo el futuro con optimismo mientras que los bancos alemanes se muestran más bien pesimistas.

¿Cómo se las arreglan los americanos?

En América también existe algo parecido a los saldos TARGET entre los doce distritos de la FED (Reserva federal) pero una vez al año, en Abril, dichos saldos tienen que ser compensados a través de la entrega de valores respaldados por  oro. La FED dispone de una cartera de valores con las participaciones de cada distrito y cuando uno de ellos muestra un déficit, le obliga a regularizarlo en Abril según una fórmula complicada. No el 100% pero sí que un volumen importante. En el caso del Bundesbank si hoy hubiera que regularizarlo todo, el Banco Central Alemán se encontraría con unos derechos efectivos de cobro por importe de 498 miles de millones de Euros o lo que es lo mismo daría para financiar 166 tramos de tren de alta velocidad.

Empíricamente esto puede verse  si los reflejamos en tanto por ciento sobre el Producto Interior Bruto. En el caso de Estados Unidos estas deudas TARGET alcanzan un 2,3%, un 2,3% de derechos brutos de cobro de unos distritos de la FED respecto de otros. Estos derechos son la consecuencia de los flujos de dinero que se producen al haber unos distritos de la FED imprimiendo más dinero del que necesitan para su circulación interna. Esto implica  bienes o valores netos saliendo de unas zonas con excedente, zonas que a cambio obtienen unos derechos de cobro. Pero estos flujos no se han desarrollado tan dramáticamente, los saldos por ellos generados alcanzan un 2,3% del P.I.B de E.E.U.U., y aquí pueden ver los saldos en Europa donde llegan al 8,7%… Todo esto es perfectamente comparable pues aparece indexado al P.I.B. Nos encontramos pues con una dinámica numérica cuatro veces mayor a pesar de que la crisis financiera comenzó en E.E.U.U., a pesar de que también los americanos imprimen dinero a espuertas, a pesar de que en esta medida los efectos allí tendrían que ser mayores que en Europa. Pero no lo son y esto se debe a esta regularización de los saldos que en E.E.U.U. tiene lugar. Aquí pueden observar el retroceso hasta abril del año 2009. Cuando la Reserva Federal supo que sus carteras de valores estaban perdiendo valor  intenta presionar a la baja esos saldos TARGET hasta que  llega abril de 2010 y tiene lugar  una regularización de saldos a gran escala. Esta regularización al igual que las anteriores evitando la acumulación de grandes saldos han permitido que este problema no haya alcanzado las dimensiones que sí que ha alcanzado en Europa, aunque fuera en EEUU donde la crisis estalló en primer lugar.

Este es el meollo de lo que está pasando.

Si los políticos no consiguen ocuparse de estos temas para resolverlos, lo demás tampoco se resolverá. No se puede entender la Eurozona en el sentido de que todo el mundo pueda tener acceso a la máquina de imprimir dinero. Vale que se permita una cuenta de crédito de libre disposición mediante la impresión de dinero cuando sea necesario… pero tiene que haber límites. De la misma manera que a nivel privado no se puede disponer a capricho de una cuenta de libre disposición, así tampoco debiera ocurrir en este sistema.

Si contemplamos lo que está pasando vemos que existen dos modelos para Europa.

Por un lado, el modelo de Europa que proviene de los políticos y, por otro, el modelo americano ¿Cuáles son las diferencias?

El modelo de Europa pensado por los políticos consiste en que se tenga acceso a la máquina de imprimir dinero mediante los saldos TARGET, una libre disposición sin límites rígidos. Tendríamos así los Eurobonos y unas barreras políticas a que los países contraigan deudas. En mi opinión es éste  un modelo cerrado en sí mismo, ya que los Eurobonos se harán  inevitables siempre que siga existiendo la vía TARGET. Esto lo tengo que decir muy claramente: no hay manera de evitar los Eurobonos en Europa si se mantiene el libre acceso a la máquina de imprimir dinero. Pues ¿Por qué habría nadie de financiarse con primas de riesgo en los mercados de capital, si puede sacarse el dinero del cajero a un  tipo del 1%- admito que a corto plazo pero desde “Berta La Gorda” ya no tan a corto, hasta durante tres años-? Lo cierto es que nadie acudiría a los mercados de capital.

