Inicio > German, Hans Werner Sinn, Traducciones - Translations - Übersetzungen - Traductions > Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012 II

Hans Werner Sinn. Conferencia Munich Febrero 2012 II

Ganadores y perdedores del Euro. Devaluaciones interna y externa. Alemania 1933 y la Grecia de hoy.

Que estos hechos sean así, que la zona de donde sale el dinero entre en estancamiento y aquella hacia la cual fluye entre en un boom, es en sí mismo algo trivial. Estamos ante el principio del capitalismo: el capital es el principal motor del desarrollo económico en el espacio, allí donde se concentra se produce el boom, alli de donde sale se produce el estancamiento. Baviera y Munich son una zona a la que el capital siempre ha llegado y sigue llegando y esto explica su dinámico desarrollo… pero hay que tener claro, por un lado, que allí a donde el dinero llega se produce un excedente en las importaciones, ya que de los mayores ingresos se deriva una mayor capacidad de pago para las importaciones y, por otro, que allí de donde el dinero sale, se da un descenso en las importaciones y un aumento de las exportaciones. Esto es el principio del movimiento del capital en el espacio. Cuando el capital va de A a B en B se produce un boom y en A se produce estancamiento, la zona del boom presenta un déficit en su comercio exterior, la zona en estancamiento presenta un excedente. Es desde esta trivialidad desde la que hay que interpretar el papel de Alemania y desde este punto de vista es un error mayor interpretar los excedentes de exportación de Alemania- que , en realidad, eran déficits de importación- como signos de las ganancias de Alemania en esta fase. Y es un error mayúsculo de interpretación en la medida en que esos déficits de importación eran idénticos a la salida de capital de Alemania. Sumidos en el estancamiento desarrollamos unos déficits en las importaciones a los que se ha llamado excedentes de las exportaciones. Afortunadamente teníamos una potente industria exportadora que ayudó a mantener el nivel y a conservar nuestra posición a nivel mundial a pesar de China, a diferencia de lo que ocurrió con otros competidores. Esto es cierto. De no haber sido  así hubiera que haber llevado a cabo un proceso de adaptación más duro centrado en la contracción de la economía y la caída de las importaciones.

En cualquier caso resulta completamente absurdo interpretar esta fase hasta la crisis del Euro como una fase en la que la República Federal Alemana obtuvo ganancias gracias al Euro. ¿Cómo se van a obtener ganancias cuando tras la suma de todos los factores… el crecimiento económico era el segundo más bajo de toda Europa, dando lo mismo donde pongamos los límites a ésta, lo que es por mí, en Los Urales. No puede ser que esta fuese una fase de ganancias para Alemania. Fue una fase a la que los economistas llaman de devaluación económica, de una necesaria adaptación hacia bajo de precios y salarios en relación a los competidores.

Por no mencionar el desempleo masivo…  ¡Es que de verdad que sigo sin comprender cómo ha podido calar entre la gente que nosotros hayamos sido los mayores ganadores del Euro…¡ ¡Esto es… esto es falso…! Todos los datos hablan absolutamente en contra, esta tesis es una completa patraña.

 Únicamente ahora, en la crisis, es nuestra posición mejor, por razones que luego precisaré.

Aquí pueden ver la evolución de los precios que tuvo lugar desde el comienzo de la convergencia de las tasas de interés de 1998 a 2008. Observarán que los países bajo sospecha, señalados en rojo, experimentaron una considerable subida de precios mientras que Alemania , con un 9% de subida, tenía los precios más bajos de los países del Euro. Relativamente Alemania se hacía cada vez más barata. A causa del estancamiento no subían los precios, no había espacio para que se produjera una subida de precios lo que  obligada Alemania a vender cada vez más barato. Entretanto los demás, gracias al flujo de crédito barato que recibían, se iban de fiesta y creían que se lo podían permitir todo a través de los déficits y los ingresos que estos déficits generaban.

Y esto se puede calcular. Los GIIPS- cuando digo GIIPS con dos I´s está Italia incluida, cuando digo GIPS con una I sólo, se trata de la I de Irlanda- experimentaron una revaluación de un 50% respecto de sus socios y Alemania una devaluación de un 22%. Tremendas disparidades de valor en el Euro , ya antes incluso del propio Euro, pero que en realidad ya reflejaban los efectos de la moneda única y que hoy tanto nos ocupan porque algunos países vieron encarecerse dramáticamente sus precios encontrándose hoy sus salarios y precios por las nubes sin saber cómo hacer para bajarlos al terreno de la realidad.

