Dirty hands

Resultado de imagen de dirty hands

It´s weird. All this damned nationalistic stuff, I mean… All those fools seeking to replace the old liberal nation-state´s legitimacy by some outlandish identity in the name of only God knows what sacred anointed community.

A massive demonstration took place some days ago in Barcelona. People marched down the streets claiming for the respect of their double identity as Spaniards and Catalans. Also against the hatred instigated by the nationalistic authorities of the region shamelessly and relentlessly trying to strip away the Spanish side of his or her soul from everyone that falls within their reach. It´s not the only region in Spain where nationalists gloat over these sadistic exclusion practices free riding the guilty neglect of a central government in Madrid, traditionally reluctant to enforce law in certain areas of its territory and carelessly prone to entrust the task of preserving its legitimacy to unreliable and powerful nationalistic autonomous governments. As a result and ever since Spain became a democracy the nationalistic ideology has encroached upon almost every aspect of the lives that people live in certain Spanish regions, not to speak of the helping hand that the Basque nationalistic terrorism has played in this process as a whole.

It has always- and still does- puzzled me, for instance, why the hell is it that in those autonomous regions where bilingualism is legally sanctioned by the Spanish State, road signs tend to exclude Spanish and are increasingly written in just one language, precisely that which the nationalistic ideology makes use of in order to strengthen the control over a portion of the territory for which it claims exclusive ownership and, ultimately, monolingualism.

The people that marched in Barcelona shook gleefully Catalan and Spanish flags. Under the shelter of the old liberal Spanish nation-State people showed themselves willing to live out undisturbed and peacefully their double identity. As the rally concluded, one speaker visibly worn out for having had to put up with the nationalistic nonsense for too long, cried out in rage from the platform in which he was speaking the following catalan words “racisme identitari”, “Identity-based racism”. The accusation that he made against the Catalan nationalistic authorities resounded all the more powerful in my ears as he had expressed it in Catalan. I got the impression that his statement,besides an accusation , was also a decent and long-repressed attempt to free an innocent from the grasp of somebody else´s dirty hands.

Anuncios

El arte de los reyes // L´art royal

Resultado de imagen de royal art

El Económico es un diálogo entre Sócrates y otro ateniense que trata sobre la administración de la familia. Para Sócrates no parece haber una gran diferencia entre el arte de administrar la familia y el de administrar los asuntos de la ciudad. Tanto el uno como el otro los califica de “arte de los reyes”….

El arte de los reyes es moralmente superior al arte de los tiranos. Sócrates, que enseñaba el arte de los reyes o económico, es perfectamente dueño de sí mismo ante los placeres que procura la riqueza. Simónides, que enseña el arte tiránico, era célebre por su codicia ( Lessing llamaba  a Simónides el Voltaire griego). Sócrates, que enseñaba el arte económico o de los reyes, no era él mismo un economista puesto que no se interesaba por agrandar su fortuna. Sus enseñanzas, en consecuencia, consistían en buena parte en hacer a un economista virtual el relato de una conversación suya con un verdadero economista. Simónides, que enseña el arte tiránico y, en consecuencia, algunos rudimentos del arte económico sin ayuda externa alguna, es un economista.

Imagen relacionada

L´Ecónomique est un dialogue entre Socrate et un autre Athénien et porte sur l´administration de la famille. D´après Socrate , il ne paraît pas y avoir de différence marquée entre l´art d´administrer la famille et celui d´administrer les affaires de la Cité. Pour lui, l´un et l´autre sont qualifiés d´”art royal”…

L´art royal est moralement supérieur à l´art tyrannique. Socrate, qui enseignait l´art royal ou economique est parfaitement maître de lui-même devant les plaisirs qui procure la richesse. Simonide, qui enseigne l´art tyrannique, ëtait célebre pour sa cupidité (Lessing appelait Simonide le Voltaire grec.). Socrate , qui enseignait l´art economique ou royal , n´était pas lui-même un économiste parce qu´il ne s´interessait pas á l´accroissement de sa fortune. En conséquence, son enseignement consistait en grande partie à faire à un économiste virtual le récit d´une conversation qu´il eut avec un véritable économiste. Simonide, qui enseigne l´art de la tyrannie et, par conséquent tout au moins, quelques rudiments de l´art économique san savoir recours à aucune aide, était un “économiste”