Para volver a hacer funcionales, aunque sea a medias, a los mercados de capital, se hace necesario establecer un instrumento financiero garantizado  en común, o sea los Eurobonos, de modo que haya un segundo canal de crédito igual de barato que pueda competir con la máquina de imprimir dinero. Y esto supondría dotar de una garantía común a la exportación de capital que fluiría fuera de Alemania en dirección de nuevo a los países del sur a través de esta institución luxemburguesa. Esto es inevitable. Insisto, inevitable, igual de inevitable que es seguir el camino fácil de los Eurobonos. Porque, de no ser así, se servirá uno siempre de la máquina de imprimir dinero y se acabarán por acumular unos saldos TARGET excesivos. Nos encontramos pues con que a corto y a largo los intereses son muy bajos en los países del sur no reflejando los verdaderos riesgos y entonces la tentación de seguir endeudándose es apabullante volviéndose al régimen que ya teníamos. Aquí es cuando los políticos esgrimen que esa tentación se limitará mediante la creación de barreras políticas al endeudamiento: no se deberá disponer de todo cuánto se quiera. Esto es algo plausible, de hecho, es la consecuencia necesaria de todo ello. Estamos ante un modelo cerrado en sí mismo y razonable por entero. Irrazonable, no obstante, cuando uno se pone a pensar acerca del funcionamiento de esas barreras políticas al endeudamiento. Yo tengo mis dudas, pienso que esas barreras no funcionan. Este es el problema. Ya se hizo el experimento con el pacto por la estabilidad y el crecimiento y lo que ahí figuraba por escrito no jugó en Europa ningún papel… Así que estas barreras se sobrepasarán y la Sra. Merkel no ha conseguido anclar estas barreras de deuda en el nuevo tratado de la Unión. Desde luego que lo ha intentado pero Inglaterra no lo ha firmado y a este respecto este tratado intergubernamental va contra las normas anteriores de la EU, lo que implica que para incoar un expediente a alguien por un déficit excesivo será necesario contar con una mayoría cualificada en el consejo y esto no va a cambiar en el futuro.

Yo pienso que lo que hemos conseguido y lo que se conseguirá en las resoluciones del 20 de marzo, cuando sea ratificado oficialmente, será una manifestación declamatoria tratando de decirle a Alemania “que esté tranquila”, “que ya hay unas barreras políticas a la deuda” y que “ahora lo que queremos son los Eurobonos y seguir teniendo el sistema BCE con los saldos TARGET como hasta ahora” “Os hacemos la concesión de no llamar a los Eurobonos, Eurobonos sino de otra manera igual de original. Y lo haremos encantados aunque lo que pretendamos no sea otra cosa que los Eurobonos”

Y si uno no les sigue a la primera, les seguirá a la segunda, en dos o tres años, cuando se vuelva a hablar sobre ello

Pero el EFSF, al que ahora se ha dotado de capital, es ya una financiación en común.

El EFSF puede comprar títulos soberanos en el mercado en cualquier momento, no haciendo falta que se de una situación de crisis para que intervenga. Esto es ya un Eurobono.

Y el otro modelo para Europa es el americano. Los americanos han puesto a prueba su federalismo durante dos cientos años. Nueve Estados entraron en bancarrota en el siglo XIX y los americanos se dieron cuenta de que ciertas cosas no funcionaban del todo. A partir de aquí desarrollaron las reglas pertinentes y éstas reclaman una clara responsabilidad por parte de los Estados. Si un Estado se sobre-endeuda, quiebra. Ningún otro Estado tiene que ayudarle. Este es el principio de hierro en América y, porque todos lo saben, los tipos de interés suben muy rápido para aquel que se endeuda demasiado. Es por ello que los Estados evitan sobrecargarse de deudas ya que, de no hacerlo, son inmediatamente castigados por los mercados, apareciendo “spreads” en las tasas de interés. Además en América los saldos TARGET se tienen que regularizar, no se autoriza al distrito de la FED el libre acceso a la máquina de imprimir billetes. Si un distrito  imprime más dinero del que le es necesario para la circulación interna de manera que el dinero empieza a derivar hacia fuera, hay que pagar por ello mediante la entrega de títulos respaldados por oro. O sea que a uno y a otro extremo del canal monetario la situación es relativamente estanca, lo que implica que uno se tenga que financiar en los mercados de capital. Estamos pues ante un sistema orientado por los mercados de capital mientras que nosotros, en Europa, tenemos un sistema orientado por la política. Intentamos inventar de nuevo la rueda y hacerlo mejor de lo que los americanos lo han hecho en los doscientos años de la existencia de su Estado.

Todo esto me resulta muy presuntuoso. Este experimento europeo no puede funcionar. Esto lo demuestra la experiencia con las normas jurídicas vigentes hasta ahora en Europa, a las que todo el mundo ha tratado a patadas y lo demuestra la experiencia de cualquier modelo político- económico factible. Los Estados no pueden someterse a acuerdos jurídicos vinculantes entre ellos porque no hay ninguna instancia superior a la que acudir.