La zona Euro necesitaría un “realignment”, un reajuste, como dicen los economistas, una adaptación de los tipos de cambio para conseguir un equilibrio de los precios relativos entre los países que operan en el Euro. Nosotros tenemos que ser más caros, los otros más baratos pero esta adaptación a través de los tipos de cambio no está a nuestra disposición  así que este proceso tiene que hacerse penosamente mediante correcciones a esta evolución fallida de 15 años. Y estas correcciones se logran:

 A.- Con una Alemania subiendo los precios con mayor celeridad que en otros países

 B.- Con los otros países  bajando los precios.

Sin embargo, bajar los precios es un proceso complicado y que no suele funcionar de modo que tenemos que ser nosotros quienes subamos los precios, cosa que no queremos debido al papel que la inflación ha jugado en nuestra historia. Y este es precisamente el problema del Euro. Aquí nos encontramos estancados en un dilema del que quizá no haya salida. Este es el problema fundamental.

El problema de la deuda del que tanto se discute es un problema absolutamente menor al lado del problema de la falta de competitividad.

Esta falta de competitividad puede documentarse con números, esto es, con los saldos por cuenta corriente y en este gráfico pueden ver expresados en relación al producto interior bruto las medias de los déficits por cuenta corriente de 2005 a 2010: Italia con un déficit de un 2%, es tolerable, Irlanda aparece con un déficit ya muy alto de un 3,5%, España lo hace con un porcentaje astronómico apenas registrado antes, un 7,6% y más allá del bien y del mal nos topamos con Portugal con un 10,8% y Grecia con un 11,7%.

La historia de nuestros registros estadísticos no había mostrado nunca tales cifras y ya pueden Uds buscar en otras épocas, en otros países que no encontrarán unos déficits semejantes. Y esos déficits por cuenta corriente aparecen ligados a ese alto nivel de precios originado en la fase de crédito barato, nivel alto de precios que desaparecería si pudiera darse una adaptación del tipo de cambio que no puede darse o bien un descenso de los precios , que también se hace muy difícil.

Y en tanto sigan ahí, estos déficits por cuenta corriente han de seguir siendo financiados, esto es, las deudas de esos países crecen año a año por mor de ese déficit. En Grecia representa el 10% de la economía, es lo que aumenta su deuda exterior anualmente… Esto es Grecia.

Bien… Ahora tenemos que la burbuja ha estallado, en algún momento la fiesta se acaba, en el verano de 2007, cuando por 1ª vez se extiende la inseguridad en los mercados financieros, cuando la crisis financiera pasa a Europa, cuando tras varios intentos de aplacarla estalla finalmente en el 2008, con Lehman. Es en este momento cuando los mercados de capitales muestran su rechazo a seguir financiando a los países de Europa del Sur. Esos tremendos déficits por cuenta corriente que año a año fueron financiados , dejan de golpe de serlo y eso supone el estallido de la burbuja europea.

El rechazo de los mercados de capitales a seguir acudiendo a estos países se plasma en la divergencia entre las tasas de de interés, en ella puede verse cómo determinados países tienen que ofrecer astronómicas tasas de interés para obtener dinero salvando la reticencia de los mercados… Y contemplen el borde inferior del gráfico, ahí está Alemania, Alemania con las tasas más bajas de la Eurozona , lo que para nosotros en estos momentos representa una enorme ventaja. Y esta ventaja explica el boom económico que tenemos. Pero solamente, después de la crisis y no antes. Antes de la crisis, perdíamos con el Euro, ahora ganamos con el Euro por la sencilla razón de que los inversores no saben a donde ir con su dinero. Nosotros mismos éramos los grandes ahorradores y exportadores de capital, nuestros bancos y aseguradoras llevaron el dinero por todas partes y ahora no se atreven a salir fuera. No se atreven a salir fuera. ¿ A donde van a ir? ¿Van a comprar títulos del Estado griego? ¿Van a financiar a las cajas españolas? ¿Van a hacerse con productos estructurados americanos?… No hay nadie ya que quiera todo esto.. Partiendo de la situación insegura de las inversiones que se hicieron lo que ahora se busca es la inversión segura y aburrida en Alemania… Y esta es la razón del boom en la construcción. En Alemania tenemos desde hace dos años un tremendo boom en la construcción, con cifras de dos dígitos de crecimiento inmobiliario. Los terrenos agrícolas son demandados, la demanda de suelo urbano también crece y mismamente zonas estructuralmente débiles como Bielefeld, de cuya comarca provengo, registran unas tasas de crecimiento tremendas que no se habían visto desde hace veinte años y….se construye.  Cuando se construye se da trabajo a los trabajadores de la construcción, siendo la construcción siempre la actividad básica en un país de la que depende en buena parte todo lo demás. Funciona la construcción, funciona la coyuntura interna. Lo que España tuvo durante 10 años, lo tenemos nosotros ahora, exactamente el mismo mecanismo con la pequeña diferencia de que los españoles tuvieron un boom con dinero ajeno y nosotros lo tenemos con el nuestro, ya que son los ahorros alemanes los que ya no quieren salir fuera y se quedan en Alemania.