La retórica socratica // La rhétorique socratique

Resultado de imagen de retórica y sociedad

La retórica socrática pretende ser un instrumento indispensable de la filosofía. Su objetivo es orientar hacia la filosofía a los filósofos virtuales, entrenándoles y liberándoles de los encantos que se oponen al esfuerzo filosófico, pero también evitar el acceso a la filosofía a quienes no tienen ninguna predisposición hacia ella. La retórica socrática es justa en exceso; viene animada por un espíritu de responsabilidad social; se basa en la premisa de que hay desproporción entre la búsqueda intransigente de la verdad y las exigencias de la sociedad o, es más, en la premisa de que las verdades no son siempre todas inofensivas. La sociedad tratará siempre de tiranizar el pensamiento. La retórica socrática es el medio clásico de desbaratar continuamente tales tentativas.

Resultado de imagen de rhétorique

La rhétorique socratique a voulu être un instrument indispensable à la philosophie. Son but est de conduire à la philosophie les philosophes virtuels, á la fois en les exerçant et en les libérant des charmes qui font obstacle à l´éffort philosophique et aussi en interdisant l´accès de la philosophie à ceux qui n´ont aucune disposition pour elle. La rhétorique socratique est juste à l´excès; ell est animée par un esprit de responsabilité sociale; elle se base sur la prémisse qu´il y a disproportion entre la recherche intransigeante de la vérité et les exigences de la societé ou encore que toutes les vérités ne sont pas toujours inoffensives. La societé tentera toujours de tyranniser la pensée. La rhétorique socratique est le moyen classique de déjouer continuellement ces tentatives.

 

El pensamiento moderno o el azar bajo control // La pensée moderne ou le hasard sous contrôle

Resultado de imagen de le hasard le contrôle

La ciencia política clásica debe su existencia a la perfección humana o a la manera en que los hombres deben vivir y alcanza su punto culminante en la descripción del mejor sistema político. Este sistema debía ser realizable sin ningún cambio, milagroso o no, de la naturaleza humana, pero su realización no era considerada como probable porque se entendía que dependía del azar. Maquiavelo va contra esta idea y demanda que cada uno se posicione, no respecto a la cuestión de cómo deben vivir los hombres, sino acerca de cómo viven realmente, sugiriendo a  la vez que el azar  sea o pueda ser puesto bajo control. Esta crítica de Maquiavelo estuvo en la base de todo el pensamiento específicamente moderno. La preocupación de contar con una garantía para la realización del “ideal” condujo a una caída en los estándares de la vida política y, al mismo tiempo, al nacimiento de la “filosofía de la historia”: ni siquiera los adversarios modernos de Maquiavelo pudieron restablecer la sobria noción de la relación entre el “ideal” y la “realidad” que tenían los clásicos.

Resultado de imagen de philosophy of history

La science politique classique doit son existence à la perfection humaine ou à la manière dont les hommes devraient vivre et elle atteint son point culminant dans la déscription du meilleur système politique. Ce système devait être réalisable sans aucun changement, miraculeux ou non, dans la nature humaine, mais sa realization n´était pas considerée comme probable parce qu´on croyait qu´elle dépendait du hasard. Machiavel attaque cette idée à la fois en demandant que chacun prenne ses positions, non pas sur la question de savoir comment les hommes devraient vivre, mais comment ils vivent réellement et en suggerant que le hasard puisse être ou soit contrôlé. C´est cette critique qui posa les bases de toute la pensé politique spécifiquement moderne. La préoccupation d´avoir une garantie pour la réalisation de l´”idéal” conduisit à la fois à un abaissement du standard de la vie politique et à la naissance de la “philosophie de l´histoire”: même les adversaires modernes de Machiavel ne pourraient rétablir la sobre notion des classiques sur la relation entre l´”ideal” et la “réalité”.

 

Mosus

septiembre 28, 2017 Deja un comentario

Image result for mosus

En estos tristes momentos en que tanto se habla de golpes de estado a cargo de los nacionalistas catalanes a uno le vienen a la memoria cosas arbitrarias y un tanto fantasmales, por ejemplo, aquellas declaraciones de Maragall en 2006 celebrando el carácter residual del Estado en Cataluña. Según el que fuera flamante alcalde de Barcelona durante los celebrados juegos celebrados en la flamante cuidad, el nuevo estatuto ponía a Cataluña en  la posición de poder “hacer lo que quiera”.  Y “lo haremos”, no dudaba en apostillar por aquel entonces el político socialista.