Por eso, en esencia, el primer camino, el de los Eurobonos, no existe. Puede ser concebido en teoría, pero en la práctica no es realizable. Se volverá a un régimen de financiación fácil para los países del sur, seguirán financiándose los déficits por cuenta corriente. Y como se seguirán financiando, no se producirá ningún reajuste. De hecho, los precios y los salarios seguirán por las nubes, la falta de competitividad no se alterará y cada año se generarán nuevas deudas exteriores a cargo de los países del sur a niveles que superarán los 100 mil millones de Euros, o sea, los mismos déficits de los que he hablado anteriormente.

De esta manera cada año que pasa nos alejamos más de la solución del problema. Los políticos dicen “hemos ganado tiempo” ¿De verdad? ¿Para qué, puede saberse? ¿Qué es lo que hay que entender con eso? ¿Cómo  puede ganarse tiempo de esta manera? Se puede ganar hasta las próximas elecciones, vale, pero con ello se pierde el tiempo de abordar el problema a unos niveles de deuda, en cierta forma, manejables. Porque los niveles de deuda se hacen cada vez mayores y, por ello, mediante el diferimiento, el estrépito sólo se hará mayor. Naturalmente los Eurobonos nos saldrán además muy caros, alcanzarán seguramente los 50 mil millones de Euros al año después de proceder a la rotación de las deudas estatales, volviéndose a un tipo de interés uniforme. Las barreras a la deuda, como ya he dicho, no se harán efectivas. Lo que se logrará en los países del sur es un aumento unilateral del aparato del Estado, ya que mediante los Eurobonos es a los Estados a los que directamente se estará financiando y no al sector privado. En el sur se hinchará el sector público en perjuicio del privado y de nuevo tendremos flujos excesivos de capital, una perpetuación de los déficits por cuenta corriente… y encima algo que no deben olvidar, Alemania se contraerá de nuevo caso de que se siga este camino de una manera consecuente. No quiero con esto decir que en marzo vayamos ya a estar ahí. Hasta ahora la Sra. Merkel mantiene la cartera más o menos cerrada y no cede a todo lo que le piden. En esta medida nos encontramos en una situación intermedia. Sin embargo si se emprende el camino de los Eurobonos…Cuánto más lejos se vaya por él, en esa misma medida se desinflará el “boom” alemán… Pues está bien claro, el “boom” se origina gracias al hecho de que ahora el capital inversor se queda en Alemania y deja de ir a Grecia, si me dedico a dirigirlo y orientarlo con medios públicos en dirección a los peligrosos países del sur de modo que ese capital vuelva a arriesgarse en ellos… entonces nuestro “boom” estará a medio camino de desinflarse. Lo que tendremos es de nuevo el “boom” en esos países y no en el nuestro. Así de sencillo. Así de sencillo. El motor del crecimiento en el espacio es siempre el movimiento de capital.

Y si se emprende ese camino la Eurozona pierde el único mecanismo de estabilización que tiene: los diferenciales de las tasas de interés de acuerdo a la calidad crediticia. Únicamente esto es capaz de frenar los excesivos flujos de capital, impide el sobrecalentamiento de las diferentes zonas, evita justamente que se creen esos déficits por cuenta corriente tan altos. Si mediante los Eurobonos nos cargamos ese mecanismo de estabilización entonces creamos un sistema europeo extremadamente inestable, un sistema que, de hecho, no puede existir en la realidad.

A pesar de la consistencia inherente a la propuesta de los Eurobonos que percibimos cuando vemos tranquilizarse a los mercados, en el largo plazo se estará poniendo la semilla para acentuar el peligro y la inestabilidad partiendo de las conductas que adoptarán los Estados.

Y, en cualquier caso, se trata de un camino muy peligroso para nosotros, los alemanes, porque los sistemas de rescate que se están montando dependen directamente del potencial de impresión de la máquina de hacer dinero. Tengo que volver sobre las decisiones del consejo del BCE que desde mayo de 2010 se toman en contra prácticamente constante del Banco Central Alemán. Al Banco Central Alemán se le sitúa en el consejo constantemente en posición minoritaria. En este gráfico pueden ver el peso de los votos por habitante en el consejo del BCE: cada país tiene un voto y el que esté en el directorio puede contar hasta con un segundo voto. Esta es la situación que hoy en día tenemos. Alemania tiene, de lejos, el menor peso de voto por habitante, esto está claro, y Malta, el mayor, pero lo que es importante es que el club Med bajo liderazgo francés tiene el 70% de los votos en la Eurozona y esta mayoría determina lo que se hará. Alemania no juega aquí ningún papel. El Banco Central Alemán, la institución con arreglo a cuyo modelo-así se decía entonces- fue diseñado el BCE es arrinconada a la oposición.

Esto es algo que nosotros, alemanes, no deberíamos tolerar.

Lo digo con total claridad: no debemos seguir consintiendo este sistema del Banco Central Europeo ( Aplausos)

Cuánto más transijamos con esto, más alto será el coste de nuestra responsabilidad.