Es en esta medida que se puede decir que Alemania se beneficia del Euro aunque no es en realidad que nos beneficiemos del Euro sino que nos beneficiamos de su crisis, somos ganadores de la crisis del Euro, esta es la verdad, pero no de una forma injusta, pues como ya he dicho son nuestros propios ahorros los que de nuevo se invierten en casa. Los mercados de capitales han reconocido por fin sus errores, se han dado cuenta de que en el sur su dinero solamente se quemaba y  buscan ahora objetos de inversión más razonables. Esto es lo que estimula el boom alemán. El crecimiento de alrededor de un 3% en el 2011 se explica en primer lugar por la inversión en bienes de capital , en 2º lugar por el consumo y solamente en tercer lugar por el comercio exterior. No se trata pues de un boom estimulado por la exportación sino de un boom económico interno. Nunca en la historia de Alemania había sido el dinero tan barato para el sector de la construcción, nunca habían sido tan bajas las tasas de interés.

Bien. Ahora volvamos a Grecia, de Grecia nos ocupamos de un modo constante y nos resulta muy, muy cara ¿A qué sumas asciende Grecia? Tenemos el 1er rescate de 110 mil millones de Euros con participación del FMI, tenemos el 2º paquete de ayuda que acaba de ser cerrado en 130 mil millones de Euros, tenemos lo que supuso la quita, 107 mil millones de Euros. Incluyendo las últimas decisiones se ha concedido a los griegos un total de 237 mil millones de Euros. Basta considerar el montante de estas últimas decisiones para un país que tiene una renta nacional de 180 mil millones de Euros. Hace falta tener esto presente para ser conscientes del gigantesco tamaño de estas sumas. Luego están los créditos del Banco Central Europeo, los créditos TARGET, por 108 miles de millones de Euros- de los que hablaremos más tarde- y además está la compra de deuda del Estado griego que cifra 46 mil millones de Euros. El total da 501 mil millones de Euros de ayudas públicas que hasta el momento se han concedido a Grecia. Esto supone la renta nacional de dos años y tres cuartos  Dos años y tres cuartos de renta nacional en ayudas públicas… Esto está tan lejos de lo que nadie ni a medias se había podio imaginar que uno tendría que preguntarse si los que toman estas decisiones no están fuera de la realidad.

El problema principal en Grecia no son las deudas sino la falta de competitividad. El dinero que se ha repartido en Grecia durará hasta el año que viene, luego se acabará, y luego habrá que seguir ¿Y por qué habrá que seguir? Pues porque el país no es competitivo.

 Hay para Grecia en principio tres posibles vías y las tres acaban horriblemente, por eso estamos ante una tragedia:

La primera es: financiar a Grecia, seguir financiándola, es decir, ir preparando el siguiente paquete de ayuda para el 2014 de  modo que la gente tenga de lo que vivir.

Esto sin embargo es bastante penoso. Primero porque se trata de mucha cantidad de dinero, 2º porque no se limitaría a Grecia sino, si lo hacemos con Grecia, se producirá un tremendo efecto de contagio, de tipo político, de hecho, ya se está dando, todos quieren ser tratados como Grecia

La segunda es que Grecia salga del Euro y devalúe. Esta supone la posibilidad de volver a ser competitivo. Desde luego que en la transición se producirán muchos desarreglos: tendrá lugar un “bank run” o sea la gente sacará su dinero de los bancos para protegerse contra la devaluación. Pero, por otro lado, en buena parte esto ya ha ocurrido, este tipo de cosas ya están en marcha desde hace tiempo. Se producirá ciertamente algún tipo de tormenta que no se puede predecir, de ahí que a la política le de tanto miedo este acontecimiento. No obstante, la experiencia con otros 50 Estados que quebraron y tuvieron que devaluar demuestra que el sol no tarda en volver a salir. La última experiencia siendo la de Argentina: dos años duró el teatro, empezando luego el crecimiento económico. Y el crecimiento empezó de nuevo porque al volverse más barato el país las importaciones se redireccionaron: encontrando más baratos los productos del país y más caros los de importación, la población optó por comprar de nuevo productos locales.

Del mismo modo los griegos volverán a comprar tomates griegos en lugar de tomates holandeses y a comprar aceite de Italia no de Italia sino de sus propios agricultores y esto vivificará la actividad económica. Volverán además los turistas, que no se irán a Turquía. Estos serán efectos claros , un complejo de efectos. El otro complejo de efectos guarda relación con el capital. Los griegos ricos, quiénes se llevaron decenas cuando no centenas de millones Euros a alguna parte del extranjero, regresarán cuado el dracma devalúe a la mitad, empezarán inmediatamente a comprar in situ poniéndose de nuevo en marcha la economía con este capital nuevo.