Once años después parece que los nacionalistas catalanes le están tomando la palabra a este compañero de generación y  de partido de  Felipe González… Sí él mismo que el otro día decía  no sé qué acerca de lo que hubiera hecho él con el artículo 155 en la mano… “De fantasmas está visto, España siempre andará sobrada”…recuerdo que pensé.

Llevado por la melancolía intenté apartar de mí estos fantasmales recuerdos encendiendo la tele. Por esas cosas del azar di con un programa en el que salía una ministra de sanidad del PP. Una señora del público, habiéndose presentado previamente como oriunda de Santurtzi, le dirigía en esos momentos una pregunta. La ministra procedió amablemente a responderle no sin antes saludarle  con un “agur” que la titular de sanidad tomaba ingenuamente por un “hola”,

No sé si por sonrojo o directamente por enfermedad, el caso es que algo me me llevó a cambiar de canal antes de verme a mí mismo pronunciando “mosus” en lugar de “mozos” por aquello de que la ministra de sanidad en cuestión era oriunda de Cataluña… Feliz al ver que echaban “Los Cazafantasmas” me dispuse a prepararme unas palomitas en el microondas.

Reminiscencias timóticas // Thymotic holdovers

septiembre 11, 2017 Deja un comentario

Resultado de imagen de the holdovers

Este tipo de corolario solo es posible si uno insiste en tratar a las naciones como si fueran bolas de billar evitando mirar lo que pasa en su interior… No existió una tal hostilidad entre las democracias que se coaligaron contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría. ¿Quién en la Francia o Alemania de nuestros días está aguardando la oportunidad de cruzar el Rhin para ocupar nuevos territorios o vengar viejas afrentas? Por usar la expresión de John Mueller, una guerra entre las democracias contemporáneas de Holanda y Dinamarca no es ni siquiera “pensable a nivel infrarracional”… Pensar que el orden europeo surgido de la Guerra Fría puede retornar al estilo de competencia que se dio entre las grandes potencias del XIX es pasar por alto el carácter por entero burgués de la vida europea de nuestros días. El anárquico sistema estatal de la Europa liberal no fomenta la desconfianza ni la inseguridad porque la mayoría de los estados europeos se conocen demasiado bien. Saben de la naturaleza autocomplaciente y consumista de sus vecinos como para esperar que éstos pongan en riesgo sus vidas, los saben llenos de emprendedores y ejecutivos pero faltos de ningún príncipe o demagogo cuya sola ambición baste para iniciar una guerra.

Y, sin embargo, esta misma Europa burguesa fue sacudida por unas guerras que afectaron a mucha gente que aún sigue viva. El advenimiento de la sociedad burguesa no significó la desaparición del imperialismo y la guerra: de hecho, las guerras más destructivas de la historia ocurrieron a partir de la revolución burguesa ¿Qué explicación encontramos para esto? Schumpeter lo explica atribuyendo al imperialismo una especie de carácter atávico, sería una reminiscencia de una etapa anterior de la evolución humana: “Un elemento procedente del pasado o, dicho en términos de una interpretación económica de la historia, de relaciones de producción del pasado más que del presente”. Si bien Europa había experimentado una serie de revoluciones burguesas, sus clases dirigentes siguieron siendo reclutadas durante la primera guerra mundial entre las filas de una aristocracia para quien las ideas de grandeza nacional y gloria no habían sido reemplazadas por las del comercio. La moral guerrera de las sociedades aristocráticas podía ser heredada por sus descendientes demócratas y estallar en la superficie en tiempos de crisis o enardecimiento.

A la explicación de Schumpeter sobre la persistencia del imperialismo y la guerra como una reminiscencia atávica de las sociedades aristocráticas, sería necesario añadir otra directamente extraída de la historia de thymos. Entre las antiguas formas de reconocimiento representadas por las ambiciones dinásticas y religiosas y su moderna forma de resolución en el Estado universal y homogéneo, thymos puede adoptar la forma de nacionalismo. Es un hecho que el nacionalismo tuvo mucho que ver con las guerras del siglo XX y su resurgimiento en Europa del Este y en la Unión Soviética supone hoy una amenaza para la paz en la Europa poscomunista.

Resultado de imagen de john mueller fred astaire

This sort of conclusion is possible only if one insists on looking at countries as billiard balls and steadfastly averts one´s gaze from what is happening in the inside…. But no such hostility exists between the democracies united against the Soviet Union during the Cold War. Who in contemporary France or Germany is waiting for the opportunity to cross the Rhine to seize new territory or avenge old wrongs? To use John Mueller´s phrase, war between contemporary democracies like Holland or Denmark is not even “subrationally thinkable”… To think that the European order emerging out of the Cold War will return to the competitive great power behavior of the nineteenth century is ti be unaware of the thoroughly bourgeois character of life in present-day Europe. The anarchic state system of liberal Europe does not foster distrust and insecurity because most European states understand each other too well. They know that their neighbors are too self-indulgent and consumerist to risk death, full of entrepreneurs and managers but lacking in princes or demagogues whose ambitions alone are sufficient to start wars.

And yet, this same bourgeois Europe was convulsed by war within the lifetime of many people still living. Imperialism and war did not disappear with the advent of bourgeois society; history´s most destructive wars have in fact occurred since the bourgeois revolution.  How do we account for this? Schumpeter´s explanation was that imperialism was a kind of atavism, a hold-over from an earlier stage in human social evolution: “it is an element that stems from the past-or, put in terms of the economic interpretation of history, from past rather than from present relations of production”. While Europe had undergone a series of bourgeois revolutions, its ruling classes through the end of World War I continued to be drawn from the ranks of the aristocracy for whom concepts of national greatness and glory had not been displaced by commerce. The warlike ethos of aristocratic societies could be passed down to their democratic descendants, flaring to the surface in times of crisis or enthusiasm.

To Schumpeter´s explanation for the persistence of imperialism and war as an atavistic holdover from aristocratic societies, we should add another drawn directly from the history of thymos. Between the older forms of recognition represented by dynastic and religious ambition, and the fully modern resolution it finds in the universal and homogeneous state, thymos can take the form of Nationalism. Nationalism clearly had much to do with the wars of this century, and its resurgence in Eastern Europe and the Soviet Union is what threatens the peace of post-communist Europe

 

Multipolaridad vs. bipolaridad

septiembre 10, 2017 Deja un comentario

Resultado de imagen de world war I SARAJEVO

En teoría un sistema multipolar como el clásico concierto de naciones tenía que mostrar más ventajas que un sistema bipolar puesto que el desafío de una nación al sistema podía ser compensado por un rápido cambio de alianzas. Es más, dado que el poder se encontraba más repartido, un cambio de equilibrios en los márgenes del sistema no tenía por qué representar una diferencia significativa. Esto era lo que solía ocurrir en un mundo regido por dinastías en el que los Estados eran perfectamente libres para hacer y deshacer alianzas los unos con los otros así como para ajustar físicamente los equilibrios de poder añadiendo o sustrayendo provincias. En un mundo, sin embargo, en el que los nacionalismos y las ideologías limitaban la capacidad de los Estados para contraer alianzas, la multipolaridad no ofrecía ya ventajas. No está en absoluto claro que la primera guerra mundial fuera resultado de la multipolaridad cuánto de una multipolaridad en descomposición cada vez más parecida a la bipolaridad. Debido a una combinación de razones nacionalistas e ideológicas Alemania y Austria-Hungría se vieron abocadas a una alianza de carácter más o menos permanente que forzó al resto de Europa a entrar en una alianza contra ellas de carácter igualmente inflexible. Finalmente un frágil sistema bipolar fue empujado a la guerra por la amenaza que contra la integridad de Austria representaba el nacionalismo serbio.

Resultado de imagen de multipolarity

In theory, a multipolar system like the classical concert of nations should have some advantages over a bipolar one because a challenger to the system can be balanced through a quick shifting of allies; moreover, since power is more generally distributed, shifts in the balance at the margin make less of a difference. This works best in a dynastic world, however, in which states are perfectly free to make and break alliances with one another, and can physically adjust power balances by adding or subtracting provinces. In a world where nationalism and ideology constrain a state´s freedom to make allies, however, multipolarity becomes a disadvantage. It is not at all clear that World War I was the result of multipolarity so much as a decayed multipolarity that increasingly resembled bipolarity. Germany and Austria-Hungary, for a combination of nationalistic and ideological reasons, become locked in a more or less permanent alliance, forcing the rest of Europe into an equally inflexible alliance against them. The threat to Austria´s integrity represented by Serbian nationalism then pushed a delicately bipolar system into war.