 Estos serían los efectos de la 2ª posible vía.

La tercera vía sería que Grecia se quedara en el Euro procurando alcanzar los efectos de la devaluación abaratándose. Los precios tendrían que bajar entonces un 30% para llegar al nivel del competidor turco. Una bajada de precios semejante es difícilmente realizable  porque se dan enormes resistencias: los sindicatos se muestran reacios porque nadie está por la labor de que empiecen a bajar los salarios ni , en correspondencia, los precios. Esta bajada de precios es además técnicamente difícil de realizar porque las empresas en la economía real se sobreendeudarían. Hay que tener en cuenta que una empresa tiene en su pasivo las deudas a los bancos y en el activo los valores reales. El valor de estos últimos se vería hundido mientras que las deudas a los bancos se mantendrían. Las empresas entonces se sobreendeudaríann y quebrarían, o sea que dentro de la Eurozona no se lograría alcanzar realmente una devaluación semejante. Esta vía es por principio imposible, ya que si las empresas lo intentan, quiebran.

La única vía de evitar esto es la salida del Euro, ya que mediante la salida de la moneda única las deudas bancarias se pueden convertir a dracmas de manera que los balances permanecen intactos. Las deudas con el extranjero seguirán siendo un problema del que uno no  podrá zafarse sin más pero esto no implica ninguna diferencia entre una devaluación interna mediante una bajada de precios y una devaluación externa mediante la devaluación del dracma. En los dos casos las deudas aumentan respecto a unos rendimientos económicos devaluados. Estamos ante lo mismo, no hay diferencia. El problema de la deuda exterior tendría que solucionarlo Grecia convirtiendo esa deuda  a dracmas. Y esto resulta más fácil saliéndose del Euro porque según la “lex monetae”  un país puede siempre reflejar en su propia divisa la deuda de su Estado. Y puesto que las deudas griegas están emitidas  de acuerdo al derecho griego, bastaría con una simple ley para convertir al dracma estas deudas con el extranjero.

De esta posibilidad no se dispone si se permanece en el Euro.

Por numerosas razones, por consiguiente, podemos excluir completamente la vía tercera de la devaluación interna, Y es que además, nosotros, los alemanes, sabemos lo que esta vía significa. Un ministro griego ha explicado, con toda razón, que la situación de Grecia es como la de Alemania en la República de Weimar. En efecto. Alemania tenía que cumplir las reparaciones de guerra pagando en unos marcos cuyo tipo de cambio estaba fijado al oro- originalmente había que haberlas pagado en oro pero como las potencias vencedoras se dieron cuenta de que no teníamos suficiente se avinieron a que pagáramos en marcos, si bien, por favor, en marcos que tuvieran un tipo de cambio fijo respecto al oro. Nos vimos ligados a este tipo de cambio. Los demás países al mismo tiempo se abarataron mediante devaluaciones respecto al estándar oro… Por el contrario en Alemania subían los precios viéndose obligada a una devaluación interna frente a una pérdida de competitividad. El Estado tuvo que apretarse el cinturón, los salarios de los funcionarios fueron radicalmente recortados, las medidas de urgencia de Brünning fueron acometidas… De 1922 a 1933 Alemania bajó los precios de las mercaderías un 23%, los salarios un 30% y esto fue la receta para empujarla al borde de la guerra civil y ya saben Uds. lo que ocurrió en el 33.

Esta vía de volver a ser competitivos dentro del Euro no existe y ya pueden declarar todos los políticos de Europa otra cosa, que por más que lo hagan, no existirá. Algunas cosas se sustraen a los dictados de la política (Aplausos)

Tenemos pues que elegir entre la primera o la segunda vía, las transferencias continuas o la salida del Euro y la devaluación. Yo creo que los griegos,  la población griega, la juventud del país no obtiene nada de una unión que sólo les transfiere dinero. Esto , a lo más, puede aportar rentas a los ancianos del país pero no proporciona trabajo para los más jóvenes.

Y, sin embargo, no se les quiere dejar salir del Euro, poderosas fuerzas de la industria financiera en Europa quieren a toda costa que se queden dentro porque se les necesita como rehenes para proseguir con esta política de los rescates. Cada año que Grecia siga dentro supone otro año más en que uno puede esperar deshacerse o cobrar una parte de los títulos que posee.

Lejos de estar haciéndoles ningún favor, esta es la verdadera razón por la que los ciudadanos griegos tienen que seguir dentro del Euro. (Aplausos)

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: